El Invernadero

subir imagenes

Un invernadero es toda aquella estructura cerrada cubierta por materiales
transparentes, dentro de la cual es posible obtener unas condiciones
artificiales de microclima, y con ello cultivar plantas fuera de estación
en condiciones óptimas.
Las ventajas del empleo de invernaderos son:

  • Precocidad en los frutos.
  • Aumento de la calidad y del rendimiento.
  • Producción fuera de época.
  • Ahorro de agua y fertilizantes.
  • Mejora del control de insectos y enfermedades.
  • Posibilidad de obtener más de un ciclo de cultivo al año.
Los invernaderos se pueden clasificar de distintas formas, según se atienda
a determinadas características de sus elementos constructivos (por su perfil
externo, según su fijación o movilidad, por el material de cubierta, según el
material de la estructura, etc.).

¿Para qué sirve un invernadero?

Un invernadero es una construcción especial que sirve para crear y mantener
las condiciones ambientales apropiadas para el cultivo de especies vegetales;
sean verduras, plantas ornamentales o plantines para forestación.

La estructura:

Puede estar constituida por diversos materiales, los más comunes son el metal
y la madera.
Actualmente, el costo entre estos dos materiales mantiene una relación de 3:1,
es decir que una estructura de metal cuesta tres veces más que una de madera.
Con respecto a la vida útil de estas estructuras, la de metal está estimada en
25 años, con un pequeño mantenimiento cada tres años; mientras que en madera
podemos esperar una duración de 5, con mantenimiento cada 2 años.

La cobertura:

Es el elemento que ejerce la verdadera protección del cultivo, porque si bien
permite el paso de la luz y el calor, constituye una barrera para el frío, el
viento, y cualquier otra condición climática que no favorezca el buen desarrollo
de las plantas.
La cobertura debe cumplir los siguientes requisitos fundamentales:
  • Resistencia física.
  • Duración suficiente para que su utilización sea rentable.
  • Máxima transparencia a la radiación de onda corta, que es
    la luz solar que se recibe durante el día.
  • Esta última característica es la que conducen a que la
    temperatura del interior sea superior a la del exterior.
  • Los materiales más comunes utilizados como cobertura son
    el plástico y el vidrio, cada uno con sus ventajas y sus limitaciones.
El plástico puede ser:
  1. El plástico rígido (policarbonatos, PVC, etc.) se utiliza
    por lo general con estructuras metálicas. Tienen un costo
    elevado.
  2. El plástico flexible (polietileno), es el más difundido
    debido a su menor costo y amplias variedades existentes en
    el mercado. Se utiliza por lo general con estructuras de
    madera.
¿Como elegir la ubicación?

Para elegir el lugar donde construir un invernadero debemos
tener en cuenta:
  • Exposición al sol y duración del fotoperiodo.
  • Vientos predominantes, debemos lograr la exposición mínima.
  • Suelo con profundidad efectiva apta para producción de plantines.
  • Área libre de anegamientos (inundaciones) estacionales.
  • Accesibilidad vehicular.
  • Cercanía a fuente de agua y energía eléctrica.
La orientación

Uno de los factores que más incide en la producción de cualquier
especie vegetal es la luz, por lo que debemos procurar que ésta
llegue lo mejor posible al invernadero. La orientación del mismo
hará que los rayos solares penetren en mayor o menor grado. La
orientación más conveniente es ESTE – OESTE, o sea que el lado más
largo del invernadero mire hacia el NORTE
Otro factor a tener en cuenta al decidir la orientación del
invernadero es el viento.
Como mencionáramos anteriormente al hablar de la ubicación, debemos
intentar tener una mínima exposición a los vientos predominantes.
El viento fuerte trae el peligro de daño tanto en la estructura como
en el material de la cubierta. Lo ideal es que el invernadero presente
la menor resistencia posible, esto se logra orientando el invernadero
con su lado más largo en la misma dirección que el viento o bien, en
diagonal.

La forma

La forma del invernadero se elige en función de:
  • Los materiales que se utilizaran para su construcción.
  • La mayor comodidad para la instalación de ventilación.
El volumen de aire que quede en el interior. (Lo ideal es mantener una
relación de 3 m3 de aire/1 m2 de superficie cubierta, con lo que se
puede garantizar que el aire del interior amortiguará mejor los cambios
de temperatura).

La ventilación

La ventilación es un aspecto básico a tener en cuenta para el manejo de
ambientes controlados. Esto se debe a que no sólo es el método más económico
de refrigerar un invernadero sino que regula también la humedad del aire
y favorece la renovación de dióxido de carbono.
El área total de ventilación, incluyendo puertas y ventanas debe ser como
mínimo equivalente al 20 % de la superficie cubierta del invernadero.