Metodología de Campamento


Capitulo 1

Objetivo:

Presentar los fundamentos y principios elementales para la utilización de la Metodología Campamento como herramienta para evangelizar y formar jóvenes.

Contenido

1.1.FUNDAMENTO DE UTILIZACIÓN DE LA METODOLOGÍA CAMPAMENTO.

1.1.1.El Mandato.

Después de su Pasión, Muerte y Resurrección, y poco antes de su Ascensión gloriosa a los Cielos, Jesucristo nos dejó una Gran Misión:

Y les dijo: "Vayan por todo el mundo y anuncien la buena nueva a toda la creación". (Mc. 16, 15).

En el Evangelio según San Mateo, aparece incluso una expresión más fuerte:

Jesús se acercó a ellos y les dijo:
- Dios me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Vayan, pues, a las gentes de todas las naciones, y háganlas mis discípulos; bautícenlas en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
(Mt. 28, 18-19).

Aquí Jesús, antes de darnos el mandato de evangelizar a todos los pueblos, pone énfasis en que el Dios de la Vida, nuestro Padre Todopoderoso, le ha coronado como Rey de reyes y Señor de señores, le ha dado la victoria, ha hecho que toda rodilla se doble ante Él. Y es con esa autoridad que nos da la Misión de ser sal y luz de la tierra.
Volver Página Principal Ir a Contenido Ir Siguiente Pagina

Es por eso que, si somos discípulos de Jesús, no podemos desentendernos de esta gran tarea. La Creación entera gime con dolores de parto, esperando que su Rey, Jesucristo, regrese y ponga todas las cosas en su lugar. Pero recordemos lo que Jesús mismo nos dice en el Evangelio:

Pues antes del fin, el Mensaje de Salvación tiene que anunciarse a todas las naciones. (Mc. 13, 10).

Podemos decir entonces que cuanto más asumimos nuestro papel de evangelizadores, cuanto más nos entregamos a la tarea de anunciar la Buena Nueva, más apresuramos el advenimiento del "cielo nuevo y la tierra nueva", o sea el regreso de nuestro Señor Jesucristo.

El Apóstol San Pablo expresa la necesidad urgente de ser consecuentes con Aquel que nos amó primero y se entregó a la muerte por nosotros, con estas reveladoras y emotivas palabras escritas a su hijo en la Fe, el joven Timoteo:

Delante de Dios y de Cristo Jesús, que vendrá como Rey a juzgar a los vivos y a los muertos, te encargo mucho que prediques el mensaje, y que insistas cuando sea oportuno y aún cuando no lo sea. Convence, reprende y anima, enseñando con toda paciencia. (2 Tim. 4, 1-2).
Volver Página Principal Ir a Contenido Ir Siguiente Pagina

En el Evangelii Nuntiandi se presenta la evangelización no solo como una tarea, responsabilidad u obligación de los fieles que constituimos la Iglesia de Dios, sino como algo mucho más profundo, que forma parte de nuestro ser:

Evangelizar constituye, en efecto, la dicha y vocación propia de la Iglesia, su identidad más profunda. Ella existe para evangelizar. (EN 14).

La Encíclica Redemptoris Missio del Papa Juan Pablo II, que proclama la vigencia del mandato misionero, es un llamado urgente a todo cristiano, y en especial a todo miembro de la Iglesia Católica a comprometerse con la tarea de proclamar en todo el mundo, sobre todo donde no se lo conoce, a Jesucristo como único Salvador, siendo consecuentes con la Misión Ad Gentes, ya propuesta en el Concilio Vaticano II, y hasta ahora todavía no cumplida en su totalidad.

La Iglesia nos urge a todos nosotros, que somos como piedras vivas que la formamos, a que demos incansablemente testimonio de Jesucristo, nuestro Señor, Salvador y Mesías, como única alternativa para llegar a la realización total y plena del ser humano, y único camino para alcanzar la Vida Eterna. Podría decirse que el Documento Santo Domingo en su totalidad es el grito de la Iglesia Latinoamericana que busca que sus hijos despierten del letargo, para convertirse en ardientes testigos del Amor de Dios.
Volver Página Principal Ir a Contenido Ir Siguiente Pagina

Hasta aquí queda bien claro que, como bautizados y, más aún, como discípulos de Jesús, no podemos quedarnos de brazos cruzados, sin comprometernos a trabajar en la Viña, a traer esperanza a este mundo materialista, sin comprometernos, en síntesis, a cumplir el mandato: trabajar en la Misión.

1.1.2.Los jóvenes: nuestra opción.

La Iglesia reconoce que en los jóvenes está la savia y la fuerza que mantiene y acrecienta su vitalidad. Hace poco se realizó en Chile el Encuentro Continental de Jóvenes, que reunió a millares de jóvenes de todo el continente. El Papa Juan Pablo II está alentando constantemente a los jóvenes a comprometerse con Jesucristo, a través de mensajes y encuentros con ese sector de la población de los países que visita. Estos son solo algunos ejemplos de que la Iglesia ve en los jóvenes la esperanza de lograr la civilización del amor, y está tomando en serio su Compromiso Pastoral de optar preferencialmente por ellos (DSD 114). En todo el mundo hay una corriente juvenil que da dinamismo y energía a toda la Iglesia. Y es que la mejor manera de evangelizar jóvenes es por medio de jóvenes. El joven puede ser inmaduro, rebelde, inconstante, o como muchos lo llaman: "un problema". Pero no olvidemos que para Dios la juventud no es un estorbo, es un requisito, y además, la Iglesia necesita de su alegría, de su dinamismo, de su entusiasmo, de su autenticidad, y hasta de su rebeldía, para mantenerse con vida. Después de todo, cuando todos los demás abandonaron a Jesús, al pié de la Cruz solo quedaron una Mujer (su Madre) y el más joven de los discípulos: Juan.
Volver Página Principal Ir a Contenido Siguiente Página

1.1.3. Campamentos juveniles.

Posiblemente ya no caben dudas de que hay una necesidad urgente de que nos dediquemos a la proclamación del Evangelio, ni de que, con toda la Iglesia, tomemos una opción preferencial por los jóvenes. Pero ahora surge una pregunta que tal vez cae de madura:

PERO... ¿POR QUÉ CAMPAMENTOS?

A decir verdad la respuesta es bastante sencilla: elegimos Campamentos porque por todo lo novedoso, desafiante, alegre, dinámico, divertido, sano, auténtico, y también profundo y místico que representa dicha actividad, la misma gusta y atrae a los jóvenes. Dicho de otro modo, el Campamento representa una "carnada" muchas veces irresistible para la mayoría de los jóvenes, ya que en él se desarrollan actividades que gustan a los chicos: juegos, música, caminatas, escaladas, fogatas, deportes, arte, etc. Pero lo interesante del caso es que un Campamento, mucho más que ser solo el señuelo, es en sí una herramienta valiosísima de evangelización, con elementos de una riqueza única, de las que iremos hablando más adelante.

Dios, que es sencillo en sí mismo, se mueve alegremente en medio de un grupo de muchachos que viven por unos días en la sencillez y el rusticismo del Campamento, lejos de los ruidos y accesorios con que la "civilización" día a día nos ahoga.
Volver Página Principal Ir a Contenido Ir Siguiente Pagina

Ciertamente, en ninguna parte de la Biblia se explica cómo encender una fogata. Jesús nunca enseñó a sus discípulos cómo armar una tienda de campaña. Pablo jamás, en ninguna de sus cartas, explicó cómo arreglárselas con la lluvia cuando se está de campamento. Sin embargo, la Biblia sí nos dice cómo Dios, el Señor Omnipotente, desde el principio se manifestó al hombre en la maravillosa Creación. Leemos cómo Él llamó a sus profetas y a sus amigos a las montañas, o al desierto, en síntesis, a lugares apartados, alejados de las ciudades y poblados, para allí hablarles por medio de la naturaleza (el fuego, una brisa, el agua, una zarza, etc.). El mismo Jesús, durante el tiempo que vivió entre nosotros, siempre buscaba alejarse a lugares solitarios, para allí encontrarse con su Padre.

A continuación tenemos algunos pasajes bíblicos que nos dan luz acerca de cómo Dios gusta encontrarse con nosotros en medio de la sencillez y la austeridad, que son características de todo Campamento:

Desde el día en que saqué de Egipto a los israelitas, hasta el presente, nunca he habitado en templos, sino que he andado en simples tiendas de campaña. (2 Sam. 7, 6).

Cuando hubo despedido a la gente, Jesús subió a un cerro para orar a solas. Al llegar la noche estaba allí Él solo. (Mt. 14, 23).
Volver Página Principal Ir a Contenido Ir Siguiente Pagina

Pero Jesús se retiraba a orar a lugares donde no había nadie. (Lc. 5, 16).

Seis días después, Jesús tomó a Pedro, Santiago y Juan, el hermano de Santiago, y se fue aparte con ellos a un cerro muy alto. Allí, delante de ellos, cambió la apariencia de Jesús. Su cara brillaba como el sol y su ropa se volvió blanca como la luz. (Mt. 17, 1-2).

Otros pasajes bíblicos son: Mc. 1, 35; Lc. 6, 12-13; Ex. 33, 7-11; Num. 2, 1-2; 1 Sam. 22, 1.

Y, como hijos de la Santa Madre Iglesia Católica, nos apoyamos también en el Magisterio de la misma. Si bien los documentos de la Iglesia tampoco nos hablan acerca de técnicas de campismo, todos ellos nos urgen insistentemente a asumir nuestro papel de evangelizadores, de una manera novedosa y creativa, especialmente cuando los destinatarios son los jóvenes:

La Iglesia con su palabra y su testimonio debe, ante todo, presentar a los adolescentes y jóvenes a Jesucristo en forma atractiva y motivante, de modo tal que sea para ellos el Camino, la Verdad y la Vida que responde a sus ansias de realización personal y a sus necesidades de encontrar sentido a la misma vida. (DSD 119).
Volver Página Principal Ir a Contenido Ir Siguiente Pagina

La Iglesia Latinoamericana también se hace eco al llamado que hiciera el Papa Juan Pablo II, de promover una Nueva Evangelización:

Nueva en sus métodos. Nuevas situaciones exigen nuevos caminos para la evangelización. (...) Se ha de emplear, bajo la acción del Espíritu creador, la imaginación y creatividad para que, de manera pedagógica y convincente, el evangelio llegue a todos. (DSD 29).

Ya desde el Concilio Vaticano II la Iglesia se comprometió a buscar nuevos caminos para la evangelización, hasta si se quiere, arriesgándose a optar por la novedad, si ello redunda en más personas que se entregan a Jesús:

Este problema del cómo evangelizar es siempre actual, porque las maneras de evangelizar cambian según las diversas circunstancias de tiempo, lugar, cultura; por eso plantean casi un desafío a nuestra capacidad de descubrir y adaptar. (EN 40).
Volver Página Principal Ir a Contenido Ir Siguiente Pagina

Pues bien, nosotros hemos tomado todas las riquezas y potencialidades que de por sí contiene esa actividad llamada Campamento y, con discernimiento y la guía del Espíritu Santo, hemos adaptado su dinámica para emplearlo como herramienta de evangelización juvenil. Hemos decidido ir a anunciar a Jesucristo a los jóvenes en el lenguaje, y con las actividades que gustan a los jóvenes.

No nos consideramos, claro, pioneros en el empleo de actividades de Campamento con los jóvenes, ni sostenemos que la modalidad de Campamentos que nosotros realizamos sea la mejor, ni mucho menos la única que da resultados, pero sí vemos con profundo gozo los muchos frutos que la semilla del Evangelio ya ha dado y sigue dando en muchos jóvenes que han compartido con nosotros las mil y una aventuras de un Campamento. Y por eso le damos la Alabanza y todo el Honor y la Gloria al único que se lo merece: el Señor Jesucristo.

1.1.4. Resumen.

Sin poder ya volver hacia atrás, o ser tibios ante la misión de anunciar la Buena Noticia, que nos encomendara Jesús, hemos comprendido que nuestro Llamado consiste en trabajar con y por los jóvenes, no solo "esperanza del futuro", sino ya protagonistas del presente. Por todo esto, y por el inmenso horizonte de posibilidades y riquezas que contienen los Campamentos, hemos dado una opción privilegiada dentro de nuestros esfuerzos misioneros a lo que hemos dado en llamar la
Volver Página Principal Ir a Contenido Ir Siguiente Pagina
METODOLOGÍA CAMPAMENTO.

1.2. QUÉ ES UN CAMPAMENTO.

1.2.1. Algunas definiciones.

Los campamentos se programan, dirigen y evalúan según las ideas y concepción que los animadores tengan acerca de lo que son.

Compartimos ahora algunas definiciones, que sin duda indican diferentes maneras de planeamiento y ejecución:

¡Dime qué entiendes por Campamento y te diré cómo lo realizas y qué resultados obtienes!.

Como vemos, dar una única y absoluta definición de lo que es un Campamento resulta prácticamente imposible, ya que existen campamentos y campamentos. O sea, hay

demasiados tipos de actividades campamentiles, que pretender englobarlas todas, con todas sus características, en un solo enunciado resulta demasiado difícil y arriesgado.

Volver Página Principal Ir a Contenido Ir Siguiente Pagina

1.2.2. Algunos tipos de Campamentos.

Sólo por citar unos pocos estilos o tipos de campamentos, tenemos, por ejemplo:

- Campamentos Scouts (o de Guías), con sus propias actividades, dinámicas y objetivos, enmarcados dentro del espíritu del Escultismo, y con sus reglas particulares;

- Campamentos estudiantiles, que, lamentablemente, muchas de las veces resultan en un desorden generalizado, con los profesores o responsables intentando frenéticamente mantener el control de los muchos alumnos, que solo quieren "divertirse" sin reglas;

- Campamentos de los muchachos (o los perros), donde en el mejor de los casos, si es que en el "programa" no están incluidas mujeres para abandonarse al libertinaje, sí están el alcohol, las drogas (que incluyen al cigarrillo), la cacería indiscriminada, o una combinación de todas esas actividades;


Volver Página Principal Ir a Contenido Ir Siguiente Pagina

- Campamentos "cristianos" o "de Iglesia", y lamentablemente tenemos que utilizar las comillas para resaltar la ironía de su nombre, cuando que muchas veces el último en ser recordado -si es que se lo recuerda- es Jesucristo.

Y así, podríamos ir citando cientos de tipos de campamentos, cada uno con su definición correspondiente, pero no nos aventuraremos a dar un concepto, pretendiendo que el mismo sea el verdadero, el autorizado, ni mucho menos el único.

1.2.3. Concepto Vs. Objetivos.

Lo que sí podemos concluir, y de esto nos agarraremos para formular nuestro concepto de Campamento es que:

"EL CONCEPTO DE CAMPAMENTO ESTARÁ SIEMPRE EN FUNCIÓN A LOS OBJETIVOS QUE BUSQUEMOS ALCANZAR".

Entonces, para poder continuar, se hace necesario dejar bien en claro cuál es el Objetivo General de los Campamentos que organiza el Centro Juvenil de Evangelización Parroquia "Virgen de los Dolores":
Volver Página Principal Ir a Contenido Ir Siguiente Pagina

"FORMAR LÍDERES JUVENILES EVANGELIZADORES".

1.2.4. Nuestro concepto.

Ya con el objetivo bien definido, podemos hablar de nuestro concepto de Campamento:

"EL CAMPAMENTO ES UNA VIVENCIA COMUNITARIA QUE SE REALIZA EN CONTACTO CON LA NATURALEZA, Y QUE BUSCA QUE CADA PARTICIPANTE TENGA UN ENCUENTRO PERSONAL CON JESUCRISTO RESUCITADO, QUE CAMBIE RADICALMENTE SUS VIDAS, PARA ASÍ DESCUBRIR LOS VALORES DE LA CREACIÓN, Y ENCONTRAR, EN UNA EXPERIENCIA MÁS LIBRE Y ESPONTÁNEA, LAS RIQUEZAS DE LA PERSONA Y DEL GRUPO, EN UNA VISIÓN DE FÉ.

ES UNA EXPERIENCIA EN LA QUE SE APRENDE A DESARROLLAR LA CAPACIDAD CREATIVA PERSONAL Y GRUPAL, ASÍ COMO LA CAPACIDAD DE LIDERAZGO; SE APRENDE A DESCUBRIR A DIOS Y A VIVIR LA EXPERIENCIA DE LA IGLESIA-COMUNIDAD. TODO ESTO ESTÁ ORIENTADO A QUE EL JOVEN ASUMA UNA POSTURA FIRME DE COMPROMISO CON JESÚS Y CON SU IGLESIA".

Volver Página Principal Ir a Contenido Ir Siguiente Pagina

Un campamento no es un retiro, o una convivencia, o algo parecido. Como ya lo conceptuamos, el campamento es algo más que todas estas actividades.

1.2.5. Características de un campamento.

Todos los campamentos tienen ciertas características comunes entre sí, que hacen que esta actividad sea diferente de cualquier otra. Esas características son:

* Vida al aire libre: o sea, vivir compenetrados y en armonía con la naturaleza, mucha o poca, que nos pueda rodear, descubriendo en ella a Dios.

Esto no significa vivir en la incomodidad y el sufrimiento, aguantando el campamento, sino disfrutar sobria, rústica y cómodamente las maravillas de la naturaleza.

No tiene ningún sentido, y tampoco vale la pena, viajar kilómetros y kilómetros para vivir unos días de campamento, y al mismo tiempo llevar con nosotros la comodidad, la tecnología y las actividades propias de la ciudad.


Volver Página Principal Ir a Contenido Ir Siguiente Pagina

De ahí que, sociológica, psicológica y geográficamente, el campamento es una comunidad." (Manuel Vigo, Manual para dirigentes de campamentos organizados).

En esta comunidad se hace provisión de alimentos y abrigo, existe un programa de actividades, servicios de sanidad, comunicaciones, servicios administrativos, normas establecidas y otros muchos elementos comunes a una comunidad regular.

El campamento implica un grupo que está caminando en una triple dimensión:

-Ser comunidad de vida, atento a las relaciones interpersonales, a la comunicación, al liderazgo democrático, con el objetivo de crecer en capacidad de acogida y encuentro.

-Ser comunidad de trabajo, atento a la realidad, definiendo objetivos, decidiendo, organizando, evaluando, respetando ciertas normas aceptadas por todos, con el propósito de crecer en actitudes de participación y donación.
Volver Página Principal Ir a Contenido Ir Siguiente Pagina

-Ser comunidad de ideales, atento al Espíritu, en búsqueda de valores y del sentido de lo que se es y de lo que se hace, con vivencias compartidas, con el deseo de crecer en fidelidad y compromiso.

* Vida en grupos: los pequeños grupos, equipos, tiendas, o como los llamamos nosotros, "cabañas" y "tribus", no son una mera división de la comunidad juvenil para facilitar el trabajo o la organización, son el ámbito natural de los chicos. Todos sus miembros tienen aproximadamente la misma edad, similares inquietudes y necesidades e idéntico entusiasmo por vivir aventuras.

El pequeño grupo es núcleo de referencia y de acción; en él y con él se descubrirá, experimentará, realizará la misma vida. La variedad de acciones que el campamento propone (salidas, juegos, competencias, cocina, veladas, fogones, etc.) invitan al pequeño grupo a ahondar en intimidad. Veinticuatro horas al día trabajando y conviviendo llevan a un descubrimiento más profundo de los demás y también, claro está, a roces y ajustes. En el pequeño grupo todos son necesarios, los roles se definen y -naturalmente- aflorará uno o varios líderes.

* El campero: centro del campamento: decir centro del campamento equivale a decir las personas que acampan y TODO: el programa, el menú, el lugar, los horarios, las normas y actividades, que deben estar en función y al servicio del campero.
Volver Página Principal Ir a Contenido Ir Siguiente Pagina

Sea cual sea el estilo de campamento que se elija llevar adelante, siempre el campero deberá ser lo más importante. Si no el campamento no tendría razón de ser. Parafraseando la enseñanza de Jesús acerca del sábado, podríamos decir nosotros que "el campamento es para el campero, y no el campero para el campamento".

* Un equipo de animadores: que es el que guiará a los jóvenes al encuentro consigo mismo, con los demás, con la naturaleza y con Dios. Como veremos más adelante, el animador es pieza clave en esta maravillosa experiencia, por su testimonio de vida, por su apoyo, por su aliento, seduciendo a los otros chicos para que opten también por una entrega total a Jesucristo.

El equipo de animadores debe estar en condiciones de satisfacer las necesidades funcionales, administrativas y organizativas del campamento. Su misión es servir a los camperos, y sus miembros deben estar bien preparados para ello.


Volver Página Principal Ir a Contenido Ir Siguiente Pagina

1.3. ESTRUCTURA DEL CAMPAMENTO.

1.3.1. Generalidades.

Es importante destacar, para empezar, que el sistema que utilizamos lo hemos escogido simplemente porque se adapta a las necesidades del tipo de campamento que realizamos nosotros. De ninguna manera puede decirse que es el único que funciona, ni que es al más efectivo, ni que los otros sistemas sean malos o ineficaces.

En nuestra modalidad de campamentos, utilizamos una estructura con cargos y funciones bien definidas, buscando, siempre que se pueda, evitar o reducir al mínimo posible el que una misma persona sea polifuncional o "comodín". Esto obviamente redunda en un gran beneficio para el conjunto, ya que es mejor que una persona cumpla bien una tarea, antes que cumpla pobremente con varias de ellas.

Nuestro modelo de organización, consta básicamente de:

Ahora bien, esta estructura organizativa no es fija o inamovible, sino bastante flexible. La misma varía de acuerdo a las realidades de cada caso, para cubrir las necesidades particulares de cada campamento.

1.3.2. Estructura Administrativa.

La Estructura Administrativa es cómo está organizado el equipo de Animadores para la consecución de los objetivos. Consiste en ese modelo que describimos más arriba, con cada célula o elemento trabajando en forma coordinada con el resto del cuerpo. La Estructura Administrativa funciona como tal durante el tiempo previo de planificación, preparación y organización del campamento.

En el Nivel de Dirección, el Director del Campamento se encarga de llevar el timón de toda la empresa (no sólo en lo que a administración se refiere, sino también en lo espiritual y comunitario), asesorado por el Consejo y el Asesor Espiritual.

En el Nivel de Administración, el Consejo de Coordinadores está integrado por
Volver Página Principal Ir a Contenido Ir Siguiente Pagina
el Director del Campamento, el Secretario, el Encargado de Finanzas y los Coordinadores de los distintos Equipos de Trabajo. Allí se planifica y se coordinan las actividades a ser desarrolladas antes, durante y después del campamento, se asignan tareas específicas, se exponen necesidades y/o problemas de los distintos Equipos, se presentan los Informes y Relatorios sobre el progreso en los trabajos, etc. En síntesis, en el Consejo de Coordinadores se discuten todos los temas que competen al buen desarrollo del campamento, en todas sus fases.

En el Nivel de Ejecución, cada Equipo de Trabajo tiene una misión específica que cumplir dentro de la maquinaria del campamento, para contribuir a alcanzar los objetivos propuestos. A esta misión van orientados todos sus esfuerzos, antes y durante el campamento, ya que si uno de los miembros del cuerpo falla o deja de cumplir con su misión, todo el cuerpo se verá afectado. El trabajo de cada Equipo es único y vital para que todo el campamento marche bien. En otro Capítulo hablaremos de las tareas específicas de los distintos Equipos de Trabajo.

En la Figura 1.1 tenemos un ejemplo típico de la Estructura Administrativa de uno de nuestros campamentos. Recordemos nuevamente que dicha estructura es bien flexible y se adapta a cada caso concreto.

Figura 1.1

1.3.3 Estructura de campo.

Ya en el campo, la Estructura Administrativa sufre unos pequeños cambios, para adaptarse a la mística del campamento. Dichos cambios son en realidad superficiales para la comunidad de animadores, ya que la funcionalidad de cada elemento o Equipo no cambia, antes bien es el momento de ejecutar lo planeado.

Algunos de los cambios son: el Director del Campamento pasa a llamarse Jefe de Campo, y el segundo en la cadena de mando es el Jefe de Disciplina. Los Equipos de Trabajo constituyen cabañas, y dos o tres de estas cabañas (de acuerdo al número total y a la cantidad de sus integrantes) conforman una tribu de Animadores. Estas cabañas y tribus están sometidas a la misma disciplina y mística de campamento que todas las otras, es decir, tienen sus propias porras, de ser posible cada cabaña duerme en una tienda, participan como grupo en ciertas competencias, momentos artísticos, obedecen las reglas del campamento, etc.

Otro cambio, obviamente, es que los camperos ya forman parte del campamento. Las chicas y los muchachos son agrupados en grupos del mismo sexo y de aproximadamente la misma edad, que es llamada "cabaña" (no es conveniente que las cabañas tengan demasiados integrantes; un número ideal es entre 6 y 8). El Equipo de Confidentes se "desintegra", y cada uno de los confidentes va a una cabaña de camperos. Luego, se juntan dos cabañas una de chicas y una de muchachos y forman así una "tribu". La tribu es la energía del campamento, por su interrelación y por los momentos a compartir. Se convierte en el medio principal para lograr los objetivos del campamento.

Con excepción del Jefe de Campo y el Capellán (o Asesor Espiritual), todas las personas que participan del campamento "camperos y animadores" están sometidos disciplinariamente al Jefe de Disciplina.

Como puede verse, la Estructura de Campo -aparte de la inclusión ya de los camperos y de la variación en la cadena de mando- es simplemente la adaptación de toda la organización a la vida en el campamento, con cada parte del cuerpo cumpliendo la función que le fue asignada.

La Figura 1.2 muestra la Estructura de Campo correspondiente al ejemplo mostrado en la Figura 1.1. Nótese cómo los elementos son los mismos, así como también sus funciones. Lo único que cambia son algunos nombres y la manera de agruparse los Equipos.

Figura 1.2