“DespuLa gran multitudés de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas las naciones, tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y de la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos; y clamaban a gran voz, diciendo: La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero” Apocalipsis 7: 9

 

¿Quién es esta gran multitud que nadie podía contar?  Existen muchas opiniones al respecto.

1.     Esta gran multitud no tiene coronas, sino palmas en las manos.-

La Biblia  no dice que tienen coronas, pero tampoco dice que no tienen, es decir, omite este detalle. ¿Hay en el cielo gentes sin coronas? ¿Quiénes son los que no tienen coronas?

·        Los que no retuvieron lo que Dios le ha dado, su salvación. Apocalipsis  3: 11” He aquí yo vengo pronto, retén lo que tienes para que ninguno tome tu corona”

·        Los que no fueron fieles hasta la muerte. Apoc. 2: 10 “ Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida

·        Los que no soportaron la tentación. Santiago 1: 12 “Bienaventurado el varón que soporta la tentación, porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman”

·        Los que no pelearon la buena batalla, ni acabaron la carrera (se descarriaron), ni guardaron la fe, o sea, se desviaron predicando falsas doctrinas. 2 Timoteo 4: 7,8 “He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no solo a mí, sino  también a  todos los que aman su venida”

·        Los que le dieron rienda suelta a sus  pasiones  y no se abstuvieron de los deseos carnales”. 1 Corintios 9: 25 “Todo aquel que lucha de todo se abstiene, ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible”

·        Los que no lucharon legítimamente, siguiendo un camino equivocado. 2 Timoteo 2: 5 “Y también el que lucha como atleta, no es coronado sino lucha legítimamente”

 

Lógicamente, si esta gran multitud está en el cielo vestido de ropas blancas, ellos han sido coronados por Cristo y son reyes y sacerdotes para Dios su Padre. Los reyes tienen coronas. Apocalipsis 1: 5,6 “ Al que NOS amó, y NOS lavó de nuestros pecados con su sangre, y NOS hizo reyes y sacerdotes para Dios su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén. La palabra nos significa nosotros, usted y yo y todos los que aman su venida, amén. ¿No sabéis que los santos han de juzgar al mundo? 1 Corintios 6: 2. El que no tiene corona, ha sido desechado por Dios y no tiene parte en el cielo, sino en el infierno.

2.     La gran multitud fueron los que se quedaron en la gran tribulación.

Sinceramente, este argumento es ilógico, puesto que si se quedaron en la gran tribulación, ¿Cómo es posible que aparezcan  delante del trono y en la presencia del Cordero y vestidos de ropas blancas? Jesucristo dijo claramente: “Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar y no podrán. Después que el padre de familia se haya levantado y cerrado la puerta (el arrebatamiento y la primera resurrección), y estando fuera comenzareis a decir: Señor, Señor, ábrenos, él respondiendo os dirá: No sé de donde sois. Entonces comenzareis a decir: Delante de ti hemos comido y bebido, y en nuestras plazas enseñaste. Pero os dirá: Os digo que no sé de  dónde sois; apartaos de mí todos vosotros hacedores de maldad” Lucas 13: 24-27. Compare con la parábola de las diez vírgenes, Mateo 25: 11,12 “Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: Señor, Señor, ábrenos. Mas él respondiendo dijo: De cierto os digo que no os conozco”

Según las Escrituras, la gran multitud salió o escapó de la gran tribulación. Salió de la gran  tribulación, puesto que Dios no quería que  estuvieran allí. El Señor los libró de la hora de la prueba, que ha de venir sobre todo el mundo para probar a los que moran sobre la tierra.  Es evidente que esta gran multitud estaba viva cuándo el Señor los sacó. Entonces, ¿Quién es la gran multitud?

“Pero nosotros, los que vivimos, los que hayamos  quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes, para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor” 1 Tesalonicenses 4: 17

La gran multitud de todas las naciones, tribus , pueblos y lenguas, es la iglesia arrebatada, que ha lavado sus ropas, y las han emblanquecido en la sangre del Cordero. Por esto están delante del trono de Dios y le sirven día y noche en su templo, y el que está sentado en su trono extenderá su tabernáculo sobre ellos. Ya no tendrán hambre ni sed, y el sol no caerá más sobre ellos, ni calor alguno; porque el Cordero que está en medio del trono los pastoreará, y los guiará a fuentes de agua de vida; y Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos. Apocal. 7: 14-17

El Apocalipsis está escrito de una manera descronológica, es decir, el  hecho de que los 24 ancianos que están  alrededor del trono sean narrados antes de la gran multitud que también está delante del trono, no significa que ellos se van en un segundo viaje. No hay un segundo viaje. Acontecerá una primera resurrección y una segunda resurrección. El que no resucite o sea arrebatado cuando el Señor venga, resucitará en el juicio del gran trono blanco, para ser lanzado al lago de fuego.  Juan 5: 28 “No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas lo que hicieron lo malo, a resurrección de condenación.

 

 

Dios le bendiga,

 Alfredo Rodríguez, D.T

e-mail: alfredo714@hotmail.com

www.institutobiblico.galeon.com

 

Te invitamos a inscribirte en el  Instituto Bíblico Admirable