Alfonso I el Batallador
Alfonso I el Batallador
El rey Sancho Ramírez, obra de Manuel Aguirre y Monsalbe (1885)

1073. Nace posiblemente en Hecho -Huesca-.

Hijo de Sancho Ramírez Rey de Aragón y de Navarra y de su segunda esposa Felicia de Roucy.

Es, por tanto, hermanastro de Pedro I el Batallador.

Es educado en el Monasterio de San Pedro de Siresa, zona de habla aragonesa -chesa o cheso- incluso en nuestros días, compaginando los estudios con el arte de la guerra. Su ayo es don Lope Garcés el Peregrino.

Sus posibilidades de reinar son prácticamente nulas. Su hermanastro Pedro es el heredero al trono, por ser hijo del primer matrimonio de su padre. Y el citado tendrá en seguida dos hijos: Isabel y Pedro.

Como infante, le corresponde ser Señor de Biel, Luna, Ardenes y Bailo.

Escudo de armas del apellido Roucy.

1095. El 4 de julio muere su padre como consecuencia de un certero flechazo, mientras inspecciona las murallas musulmanas de la ciudad de Huesca.

1096. Participa junto a su padre y hermano en la Batalla de Alcoraz, consiguiendo la toma de Huesca a los árabes. Dicho evento fomará parte del Escudo de Aragón, simbolizado en el Tercer Cuartel. Sancho Ramirez muere durante el asedio.

1097. En enero se desplaza junto con su hermano, Pedro I de Aragón, respondiendo a la llamada del Cid Campeador. Todos ellos derrotan a los almorávides en Bairén.

1101. Su hermano Pedro intenta un asalto fallido a la ciudad de Zaragoza, que cuenta con 25.000 almas.

Sin embargo, se consigue la conquista definitiva de Barbastro para Aragón, convirtiéndola inmediatamente, con prmiso del Papa, en Sede Episcopal.

1104. Muere Pedro I.

Escudo de Aragón. El Tercer Cuarte (cuatro cabezas musulmanas) simboliza la toma de Huesca.

Alfonso I es coronado Rey de Aragón y Navarra. En el momento de su coronación como rey, no existe una frontera propiamente dicha entre cristianos y musulmanes. El territorio es objeto frecuente de continuas razzias procedentes de ambos bandos.

Pero el nuevo rey, educado en un fervierte ardor religioso tiene sus propios planes.

Alfonso I el Batallador, rey de Aragón, por Francisco Pradilla (Ayuntamiento de Zaragoza).

Sus educadores venidos de Francia han inculcado en él un profundo sentimiento cristiano, así como el deseo de Cruzada unida al ansía de ir a guerrear contra el infiel en Jerusalén.

Además, el Reino de Aragón no tiene salida al mar. No dispone de ejército regular (es un reino escasamente poblado) es exclusivamente de carácter defensivo, no tiene caballería que oponer a la musulmana, y carece de aparatos bélicos para intentar cualquier tipo de asalto a fortificaciones.

Incluso sus nobles están amparados en la legislación vigente, según la cual únicamente están obligados a prestar servicio a su rey durante tres días, y eso en caso de extrema gravedad.

Para lograr sus objetivos, Alfonso I actúa de la siguiente forma:

  • Se aferra al fuerte sentimiento antimusulmán latente en su reino
  • Concede privilegios a aquellos nobles que le ayuden militarmente
  • Desarrolla la caballería villana (no nobiliaria)
  • Funda Ordenes Militares propias
  • Mediante categoría de Cruzada, atrae hombres allende Los Pirineos
  • Adquiere en Francia ingenios bélicos capaces de abatir muros y asaltar fortalezas

Considera que para poder embarcar sus tropas rumbo a Jerusalen, necesita los puertos de Valencia y Tortosa. Para ello debe primeramente conquistar las ciudades de Zaragoza y Lérida.

1106. Conquista las importantes plazas de Ejea de los Caballeros y Tauste, consolidando las Fortalezas de El Castellar y Juslibol desde donde amenaza a Zaragoza.

Se traslada a la región del Segre, ocupando Tamarite y San Esteban de Litera. El camino queda expédito para avanzar sobre Tudela, Zaragoza y Lérida.

Sin embargo, problemas nobiliarios en suelo francés, le obligan a desplazarse, distrayendo momentáneamente su atención en la reconquista.

1109. Alfonso I el Batallador casa con Urraca, Reina de Castilla. En las capitulaciones matrimoniales deja claro que actuará como Rey de Castilla.

Restos del Castillo de Rueda de Jalón.

Urraca de Castilla. Jardines Pº Oriente. Madrid.

Esto irrita sobremanera a varios magnates gallegos, valedores de los derechos de Alfonso Raimundez, el hijo que Urraca ya tiene de Raimundo de Borgoña.

Alfonso se traslada a tierras sorianas donde repuebla Soria, Almazán y Berlanga de Duero.

Los musulmanes zaragozanos aprovechan su ausencia y las luchas cristianas para intensificar sus razzias.

Penetran fácilmente en territorio aragonés y provocan grandes daños, pero sin llegar a controlar poblaciones ni castillos. Hacen cuanto daño pueden y se retiran.

El matrimonio con Urraca termina provocando una aguda crisis política que desembocará en una auténtica guerra civil entre los partidarios de la reina y los del monarca aragonés.

Alfonso I, amparado en la teoría política que concede el imperio al que domina tres o más reinos, se autoproclama "Imperator Totius Hispanae". O lo que es lo mismo "Rey y Emperador de Castilla, Toledo, Aragón, Pamplona, Sobrarbe y Ribagorza".

1110. En enero se produce un gran movimiento de tropas musulmanas en dirección a Tudela. El monarca aragonés parte al frente de su ejército para hacerles frente.

El 24 de enero ambos ejércitos se encuentran en Valtierra, entablándose dura batalla que se salda con la victoria aragonesa y la muerte de Al-Mustain Emir de Zaragoza.

Abd al-Malik, el hijo del anterior se convierte en el nuevo Emir y acepta pagar parias a los cristianos para librarse del azote aragonés.

Esto disgusta sobremanera a los sectores más radicales de la población zaragozana, decididos y fervientes pro-almorávides. Se produce la inevitable revuelta popular que destituye a Abd al-Malik, quien se vé obligado a refugiarse en el inexpugnable Castillo de Rueda de Jalón.

El rey aragonés tiene que desplazarse hasta Galicia personalmente derrotando a los nobles gallegos que se habían hecho fuertes en el Castillo de Monterroso. Sin embargo, la crueldad de sus tropas pronto hace que todos los nobles gallegos cierren filas en torno al Conde de Traba.

Alfonso el Batallador y doña Urraca. Grabado antiguo.
Restos de la Fortaleza de El Castellar (2007).

El 31 de mayo Muhammad Ibn al-Hach, Gobernador de Valencia, entra en Zaragoza al frente de un amplio contingente de almorávides, para hacerse cargo de la ciudad.

El imperio almorávide se encuentra en la plenitud de su esplendor y de dominio territorial en toda la Península.

Abd al-Malik se convierte en un sólido aliado del rey aragonés, en un intento por recuperar su perdida ciudad, pero Zaragoza parece un hueso demasiado duro de roer.

En abril Pedro Froilaz Conde de Traba vuelve a disponer del control en Galicia.

Para colmo de males su matrimonio no funciona. Incluso en una ocasión llega a encerrar a la reina castellana en El Castellar.

Pocos días después, la reina escapa ayudada de sus nobles y con la complicidad de algún guardián, retornando a su reino, mientras que el rey enferma gravemente en el Castillo del Milagro.

Los obispos castellanos presionan al pontífice para que declare nulo el matrimonio real. El Papa Pascual II anula su matrimonio, aunque los cónyuges seguirán cohabitando esporádicamente durante cuatro años, motivo por el cual serán excomulgados.

Tropas castellano-leonesas desarman a la guarnición aragonesa del Castillo de Burgos.

Con la excusa de sofocar una revuelta burguesa, se presenta con su ejército en Sahagún, pero es mal recibido por la plebe.

Los almorávides aprovechan estas luchas entre los Reinos de Aragón y Castilla para intensificar sus ataques:

  • El Gobernador de Zaragoza se dedica a razziar el norte de Huesca
  • Sigüenza es saqueada
  • Un contingente almorávide conquista Tudela
  • Los ejércitos almorávides del sur sitían la ciudad de Toledo, con grave riesgo de perderse
El Papa Pascual II.
Alfonso I el Batallador, por Manuel Aguirre y Monsalve (1885).

1111. Sus partidarios en Galicia sitían el lugar donde la Condesa de Traba mantiene protegido al pequeño Alfonso Raimundez.

En abril el Rey de Aragón baja hasta Toledo para contrarrestar con sus tropas los embites almorávides. Al llegar pone la ciudad bajo su control y expulsa además al Arzobispo de Toledo, Bernardo de Sauvetot, incondicional de Urraca.

Asegurado su dominio sobre Toledo sube por Segovia, junto a su aliado Enrique de Borgoña.

El 17 de septiembre Alfonso Raimúndez ha sido proclamado como Rey de Galicia en la Catedral de Santiago, tras hacer causa común con él, todos los estamentos y nobles gallegos:

  • Pedro Froilaz Conde de Traba
  • El Obispo Gelmírez
  • Toda la nobleza gallega

En Sahagún impone a su hermano Ramiro como Abad.

Destituye a Raimundo de Osma, por su simpatías hacia la reina castellana.

El 26 de octubre derrota a las tropas castellanas en Candespina, cerca de Sepúlveda. El Conde Gómez González de Lara resulta muerto en la misma, mientras que Pedro González de Lara huye.

Pero es traicionado por Enrique de Portugal, que ha negociado secretamente con Urraca y se ve obligado a refugiarse en su Castillo de Peñafiel, donde es sitiado por los ejércitos de:

  • El ejército castellano al mando de Urraca
  • Las huestes de Pero Ansúrez
  • Las mismas de Alvar Fáñez
  • El ejército de Enrique de Portugal

Sin embargo es requerido nuevamente por su esposa para enfrentarse al borgoñés, cuyas pretensiones -toda Zamora y Astorga- le parecen a la reina desmesuradas.

Castillo de Peñafiel (VALLADOLID)
Enrique de Borgoña o de Portugal.

Las fuerzas vivas gallegas conquistan Lugo sin apenas oposición. Seguidamente, pretenden coronar a Alfonso Raimundez en el mismísimo León.

Pero en noviembre el ejército aragonés sorprende al gallego en Viadangos, causándole terribles pérdidas:

  • Mueren los Condes Fernando García y Fernando Ossorio
  • El Obispo Gelmírez consigue huir, llevándose al pequeño Alfonso con él y se refugian en Astorga
  • El Conde de Traba es hecho prisionero

El Batallador, dueño de casi toda Castilla le cede a Enrique de Borgoña las ciudades de Zamora y Astorga.

Pedro González de Lara es apresado en Monzón de Campos por los nobles castellanos, a causa de su ilícita relación con la reina Urraca (son amantes) y encerrado en Mansilla de las Mulas. Poco después, consigue escapar y refugiarse en Aragón.

1112. Enrique de Portugal se pasa al bando castellano-leonés y Alfonso les asedia en Astorga, donde resulta gravamente herido el portugués, muriendo el 12 de mayo a consecuencia de las heridas.

El Gobernador de Zaragoza, Muhammad Ibn al-Hayy, aprovecha que el ejército aragonés se halla inmerso en su problemática castellana para atacar zonas incluso del norte de Huesca.

La plaza de Carrión de los Condes, en manos aragonesas, sufre un breve asedio sin consecuencias.

El Vizconde de Beziers parte para una cruzada en Tierra Santa. Antes de hacerlo, solicita a Alfonso I protección para su territorio.

1113. A principios de año, Alfonso domina las ciudades de Burgos, Castrojeriz, Carrión, Sahagún, toda Soria y La Rioja.

Urraca tiene el apoyo de la nobleza gallega y domina en Asturias, León y parte del norte de Castilla.

Pierde Toledo ante el empuje de Alvár Fáñez, quien se hace con el control de toda esa zona.

En junio pierde el control de Burgos. Urraca y sus aliados gallegos derrotan a su guarnición burgalesa, haciendo huir al Abad de Sahagún Ramiro.

Alvar Fáñez. Estatua sita en Burgos.
Nace Elvira, fruto de la relación ilícita entre la reina castellana y el noble Pedro González de Lara.
Escudo de la familia Lara

Nombra como Tenente de Nájera a su fiel Fortún Garcés, en detrimento de Diego López I de Haro, por ser este partidario de su esposa.

Designa como Tenente de Barbastro a Gastón IV de Bearn, otro de sus incondicionales.

Los almorávides aprovechan para intensificar su ofensiva sobre tierras toledanas. Alfonso baja para defender el territorio, consiguiendo repeler todos los ataques agarenos.

El Obispo de Lugo y el Arzobispo de Braga (partidarios suyos) son depuestos por resistirse a la autoridad del arzobispo Bernardo -incondicional de Urraca-.

1114. En febrero se halla en Montearagón desde donde extiende un privilegio para el Burgo de Alquézar.

Se celebra el Concilio de León donde se exhorta a la pareja a disolver su vínculo definitivamente, so pena de excomunión. El rey aragonés, profundo creyente, acata la resolución, repudiando a su mujer, aunque sigue entitulándose como Rey de Castilla.

Muhammad ibn al-Hach razzia la Barbitanya y la comarca oscense.

En mayo las ciudades de Toledo y Segovia se rebelan en su nombre. Alvar Fáñez se enfrenta a los sublevados y resulta muerto en Segovia. Ambas ciudades vuelven a manos aragonesas.

En junio Muhammad ibn al-hach resulta muerto en un enfrentamiento en los Condados Catalanes.

Abú Bakr ibn al-Tifilwit -nuevo Gobernador de Zaragoza- se rodea de toda una corte de poetas y literatos.

En julio y agosto se producen ataques almorávides contra Toledo, ambos repelidos fácilmente por sus tropas.

Muere el Obispo de Burgos, situación que aprovecha Alfonso para nombrar a su hermano Ramiro, aunque éste no llegará a estar nunca presente en la ciudad castellana.

Los almorávides lanzan una nueva ofensiva contra los condados catalanes. En esta expedición participa activamente Abu Bakr ibn Tifilwit -Gobernador de Zaragoza-.

1115. Coloca a su primo francés Bertrán de Risnel, al frente de la guarnición de Sahagún.

A primeros de año Abú Bakr ibn al-Tifilwit -en venganza por la muerte de su antecesor- devasta durante veinticinco días la ciudad de Barcelona.

Ramiro II el Monje, por Manuel Aguirre y Monsalbe (1885)
En Toledo las cosas han variado sustancialmente. De defenderse desesperadamente pasan a hacer incursiones de la mano de su jefe Oriel, penetrando profundamente en territorio musulmán y causando grandes daños.
Alfonso I el Batallador. Libro de Estampas de los Reyes. Alcázar de Segovia.

En marzo, en un encuentro con tropas musulmanas cerca de la frontera toledana, causan la muerte del Emir de Granada Mazdali. Es sustituído por su hijo, Muhammad Ibn Mazdali.

En abril un ejército aragonés acude en ayuda del Condado de Barcelona, derrotando a los almorávides y poniéndoles en fuga.

En el verano Urraca consigue que impongan a su candidato Pascual como Obispo de Burgos consiguiendo la destitución de Ramiro, hermano del Batallador.

Esto es aprovechado por Urraca, quien baja hasta Segovia siendo reconocida como su reina por los segovianos y deja a su hijo Alfonso Raimundez en calidad de Regente.

1116. Se celebra en marzo el Concilio de Letrán auspiciado por Pascual II. En dicho concilio el Papa muestra su preocupación por los roces entre los reinos cristianos en la península y los avances del Islam.

Concede fuero a la ciudad burgalesa de Belorado.

Tropas aragonesas intentan el asalto a la ciudad de Sahagún, sin consecuencias. La ciudad permanecerá definitivamente bajo control castellano-leonés.

Un ejército de cristianos toledanos se encuentra en las cercanías del Castillo de Polán con un contingente musulmán, al que derrotan, causando la muerte del Alcaide de Oreja, Farax Abdalí.

Estas incursiones toledanas en terreno musulmán hacen pensar a Alfonso I que el enemigo almorávide igual no es tan fiero como lo pintan. Sopesa un proyecto aragonés largamente anhelado por sus antecesores: el asalto a la ciudad de Zaragoza, empresa que presenta grave riesgo pues la ciudad cobija a 20.000-25.000 almas.

En Galicia sus partidarios son acosados por las huestes de Pedro Froilaz y Alfonso Raimúndez.

Castillo de Oreja. Foto cortesía de José Luis Galán Cogolludo (2008)
Urraca I de Castilla. Parque del Retiro. Madrid

Prepara el asalto a Zaragoza. Para ello necesita tropas de sus guarniciones en Castilla, consciente que puede perder algunas de sus posiciones.

Diego López I de Haro, Señor de Vizcaya, reitera su fidelidad a la Reina de Castilla.

Alfonso I vivirá en una constante Cruzada, teniéndose por suya la frase:

"Un verdadero soldado debe vivir con hombres y no con mujeres"

1117. Establece una tregua de tres años con el Reino de Castilla y León.

Manteniendo aún extensas zonas castellanas, inicia la Campaña de Zaragoza. Caen Fitero, Corella, Cintruéñigo, Murchante, Monteagudo y Cascante.

Sus hombres no descansan. Se consigue la conquista de Morella (Castellón). Y en la zona de Teruel, Jarque, Pitarque....

En febrero firma una tregua con su ex-esposa Urraca de Castilla.

Ordena la construcción de la Iglesia de San Pedro el Viejo de Huesca, reemplazando a la vieja iglesia mozárabe que databa de los tiempos de los visigodos.

Muere Abú Bakr ibn al-Tifilwit. El control de la Taifa de Zaragoza la ejerce el Gobernador de Murcia, desde aquel lugar.

En invierno parte para Bearn, al objeto de entrevistarse con Gastón IV. El noble francés, veterano de las cruzadas, será decisivo en los avatares de los años siguientes, al utilizarse su experiencia en asedios y en máquinas de asalto contra defensores musulmanes.

1118. Ocupado en esta conquista desatiende otras zonas ocupadas. Un gran ejército castellano-leonés recorre Segovia y Toledo. Alfonso Raimúndez es oficialmente recibido en la ciudad del Tajo.

Su ejército destacado en tierras sorianas conquista Ágreda a los musulmanes.

Escudo de Bearn.
Alfonso I. Estatua en la ciudad de Zaragoza (2007).

Se celebra el Concilio de Toulouse, mediante el cual, por mediación de Gastón IV de Bearn, se consigue la categoría de Cruzada para la conquista de Zaragoza. El propio Conde de Toulouse se convierte en su vasallo.

En marzo numerosos caballeros europeos -sobre todo franceses-, navarros, aragoneses, vizcaínos y alaveses se concentran en Ayerbe. Los Condes de Urgel y Pallars se suman a la causa aragonesa.

El impresionante ejército avanza ocupando con facilidad Almudébar, Gurrea de Gállego y Zuera.

En mayo están a las puertas de Zaragoza. Comienza un duro asedio. Los sitiados responden con alguna salida con mayor o menor fortuna, pero siempre son obligados a replegarse.

En junio se conquista La Aljafería, que se encuentra fuera de la ciudad zaragozana.

Mientras se asedia la capital, caen los Castillos de Magallón y Alcalá de Ebro.

El asedio se endurece con el corte de agua de la acequía de La Romareda -abastecedora de la ciudad-.

Los almorávides cordobeses se muestran nerviosos por lo que está ocurriendo en Zaragoza. Envían un contingente de tropas con el emir granadino Abd Allah Ibn Mazdali al frente, situando el cuartel general de sus hombres en Tarazona.

El contingente cristiano enviado contra esta ciudad es derrotado e Ibn Mazdali avanza hasta Tudela. Tras reforzar esta ciudad con una importante guarnición, marcha en ayuda de los sitiados en Zaragoza.

En septiembre consigue eludir el cerco y entra en la ciudad. Su llegada infunde nuevos ánimos en la población mientras el desánimo cunde entre los sitiadores cristianos.

En diciembre muere combatiendo el bravo guerrero Ibn Mazdali. La ciudad adolece de un líder que esté a su altura. Y para colmo de males el agua y los víveres escasean. Se comienza a hablar de rendición.

El 18 de diciembre Zaragoza se rinde (1).

Inmediatamente le es concedido el Fuero Tortum Per Tortum, cometiéndose gran cantidad de excesos contra la población agarena que aún permanece en la ciudad.

Estatua de Alfonso I el Batallador, sita en el Parque del Retiro (Madrid).
Imagen de Calixto II en un Códice del Archivo Diocesano de Santiago.

1119. Seguidamente, desplaza su ejército en dirección a Soria, sitiando Tudela. Una parte de los cruzados han abandonado ya su ejército, conseguida la conquista de Zaragoza.

Muere Gelasio II.

El 8 de febrero es elegido como sucesor Calixto II (Guy de Borgoña, hermano de Raimundo y tío de Alfonso Raimúndez).

El 22 de febrero el desmotivado ejército tudelano capitula. Seguidamente, marchan sobre Tarazona, cuyos defensores se baten con fiereza.

En mayo Tarazona capitula. Su caída conlleva la de la cercana población de Borja. Con esta victoria, toda la cuenca alta y la cuenca media del río Ebro se encuentran ya en manos aragonesas.

Sus tropas llegan hasta Soria - ciudad a la que concede fuero- rozando los límites del reino castellano-leonés. Fortifica Castrogeriz y refuerza sus posesiones sorianas.

El Batallador dirige después su ejército a Calatayud, ciudad que es asediada, mientras otra parte de sus hombres se desplazan en dirección a Daroca. La reacción de los almorávides de Al-Andalus no se hace esperar.

1120. Alí Ben Yusuf envía un poderoso ejército al mando del Gobernador de Sevilla, Ibrahim Ibn Yusuf. El ejército musulmán cruza Albacete, donde se les une otro ejército procedente de Murcia y Valencia. Todos ellos suben en dirección a Teruel, donde reciben más hombres procedentes de Lérida.

Y todo este formidable ejército baja por el valle del Jiloca. Su dirección: Daroca (2).

Alfonso I prepara su ejército -algo superior en número al almorávide- y que se ha visto incrementado con las tropas de Guillermo IX de Aquitania y las del propio Abd al-Malik, Gobernador del Castillo de Rueda de Jalón; y espera a los almorávides en el valle del Jiloca.

el 17 de junio los dos poderosos ejércitos se encuentran en Cutanda. El ejército cristiano derrota al almorávide. La victoria aragonesa es tan rotunda que a partir de entonces amenazan con el dicho siguiente:

"...podeis correr un destino como el de Cutanda"

Como consecuencia, el 24 de junio se rinden las ciudades de Calatayud y Daroca.

Aragón domina ya las cuencas del Jalón y Jiloca, y el camino hacia el Levante aparece expedito.

Alfonso I. Estatua sita en Calatayud.
Ramón Berenguer III, según un cuadro de Filippo Ariosto. Castillo de Montjuich.

Además la ciudad de Burgos vuelve a ponerse de su parte. Renueva la tregua de tres años concertada con Urraca.

La presión aragonesa es tan fuerte que los musulmanes de la Taifa de Lérida obtienen de Ramón Berenguer III un pacto de defensa.

1121. Mientras luchas intestinas desgarran el Califato de Córdoba, hace entrega de la ciudad de Borja a su noble Pedro de Atarés (fundador de la dinastía de Los Borgia o Borja).

1122. Se entrevista en tierras segovianas con Urraca. Alfonso reconoce la pérdida de Toledo. A cambio, mantiene Soria, La Rioja, Carrión, Castrojeriz y el Castillo de Burgos.

En mayo recibe el homenaje de Céntulo II de Bigorre, quien se compromete a ayudar al rey aragonés en sus campañas contra los almorávides, recibiendo a cambio, la Taifa de Albarracín (en caso de conquistarla).

Funda la Cofradía de Belchite.

El rey aragonés todavía se entitula como Rey de Castilla y Emperador de Hispania.

1123. En abril conquista el Castillo de Gardeny y poco después asedia la ciudad de Lérida. Cuenta con la inestimable ayuda del veterano cruzado normando Rotrou III de Perche, que se ha hecho vasallo suyo.

Pero una contraofensiva almorávide con ayuda del Conde de Barcelona Ramón Berenguer III, le hace desistir.

Nombra a Rotrou III como Gobernador de Tudela.

1124. Su ejército hasta Singra y Monreal del Campo (Teruel). Aquí funda la I Orden militar de la Península, llamándola Orden de San Salvador de Monreal (Militia Christi abreviado).

Con asistencia de los prelados más notables de los reinos cristianos y el legado pontificio Bernardo, obtiene la categoría de cruzada permanente. Sus objetivos son claros: lucha sin cuartel contra el invasor musulmán y abrir un camino hacia el mar que permita el embarque para que las tropas aragonesas puedan participar en la lucha en Tierra Santa.

Escudo de la Orden Militia Christi.
Escudo del apellido Haro.

Mientras tanto, el propio rey ha de desplazarse a Logroño. Se acaba de iniciar una revuelta en la zona alavesa y el norte de Burgos, protagonizada por dos importantes nobles: Diego López I de Haro, III Señor de Vizcaya, y Ladrón Iñíguez de Guevara.

En julio sitía la población de Haro con el apoyo de Fortún Garcés Cajal (3), Señor de Nájera, mientras se atrae a otros importantes nobles.

En agosto Haro se encuentra ya en su poder, y el III Señor de Vizcaya, presumiblemente, ha resultado muerto en esta defensa.

Tras conquistar parte del Condado de Treviño amenaza algunas poblaciones pertenecientes al noble Ladrón Iñíguez (Salinas de Añana, Valdegovía, Término...). El noble se retracta y Alfonso I le perdona.

En septiembre, ya de vuelta en su reino, su correría no puede haber sido más afortunada. La sublevación ha sido aplastada. Vizcaya, La Rioja, el norte de Burgos y la parte occidental de Álava son aragonesas.

Conquista el Castillo de Tossos en Zaragoza.

El Reino de Aragón dispone en este momento de una población de 500.000 habitantes, mayoritariamente cristianos -excepto algunas zonas cercanas a Huesca-.

A los musulmanes de las poblaciones conquistadas se les permite vivir dentro de la ciudad durante un año. Pasado este tiempo deberán coger sus bienes y marcharse o vivir en los arrabales de las poblaciones.

Su reino se ha convertido en un territorio fuerte:

  • La Cofradía de Belchite protege los accesos naturales desde la zona este
  • La Militia Christi los accesos a traves de Teruel
  • Y las recientes conquistas castellano-leoneses de Sigüenza y Alcalá de Henares han taponado un eventual despliegue musulmán por el noroeste
Castillo de Tossos en Zaragoza. Foto cortesía de Oscar Zamora (2011)
Castillo de Uncastillo (Zaragoza)

El líder de los mozárabes granadinos, Ibn al-Qalas, le hace llegar que hay miles de mozárabes dispuestos a luchar a su lado, con tal de librarse del yugo almorávide.

Alfonso sopesa la envergadura de tal empresa y decide acometer la conquista de un lugar de acceso al territorio musulmán y que cubra sus espaldas en caso de retirada: Peña Cadiella.

En una arriesgada expedición el lugar es conquistado por los nobles Rotrou III y Gastón IV, vasallos de Aragón..

1125. En marzo celebra una reunión con sus principales caballeros en Uncastillo, a fin de ultimar los preparativos de una inminente razzia en pleno corazón del poderío almorávide.

Firma con Ramón Berenguer III una paz duradera.

Ordena construir el Castillo de Sádaba. En palabras del propio rey

"delante de aquel castillo nuevo que hicimos en el campo de Sádaba"

El 2 de septiembre sale de Zaragoza al frente de un nutrido ejército (4), en el que figuran los nobles Céntulo III de Bigorre, Gastón IV de Bearn y Routrou III de Perche, así como los Obispos de Roda, Huesca y Zaragoza.

El 10 de octubre se libran duros combates contra los almorávides valencianos en los alrededores de esta ciudad.

Después, sus tropas sitían la Taifa de Alzira, pero no consiguen tomarla.

El 31 de octubre hacen lo propio con la Taifa de Denia.

Castillo de Sádaba. Foto cortesía de Mihaela Miha (2007)
Guadix. La Alcazaba. 2007

Seguidamente, se intenta la toma de Baza, pero la ciudad está bien fortificada y se decide seguir adelante.

El 11 de noviembre se hallan en Guadix, donde sostienen duros combates consiguiendo entrar en la ciudad.

Aquí permanecen las huestes aragonesas durante un mes, aprovisionándose sin problemas y reponiendo fuerzas, sin que ejército almorávide alguno hiciera señas de aproximarse.

Hace enviar cartas a los mozárabes cristianos informándoles de su presencia en Guadix, no tardando en empezar a llegar contingentes continuos de cristianos que se le unen.

El gobernador musulmán solicita ayuda a los Gobernadores de Valencia y Murcia, así como a Alí Ben Yusuf, quien envía un importante cuerpo de ejército desde Africa.

Con un importante aumento de efectivos en sus filas -se habla de 10.000 mozárabes- se encamina hacia Granada.

1126. El 7 de enero se encuentran ante la ciudad, pero los musulmanes granadinos, que conocían su venida, han reforzado ampliamente sus defensas.

Alfonso permanece durante diez días acampado fuera, esperando noticias de la posible rebelión mozárabe granadina, que no se llega a producir.

En vista de la situación decide asolar los campos de La Vega de Granada, para, posteriormente, dirigirse al sur de Córdoba.

Abu Bkar -hijo de Ali Ben Yusuf- sale desde Sevilla al mando de un importante contingente de hombres. Su destino, encontrar al Batallador y derrotarle.

El 23 de febrero los cristianos se hallan en Lucena, donde instalan su campamento y esperan noticias y movimientos de sus enemigos.

El 8 de marzo muere Urraca en Saldaña. Su hijo Alfonso Raimúndez es coronado como rey con el nombre de Alfonso VII.

Alfonso VII.
Jinete almorávide descabalgado.

El 10 de marzo aragoneses y almorávides se encuentran en Arnisol -Lucena- donde los cristianos obtienen una victoria sin paliativos. Y vuelven a producirse deserciones en masa de los mozárabes que, invariablemente, siempre ayudan a los cristianos (5).

Su ejército llega hasta Vélez Málaga, donde, tras contemplar el mar y estimar que ha causado el suficiente daño, decide que es hora de regresar a su reino.

Pero la caballería ligera musulmana -que sigue sus pasos- le hostiga continuamente aunque sin atreverse a un ataque directo.

Pasa por La Vega de Granada, donde los ejércitos almorávides reciben los refuerzos norteafricanos capitaneados por Abu Hafs Ibn Tuzyin e Inalu al-Lamtuni.

En Guadix los almorávides infringen un serio correctivo al Rey de Aragón -que pierde a uno de sus principales caballeros- y cuyo camino de regreso se convierte en un auténtico calvario -por la dificultad añadida de transportar miles de mozárabes cristianos que entorpecen su marcha-.

Pasan por Caravaca de la Cruz y por Játiva -ciudad que es asaltada y tomada por la hueste aragonesa-.

El regreso es penoso y los enfermos, agotados y heridos son abandonados sin miramiento alguno.

El 21 de junio muere Ramón de Rodas, en Huesca, recién llegado de este aventurero periplo.

Su correría ha demostrado a los árabes que el mismo corazón de Granada ya no es inviolable -aunque ambos ejércitos se atribuyen la victoria-.

Además, los aragoneses se han apuntado la victoria en la única batalla campal notable y han vuelto con miles de mozárabes para repoblar amplias zonas de territorio aragonés -otrora musulmán-.

1127. Pierde la ciudad de Burgos a manos del joven monarca castellano-leonés.

Además, su primo Bertrán de Risnel le traiciona y se pasa al bando leonés, perdiendo la ciudad de Carrión de los Condes.

Sus tropas deben replegarse hasta Castrojeriz.

Castillo de Castrojeriz (2008).
Ruinas del Castillo de San Esteban de Gormaz

El monarca aragonés no está dispuesto a perder más posesiones en Castilla y León y marcha con su ejército en busca de su rival.

El 31 de julio ambos ejércitos se encuentran en el Valle de Tamara muy cerca de Castrojeriz.

Por mediación de los prelados de ambos reinos y de algunos nobles se consigue el Pacto de Tamara como solución para evitar el conflicto armado.

Mediante dicho pacto, Aragón reconoce las fronteras de Castilla y León que tenía en el año 1054 quedando obligado a devolver algunas plazas.

El reino aragonés se queda con Alava, Guipúzcoa, Vizcaya, Soria, La Rioja y San Esteban de Gormaz.

Alfonso I además se compromete a no usar más el título de Emperador.

El Conde de Barcelona, enemigo tradicional del Reino de Aragón anuncia la inminente boda de su hija Berenguela con Alfonso VII, evento celebrado en octubre.

Ramón Berenguer III. Foto de Josep Renalias para Wikipedia.

Concede fuero a la ciudad de Tudela.

Los pastores de Calanda se aperciben de la llegada de un numeroso contingente musulmán y, mediante una gran tamborilada, avisan del peligro inminente (6). Descubierto el enemigo, sus intenciones quedan en nada.

Ramón Berenguer III se hace con la ciudad de Monzón por una traición.

1128. Se consiguen las conquistas de Gúdar y Barrachina -Teruel-.

Alfonso I dirige sus tropas hacia la localidad de Almazán, con vistas a un próximo asedio de la ciudad musulmana de Molina de Aragón. Pero la abundante presencia de soldados aragoneses alarma a las vecinas poblaciones castellanas que piden ayuda a su rey.

Este no tarda en hacer acto de presencia con abundantes efectivos. Oídas las razones del rey aragonés, ambos se limitan a fortificar sus defensas en la zona.

En primavera se comienza el asedio de Molina de Aragón.

Muere Céntulo II de Bigorre.

En diciembre concede a Rotrou III de Perche la localidad navarra de Corella, con su castillo incluído.

Una de las preocupaciones de Alfonso I será la de dotar de fuero propio a las plazas que pasan a ser aragonesas, al objeto de facilitar su repoblación con medidas legislativas ventajosas.

1129. Cae Molina de Aragón, ciudad que entrega a sus aparentes aliados los Lara, en la persona de Manrique Pérez de Lara, para que haga de tapón contra el Reino de Castilla y León.

Seguidamente conquista el Castillo de Zafra, que queda encuadrado en el Común de Tierra y Villa de Daroca.

En primavera desembarca un impresionante ejército procedente de África, con el que los almorávides pretenden castigar la osadía del rey aragonés. Una vez en la península, se les unen fuerzas procedentes de Córdoba, Sevilla y Murcia.

Escudo de Molina de Aragón.
El Castillo de Monzón por Roberto Ayape (2010).

Pero Alfonso I, impetupso, no les espera en su territorio y se dirige al frente de sus huestes hacia Valencia.

En mayo los almorávides son derrotados completamente en Cullera, incluso a pesar de que las crónicas musulmanas reconocen que el ejército de Alfonso es inferior en número. Las fortalezas adyacentes caen y llega a sitiar Valencia. Concluída su victoriosa empresa, regresa a sus dominios.

En este mismo año se concede fuero a Daroca.

1130. En febrero reconquista Monzón, que estaba en poder del Conde de Barcelona.

Los almorávides contraatacan con nuevas fuerzas a los destacamentos aragoneses que operan por la zona.

El 24 de mayo son derrotados y mueren en Valencia Gastón de Bearn y el Obispo Esteban de Huesca. La cabeza del francés es paseada por las calles de Granada en una lanza entre el regocijo popular.

Parte para el sur de Francia para intervenir personalmente en el conflicto que mantienen sus aliados contra los Duques de Aquitania. Inmediatamente hace sitiar la ciudad de Bayona.

Durante este asedio, Alfonso Jordán de Tolosa reta y mata en singular duelo a Pedro González de Lara, antiguo amante de su tía, la finada reina Urraca.

Concede fuero a la ciudad de Calatayud.

1131. En abril pierde la ciudad de Nájera ante las tropas de Alfonso VII.

Alfonso VII aprovecha la ausencia del rey aragonés para sitiar la Fortaleza de Castrojeriz.

Castillo de Calatayud. Foto cortesía de Mihaela Miha (2007)

Alfonso I se encuentra inmerso en pleno asedio y no puede descuidar fuerzas para mandar en ayuda de los sitiados. Durante el asedio de Bayona, redacta el siguiente testamento en favor de Dios:

«En nombre del bien más grande e incomparable que es Dios. Yo Alfonso, rey de Aragón, de Pamplona ... pensando en mi suerte y reflexionando que la naturaleza hace mortales a todos los hombres, me propuse, mientras tuviera vida y salud, distribuir el reino que Dios me concedió y mis posesiones y rentas de la manera más conveniente para después de mi existencia. Por consiguiente temiendo el juicio divino, para la salvación de mi alma y también la de mi padre y mi madre y la de todos mis familiares, hago testamento a Dios, a Nuestro Señor Jesucristo y a todos sus santos. Y con buen ánimo y espontanea voluntad ofrezco a Dios, a la Virgen María de Pamplona y a San Salvador de Leire, el castillo de Estella con toda la villa ...dono a Santa María de Najera y a San Millán ..., dono también a San Jaime de Galicia ..., dono también a San Juan de la Peña ...y también para después de mi muerte dejo como heredero y sucesor mio al Sepulcro del Señor que está en Jerusalem ...todo esto lo hago para la salvación del alma de mi padre y de mi madre y la remisión de todos mis pecados y para merecer un lugar en la vida eterna...»

Finalmente Bayona cae.

Miniatura de Alfonso VII. Genealogía de Alonso de Cartagena.

El 19 de julio muere Ramón Berenguer III. Su hijo Ramón Berenguer IV hereda el Condado de Barcelona.

El rey aragonés asegura reinar

"Desde Belorado hasta Pallars y desde Bayona hasta Monreal"

En octubre, la hambrienta y exhausta guarnición aragonesa de Castrojeriz se ve obligada a entregar la plaza. Su caída lleva consigo la de las otras guarniciones de alrededor.

Sayf al-Dawla, conocido entre los cristianos como Zafadola, permuta sus territorios en el Valle del Jalón y su Castillo de Rueda de Jalón por otros en la frontera toledana con Alfonso VII, convirtiéndose, además, en vasallo de éste, ante el disgusto del rey aragonés.

1132. El Batallador refuerza sus posiciones en Soria y La Rioja, consciente de que en cualquier momento se desencadenará el ataque contra ella.

Dirije un ataque contra la población soriana de Morón de Almazán. Alfonso VII no tarda en aparecer al frente de un nutrido ejército. Alfonso I busca la seguridad de las murallas de Almazán.

De vuelta a su reino sus objetivos más inmediatos son Tortosa y Lérida.

1133. Alfonso I se apresta a realizar la segunda parte de su plan inicial.

Ocupa Mequinenza, Sástago y Batea y arma una flota fluvial. Entonces, en lugar de respetar su plan original y dirigirse hacia Tortosa, se decanta por la conquista de Lérida. Siendo esta la única parte desguarnecida de su reino, los musulmanes aprovechan habitualmente para iniciar sus razzias desde aquí.

A finales de año comienza el asedio de Fraga cuyos defensores piden auxilio al bravo almorávide Yahya ibn Ganiya -Gobernador de Valencia y Murcia-.

Tortosa con su castillo. Foto cortesía de Mihaila Miha (2007).
Torre de los Frailes (FRAGA).2007

1134. A primeros de año un intento de auxilio por parte de Ibn Ganiya -Abengania entre los cristianos- es resuelto sin problemas.

El 17 de julio, el ejército aragonés -que conoce perfectamente las tácticas de sus enemigos- es pillado por sorpresa en una rápida salida de los defensores de Fraga y un ataque combinado de los almorávides de Ibn Ganiya. El resultado no puede ser más desalentador.

Alfonso I es herido de gravedad y consigue escapar de puro milagro -a pesar de la infructuosa y frenética persecución de los musulmanes- que tienen órdenes de abatirlo en cuanto lo alcancen. Gran parte de sus aliados y mejores hombres perecen en el campo de batalla:

  • Céntulo VI de Bearn
  • Eimeric II de Narbona
  • El obispo Pedro de Roda
  • El obispo Arnaldo de Huesca

Otros resultan hechos prisioneros y son llevados al sur.

Alfonso I no consigue recuperarse de sus heridas. Tras ratificar su testamento muere el 7 de septiembre en la aldea de Poleñino -Huesca-.

Es enterrado en la Abadía de Montearagón.

Su muerte trae funestas consecuencias para su reino:

  • Los almorávides aprovechan para contraatacar recuperando algunos territorios anteriormente perdidos
  • El reino navarro se deslinda del aragonés, después de un período de unión de cincuenta años, siendo elegido como rey, García Ramírez el Restaurador
  • La nobleza aragonesa no acata su testamento y elige como sucesor a su hermano Ramiro II el Monje, que profesa en un monasterio francés.
  • Zaragoza elije como rey a Alfonso VII, que recupera amplias zonas castellanas, incluso toda La Rioja, y llega a ocupar algunas zonas aragonesas (Tarazona)
Panteón donde estuvo enterrado Alfonso I en Montearagón.

Siglo XV. En la Crónica de San Juan de la Peña, podemos leer:

"clamabanlo don Alfonso batallador porque en Espayna non ovo tan buen caballero
que veynte nueve batallas vencio
".

Los restos del rey aragonés serán exhumados por dos veces: la primera en 1920 (durante un congreso de historia) y la segunda en 1985, para su estudio.

 

(1). Inmediatamente, ordena la construcción de la Catedral, la llamada Seo o Catedral de El Salvador, cuyo primer obispo será Pedro de Librana.

(2). Las fuentes cristianas tasarían este formidable ejército en unos 5.000 jinetes y alrededor de 10.000 soldados de infantería. Según cálculos más modernos, el total sería aproximadamente de la mitad.

(3). Por su ayuda en esta empresa, el noble será nombrado este mismo año como Tenente de Daroca.

(4). Formado por unos 4.000-5.000 caballeros y 15.000 infantes, aunque las cifras parecen exageradas. Hoy en día se piensa que pudieron ser entre 1.000-1.500 caballeros y algunos miles de infantes.

(5). El Gobernador Almorávide de Córdoba no tardará en informar puntualmente de estos hechos, por lo que muchos miles de mozárabes serán deportados en el otoño a Marruecos.

(6). Origen de la popular Rompida o Tamborilada de Semana Santa.

 
Castillos de España
El castillo de la semana
Ultimas Actualizaciones
 
© castillosdejirm.com
Página actualizada el 16/04/2016