Alfonso VII
Alfonso VII el Emperador
Raimundo de Borgoña. Libro de Estampas de los Reyes. Alcázar de Segovia.

1104. Nace el 1 de marzo en Caldas de Reis (Pontevedra).

Hijo de Raimundo de Borgoña y de doña Urraca -que lo es de Alfonso VI-, y primer soberano de la dinastía borgoña.

1107. Muere su padre en Grajal de Campos.

Su abuelo le nombra -junto con su madre- Gobernador de Galicia, bajo la tutela de su ayo, don Pedro Froilaz, Conde de Traba.

1108. Muere en la Batalla de Uclés el heredero del reino, el príncipe Sancho, entrando directamente en la línea sucesoria tras su madre.

1109. Muere su abuelo, Alfonso VI. Antes de morir ha dejado el Condado de Galicia a su hija Urraca, pero con una claúsula que estipula que si ésta se vuelve a casar, el condado pasará a su nieto Alfonso Raimúndez.

Doña Urraca, hija de Alfonso VI.
Alfonso el Batallador y doña Urraca. Grabado antiguo.

Dos meses más tarde, su madre contrae segundas nupcias con Alfonso I de Aragón.

Inmediatamente, el Papa declara nulo el matrimonio por razón de parentesco. Los contrayentes establecen un pacto que nombra sucesor de ambos reinos a un varón, en caso de nacer, excluyendo a Alfonso del mismo.

La voluble Urraca tan pronto defiende los derechos de su hijo como se alia con su marido. Se producen una seria de batallas entre ambos cónyuges con resultado alternativo.

Su ayo Pedro Froilaz y muchos nobles gallegos son derrotados por Alfonso I el Batallador en el Castillo de Monterroso.

1111. La entrada en escena del obispo Gelmírez y de Pedro Froilaz a su favor, le proclaman el 19 de septiembre como Rey de Galicia en la Catedral de Santiago de Compostela.

Su intención es proclamarle seguidamente Rey de Castilla en León, pero son derrotados en Viadangos por Alfonso I, quien cuenta con el apoyo de Enrique de Portugal.

El Conde de Traba es hecho prisionero y el pequeño Alfonso se ve oligado a huir junto con el obispo Gelmírez.

Un año después, las tropas castellanas junto con las de Enrique de Portugal, el Conde de Traba y el obispo Gelmírez, derrotan a Alfonso I en Astorga.

1112. Su madre Urraca lo resguarda tras la seguridad de las murallas abulenses (1).

Una nueva reconciliación entre Urraca y su marido, convencen al obispo Gelmírez y a Pedro Froilaz de luchar únicamente por los derechos a la corona de Alfonso Raimúndez.

1113. El Conde de Traba y sus partidarios son nuevamente derrotados por su madre.

1114. Se produce la definitiva ruptura entre Urraca de Castilla y Alfonso I de Aragón. A pesar de ello no conseguirá volverse a granjear la simpatía de los que luchan por los derechos sucesorios de su hijo.

El Obispo Gelmírez.
Estatua de Alfonso VII en Toledo (2009).

1115. Le encontramos en la ciudad de Segovia.

1116. El Obispo Gelmírez concierta con su madre el Pacto de Sahagún.

Mediante el Pacto de Tambre recibe de su madre Galicia y Toledo.

1118. Con 14 años de edad, es reconocido como rey en Toledo.

1119. La designación como Papa de Calixto II -hermano de Raimundo de Borgoña-, servirá de importante apoyo a su causa.

1123. Pedro Froilaz es derrotado en Lobeiro y encarcelado por su madre Urraca.

1124. Es armado caballero, comenzando a actuar por cuenta propia.

1125. Muere el arzobispo de Toledo Bernardo de Sauvetot.

1126. El 8 de marzo muere su madre en la villa de Saldaña.

Alfonso se encuentra en el Palacio Real de Sahagún, acompañado, entre otros muchos nobles de su primo el Conde Alfonso Jordán de Tolosa. Inmediatamente, todos parten hacia León.

El 10 de marzo es coronado rey en la Catedral de León, recibiendo el vasallaje de muchos nobles presentes (2).

La mayoría de los nobles leoneses le reconocen inmediatamente como su rey. El alcaide de la Fortaleza de León se niega a entregar la misma. Es reducido por la fuerza de las armas.

En mayo se entrevista en Zamora con Teresa de Portugal, quien viene acompañada de su amante: Fernando Pérez de Traba.

Hay una ausencia destacada en el acto de su coronación y jura de vasallaje: la de su antiguo ayo Pedro Froilaz, Conde de Traba, especialmente sentida por el rey.

Escudo del Reino de León.
Castillo de Castrojeriz (Burgos)

La situación en Galicia es explosiva, pues muchos nobles dudan entre servir a los intereses portugueses o al rey castellano-leonés.

1127. Se atrae con prebendas a Bertrán de Risnel, primo y delegado del Batallador en Castilla y León, quien además entrega la plaza de Carrión de los Condes.

En abril, la burguesía de Burgos se alza y desarma a la guarnición aragonesa, entregándose sin más al monarca castellano-leonés.

En julio aparece Alfonso I al frente de un nutrido ejército y se instala cerca de Castrojeriz, en el Valle de Támara. El aragonés no está dispuesto a perder todas sus posesiones en el reino rival. Inmediatamente aparece Alfonso al frente de sus tropas.

Ninguno tiene excesivos deseos de lucha, preocupado uno por los almorávides y otro por los rebeldes gallegos.

Céntulo de Bigorre y Gastón de Bearn traen una propuesta conciliadora del rey aragonés: las antiguas posesiones serán devueltas en un plazo de cuarenta días, si no hay lucha.

Mediante el Pacto de Támara, se dá legalidad al reciente acuerdo, y además, ambos reyes se comprometen a atacar a los musulmanes. Los prelados presentes avalan que lo dicho se cumpla.

El rey aragonés no tiene la menor intención de cumplir lo pactado como se demostrará poco después. Pero Alfonso VII es un rey paciente.... y sabe esperar.

En octubre se dirige a tierras gallegas. Teresa de Portugal ha intentado hacerse fuerte en Tuy.

Alfonso consigue la ayuda de los nobles gallegos y se interna en Portugal devastando cuanto encuentra y haciendo demostración de fuerza. Cumplidos sus objetivos regresa a León.

1128. Casa en Saldaña con doña Berenguela, hija del conde barcelonés Ramón Berenguer III, que le dará 8 hijos. Y obtiene una alianza con el Conde de Barcelona en contra del Reino de Aragón.

Doña Berenguela, mujer de Alfonso VII, en un grabado imaginario de Juan Amills.

Molina de Aragón. 2010.

En marzo se entrevista nuevamente en Zamora con Teresa de Portugal.

El 24 de junio en la Batalla de San Mamed, la citada es derrotada por su propio hijo, Alfonso Enríquez. Teresa se ve obligada a exiliarse en Galicia junto con su amante Fernando Pérez de Traba.

El Batallador sitía la ciudad musulmana de Molina de Aragón, cosa que inquieta a los habitantes de Medinaceli que pieden ayuda al rey Alfonso. Tras un nuevo amago de confrontación armada, ambos reyes deciden fortificar sus posiciones en la zona:

  • Medinaceli y Morón por parte castellano-leonesa
  • Almazán por la aragonesa

A finales de año Molina de Aragón ha sido ya conquistada por Aragón.

1130. Celebra un concilio en Carrión de los Condes. Asiste el cardenal Humbert, legado pontificio, y en el mismo se depone a los obispos de León, Salamanca y Oviedo, todos ellos por haberse opuesto al matrimonio del monarca. Son sustituídos por otros afines al arzobispo Gelmírez. Esto provoca la revuelta de algunos nobles entre los que podemos citar a:

  • El leonés Pedro Díaz de Aller en su Castillo de Coyanza
  • El conde Rodrigo González de Lara en Asturias de Santillana
  • El conde Gonzalo Peláez en Asturias de Oviedo
  • El conde Pedro González de Lara
  • El conde Bertrán de Risnel

Estos dos últimos, además, se apoderan por la fuerza de Palencia. La ciudad se declara leal al rey y pide su ayuda.

Hasta allí se acerca Alfonso VII con sus tropas. Los dos nobles rebeldes son reducidos y llevados a León, perdiendo todos sus honores.

Castillo de Coyanza (LEON)
Escudo de la familia Lara

Pedro González de Lara consigue huir y se dirige a Bayona para servir a Alfonso I, quien en estos momentos está asediando la ciudad.

El monarca se dirige seguidamente a León donde hace capitular al rebelde Pedro Díaz de Aller.

El conde Alfonso Jordán de Toulouse, primo del rey leonés se ha dirigido a Bayona. Al llegar a la ciuda reta al Conde de Lara a duelo de honor, por traidor y cobarde. Aceptado el duelo acaba con la vida dell susodicho Pedro González de Lara, antiguo amante de la reina Urraca.

En verano el rey se dirige a Asturias de Santillana donde rinde a Rodrigo González de Lara, tras devastar su territorio.

Mientras tanto, los almorávides aprovechan para intensificar sus ataques contra Toledo. Atacan el Castillo de Aceca -distante 20 km. de Toledo-, destruyéndolo.

Seguidamente, recorren impunemente la provincia toledana, se exhiben en el exterior de Toledo, que asiste a su ataque al Castillo de San Servando, sin poder hacer nada.

Mayor fortuna tiene Gonzalo Peláez en Oviedo. El invierno ha llegado y el mal tiempo no aconseja ninguna acción guerrera. El rey leonés decide, con buen criterio, dejarlo para el año siguiente.

El 11 de noviembre muere en Galicia Teresa de Portugal.

1131. Aprovechando que el monarca aragonés sigue por tierras francesas pone sitio a Castrojeriz.

La fortaleza es tremenda. Se decide rendirla por hambre y sed. El capitán aragonés manda aviso de su situación a su rey, pero éste no puede mandarle ayuda sin desguarecer la frontera con los musulmanes o debilitar su propio frente.

En octubre el bravo capitán aragonés rinde la fortaleza, con gran alivio para sus famélicas y cansadas tropas.

Castillo de San Servando, frente a Toledo. 2009.
Rueda de Jalón. Los restos de su castillo en lo alto.

Recibe un golpe de fortuna. El gobernador musulmán de Rueda de Jalón Sayf al-Dawla, más conocido entre los cristianos como Zafadola, decide unírsele en contra del Rey de Aragón. Castilla y León cuenta ahora con una importante punta de lanza en pleno territorio aragonés.

Los almorávides siguen haciendo de las suyas y acaban -con una emboscada en Toledo- con la vida del gobernador de la ciudad, Gutier Armíldez.

1132. Las milicias toledanas resisten e incluso se atreven a contraatacar internándose en Al-Andalus.

Pone sitio a Gonzalo Pélaez y nobles afines en sus propios castillos, pero la resistencia es feroz y se ve obligado a firmar una tregua por un año.

Inicia una relación extramarital con Guntroda Pérez, hija de Pedro Díaz de Aller. Al noble leonés le son devueltas sus antiguas posesiones.

Hallándose en Atienza le llegan perturbadoras noticias: el rey aragonés ha puesto sitio a la localidad de Morón de Almazán. Inmediatamente se pone en camino acompañado de

"setecientos caballeros de seña..."

Pernoctan en el Castillo de Riba de Santiuste. Y seguidamente se dirigen a Morón de Almazán.

El Rey de Aragón levanta el sitio y se refugia entre los muros de Almazán. Tras esto, Alfonso VII regresa con sus tropas. Alfonso I, por su parte, regresará a su reino, no volviendo a poner los pies en suelo castellano.

1133. Nace Sancho, que reinará en Castilla como Sancho III el Deseado.

En compañía de Zafadola y las milicias toledanas, realiza una arriesgada incursión por Andalucía. Cruza Sevilla, Cádiz y llega hasta las mismísimas puertas de Córdoba.

Vuelve a desplazarse a tierras asturianas para aplastar la rebeldía del Conde Gonzalo Peláez, encontrando a este y sus partidarios cerca de Proaza.

Imagen de Alfonso VII en el Monasterio de Yuso. Por Rizzi.

Torre de Proaza. 2013

El enfrentamiento armado no le es muy favorable. Pierde a varios de sus nobles y está a punto de perecer al ser alcanzado su caballo en la lucha.

Viendo la terquedad del Conde, se vuelve para su reino.

Coloca a los nobles Suero Bermúdez y Pedro Alfonso -hijo de su hermano- al frente de la nobleza encargada de reducir al rebelde Gonzalo Pélaez, que se ha atrincherado en la inexpugnable Proaza.

El Conde Suero Bermúdez ataca sus fuerzas en Buanga, mientras que Pedro Alfonso pone sitio a la fortaleza de Alba de Quirós, intentando rendirla por hambre y sed.

Viendo que los accesos a sus fortalezas están vigilados, así como caminos y montañas y sus partidarios van siendo acosados y encerrados, Gonzalo Peláez solicita la clemencia real.

En León se arroja a los pies del monarca, implorando clemencia.

Se le perdona la vida pero le son confiscadas las fortalezas de Buanga, Proaza y Alba de Quirós, dejándole únicamente el Castillo de Luna.

Nace Urraca, hija natural de Alfonso con Guntroda Pérez.

Gonzalo Pélaez incita a la rebelión nuevamente -hasta en dos ocasiones-. En la segunda es hecho preso por Pedro Alfonso, quien le confina en el Castillo de Aguilar, esperando órdenes reales.

Es desterrado a Portugal, bajo la protección de Alfonso Enríquez, con quien no tarda en conspirar para tomar Galicia y Asturias. Sin embargo, morirá poco después a consecuencia de unas fiebres (3).

1134. Muere Alfonso I de Aragón, su padrastro, sin haber dejado descendencia.

Alfonso VII reclama su derecho al trono aragonés como bisnieto de Sancho III el Mayor, pero no es aceptado por la nobleza aragonesa, que nombra sucesor al hermano del finado, Ramiro II, apodado el Monje.

En otoño -ignorando el tratado firmado antes- ocupa La Rioja y parte de Soria.

Ramiro II el Monje, por Manuel Aguirre y Monsalbe (1885)
Fragmento de mosaico sevillano que representa la coronación de Alfonso VII.

Y poco después la ciudad de Zaragoza, la cual entrega a García V Ramírez de Pamplona a cambio de su juramento de vasallaje.

Milicias concejiles realizan una nueva incursión en Al-Andalus.

1135. El 26 de mayo -día de Pentecostés- convoca Cortes en León, se hace coronar por el obispo Arriano, titulándose como Imperator Totius Hispaniae.

Asisten Guido de Vico, legado del pontífice Inocencio II, el Rey de Pamplona, los Condes de Barcelona y Tolosa y otros de Gascuña y Francia y el caudillo moro Zafadola.

No lo hacen ni el Rey de Aragón ni Alfonso Enríquez. Este último terminará reconociéndole, aunque de mala gana, dos años después.

1136. En abril hace que en Zamora se rinda homenaje a su hijo Raimundo, recién nacido.

Firma un tratado con Ramiro II de Aragón, por el cual le entrega la ciudad de Zaragoza a cambio de la boda de la hija del aragonés, Petronila, con su primogénito, Sancho.

1137. Petronila termina casando con Ramón Berenguer IV, lo que significa la definitiva unión entre el Condado de Cataluña y el Reino de Aragón.

Nace su hija Sancha.

El Reino de Galicia es asaltado por un potente ejército portugués al mando de su primo Alfonso Enríquez.

Tras asaltar algunos castillos y rendidos estos sin apenas oposición, se adueña de la ciudad de Tuy. Informado de estos movimientos Alfonso VII se desplaza con sus huestes y reconquista lo perdido unos meses antes. Tuy es reconquistada.

El Tratado de Tuy, suscrito entre ambos reyes, pone fin a las hostilidades entre Castilla y León y el reciente Reino de Portugal.

Nace su hijo Fernando, que reinará en León como Fernando II.

Realiza una nueva incursión por Al-Andalus, llegando muy cerca de Cádiz.

1139. A partir de este año, inicia una política de ayuda a las poblaciones hispano-musulmanas que quieren verse libres del yugo almorávide.

Sitía el Castillo de Colmenar de Oreja, lugar desde el que se había amenazado Toledo desde que Alvar Fáñez lo perdiera. A pesar de los esfuerzos de algunas de las taifas, a finales de año es conquistado.

Como consecuencia, caen algunas poblaciones árabes cercanas -Chinchón...

1140. El 22 de febrero alcanza con Ramón Berenguer IV el Tratado de Carrión. En dicha reunión acuerdan el reparto del Reino de Navarra para castellanos y aragoneses:

  • El norte del Ebro -hasta Estella- sería para Castilla
  • El resto -incluída Pamplona- para Aragón

García V Ramírez se apresta para la defensa. El Conde de Barcelona penetra en territorios navarros y derrota a un ejército de estos en Ejea de los Caballeros.

Las tropas castellanas se aposentan en Calahorra, donde se suceden las escaramuzas contra los navarros en medio de continuos intentos de paz.

El 25 de octubre se firman los Acuerdos de Soria, mediante el cual Navarra sigue dominando la orilla oriental del Ebro hasta Tudela.

Y para dar solemnidad a lo pactado se concierta la boda de su hijo Sancho con la princesa Blanca de Navarra.

Nace su hija Constanza.

Alfonso Enríquez de Portugal se declara independiente. Alfonso VII le reconoce como tal en la ciudad de Zamora, pero a cambio de la declaración de vasallaje que realizará el portugués dos años más tarde.

1142. Sitía la ciudad de Coria, ciudad perdida tras la muerte de Alfonso VI y una amenaza constante para los cristianos desde hacía 30 años.

Contingentes almorávides andalusíes acuden en socorro e incluso tropas musulmanas procedentes del norte de Africa.

Castillo de Coria.
Representación de Alfonso VII.

En junio Coria se encuentra en manos castellano-leonesas.

Nace su hijo García.

1143. El 28 de enero fallece el líder almorávide y su hijo Taxufin debe hacer frente a la amenaza almohade, que domina casi todo Marruecos.

La situación pinta inmejorable para Alfonso VII que no la desperdicia.

En febrero Munio Alfonso -Alcaide de Toledo- parte con un contingente de 900 jinetes y 1000 peones, procedentes de Toledo, Ávila y Segovia.

El 1 de marzo, de vuelta tras razziar la campiña cordobesa, se encuentran en algún punto cercano a Montiel con las fuerzas musulmanas combinadas de los ejércitos de Córdoba y Sevilla.

En la batalla siguiente el ejército musulmán es completamente desarbolado, muriendo en el embite los dos reyezuelos árabes, cuyas cabezas volverán en la punta de la lanza de sendos caballeros cristianos, terminando expuestas en las murallas de Toledo.

En mayo parte Alfonso VII desde Toledo en una audaz ofensiva contra Córdoba. Para ello encomida a Munio Alfonso -Gobernador de Toledo- y Martín Fernández -Alcaide de Hita- que protejan los pasos estratégicos toledanos, como la población de Mora, en su ausencia.

En junio conquista Sevilla y Carmona, y toma Córdoba, aunque de forma efímera.

El 2 de agosto Munio Alfonso es herido mortalmente -cerca de Mora- mientras que Martín Fernández recibe un flechazo en un brazo y se refugia en la vieja fortaleza de Mora, salvando así la vida.

Alfonso VII pone al frente de los territorios conquistados a los almorávides a su aliado y vasallo Zafadola, regresando victorioso a su reino.

En septiembre celebra un gran Concilio en León, con asistencia del cardenal Guido.

El 5 de octubre firma con Alfonso I de Portugal el Tratado de Zamora, mediante el cual reconoce la independencia lusa.

Castillo de Peñas Negras, en Toledo.

García Ramírez el Restaurador. Pamplona. 2007.

1144. García V Ramírez queda viudo al morir su esposa, Margarita de L'Aigle.

El 24 de junio casa en León, con Urraca la Asturiana, hija natural de Alfonso VII habida con Guntroda Pérez.

En el verano estalla una revuelta general en Al-Andalus contra los almorávides. Los motivos son varios:

  • El descontento que crece por los continuos éxitos de los reinos cristianos
  • La simpatía que crece hacia los rígidos almohades en todo el territorio

En septiembre Alfonso VII aprovecha la dispersión de fuerzas almorávides para internarse y explorar por tierras de Calatrava.

A últimos de año Zafadola aprovecha la revuelta y se hace con el control de Córdoba.

1145. En marzo Zafadola es expulsado de Córdoba, dirigiéndose hacia Jaén, ciudad que consigue tomar.

Ibn Mardanis, el Rey de las Taifas de Murcia y Denia, se alza en armas contra los almorávides.

Zafadola deja a su sobrino controlando Jaén y se diriga a Granada, ciudad que intenta conquistar.

En junio Alfonso VII se encuentra asediando Córdoba, cuando le llegan inquietantes noticias: los primeros contingentes almohades están cruzando el Estrecho.

Nace su hijo Alfonso.

1146. Zafadola es derrotado por los almorávides en la Batalla de la Almosala y es expulsado de Granada, dirigiéndose hacia Murcia.

El 5 de febrero se encuentra con un contingente leonés que, de forma incomprensible, le ataca causándole la muerte. Alfonso VII es informado y monta en cólera al recibir la noticia de la pérdida de tan importante aliado.

Los almorávides, de la mano de Ibn Ganiya, han conseguido controlar la insurrección en Portugal y en Córdoba. Pero Granada y Málaga se declaran independientes.

Dibujo que representa a Alfonso VII, tomado de la siguiente página.
El Papa Eugenio III.

Fuerzas almohades procedentes del norte de Africa desembarcan en Algeciras. Sin apenas esfuerzo se hacen con el control del Algarve, Niebla y Badajoz.

Don Raimundo, Arzobispo de Toledo, se encuentra en Roma -junto con Alfonso Jordán de Tolosa- para conseguir la categoría de cruzada en la lucha contra los musulmanes.

En marzo Eugenio III proclama la tan anhelada cruzada.

En abril Alfonso VII concentra a sus tropas en Toledo, sin haber recibido la confirmación de cruzada que espera. Un mes después la mitad de Córdoba es suya.

La otra mitad pertenece a Ibn Ganiya quien le hace declaración de vasallaje. Deja al almorávide como gobernador y se retira a Toledo.

En agosto ya se encuentra nuevamente en Toledo.

En septiembre se entrevista con los genoveses, quienes le prometen naves, máquinas de asalto y tropas para un ambicioso objetivo: la ciudad de Almería, que dá cobijo a 28.000 almas.

En noviembre se entrevista en San Esteban de Gormaz con Ramón Berenguer IV y García Ramírez de Pamplona. El primero le ayudará a cambio de 20.000 dinares de oro.

Y numerosos cruzados franceses han respondido afirmativamente a la llamada del Pontífice.

A últimos de año, sus tropas se encuentran ya asediando el Castillo de Calatrava.

1147. En enero conquista el Castillo de Calatrava. Con esta conquista cae en sus manos todo el territorio circundante con sus correspondientes castillos.

Mientras tanto, los almohades conquistan Sevilla, causando gran mortandad entre los almorávides.

Castillo de Calatrava la Vieja (Ciudad Real, 2004)
Ramón Berenguer IV. Estatua sita en el madrileño parque del Retiro.

En mayo concentra a sus tropas en Toledo.

En junio se encuentra sitiando Andújar.

En agosto consigue rendir Baeza.

La flota cruzada entra en Almería y la musulmana huye en desbandada. Sometida a un férreo asedio tanto por tierra como por mar.

El 17 de octubre la ciudad capitula.

La caída de Almería hace que la población musulmana ponga sus ojos en los temibles almohades como salvadores del Islam.

Ibn Ganiya le traiciona y entrega Córdoba y Jaén a los almohades.

Ibn Mardanis se hace con el control de Valencia, y opta por pagar parias a Ramón Berenguer IV en concepto de protección.

1148. Durante el Concilio de Reims, dirige una carta a Eugenio III, en la que se queja amargamente de no ser reconocido como emperador por su primo, el rey portugués, así como de la conveniencia de que Toledo sea reconocida como la principal sede eclesiástica de todos los reinos peninsulares.

El Papa declara a la Península Ibérica como lugar preferente de cruzada.

En agosto el Gobernador de Córdoba, entrega la ciudad a los almohades, ante el peligro de anexión castellano-leonesa.

1149. En enero Ibn Ganiya muere en Granada, intentando convencer a los almorávides de entregar la ciudad a los almohades.

En febrero fallece en Palencia doña Berenguela, su esposa.

En marzo se celebra una Curia real en la ciudad de Burgos.

En diciembre, crea el Común de Atienza.

Escudo de Atienza.
Escudo de armas del Condado de Urgel.

1150. Se entrevista en Toledo con una delegación portuguesa, a fín de aunar esfuerzos en la lucha contra los almohades.

Nace Estefanía, fruto de sus amores con Sancha Fernández de Castro.

Intenta un nuevo asalto a la ciudad de Córdoba, con el apoyo de García Ramírez y del conde Armengol de Urgel. Córdoba resiste. El monarca leonés se resiste a volver con las manos vacías y consigue rendir el Castillo de Montoro.

En agosto, de vuelta a su reino, sitía Jaén, sin consecuencias.

El 21 de noviembre muere García Ramírez de Navarra.

1151. El 27 de enero firma el Tratado de Tudillén con Ramón Berenguer IV. Mediante dicho tratado reconoce derecho a la conquista de Denia, Valencia y Murcia para el reino aragonés. Asímismo se establece el reparto de Navarra para ambos reinos.

El tratado no llegará a cumplirse pues el Conde de Barcelona decide, muy sensatamente, seguir cobrando las parias que le proporciona el Rey Lobo sin arriesgar nada.

En abril vuelve a concentrar sus tropas en Toledo.

En julio se encuentra sitiando de nuevo Jaén. Pero tras un duro asedio de dos meses, la ciudad resiste.

Decide probar fortuna con Granada, con idéntico resultado.

En octubre se halla nuevamente en Toledo, con las manos vacías.

1152. En julio casa con doña Rica, hija de Ladislao, Duque de Polonia e Inés de Austria.

Nuevamente en tierras musulmanas, decide probar fortuna con la ciudad de Guadix. Pero la población se rinde a Ibn Mardanis y Alfonso, ebrio de furia, asola Murcia al regresar a su reino con las manos vacias.

Imagen de Alfonso VII. Monasterio de Carracedo (LEON).
Alfonso VII. Libro de Estampas de los Reyes. Alcázar de Segovia.

1153. Nace Sancha, que casará con el aragonés Alfonso II el Casto.

Nace Fernando, segundo de sus hijos naturales con Sancha Fernández de Castro.

Mientras se encuentra negociando el matrimonio de su hija Constanza con Luis VII de Francia, los almohades aprovechan para tomar Málaga.

1154. Su hija casa con el rey francés, pero sus esfuerzos por conseguir una alianza con Francia resultan baldíos.

1155. Se celebra un gran Concilio en Valladolid. En dicho concilio se hace un llamamiento a todos los reinos cristianos para continuar la lucha contra los musulmanes en la península.

Sus tropas rinden Andújar. Seguidamente hacen lo propio con Pedroche y Santa Eufemia.

En septiembre vuelve a tierras toledanas.

1156. Alfonso VII intenta buscar alianzas con cualquiera de los reinos peninsulares. Ante la imposibilidad de unos y la negativa de otros opta por la única solución viable: en febrero establece una alianza con el Rey de las Taifas de Valencia, Murcia, Denia y Guadix, Ibn Mardanis, quien le entrega la Fortaleza de Uclés, como gesto de buena voluntad.

Nace su hija Sancha.

Pero la proyectada expedición contra Al-Andalús no se produce. El rey Alfonso cae gravemente enfermo y los almohades aprovechan para recuperar posiciones antaño perdidas:

  • Conquistan Granada
  • Avanzan en Portugal
  • Se pierden Santa Eufemia, Pedroche y la Fortaleza de Montoro, muriendo en su defensa el Alférez Real, Nuño Pérez
  • Ibn Said recibe la orden de recuperar Almería

1157. En mayo suscribe el Tratado de Lérida con Ramón Berenguer IV. El objetivo nuevamente es repartirse el Reino de Navarra.

Miniatura de Alfonso VII. Genealogía de Alonso de Cartagena.
Guadix. Murallas árabes (2007).

Dicho tratado lleva incluído la futura boda del príncipe aragonés Alfonso, recién nacido, con Sancha de Castilla, hija de Alfonso VII y su segunda mujer, Riquilda de Polonia.

El rey Alfonso, que aún no se ha restablecido totalmente, recibe malas nuevas: la ciudad de Almería está a punto de caer y sus escasos defensores resisten estoicamente en El Alcázar de la ciudad.

Rápidamente concentra sus tropas en Toledo y parte en dirección a Almería. En Guadix se le unen las tropas del Rey Lobo.

Poco después llegan hasta la ciudad, pero son incapaces de derrotar a los sitiadores ni de liberar El Alcázar.

El monarca leonés idea un plan: atacar Granada, con la esperanza de que los sitiadores muevan sus fuerzas para ayudar a la ciudad nazarí. Pero Granada resiste y los almohades no muerden el anzuelo.

Almería, finalmente capitula.

Enfermo, desgastado y apenado, Alfonso VII emprende el camino de regreso. En su vuelta se le van uniendo las guarniciones de Andújar, Baeza, Ubeda...todo lo que costó tanta sangre recuperar. Tras cruzar Despeñaperros a la altura de Las Fresnedas, el monarca castellano-leonés

"muere de puro agotamiento debajo de una encina"

en Sierra Morena, el 21 de agosto, viendo como los almohades se aprestan a deshacer todo su trabajo de reconquista.

Es enterrado en el Monasterio de Sahagún.

Sepulcro de Alfonso VII en Toledo.
 

(1). En este contexto se producirían los famosos episodios de los caballeros abulenses rehenes de Alfonso I y la posterior quema de las cabezas de éstos en aceite por el rey aragonés, en el Campo de las Hervencias. Así como la posterior persecución por el noble abulense Blasco Jimeno y el reto al rey aragonés, desoído por éste, que manda acribillar al noble castellano por sus ballesteros. Ambos episodios son tomados con suma cautela por algunos historiadores.

(2). El acto de vasallaje consiste principalmente en tocar la mano derecha del rey y jurarle obediencia y estar dispuestos a mandar parte de los ejércitos imperiales.

(3). Aunque será enterrado en Oviedo, con permiso real.

 
Castillos de España
El castillo de la semana
Ultimas Actualizaciones
 
© castillosdejirm.com
Página actualizada el 25/02/2014