La Fuerza del Amor | Los signos y el amor | Reiki | Numerología | Tarot | Colores | Control mental | Esencias | Test personales | Angeles | Feng Shui | Velas | Magia y rituales | Rituales del amor | Magia psicotrónica | El Kybalion | Biorritmo | Carta natal | Amuletos y Talismanes | Sueños | Runas| Galeria

La Fuerza del Amor

Amuletos y Talismanes
 
 
imagen
Consultas
Tel : ( 011 ) 15-63514153
E mail : poderyluz@yahoo.com.ar
Amuletos y Talismanes
Quién no ha tenido alguna vez un objeto que le diera suerte ?
Una piedra, un trébol de cuatro hojas, una patita de conejo, un símbolo mágico, un anillo...
algo que si lo llevamos con nosotros nos hace sentir seguros y tranquilos.

¿Es realmente magia o un efecto psicológico?
Que importa, lo cierto es que los talismanes o amuletos existen desde tiempos inmemoriales, y muchos ganaron honor y fama.

¿Combaten la mala suerte y el mal de ojo?
Aceptados unas veces, perseguidos otras, la magia y los amuletos han sobrevivido a todas las civilizaciones...


Cuenta la historia ...


La palabra Talismán, deriva de Telsam o Telesm, del griego : “operación mágica”. Su finalidad es proteger a la persona que lo lleva, dispersando o anulando todas las posibles influencias negativas que puedan afectarla, directa o indirectamente, ya sea desviando la mala suerte o incluso lo que proviene de voluntades negativas que atentan contra la seguridad y bienestar del individuo.

Existe, pues, una fuerza talismánica, un poder protector, un generador de felices circunstancias, un controlador que dispersa y neutraliza todos los magnetismos negativos provenientes del exterior y sobre los cuales solo el TALISMÁN es eficaz.Desde la antigüedad los talismanes más comunes consistían en anillos con inscripciones simbólicas construidos con metal o aleación, grabados y cincelados según ciertos ritualismos, cuyo origen se pierde en la noche de los tiempos.Existen anillos talismánicos en la antigua Grecia, Egipto, Babilonia, India, China, Tibet, etc.
Algunos de ellos famosos... El anillo de Salomón, Apolonio de Tiana, Conde Von Velthein, Napoleón I, Nicolas II de Rusia, Guillermo I de Prusia, Catalina de Medicis, entre otros.

Un Amuleto es un objeto que tiene energía intrínseca propia de dar la protección a su portador, mientras que un Talismán se hace específicamente para alcanzar un propósito particular. Amuletos dan protección absorbiendo energías negativas, mientras que los Talismanes trabajan generando una fuerza positiva para alcanzar su objetivo. Ambos trabajan cargándose por si mismo como las carga de las baterías solares y se construye de una manera que las ligue a la fuerza planetaria apropiada referida para la intención.

imagen
EL ANKH O CRUZ ANSADA DE LOS EGIPCIOS


La cruz ansada, junto con el ojo de udjat y el escarabajo, compone la trilogía de amuletos más característicos del antiguo Egipto. Su imagen es similar a la cruz cristiana; únicamente varía la parte superior, que presenta una forma ovalada a modo de argolla o asa.
Los egipcios consideraban a esta cruz como el símbolo de la vida, y era uno de los principales atributos de la diosa Isis, que fue quien consiguió devolver la vida a su esposo y hermano Osiris. Aunque, en realidad, la mayoría de los dioses, en su calidad de inmortales, la llevaban.
Son muy numerosos los grabados y esculturas en los que aparece un dios o diosa con la cruz en la mano, acercándosela a la nariz de algún otro dios o protegido. Con este gesto el portador de la cruz insuflaba aliento de vida al otro, quien a su vez, lo recibía a través de las ventanas de su nariz.
La cruz ansada representa la vida en un amplio concepto. Es la vida con mayúscula, la que no acaba con la muerte, la que resurge y continúa. Por eso, se aplicaba a la frente de los faraones, para que su visión de la eternidad prevaleciera durante todo su mandato por encima de cualquier contratiempo.
Por tanto, como amuleto, favorece la longevidad y la sabiduría de quien ha vivido muchas vidas.
imagen
LA CRUZ DE CARAVACA


El poder milagroso de esta cruz, tiene su origen en una leyenda que data del año 1232, cuando el rey moro Muley Albuceil obligó a oficiar misa a un sacerdote que tenía prisionero. Para ello, y movido por la curiosidad de descubrir qué misterio ocultaba el sacrificio de la misa, mandó traer prácticamente todo lo necesario para su celebración. El sacerdote no se opuso, pero cuando comenzó, le fue imposible articular palabra. Muley preguntó el motivo, y el sacerdote le contestó que no podía continuar porque faltaba la santa Cruz; en ese momento, dos ángeles bajaron del cielo con una cruz patriarcal de cuatro brazos.
Ante tal prodigio, el rey moro se convirtió al cristianismo, y la imagen de esta cruz patriarcal fue motivo de un fervor popular y una veneración tal, que pronto llegó a convertirse en símbolo de auténtico poder talismánico.
Como amuleto su virtud principal es la protección, ya que sintoniza con la providencia divina. La cruz, que suele ir acompañada de un librito de oraciones, protege del mal en un amplio sentido: peligros, adversidad, enfermedades o malas energías. Aunque también hay que tener en cuenta que su poder depende, en buena medida, de la fe que en ella deposite la persona que la lleva.

imagen
EL TETRAGRAMATON HEBREO


La palabra tetragramatón procede del griego Tettares (cuatro) y gramma ( letra ), y hace especial referencia a las cuatro letras que, en hebreo, componen y expresan el concepto de Dios. Estas cuatro letras: Y H V H ( yod, he, vav, he ), escritas en caracteres hebreos ( de derecha a izquierda ), se consideran la representación de la Divina voluntad, la Creación, el intelecto y la Acción.
Como amuleto de protección suele aparecer la palabra inscrita dentro de un círculo que, a su vez, engloba la figura de un pentagrama ( estrella de cinco puntas ) o de un hexagrama ( es la estrella de seis puntas ). El hexagrama es conocido también como estrella de David o sello de Salomón (dos triángulos entrelazados) y su simbolismo recoge la idea de la unión del hombre con la divinidad. El triángulo que sube simboliza el esfuerzo humano de superación, es decir, su trabajo evolutivo, y el triángulo que baja representa la providencia y la ayuda de Dios.
El simbolismo de la estrella de cinco puntas es similar, ya que representa al ser humano ( de pie con brazos y piernas extendidos ) que se siente identificado con las fuerzas del Universo, y sintoniza sus energías con la energía universal.
En ambos casos se trata de un talismán de protección personal que expresa el concepto de unión con Dios.
imagen
LA MANO DE FATIMA


La llamada mano de Fátima es un amuleto marroquí, de origen islámico, y su figura tiene forma acampanada y representa una mano con los dedos extendidos. Cada uno de los dedos representa una virtud (fe, caridad, ayuno, oración, peregrinación) y aunque su número puede variar de tres hasta seis, lo más frecuente es que tenga seis. Suele llevar también una piedra en forma de ojo de color azul o verde, que se sitúa en la parte superior de la palma.
La mano de Fátima protege contra las enfermedades y atrae la buena suerte.
imagen
LA HIGA


La higa es uno de los amuletos en forma de mano que más se ha utilizado en Europa y en América del Sur y Central. En Brasil, por ejemplo, recibe el nombre de figa.
Su imagen es la de un puño cerrado en el que el dedo pulgar aparece y sobresale entre los dedos índice y corazón. Cómo amuleto una de sus virtudes principales es la de ahuyentar el mal de ojo, aunque también se utilizaba contra la envidia y los celos y para protegerse de algunas enfermedades como la de la rabia y la alferecia (epilepsia).
Las higas suelen estar hechas por orfebres de forma artesanal, utilizando materiales semipreciosos entre los que destacan el azabache, el coral o el cristal de roca, y se usan, por lo general, como colgante personal. Las de azabache estaban especialmente indicadas para neutralizar el mal de ojo y los maleficios.
Hoy por hoy su uso no goza de tanto auge como años atrás, pero aún sigue siendo un amuleto de fuerte arraigo popular. En España, sin ir mas lejos, son muy apreciadas en regiones como Galicia y Castilla-León.

imagen
LA HERRADURA


Dentro de la diversidad de amuletos tradicionales, posiblemente, la herradura sea de los más conocidos y populares, tanto es así que su imagen, ya por sí sola, es símbolo de fortuna y buena suerte.
Aunque, según reza la tradición, para que tenga verdadero poder como amuleto, se deben utilizar auténticas herraduras de caballo hechas de hierro, a fin de colgarlas cerca de la puerta de entrada de las casas y establos. Con este gesto se pretende ahuyentar los maleficios, el mal de ojo y los malos espíritus.
La costumbre de usar herraduras como antídoto contra la mala suerte y los hechizos es muy antigua, especialmente si esa herradura se mantiene en el fuego hasta que el hierro esté candente, y después, una vez fría, se cuelga con las puntas hacia abajo en el dintel de la puerta.
EL ESCARABAJO


El escarabajo pelotero tuvo en el antiguo Egipto un papel muy destacado como animal simbólico de protección, ya que representaba la inmortalidad del alma a través de los ciclos de reencarnaciones. Como amuleto aseguraba una muerte digna con un feliz tránsito, y su poder talismánico se extendió hasta Fenicia, Cartago, Etruria y Grecia, e incluso en el arte paleocristiano aparece como símbolo de resurrección.
Al parecer, los egipcios mantienen la creencia de que esta especie carecía de hembras, así que cuando el macho quería engendrar, formaba una bola de estiércol con sus patas traseras durante un recorrido que siempre se dirigía del este hacia el oeste, imitando el movimiento del Sol. En la bola depositaba su simiente y la enterraba durante un tiempo para después desenterrarla y arrojarla al agua. Más tarde, de esa bola nacería un nuevo escarabajo, de ahí, la analogía con el hombre que muere y es enterrado para después renacer, tras su paso por las aguas, a una nueva vida.
El valor del escarabajo como amuleto aún se mantiene, especialmente representado en el típico escarabajo egipcio de color azul. Se trata de un amuleto que atrae la buena suerte en momentos difíciles y cambios importantes, no en vano el color azul produce una sensación de calma y profundidad, a la vez que favorece el espíritu de aventura y el despego material.
imagen
LA MEDIALUNA O CRECIENTE LUNAR


El origen de este amuleto, que favorece la fertilidad femenina y protege a los recién nacidos y a sus madres, durante el período de lactancia, es antíquisimo. Se han encontrado piezas arqueológicas de joyas prerrómanicas con un diseño muy similar al de los amuletos en forma de luna que suelen usar hoy como colgantes o pendientes. En algunos de ellos aparece también una pequeña higa que pende del arco de la luna.
PIEDRAS MAGICAS


El cuarzo, la pirita, la turmalina, las piedras semipreciosas... todas ellas son pequeñas joyas que el hombre ha encontrado en el interior de la tierra y que le enraizan en la energía de ésta. Nos abren pequeñas puertas hacia el interior de los poderes ocultos de nuestro mundo y con su poder, encauzan nuestro propio camino.

Ellas son como amigas que nos guían, que nos orientan, que nos ayudan en los quebrantos diarios, en las adversidades. Un pequeño gran regalo de la naturaleza.
imagen
EL CRISTAL DE CUARZO


Es un mineral formado por silicio y oxigeno, puede tener diferentes formaciones cristalinas dependiendo de la temperatura que alcanzó en el momento de su cristalización.
Ya en la prehistoria el hombre conocía la magia del cuarzo, para dañar a sus enemigos enterraba trozos de cuarzo en la huellas, hoy en día hay quien recomienda hacer la cama al levantarnos para así borrar las huellas que dejamos en las sábanas al acostarnos y evitar que nadie pueda dañarnos.

El cuarzo es duro y a la vez ligero, posee intensa polarización rotatoria de signo contrario en los individuos dextrógiros y levógiros. El poder del cuarzo equilibra nuestro eje psíquico y nos ayuda a estimular pensamientos objetivos y racionales a la par que nos facilita una regeneración de nuestra aura.

imagen
PIRITA


Atrae el exito y mejora la situación familiar. Conocida como la piedra del hogar, aporta paz y bienestar a éste.
Atrae el exito y mejora la situación económica de la familia.-



Mas sobre los amuletos : el elefante y el trébol de cuatro hojas
imagen
EL ELEFANTE


El elefante como amuleto tiene una procedencia hindú y surge de la leyenda de Ganesha, el dios con cabeza de elefante del panteón hindú.

Era hijo del dios Siva y la diosa Parvati. Se distinguía por ser muy obediente a las ordenes que le daban sus superiores y profesaba un gran amor a su madre. A Parvati le gustaba quedarse sola en su palacio y para que nadie la molestara ponía a Ganesha de centinela en la puerta con la orden de no dejar pasar a nadie y así evitar ser molestada. En cierta ocasión mientras su madre se bañaba él cuidaba su intimidad tratando de que nadie irrumpiese en la casa. Cuando su padre Siva quiso entrar en el palacio, Ganesha le negó la entrada pues no tenía la autorización de su madre. Siva se enfureció y con su espada le cortó la cabeza que saltó y rodó por una pendiente hasta desaparecer. Parvati ,al oír los ruidos del altercado, salió del palacio y encontró a su hijo muerto, decapitado y ensangrentado por ser fiel y obediente a las órdenes que había recibido.

Siva, aunque violento e irascible, poseía un corazón bueno y arrepentido por su acción mandó a un servidor que le trajese la primera cabeza que encontrase. El criado lo primero que encontró fue un elefante. Le cortó la cabeza y se la llevó al dios quien la puso de nuevo sobre los hombros de su hijo para resucitarlo. Desde entonces Ganesha dejó de ser un hermoso joven de rostro humano para convertirse en un hombre rechoncho con cabeza de elefante, cuatro brazos, larga trompa y orejas grandes.-

Tal vez por este hecho de ser el guardián de la casa cuando su madre deseaba estar sola, los amuletos que se confeccionaban con su imagen y posteriormente las figurillas de elefante en su forma animal están tan estrechamente relacionados con la protección del hogar y de la familia y su uso para estos fines está ampliamente extendido. Los chinos tienen la costumbre de colocar una estatuilla de elefante en los balcones de las viviendas para protegerlas y para que el mal se aleje de las casas. Ganesha era el dios de la buena suerte que proporcionaba ayuda y aseguraba el éxito, la prosperidad y la paz. Pero sobre todo era el dios que ayudaba a eliminar los obstáculos aplastando con su trompa todo tipo de dificultades. En la India se cree que el elefante es un animal que posee una gran inteligencia, por este motivo a Ganesha se le considera como el más inteligente de los dioses. Era invocado por los escribas y los mercaderes cuando tenían que iniciar algún negocio importante. Todavía hoy se utiliza en este sentido y son muchos los que colocan una figura de elefante en sus casas para asegurar que el dinero no se escape, para ayudar a realizar buenas inversiones y para tener suerte en los juegos de azar. Además de ser el dios de los mercaderes y comerciantes es también el dios de los escritores y literatos quienes le invocan cuando van a iniciar una novela o poema. Cuando se invoca a Ganesha, llevamos un amuleto con su figura o con la forma de un elefante estamos pidiendo la inteligencia, el talento y la sabiduría necesarias para emprender ciertas acciones en la vida con los mínimos obstáculos.-

A lo largo del tiempo este dios indio con cabeza de elefante empezó a transformarse en el amuleto elefante que hoy conocemos y la forma animal del mamífero terrestre más grande que hoy existe sobre la tierra de alguna manera le robó el protagonismo a Ganesha. Aunque los hindúes de la India y los budistas siguen siendo fieles a la figura humana de este dios con cabeza de elefante y continúan utilizándolo en su forma original como pequeño amuleto que suelen llevar alrededor del cuello.-

Durante la primera mitad del siglo XX el elefante de la buena suerte adquirió una gran fama en el mundo occidental. Se empezaron a fabricar pequeñas figuras de plata, jade, marfil, ónice, ébano, y otros minerales e incluso empezó a aparecer en las monedas. Sin embargo para que el amuleto diese buena suerte, la figura del elefante tenía que adoptar una postura determinada. Tenía que estar de pie, en posición de marcha y con la trompa levantada y doblada hacia atrás. Según se cuenta la trompa levantada es muy importante porque impide que la buena suerte se escape y se vaya hacia abajo desapareciendo. Cualquier otra postura nada tenía que ver con la magia que el animal otorgaba a quien lo llevase. Este amuleto además de llevarse colgando alrededor del cuello como protector personal se utiliza en forma de figurillas de mayor tamaño talladas en ébano y otros materiales que se colocan en el interior de las casas de frente a la puerta principal para mantener alejadas las catástrofes y den buena suerte a sus habitantes.-


imagen
EL TREBOL


Desde que nos alcanza la memoria hemos oído decir que encontrar un trébol de cuatro hojas es signo de buena suerte. Pero no es necesario estar hurgando enloquecidos en los prados con el afán de encontrar la ramita que en vez de tres hojas tenga cuatro, porque también el trébol corriente, el de tres hojas, es una planta que otorga buena suerte. Aunque, claro, si tres dan buena suerte, la versión de cuatro hojas lógicamente debe conferir a su portador mejor suerte todavía.-

De tres o de cuatro hojas, el trébol, tradicionalmente, ha sido una planta que cumple dos propósitos principales: por un lado confiere buena suerte y por otro priva a los espíritus malévolos y a las brujas de su voluntad evitando que actúen a su antojo.-


Desde hace muchos siglos se utiliza como elemento protector principalmente en Irlanda donde esta planta goza de una gran popularidad gracias a San Patricio, patrón de este país y responsable de la conversión de Irlanda al Cristianismo. Según la leyenda cuando San Patricio llegó a Irlanda con el deseo de cristianizar a las tribus celtas que la habitaban, utilizó el trébol para demostrar delante del rey Leoghaire que sus tres hojas simbolizaban a la Santísima Trinidad. De esta manera el trébol se convirtió en el emblema nacional irlandés y desde entonces se utilizan tréboles en todas las conmemoraciones que se realizan en honor del santo el día de su festividad, que se celebra el 17 me marzo. Una de las celebraciones donde se utiliza el trébol es el ritual popular de "ahogar el trébol" que consiste en dar las gracias con líquido al trébol por haberlos protegido durante el último año. Sin embargo esta práctica ancestral de "mojar el trébol" goza de impopularidad entre los puritanos quienes aseguran que es sólo una excusa para visitar un gran número de tabernas y hacer excesos con el alcohol.-

La planta está tan arraigada en Irlanda que incluso durante el siglo XVIII llegaron a designar a la isla como el "Condado del Trébol". Los emigrantes irlandeses que han tenido que salir de su país se la han llevado consigo como un objeto que los va a proteger en cualquier lugar del mundo. De hecho el trébol goza también de una gran popularidad entre los irlandeses que emigraron a los Estados Unidos.-

Pero, mucho antes de la llegada de San Patricio a tierras irlandesas, el trébol era un amuleto precristiano de los celtas que habitaban estos territorios. Totalmente pagano, se utilizaba con fines mágicos. En la tradición celta las tres hojas en forma de corazón representaban a las madres triples o los "corazones -madres". Luego la Iglesia Católica lo adoptó, como hizo con muchos otros símbolos y costumbres paganas, utilizándolo para sus fines evangelizadores como ya hemos visto. Actualmente en Irlanda se sigue utilizando mucho como amuleto protector y su fama se ha extendido por otros lugares del planeta.-

Sin embargo es posible que su auténtico origen esté en la India ya que se encontró una figura de hombre tallada con emblemas de trébol perteneciente a la civilización del valle del Indo que se desarrolló hace 5.000 años. También se encontraron formas de trébol en el arte antiguo de Arabia, incluso hay quien afirma que es un emblema de una diosa de triple luna de los árabes preislámicos.-

EL TREBOL DE CUATRO HOJAS


La fama del trébol de cuatro hojas arranca de una leyenda popular que nos cuenta que cuando Eva fue expulsada del Paraíso se llevó consigo un trébol de cuatro hojas como acto pudoroso. Los ocultistas afirmaban que el trébol de cuatro hojas, además de proteger contra la locura, les permitía ver a los demonios hostiles y de esta manera podían escaparse de ellos.

Los cristianos, por su parte, veían en él el símbolo de la cruz, con cuatro partes, y pensaban que tenía poderes especiales. Esta forma de trébol de cuatro hojas ha tenido siempre una gran simbología en todo lo referente a las bodas y el matrimonio. Ya durante el siglo XVII se extendió la costumbre de diseminar tréboles de cuatro hojas delante de las novias para protegerlas, pues espantaba los hechos malévolos de los malos espíritus, permitiendo que tanto los novios como los invitados disfrutasen tranquilos en ese día tan especial.

Existe también una creencia popular que afirma que si lo encuentra una muchacha joven se casará con el primer hombre que vea a partir de ese momento.-

Cuando encontramos un trébol de cuatro hojas podemos proceder con él de diferentes formas. Algunos afirman que para que nos de buena suerte tenemos que meterlo en el calzado, otros aseguran que es mejor introducirlo entre las hojas de una Biblia. Las cuatro hojas del trébol tienen su propia simbología particular. Se dice que las cuatro hojas significan fe, esperanza, amor y suerte. Otros sostienen que la primer hoja a la izquierda del tallo nos trae fama, la segunda riqueza, la tercera amor y la cuarta salud.

En general, el trébol de cuatro hojas se utiliza para la buena suerte. Es un amuleto que actualmente goza de una gran popularidad y se emplea en todas las partes del mundo. En nuestros días se confeccionan tréboles de tres y de cuatro hojas en todo tipo de materiales y se venden como colgantes protectores, anillos y otros adornos. También lo podemos llevar con nosotros en su estado natural guardándolo en bolsitas.-

Es una planta pequeña que crece en las praderas y nos tropezamos con ella por doquier. Sin embargo, su pequeñez la hace grande porque nos defiende de los miedos que nos acosan: la pobreza, la enfermedad, el desamor, la insignificancia. Es poco el esfuerzo que tenemos que hacer para poseerla y muchos los beneficios que obtendremos si la llevamos con nosotros haciéndola partícipe de nuestras vidas. El trébol, el humilde trébol, menudo y armonioso se balancea en las praderas, enriqueciendo los campos, devorando el sol y, además de protegernos contra las fuerzas del mal y conferirnos buena suerte, ofrece a nuestros pies una almohada al caminar.-