chistes julio 2004 - Mundo Matero
CHISTES seleccionados - JULIO 2004
Una señora llama a un periódico donde se dan todas las noticias, en este caso, era una noticia fúnebre:
Por favor, ¿me podría decir usted si es tan amable, dónde anuncian a los que mueren?
Pues sí, en la sección de esquelas.
¡Ahí mismo!
Dígame.
Mire usted: La defunción de un señor; apunte por favor.
¿Me da su nombre?
Ricardo García.
¿Edad?
45 años.
¡Perdone señora! ¿Qué parentesco tiene con usted?
Es mi marido.
¡Vaya, lo siento, señora! Eh, por favor, ¿me da la hora de la defunción?
Mañana a las 8:00 horas, ¡Cuando aparezca el desgraciado este!

En la sala de espera de la maternidad, un joven recibe la noticia de que acaba de ser padre y cae al suelo redondo.
Mientras la enfermera que le ha informado le atiende, sale el doctor con el recién nacido en brazos y, sorprendido al ver al joven desmayado le pregunta a la enfermera:
¿Qué ha sucedido?
Creí que me preguntaba la hora y le dije 6.

Iba un inspector caminando por los pasillos de un manicomio, acompañado del director, haciendo la inspección de rutina, cuando por la parte de atrás pasa un interno corriendo a toda prisa, haciendo el ruido de una motocicleta.
El inspector le dice al director:
¿Sería usted tan amable de decirle a ese interno, que no haga eso?
¿Por qué? Le interroga el director, ¿acaso le molesta el ruido?
¡No, me molesta el humo!

Era un día en la escuela de Jaimito y la profesora dice:
A ver tú Pepito, dime una palabra con muchas "o", y Pepito dice:
Goloso.
Muy bien, a ver tú Jaimito, dime una palabra con muchas "o".
Y Jaimito dice:
¡Gooooooooooooooooooooooooooooool!

Pablito le decía a Pepito:
- ¿Sabes que si llegas con cualquiera y les dices muy dramáticamente "Lo sé todo", te pueden dar mucho dinero?
- ¿Ah si?, dice Pepito.
Lo vá a probar y se vá con su hermana y le dice:
- ¡Hermanita, lo sé todo!, y ella dice:
- Mira Pepito por favor, no le digas a Papá, te doy $ 100 pesos.
Luego vá con su Mamá:
- ¡Mamá, lo sé todo!
- Pepito no le vayas a decir a tu Papá, por favor. Toma estos $ 200 pesos.
Luego vá con su Papá:
- ¡Papá, lo sé todo!
- No le digas a tu Mamá, ¿eh? Ten $ 400 pesos.
Pepito, ya muy emocionado, sale de la casa a contarle a Pablito y de repente se topa con el lechero y le dice:
- Señor lechero, ¡lo sé todo!
A lo que contesta el lechero:
- Por fín... ¡¡¡HIJO MIO!!!

Una señora llega a una zapatería y le pregunta al vendedor:
¿Tiene zapatos de cocodrilo?
Y el vendedor le contesta:
Depende señora, dígame, ¿qué número calza su cocodrilo?

Cinco cirujanos discutían sobre quiénes son los mejores pacientes en la mesa de operaciones:
El primer cirujano dice: "Me gusta operar contadores porque cuando los abrís, todo adentro está localizado por números."
El segundo responde: "Sí, pero los electricistas son mejores porque todos los órganos están codificados por colores".
El tercer cirujano agrega: "Nó, en realidad me gustan los bibliotecarios porque todo dentro de ellos esta colocado en orden alfabético."
El cuarto cirujano dice: "Déjenme que les diga que a mí me gustan los mecánicos, porque ellos entienden que a veces sobran piezas y algunas veces el trabajo toma más tiempo de lo que se pensaba."
El quinto cirujano les dice: "Todos ustedes están equivocados. Los políticos uruguayos son los mejores pacientes del mundo para operar... No tienen corazón, no tienen estómago, no tienen huevos, y encima el cerebro y el culo son totalmente intercambiables...

Un conejito está corriendo por la jungla cuando ve a una jirafa que se está haciendo un petardo. El conejito se para y le dice a la jirafa:
- Amiga jirafa, no te fumes esa marihuana. Mejor te vienes a correr conmigo, ya veras qué sano es.
La jirafa se lo piensa y decide tirar el petardo y seguir al conejito.
Los dos están corriendo por el bosque y descubren a un elefante a punto de esnifarse una raya de coca.
El conejito se acerca al elefante y le dice:
- Amigo elefante, dejate de esnifar coca y venite a correr con nosotros, verás lo bien que te sentará.
El elefante se lo piensa, tira su espejo con la raya y decide seguirlos.
Están los tres corriendo cuando, de pronto, se encuentran con un león que esta a punto de inyectarse una dosis de heroína. El conejito le dice:
- Amigo león, cómo haces eso, tú, el rey de la selva, deja el caballo y ven a correr con nosotros, ya verás lo bueno que es.
El león se acerca al conejo y sin decirle agua va, le pega un piñazo monumental.
Los otros animales, escandalizados, preguntan al león:
- Por qué has hecho eso? El conejito solo quiere ayudarnos!!!
Y el león responde: puto conejo de mierda, cada vez que se toma una pastilla de LSD nos quiere hace correr como pelotudos!!!

En la selva todos los animales ya estaban hartos del monito, porque desde arriba de un árbol estaba al acecho y cuando alguno pasaba por ahí, ¡Zas! Bajaba velozmente y los violaba. Cansados del trasero fueron a ver al León para quejarse...
- Tienes que hacer algo con ese monito, esto no puede seguir así -dice la cebra.
- Si, ya no es seguro andar por la selva por que en cualquier momento, te descuidas y te viola -agrega la jirafa.
- Muera el mono -gritaron todos- Acaba con él -le decían al león.
- ¡Está bien, está bien, voy a ir a buscarlo y le exigiré que se largue de aquí, si no quiere lo castigo y listo, se acabó el problema! -contestó el león.
El león fue hasta el árbol donde estaba el monito...
- Monito, baja que quiero hablar contigo.
- No, por que ya fueron todos esos chismosos y me vas a castigar.
- No te castigo, pero baja porque me voy a enojar.
- Bueno - dice el monito- Con la condición que te amarres una pata a aquel árbol.
- Está bien -contesta el león y se amarra la pata derecha- ahora baja.
El monito temblando baja una rama...
- Baja hasta acá.
- No, por que eres muy fuerte y me vas a castigar, si te amarras la otra pata, si bajo.
- Está bien -y se amarra la otra pata- ahora baja.
El monito temblando baja otra rama más...
- ¿Por qué tiemblas?, baja ya, estoy amarrado de las dos patas.
- No, porque eres muy fuerte y me vas a castigar, bajo, si te amarras las manos y el hocico.
- Está bien - dice el león y como pudo se amarró completamente y entre dientes le dijo al monito:
- ¡Ahora si! ¡Desgraciado! ¡Baja! ¡Ya estoy todo amarrado!
El monito bajó temblando y cuando se acercaba al león...
- ¿Por qué tiemblas boludo, si estoy amarrado?
- Es por la emoción... Nunca me he cogido a un león!.

Estaba Pepito en el colegio y le dice a la maestra:
Maestra, ¿La puedo saludar con un beso?
Y la maestra le responde:
Por supuesto que sí, ya veo que quieres mejorar tus modales.
Pepito le dice:
No, es que tengo gripe y se la quiero pasar.

La maestra en el salón de clases le dice a sus alumnos:
- A ver niños, díganme qué parte de mi cuerpo les gusta más, y yo les voy a adivinar qué es lo que van a ser cuando sean grandes. A ver Juanito, ¿qué te gusta más de mi cuerpo?
- Su pelo, maestra.
La maestra le responde:
- Entonces tú vas a ser peluquero cuando seas grande. A ver Luisito, a ti, ¿qué te gusta más de mi cuerpo?
- Sus ojos, maestra.
- ¡Ahh!, entonces tú vas a ser oculista Luisito. A ver Diego, ¿y a ti?
- A mí me gustan sus dientes, maestra.
- Muy bien, entonces tú serás dentista cuando seas grande Diego. A ver Jaimito, ahora dime tú lo que más te gusta de mí.
- Yo acabo de descubrir que quiero ser lechero!!

Un muchacho llega a una tienda de caza mayor y le pide al vendedor que le enseñe la mejor mira telescópica que tenga para su rifle.
- Esta es la mejor del mercado. Tanto, que si miras hacia la cima de aquella montaña podrás ver en mi casa el nombre del perro en la cucha.
El muchacho enfila la cima con la mira y empieza a reir.
- De que te ríes? - pregunta el vendedor.
- Es que estoy viendo en el jardín a un hombre en bolas corriendo detrás de una mujer en bolas. El vendedor toma la mira, la enfila para su casa y empieza a enrojecer y echar humo por las orejas. Toma dos balas y se las da al muchacho diciéndole:
- Vamos a hacer un trato. Te doy estas dos balas y, si aciertas con una en la cabeza de mi mujer y con otra en las Bolas del hombre, te regalo la mira telescópica.
El muchacho toma el rifle, la mira y las balas, pone el ojo en la mira y apunta el rifle hacia la casa. Después de un momento de indecisión le dice al vendedor:
- Creo que puedo hacerlo de un solo tiro.

Debido a ciertos problemillas, un médico le receta a una mujer testosterona (una hormona masculina, por si alguien no sabe).
Esta mujer vuelve al medico al cabo unas semanas.
- Doctor, doctor, estoy preocupada por los efectos secundarios que me está produciendo la testosterona.
- ¿ Cómo qué problema?
- Pues para empezar me está creciendo bastante el vello en sitios donde nunca antes me había salido.
- Bueno, pero como yo le había advertido eso es un efecto perfectamente normal y pasajero de la testosterona.
- Si doctor, Ud me había advertido pero.... me parece mucho.
- ¿Y dónde exactamente le ha salido más ?
- En los huevos, doctor.

Un día Jaimito le dice a su empleada:
¡Abuela, abuela, abuelita!
Y en ese momento su madre lo escucha y le pregunta:
¿Por qué le dices abuela a la empleada?
Y Jaimito le responde:
Es que papá le dice mamacita.

Señora, en la próxima consulta será importante que analicemos el inconsciente.
Doctor, va a ser difícil que el desgraciado de mi marido quiera venir conmigo.

Llega un paciente donde el dentista con molestia de una muela, es revisado de la misma y entonces le pregunta el paciente al dentista:
¿Voy a perder mi muela, doctor?
Y el dentista le contesta:
Eso no lo sé señor, yo se la voy a entregar en una bolsita, y si la pierde es problema suyo.

Recopilación chistosa: carlos "el judío"


E-MAIL