WEB PERSONAL DEL DOCTOR GARRIDO

PRINCIPAL

E. F.

ANTROPOMETRÍA

NUTRICION

ecografia

ESPIROMETRIA

ECG REPOSO

ERGOMETRIA

TEST DE BOSCO

TEST DE CAMPO

LESIONES

VENDAJES

RUTINAS

ARTICULOS

PROGRAMAS

NOVEDADES

 

manual de NUTRICION

barragri.gif (1142 bytes)

ENERGIA

Energía. Gasto metabólico basal y por actividad física

La energía es la capacidad para realizar trabajo. El hombre, para vivir, para llevar a cabo todas sus funciones, necesita un aporte continuo de energía: para el funcionamiento del corazón, del sistema nervioso, para realizar el trabajo muscular, para desarrollar una actividad física, para los procesos biosintéticos relacionados con el crecimiento, reproducción y reparación de tejidos y también para mantener la temperatura corporal.

¿De dónde procede la energía?

Esta energía es suministrada al organismo por los alimentos que comemos y se obtiene de la oxidación de hidratos de carbono, grasas y proteínas. Se denomina valor energético o calórico de un alimento a la cantidad de energía que se produce cuando es totalmente oxidado o metabolizado para producir dióxido de carbono y agua (y también urea en el caso de las proteínas). En términos de kilocalorías, la oxidación de los alimentos en el organismo tiene como valor medio el siguiente rendimiento:

energia.gif

Todos los alimentos son potenciales fuentes de energía pero en cantidades variables según su diferente contenido en macronutrientes (hidratos de carbono, grasas y proteínas). Por ejemplo, los alimentos ricos en grasas son más calóricos que aquellos constituidos principalmente por hidratos de carbono o proteínas.

El alcohol, que no es un nutriente, también produce energía metabólicamente utilizable -con un rendimiento de 7 kcal/g- cuando se consume en cantidades moderadas (menos de 30 g de etanol/día). Vitaminas, minerales y agua no suministran energía.

Unidades de energía

La unidad internacional de energía es el Julio, pero habitualmente se mide en kilocalorías (kcal) (1 kcal = 1000 calorías o 1 Caloría grande) o en kilojulios (kJ) (1 kcal = 4.186 kJ).

Unidades de energía

  1. kilocaloría (kcal) = 1 Caloría grande = 1000 calorías pequeñas
  1. kilojulio (kJ) = 1000 julios (J)
  1. kilocaloría (kcal) = 4.184 kJ
  1. kJ = 0.24 kcal
  1. megajulio (MJ) = 1000 kJ = 240 kcal
  1. kcal = 0.004184 MJ
  1. milijulio (mJ) = 239 kcal

Para convertir:

kJ = kcal x 4.184

kcal = kJ/4.184

MJ = kcal x 0.0042

MJ = kcal/239

kcal = MJ x 239

 

Perfil calórico

En términos energéticos, uno de los índices de calidad de la dieta más utilizados en la actualidad es el denominado perfil calórico que se define como el aporte energético de macronutrientes (proteínas, hidratos de carbono y lípidos) y alcohol (cuando se consume) a la ingesta calórica total.

La dieta equilibrada, prudente o saludable será aquella en la que la proteína total ingerida aporte entre un 10 y un 15% de la energía total consumida; la grasa no más del 30-35%, y el resto (>50%) proceda de los hidratos de carbono, principalmente complejos. Si existe consumo de alcohol, su aporte calórico no debe superar el 10% de las Calorías totales.

En la actualidad, en las sociedades más desarrolladas la calidad de la dieta juzgada por este índice no es muy satisfactoria pues, como consecuencia del excesivo consumo de alimentos de origen animal, existe un alto aporte de proteína y grasa siendo, en consecuencia, muy bajo el de hidratos de carbono, reduciendo, desde este punto de vista, la calidad de la dieta. Sin embargo, en las zonas en vías de desarrollo y en los países pobres, la mayor parte de la energía -hasta un 80%- puede proceder de los hidratos de carbono aportados principalmente por los cereales.

pefilc.gif

Componentes del gasto energético

Al gasto energético diario -que lógicamente condiciona las necesidades calóricas- contribuyen tres componentes importantes:

 

gasto.gif

El gasto metabólico basal o tasa metabólica basal (TMB) incluye la energía necesaria para mantener las funciones vitales del organismo en condiciones de reposo (circulación sanguínea, respiración, digestión, etc.). En los niños también incluye el coste energético del crecimiento. A menos que la actividad física sea muy alta, este es el mayor componente del gasto energético. Tasa metabólica basal y gasto metabólico en reposo son términos que se usan indistintamente aunque existe una pequeña diferencia entre ellos. La tasa metabólica en reposo representa la energía gastada por una persona en condiciones de reposo y a una temperatura ambiente moderada. La tasa metabólica basal sería el gasto metabólico en unas condiciones de reposo y ambientales muy concretas (condiciones basales: medida por la mañana y al menos 12 horas después de haber comido). En la práctica, la tasa metabólica basal y el gasto metabólico en reposo difieren menos de un 10%, por lo que ambos términos pueden ser intercambiables.

No todas las personas tienen el mismo gasto metabólico basal, pues depende de la cantidad de tejidos corporales metabólicamente activos. Recordemos que la masa muscular es metabólicamente más activa que el tejido adiposo. Está condicionado, por tanto, por la composición corporal, por la edad y el sexo. La mujer, con menor proporción de masa muscular y mayor de grasa, tiene un gasto basal menor que el hombre (aproximadamente un 10% menos) expresado por unidad de peso. En un hombre adulto de unos 70 kg de peso equivale a 1.1 kcal/minuto y 0.9 en una mujer de 55 kg. Esto representa, en personas sedentarias, un 70% de las necesidades totales de energía. Existen diversas fórmulas para calcular el gasto metabólico basal o en reposo.

Cálculo de la tasa metabólica basal o en reposo

Tasa metabólica basal (TMB) a partir del peso (P) (kg)

 tmb.gif

Fuente: FAO/WHO-OMS/UNU Expert Consultation Report.

Energy and Protein Requirements. Technical Report Series 724.

Ginebra:WHO/OMS. 1985

Otra fórmula muy utilizada para calcular la TMB es la de

Harris-Benedict a partir del peso (P) (kg) y de la talla (T) (cm) (*)

Hombres:

TMB = 66 + [13.7 x P (kg)] + [5 x T (cm)] - [6.8 x edad (años)]

Mujeres:

TMB = 655 + [9.6 x P (kg)] + [1.8 x T (cm)] - [4.7 x edad (años)]

(*) El programa GEA utiliza las propuestas por FAO/WHO-OMS

 

 

La termogénesis inducida por la dieta o postprandial es la energía necesaria para llevar a cabo los procesos de digestión, absorción y metabolismo de los componentes de la dieta tras el consumo de alimentos en una comida (secreción de enzimas digestivos, transporte activo de nutrientes, formación de tejidos corporales, de reserva de grasa, glucógeno, proteína, etc.). Puede suponer entre un 10 y un 15% de las necesidades de energía. También se denomina efecto termogénico de la dieta o de los alimentos o acción dinámica específica.

 

 

Por último, un tercer factor, a veces el más importante en la modificación del gasto energético, es el tipo, duración e intensidad de la actividad física desarrollada. La energía gastada a lo largo del día para realizar el trabajo y la actividad física es, en algunos individuos, la que marca las mayores diferencias. Evidentemente, no necesita la misma cantidad de energía un atleta que entrene varias horas al día o un leñador trabajando en el monte, que aquella persona que tenga una vida sedentaria. Por ejemplo, durante una hora de sueño sólo gastamos 76 kilocalorías; Si estamos sentados viendo la televisión o charlando el gasto es también muy pequeño: tan sólo 118 kcal/hora; pasear sólo quema 160 kcal/h y conducir durante una hora supone un gasto de 181 kcal.

Sin embargo, hay otras actividades que conllevan un mayor gasto energético. Por ejemplo, 1 hora jugando al tenis, quema 458 kcal; montando en bicicleta, 504 kcal/h; subiendo a la montaña, 617; nadando, 727 o cuidando el jardín, 361 kcal/h. Una de las actividades que nos hace gastar más energía es subir escaleras: si estuviéramos durante 1 hora subiendo escaleras podríamos llegar a gastar hasta 1000 kcal.

Cálculo de las necesidades de energía

Las necesidades diarias de energía de una persona son aquellas que mantienen el peso corporal adecuado constante. En niños en crecimiento y en las mujeres en periodo de gestación o de lactación, las necesidades de energía incluyen también la cantidad asociada a la formación de tejidos o a la secreción de leche a un ritmo adecuado.

Pueden estimarse de tres formas:

(1) A partir de la tasa metabólica basal o en reposo (TMB) y de factores medios de actividad física. El programa GEA emplea los factores de actividad física múltiplos de la TMB propuestos por la OMS (1985).

(2) Calculando un factor individual de actividad física. Hay que conocer el tiempo destinado a cada una de las actividades que figuran en la tabla de abajo (el tiempo tiene que sumar 24 horas).

Veamos un ejemplo de esta segunda opción:

Mujer de 20 años y de 60 kg de peso

Tasa metabólica basal (TMB) = (14.7 x P) + 496 = (14.7 x 60) + 496 = 1378 kcal/día

Factor medio de actividad física (FA) = 54.0 / 24 horas = 2.25 calculado a partir de la tabla de abajo.

Necesidades totales de energía = TMB x FA = 1378 x 2.25 = 3100 kcal/día

tactividad.gif

(National Research Council. Recommended Dietary Allowances. National Academy Press, Washington, DC. 1989)

(3) Las necesidades energéticas puede estimarse con mayor precisión empleando las tablas que recogen el gasto por actividad física expresado en kcal/kg de peso y tiempo empleado en realizar la actividad.

Tablas de gasto por actividad

Cómo calcular el gasto energético total conociendo con detalle la actividad física realizada

A lo largo del día realizamos numerosas actividades que utilizan y, por tanto, gastan energía. En la tabla de gasto energético por actividad física figura un factor para cada tipo de actividad. Estos factores nos permiten, sabiendo el tiempo empleado y el peso corporal, calcular el gasto calórico total con mayor precisión.

Basta multiplicar el peso (en kg) por el factor correspondiente (que aparece en la primera columna de la tabla de abajo) y por el número de minutos empleados en realizar la actividad de que se trate.

Ejemplo:

Hombre de 70 kg de peso realiza las siguientes actividades a lo largo de 1 día:

8 horas de sueño x 60 minutos x 70 kg x 0.018 = 604.8 kcal

  1. horas paseando x 60 minutos x 70 kg x 0.038 = 319.2 kcal

2 horas comiendo x 60 minutos x 70 kg x 0.030 = 252 kcal

8 horas trabajando sentado en la oficina x 60 minutos x 70 kg x 0.028 = 940.8 kcal

  1. hora destinada al aseo personal x 60 minutos x 70 kg x 0.050 = 210 kcal

3 horas sentado leyendo x 60 minutos x 70 kg x 0.028 = 352.8 kcal

Total 24 horas

Total 2680 kcal/día

Si se tratara de una mujer del mismo peso e igual actividad, las necesidades energéticas se verían reducidas en un 10%, es decir, resultarían ser 2412 kcal.

GASTO ENERGÉTICO POR ACTIVIDAD FÍSICA (1)

 

 



Tipo de actividad
 
Gasto energético:
kcal/kg de peso y minuto (2)
 

Tiempo empleado
(minutos)
 


Gasto total
(kcal/día)
 
Dormir
 
0.018
 

 

 
Aseo (lavarse, vestirse, ducharse, peinarse, etc.)
 
0.050
 

 

 
Barrer
 
0.050
 

 

 
Pasar el aspirador
 
0.068
 

 

 
Fregar el suelo
 
0.065
 

 

 
Limpiar cristales
 
0.061
 

 

 
Hacer la cama
 
0.057
 

 

 
Lavar la ropa
 
0.070
 

 

 
Lavar los platos
 
0.037
 

 

 
Limpiar zapatos
 
0.036
 

 

 
Cocinar
 
0.045
 

 

 
Planchar
 
0.064
 

 

 
Coser a máquina
 
0.025
 

 

 
Estar sentado (leyendo, escribiendo, conversando, jugando cartas, etc.)
 
0.028
 

 

 
Estar de pie (esperando, charlando, etc.)
 
0.029
 

 

 
Comer
 
0.030
 

 

 
Estar tumbado despierto
 
0.023
 

 

 
Bajar escaleras
 
0.097
 

 

 
Subir escaleras
 
0.254
 

 

 
Conducir un coche
 
0.043
 

 

 
Conducir una moto
 
0.052
 

 

 
Tocar el piano
 
0.038
 

 

 
Montar a caballo
 
0.107
 

 

 
Montar en bicicleta
 
0.120
 

 

 
Cuidar el jardín
 
0.086
 

 

 
Bailar
 
0.070
 

 

 
Bailar vigorosamente
 
0.101
 

 

 
Jugar al tenis
 
0.109
 

 

 
Jugar al fútbol
 
0.137
 

 

 
Jugar al ping-pong
 
0.056
 

 

 
Jugar al golf
 
0.080
 

 

 
Jugar al baloncesto
 
0.140
 

 

 
Jugar al Frontón y squash
 
0.152
 

 

 
Jugar al balonvolea
 
0.120
 

 

 
Jugar a la petanca
 
0.052
 

 

 
Hacer montañismo
 
0.147
 

 

 
Remar
 
0.090
 

 

 
Nadar de espalda
 
0.078
 

 

 
Nadar a braza
 
0.106
 

 

 
Nadar a crawl
 
0.173
 

 

 
Esquiar
 
0.152
 

 

 
Correr (8-10 km/h)
 
0.151
 

 

 
Caminar (5 km/h)
 
0.063
 

 

 
Pasear
 
0.038
 

 

 

TRABAJO:


Ligero: (Empleados de oficina, profesionales, comercio, etc.)
 

0.031
 

 

 
Activo: (Industria ligera, construcción (excepto muy duros), trabajos agrícolas, pescadores, etc.)
 

0.049
 

 

 
Muy activo: (Segar, cavar, peones, leñadores, soldados en maniobras, mineros, metalúrgicos, atletas, bailarines, etc.)
 


0.096
 

 

 

 

(1) Elaborados a partir de datos de F Grande Covián

(2) Calculados para el hombre. En el caso de la mujer hay que reducir un 10%

Balance entre necesidades e ingesta energética

El balance entre las necesidades de energía y la ingesta calórica es el principal determinante del peso corporal. Cuando hay un balance positivo y la dieta aporta más energía de la necesaria, el exceso se almacena en forma de grasa dando lugar a sobrepeso y obesidad. Por el contrario, cuando la ingesta de energía es inferior al gasto, se hace uso de las reservas corporales de grasa y proteína, produciéndose una disminución del peso y malnutrición.

En ambas situaciones puede existir un mayor riesgo para la salud por lo que se recomienda mantener un peso adecuado, que es aquél que epidemiológicamente se correlaciona con una mayor esperanza de vida. El peso adecuado puede estimarse a partir del índice de masa corporal (IMC) o índice de Quetelet definido por la relación: [peso (kg) / talla x talla (m)]. Es un índice de adiposidad y obesidad. Para una persona adulta se considera un IMC adecuado aquel comprendido entre 20 y 25; cuando está entre 25 y 30 puede existir sobrepeso; si es mayor de 30, obesidad y si, por el contrario, es menor de 20, se habla de bajo peso.

imc.gif

Calorías vacías

Este término, actualmente poco usado, hace referencia a aquellos alimentos que por su composición sólo suministran energía o calorías, no aportando ningún otro nutriente (proteínas, minerales o vitaminas). En sentido estricto, este sería el caso de las bebidas alcohólicas que sólo contienen alcohol. Recordemos que el alcohol sólo aporta calorías (7 kcal/gramo).

Alimentos muy refinados también podrían incluirse dentro de esta denominación, puesto que pueden aportar gran cantidad de energía pero muy pocos nutrientes. Otro componente de la dieta que se consideraba como suministrador de calorías vacías era la grasa, ya que siempre se ha pensado que sólo aportaba energía. Sin embargo, además de calorías, las grasas son vehículo importante de todas las vitaminas liposolubles (A, D, E y K) y aportan además una serie de ácidos grasos esenciales para la salud. Tampoco hay que olvidar que las grasas son el agente palatable por excelencia de nuestra dieta (uno de los componentes que hace apetecible los alimentos) y por tanto sin ellas, la comida no sería aceptada.

A veces también el azúcar se califica como alimento que sólo aporta energía identificándose con mucha frecuencia como calorías vacías. Sin embargo, también en este caso es necesario hacer algunas consideraciones. Por ejemplo, muy pocas veces cogemos el azucarero y comemos azúcar a cucharadas. Normalmente, el azúcar se combina y emplea para edulcorar otros alimentos que sí llevan y aportan nutrientes como los lácteos, la repostería, los flanes o los zumos de frutas, entre otros. De manera que, indirectamente, junto con el azúcar, van otros nutrientes esenciales como se ve a continuación.

Aporte de nutrientes de un vaso de leche con azúcar

 caloriasvac.gif

 

Pero hay otro aspecto también muy importante. En el caso del azúcar, su sabor dulce y fácil digestión puede hacer que algunas personas -ancianos con menor capacidad gustativa, enfermos o inapetentes- incluyan en la dieta determinados alimentos que de no llevar azúcar quizá no se hubieran consumido. Por tanto, el azúcar, gracias a su palatabilidad, es decir a su capacidad de conferir sabor dulce y agradable a la dieta, favorece que la dieta sea más fácilmente aceptada y se consuma. Hoy sabemos que no se come sólo para mantener la salud, aunque éste sea obviamente el objetivo prioritario, sino también por placer y según una tradición alimentaria, en algunos casos, bien arraigada. Si estos dos últimos requisitos no se cumplen, la dieta, por muy bien programada que esté desde el punto de vista nutricional, no se consumirá y, en definitiva, habrá sido un fracaso.

COSTO ENERGÉTICO DE LA MARATÓN:

Los momentos previos y posteriores a un maratón están caracterizados por una serie de intercambios de “normas” individuales, sentimientos físicos o espirituales y cientos de consejos inundan las cabezas de los corredores y los consecuentes análisis de la causa de una u otra marca o el porque de una u otra sensación física a los 10, 20 ó 30 Km.

Este intercambio de opiniones y consejos tienden a sembrar dudas, lo que obliga a efectuar una seria búsqueda acudiendo a la literatura especializada ya que es fácil constatar que las experiencias personales no siempre coinciden con los conocimientos científicos entregados por investigadores, que a su vez ellos también son corredores de maratón.

En este artículo se trata de analizar y desarrollar las evidencias científicas en relación con la medición y cálculo del gasto energético y el tipo de substrato que se utiliza durante la carrera.

Cada deportista interesado en el tema podrá efectuar los cálculos adecuados al su peso corporal, pero :

EL MARATON NECESITA UN ESFUERZO..................DE REFLEXION.

 ¿CUÁL ES EL GASTO ENERGÉTICO TOTAL DE “SU” MARATON?

El gasto de una carrera está determinado por el peso del corredor multiplicado por la distancia corrida en kilómetros y se expresa en kilocalorías, no obstante pueden observarse algunas leves diferencias derivadas de la eficiencia en la biomecánica de la carrera.

En cifras exactas:

Corriendo a 200 m por minuto el gasto es de:1,027 kcal./kg.

y a 300 m por minuto resultan:1,038 kcal./kg.

En maratones corridas entre 4:10 y 5:15 minutos el kilómetro, el gasto puede ser calculado a razón de una kilocaloría por kilo de peso por kilometro con pequeño margen de error.

Un hombre o mujer con un peso corporal de:

(*) Con la colaboración y corrección de Raul Zabala, Entrenador Nacional de Argentina.

Tabla 1 : Cálculo del gasto calórico

50 kg.  x  42,192 km. =  2109 cal

60 kg.  x  42,192 km. =  2531 cal

70 kg.  x  42,192 km. =  2953 cal

80 kg.  x  42,192 km. =  3375 cal

Es decir que multiplicando el peso corporal por la distancia corrida se obtiene el gasto calórico total

NOTA: Como ya se mencionó la eficiencia mecánica en la carrera de cada corredor puede marcar diferencias en el gasto calórico, así es  y es así como Steve Scott  al correr a razón de: 268 mts./min. gasta 0.845 cal./kg./km. en cambio un corredor “no profesional” a la misma velocidad utiliza 0.932 cal./kg./km., multiplicando estos gastos por 42 kilómetros  y por 70kg (suponiendo que ambos poseen el mismo peso corporal), mientras Scott demanda 2484 cal. el otro necesita 2740 cal.

Por otro lado y como dato anecdótico, en 10 meses Scott mejoró su eficiencia pasando de .904 cal a.845 cal. de gasto por kg./min. Es decir que para una misma distancia corrida a la misma velocidad y con el mismo peso corporal utilizó inicialmente 2657 cal. y al cabo de dicho lapso utilizó solamente 2484 cal.

Cálculo:

Cal.                    km.       peso

0.856       x  42  x  70                          

Si un gramo de glucosa aporta 4 calorías y este atleta economizó en 10 meses gracias a la mejoría de la eficiencia mecánica 173 cal., ahorró  43 gramos de glucosa (173/4), suponiendo que el 100% de la energía gastada o calculada proviniera solo de la glucosa!

¿DE DONDE PROVIENE LA ENERGÍA

QUÉ SE UTILIZA EN UN MARATÓN?

Como se detalló anteriormente el gasto calórico total es independiente del tiempo y es más o menos similar entre los seres humanos, es decir:

1 caloría por kilo de peso por kilómetro corrido.

Sin embargo la gran diferencia está en que a distintas velocidades el se utiliza distintos tipos de substratos energéticos (grasas, glucosa, proteínas) en la carrera a ritmo de lento prevalece el uso de las grasas, pero cuando aumenta la velocidad se va gastando cada vez más los azucares, o sea que, para cada intensidad de desplazamiento se utiliza una proporción diferente de carburantes, como así también difiere el lugar de donde provienen.

TABLA 2: estimación y origen del carburante gastado en una maratón según el tiempo empleado (en gramos.)

TIEMPO 2hs 21’ 3hs 42’ 5hs 12’
Glucosa de la sangre 109 151 168
Glucógeno muscular 359 225 150
Glucógeno hepático 67 81 86
Ácidos grasos 89 129 159
Proteínas 18 36 41
Glicemia final .81g/l .60g/l .56g/l
GASTO CALORICO APROXIMADO  70 KG  x  42/  = 2940 CAL   en los tres

 Por lo tanto se puede calcular cuanta grasa o cuanto azúcar se utiliza en un maratón según el tiempo empleado en el mismo, dado que el ser humano posee patrones de comportamiento que le son típicos, con un ritmo de carrera lento se ponen en funcionamiento mecanismos de regulación neuro endocrina que posibilitan la utilización de los substratos alimenticios de manera diferente. Esto se comprueba por la relación entre el oxígeno consumido y el anhídrido carbónico producido, variable fisiológica denominada cociente respiratorio.(CR)

Los valores del CR van desde: .704, lo que significa la que se está utilizando un 100% de grasas para desarrollar la actividad, hasta: .996 donde la energía proviene exclusivamente de los azúcares. Un cociente respiratorio de .85  significa un gasto equilibrado entre grasas y azúcares.

Si se corre por un tiempo de 2 horas y 10 minutos, el cociente respiratorio para dicho lapso será de .90, esto significa que el corredor utilizó 69% de glucosa y 31% de grasa. Pero si se prolongara hasta 3 horas 30 minutos,  el cociente respiratorio sería de .86, en este caso el gasto energético total provendrá de la combustión de un 55% de glucosa y un 45% de grasa.

POR LO TANTO:

Si se corre el maratón en 3 horas le corresponderá un CR de .86 y lo que significa el 50% de grasa del gasto calórico total. Si el peso corporal es de 70 kilos, que multiplicado por los 42,192 kilómetros resultará un gasto calórico de 2954 calorías (ver Tabla 1). De dicho porcentaje (1477 calorías) provienen de la combustión de las grasas y como  cada gramo de la misma aporta casi 10 calorías, el consumo de grasa será de ~148 gramos.

CÁLCULO:

70kg x 42 km.      =  2954 cal

2954/2                 =  1477cal

1477/10               = 148 gr.

Para los azúcares se procede en forma similar pero considerando que los mismos aportan solo 4 calorías por gramo de hidratos de carbono, es decir que si el otro 50% de la carrera el gasto proviene de la degradación de glucosa, las 1477 calorías se dividen por 4, lo que da un total de 369 gramos.

CÁLCULO

70 kg x 42 km                 = 2954 cal.

2954 /2                           = 1477 cal.

1477 /4                           = 369 gr.

A  ESTA ALTURA DE LOS CÁLCULOS VALE LA PENA PREGUNTARSE:

1.- ¿Qué comer antes de un entrenamiento en que los ritmos de carreras son diferentes a los del maratón?

2.-¿Según lo gastado, con qué tipo de nutrientes se deberá reponer el gasto energético efectuado después de una u otra forma de entrenamiento?

3. ¿La proporción de grasas o azúcares ingeridos deberá ser diferente según el tipo de ritmo de carrera empleado?

4.- ¿Cuánta grasa y cuánta glucosa (glucógeno) se pueden almacenar en los músculos de los miembros inferiores?

5.- ¿Para cuántos metros y a qué velocidad alcanzan las reservas que se pueden almacenar en los músculos de las piernas?

QUE TIPO DE CÁLCULOS SE PUEDEN REALIZAR:

Con un peso corporal de 70 Kg.  y 14 % de grasa, la masa magra o libre de grasa será de 70 kg. – 10 kg. = 60 kg. . Por otro lado la musculatura de las piernas se acerca al 50% del peso total libre de grasa, es decir que los músculos pesan aproximadamente 30 Kg.

Cada kilo de músculo contiene alrededor de 15 gramos de grasa, por lo que en 30 Kg. de músculo existe una reserva cercana a:

30 Kg. x  15 gr. =  450 gr.

Pero como los músculos involucrados en la carrera corresponden aproximadamente al 40% de la musculatura total, el peso de los músculos de las piernas será de ~12 Kg. , lo que equivaldría a un valor cercano a 180 gr. de grasa, que multiplicados por 9 (cantidad de calorías por gramo) dará 1620 calorías de grasa en depósito o reserva en los músculos de las piernas.

En carreras de corta duración (30 minutos) es utilizado el 75% de la grasa intramuscular, pero en carreras de distancias o duraciones mayores (más de 4 horas), solo son utilizados el 25% de estos depósitos

¿Y QUE SE PUEDE CALCULAR SOBRE EL USO DE AZÚCARES?

Ya anteriormente se citó que el azúcar se deposita en hígado y músculo, El peso del hígado equivale al 0.025 % del peso corporal, en el caso del  ejemplo dado (un sujeto de 70 Kg.) este valor se multiplicará por 0.025 Kg. dando así el peso del hígado, que será de: ~1750 gr.

Como el hígado almacena 50 gr. de glucógeno por Kg. de peso, una persona de 70 Kg. tendrá una reserva aproximada de 87 gr. (1,750 Kg.. x  50gr. = 87 gr).

El valor energético de esta reserva de glucógeno hepático se calcula multiplicando x4 que es el equivalente calórico del glucógeno: vale decir un total de: 348 cal (87 gr. x 4)

Esta reserva energética, para un corredor de 70 Kg., solo alcanzaría para cubrir 5 Km. de carrera, sin embargo este glucógeno hepático es utilizado para mantener los niveles de la glucosa sanguínea que se utiliza en carreras hasta 30 Km.

De acá se desprende la importancia de la reserva de glucógeno intramuscular. Estos depósitos en el ser humano pueden variar de 10 a 45 gr. por Kg. de músculo. Por lo tanto en el caso de un sujeto de 70 kilos, al que le correspondían 12 kilos de músculos utilizados en la carrera podrá depositar entre 120 a 450 gr de glucógeno en la musculatura de las piernas.

Esto quiere decir que dado un grado y tipo de entrenamiento y además la alimentación, los depósitos podrán cubrir entre 480 a 1800 cal. Lo que significaría cubrir solamente con este combustible entre 6 a 25 Km. (1 cal/kg/km) de carrera. Después de una carrera estos depósitos pueden disminuir a valores de 0 a 5 gr.

 

VOLVER