Almanzor
Almanzor

939-940. Muhammad Ibn Abi Amir nace en Torash -Torrox- , cerca de Algeciras.

Hijo de Abd Alá y de Boraiha, nobles pero no excesivamente adinerados.

Descendiente por línea directa de uno de los compañeros árabes de Tariq Ibn Ziyad, el mismo que venció a los visigodos en la Batalla del Guadalete y abrió las puertas de la España visigótica a los musulmanes.

Muere en Trípoli su padre cuando vuelve de una peregrinación y Muhammad -muy joven-, es enviado por su madre a estudiar a Córdoba, donde queda bajo la tutela de sus tíos.

Ibn Abi es un joven muy inteligente, austero, calculador, voluntarioso, dotado de un gran talento, una desmesurada ambición y una falta total de escrúpulos.

Una vez terminados sus estudios, se convierte en escribano público. Redacta sus demandas en un tenderete muy cercano al Alcázar.

Después secretario del Cadí Ibn Al-Salim.

El Moro Muza,  que envió a Tariq Ibn Ziyad a España. Manuscrito del s. XIV. Biblioteca Nacional. Madrid.
Sus aptitudes no pasan desapercibidas al Cadi que le recomienda al Visir Chafar Al-Mushafi, responsable de la administración civil.
Odalisca, esclava de un haren árabe.

967. El 22 de febrero entra al servicio de la princesa Subh en calidad de administrador, no tardando en percatarse de que, si quiere ascender, ello pasa por seducir a Subh (3).

Subh era una esclava vasca -de nombre Aurora- convertida en concubina de Al-Hakan y que ahora ocupa el puesto de favorita tras haberle dado al Califa dos hijos: Abd Al-Rahman e Hixam.

La carrera política de Muhammad Ibn se dispara de forma meteórica, muy posiblemente debido al hecho de haberse convertido en amante de la Princesa Subh.

Es nombrado como sahib al-sikka o sea, director de la Ceca.

968. Poco después tesorero.

969. Es nombrado Cadí de Sevilla y de Niebla.

970. A los ocho años muere Abd Al-Rahman, el primogénito de Subh, pasando el joven Hixam a ser el heredero al trono.

En julio Muhammad Ibn pasa a ser el administrador de los bienes de este último.

La excesiva cercanía de Subh hacia este su administrador no pasa inadvertida para el Califa AlHakan II que llegará a decir

«¿Es un mago o sólo un siervo inteligente? Aunque posean todo el oro del mundo, las mujeres de mi harén no tienen más ojos que para sus regalos: domina sus corazones y sólo él parece satisfacerles. ¡Tiemblo si pienso en lo que está en sus manos!»

Demasiados altos cargos, demasiado dinero pasa por sus manos. Muhammad Ibn es acusado de malversación de fondos públicos. Se salva gracias a la aportación de un amigo que le cede su propio dinero.

972. A pesar de estos hechos, se convierte en jefe de la policía pública y uno de los dos personajes más influyentes del Califato, junto al chambelán Yafar al-Mushafi.

973. A la edad de 38 años se desplaza con el general Galib hasta Marruecos para someter una revuelta.

Establece contactos y se hace con el control efectivo de esos guerreros. A su regreso, es nombrado jefe de las tropas mercenarias acantonadas en Córdoba.

975. Se produce un intento por parte del Conde de Castilla Garcí Fernández de tomar la Fortaleza de Gormaz, seria amenaza para la parte oriental del condado, incluyendo  a Osma y San Esteban -y la zona sur-oriental, incluyendo Maderuelo y Ayllón-.

Con el apoyo de Sancho Garcés II de Navarra y Ramiro III de León, reúne un importante contingente de hombres y  sitía Gormaz.

AlHaken II, estatua sita en Córdoba.
Castillo de Gormaz.

Desde Medinaceli sale el general Galib. Se le unen las tropas del Gobernador de Zaragoza Yahya-al Tuchibi, y del Goberandor de Lérida Raship-al Bagawati.

La llegada de este importante ejército resulta fatal para la coalición cristiana que es derrotada en Gormaz y perseguidos sus efectivos en su retirada, volviendo a derrotarles en Langa y Estercuel.

976. El 5 de febrero Al-Hakam II se siente morir.

Hace llamar a sus allegados y fieles y les hace solemnemente jurar que velarán por los derechos sucesorios de su pequeño hijo Hixam.

El 1 de octubre muere el Califa.

El hermano de este, Mutarrif Al-Mughira, olvidando la promesa anterior, intenta coronarse como nuevo Califa.

Chafar al-Mushafi simula estar de acuerdo con la operación, pero poco después informa a los leales al heredero.

Muhammad Ibn al frente de las tropas mercenarias entra en el Palacio de al-Mughira al que hace estrangular delante de sus propias mujeres.

Empieza a dar muestras de no vacilar antes las ejecuciones sumariales y de tomar decisiones sin pestañear.

El 8 de octubre, a pesar de contar únicamente con once años, y en contra de la tradición musulmana que prohibe a un niño ser investido como monarca, el joven Hixam es proclamado como Califa.

977. Se forma un gobierno provisional compartido con el Hadjib Al-Mushafi, y siempre con la aquiescencia de la madre de Hixam, la Princesa Subh.

En pocos meses, Muhammad Ibn se asegura el control del ejército.

La expedición de castigo llega hasta Asturias -a partir de este momento, las razzias serán una constante en la vida de Ibn Abi-.

Estatua de Almanzor en Algeciras.
Almanzor, por Francisco de Zurbaran.

Al-Mushafi nota que pierde protagonismo e intenta casar a uno de sus hijos con Asma -la hija del prestigioso general Galib-.

Pero Abú Amir y la princesa Subh maniobran rápidamente y cancelan tal enlace.

978. El 1 de enero quien casa con la bella Asma es Muhammad ibn, aumentando así aún más sus ya casi ilimitadas ambiciones políticas.

El 29 de marzo con sus intrigas, consigue que Al-Mushafi sea destituído, detenido y encarcelado -junto con sus hijos-. Inmediatamente se hace otorgar el titulo de Hajib que ostentara su predecesor.

Entre el 31 de mayo y el 6 de agosto, emprende su cuarta campaña, llamada Al-Daliyya contra Pamplona y Barcelona.

Su primera decisión política es la de expulsar a los mercenarios de origen eslavo, que se han constituído en una casta de privilegiados, sustituyéndoles por beréberes traídos del Magreb.

Además, practica una dura represión que elimina sistemáticamente a cualquier posible competidor o enemigo.

979. Desbarata una trama para asesinar a Hixam II.

980. Ordena la construcción de la ciudad de Madina Al-Zahira.

Allí traslada la administración del estado y aislando a Hixam II en Córdoba, en una vida dedicada a los placeres de su inmenso harén y alejándole de los asuntos de gobierno, y ejerciendo él como el auténtico Califa en la realidad.

Emprende la 10 campaña llamada Al-Munya.

Pero el general Galib se dá cuenta de los planes ambiciosos de Ibn Abi y comienza a hacer planes para terminar con su vida.

En abril es invitado por el general a una celebración en la Fortaleza de Atienza.

Durante la misma Galib se dirige en tono ofensivo a su yerno, criticándole su ambición, para terminar hirièndole con una daga en la sien y en una mano.

Cuando Galib se disponer a darle el golpe de gracia se interpone entre ambos el Cadí local, que salva a Abú Amir de una muerte cierta al saltar este por una ventana de la fortaleza y engancharse sus ropas.

Herido en sus carnes y tocado en su orgullo abandona a duras penas el lugar mientras Galib hace ejecutar al Cadi local responsable de la salvación de Muhammad ibn.

Castillo de Atienza (Guadalajara)
Castillo de Medinaceli.

Medinaceli -lugar donde Galib guarda su tesoro personal- es asaltado por las fuerzas de Ibn Abi y los tesoros repartidos entre sus hombres.

En octubre ataca una de las fortalezas proclives a Galib, que decide atrincherarse con sus tropas en Atienza, mientras solicita la ayuda de castellanos y navarros.

981. En abril se suceden un par de escaramuzas entre las fuerzas del veterano general y las de Ibn Abi, con resultado favorable al militar.

Muhammad ibn responde reuniendo un gran ejército de soldados cordobeses, bereberes y tropas fronterizas con las que hostiga todos los territorios del general -Calatayud-...

Ahora los encuentros militares contra su suegro le son favorables.

El 7 de julio Muhammad ibn llega a las proximidades de Atienza. Le acompaña el ejército cordobés, soldados bereberes y nutrido contingente de tropas fronterizas.

Galib por su parte -que frisa ya casi los ochenta años- cuenta con su propio ejército, el apoyo de castellanos y navarros y soldados musulmanes de frontera fieles a su persona.

Batalla de Torrevicente. El 9 de julio se inician las hostilidades.

Galib ordena una feroz carga que desarbola completamente el ejército bereber del flanco derecho.

Seguidamente, pone en fuga a las tropas fronterizas que protegen el flanco izquierdo.

Cuando la victoria parece cercana al anciano general este se desploma del caballo, bien por un golpe de silla, bien por muerte natural.

Su cuerpo es despedazado en el mismo campo de batalla y Muhammad ibn no dá crédito cuando le traen, primero la mano con su anillo, y seguidamente, la cabeza del anciano general. Muhammad ibn ordena

"despellejar su piel, rellenarla de algodón y crucificarla en la puerta del alcázar cordobés,
colocando su cabeza clavada en una cruz
"

Ramiro III. Ayuntamiento de León.

En esta batalla muere, además, Ramiro Garcés de Viguera, hijo de García Sánchez I de Pamplona.

Ibn Abi obtiene así una victoria que no esperaba.

Acto seguido, decide castigar a los reinos cristianos por su osadía. Siguiendo el curso del Duero llega hasta Zamora -ciudad con una población cercana a los 1000 habitantes- que es destruída (4), y un buen número de zamoranos son degollados y otros llevados como esclavos.

En agosto de vuelta hacia Córdoba derrota a una coalición castellano-leonesa en Rueda, lo que trae consigo la conquista y destrucción de Simancas.

Ramiro III acepta un pacto de sumisión.

Esto le hace impopular ante los leoneses, quienes pretenden colocar un nuevo rey, Bermudo II, con la ayuda de nobles gallegos.

Además, el rey navarro Sancho Garcés II se declara su vasallo, comprometiéndose a pagar un tributo anual al Califato y además le entrega a su hija Abda -Urraca-, llamada La Vascona, en matrimonio (5).

El Conde de Castilla, a pesar de haber sido derrotado, no se plega a los deseos de Muhammad Ibn y decide seguir la guerra por su cuenta, sin aliados.

Ibn Ibi regresa victorioso haciéndose llamar Al-Mansur bi-Allah -el victorioso de Dios-. Los cristianos le conocerán desde entonces como Almanzor.

982. Al-Mansur dirige personalmente una nueva aceifa contra Gerona -nunca reconquistada-. En el transcurso de la misma asalta y destruye algún que otro castillo o fortificación cristiana.

En el reino leonés se producen enfrentamientos entre Ramiro III y Bermudo II sin grandes cambios territoriales.

983. El 21 de enero hace ejecutar al general beréber Yafar ibn Ali ibn Hamdun.

Y también a Al-Mushafi, quien continuaba en la cárcel a la espera de un juicio que nunca llegó.

Garci Fernández decide que es imposible mantener la línea fronteriza al sur del Duero. Abandona paulatinamente sus fortalezas de Sepúlveda, Gormaz, Atienza...

La nueva línea de defensa queda establecida en San Esteban de Gormaz y Osma.

En octubre destruye Lagunelas y ataca Sacramenia -Segovia- haciendo ejecutar a todos los hombres y haciendo esclavos al resto de la población.

Bermudo II. Ayuntamiento de León.

Borrell II. Manuscrito del Monasterio de Poblet. Museo de Tarragona.

984. Nombra a Ziri Ibn Atiya Visir del territorio central de Marruecos.

En febrero Ramiro III le entrega Zamora sin lucha alguna.

Peor suerte corre la castellana Sepúlveda, que es nuevamente atacada.

Nace su hijo Abd al Rhaman Sanyul -Sanchuelo- nacido de la vascona Abda.

985. Mientras tanto, su hijo Abd Al-Malik derrota en Marruecos a Ahasan.

El 5 de mayo, viendo que Borrell II le considera un aliado y se aleja paulatinamente de la corte carolingia, lanza un devastador ataque contra la actual Cataluña.

Tras destruir cuanto castillo, monasterio y población se cruza en su camino llega hasta Barcelona, ciudad que acoge unos 1.000 habitantes.

Ramiro III ha muerto en extrañas circunstancias en Destriana, cerca de Astorga.

El 26 de junio es sepultado en la Iglesia de San Miguel de Astorga.

El 1 de julio comienza un duro asedio contra la ciudad condal -protegida por fuertes murallas-, que incluye el uso de catapultas para lanzar bolas de fuego e incluso cabezas de cristianos ya muertos y decapitados.

El 6 de julio los musulmanes entran en Barcelona a sangre y fuego. La ciudad es pasto de las llamas, y sus habitantes masacrados o convertidos en esclavos.

Borrell II consigue huir pero la lista de nobles capturados es interminable:

Asalto a Barcelona, por las huestes de Almanzor.
Escudo del Reino de León.
  • El Vizconde de Barcelona
  • El arcediano Arnulf
  • Las monjas del Monasterio de San Pedro de Puellas.

Otros no tienen tanta suerte como los monjes del Monasterio de San Cugat del Valles, que es saqueado.

Tras destruir media ciudad una guarnición musulmana permanece en la ciudad -inexplicablemente la abandonarán en unos meses-.

Almanzor apoya a Bermudo II en esta ocasión, que le permite instalar sendas guarniciones musulmanas en León y Zamora, desde donde aplastan a los díscolos nobles leoneses rebeldes.

986. En febrero vuelve a devastar Simancas.

En primavera casa su hijo Abd al Malik con Habiba.

Bermudo II expulsa a las guarniciones musulmanas y Almanzor monta en cólera.

En junio prepara una expedición de castigo hacia León, ayudado por sus aliados leoneses, los Condes de Monzóny Saldaña -García Gómez tras la muerte de Gómez Díaz-.

Alba de Tormes, Salamanca y Zamora son asoladas y destruídas.

Seguidamente marchan sobre León cuya defensa ha sido encomendada al Conde Gonzalo González.

La capital del reino es asaltada, saqueada e incendiada, muriendo heroicamente Gonzalo González.

Seguidamente destruye el castillo y todas las puertas de la muralla romana.

En el camino de regreso vuelve a devastar Sepúlveda.

987. El 25 de enero se consigue llevar el agua desde la serranía cordobesa hasta la mezquita a través de una canalización de piedra.

El 3 de mayo se inicia la tercera ampliación de la Mezquita de Córdoba.

Prepara una nueva expedición de castigo -probablemente la 28-, esta vez con destino a tierras portuguesas.

Castillo de Alba de Tormes (SALAMANCA)
Castillo de Portillo.

El 28 de junio devasta Coimbra.

988. En abril sale desde Córdoba -30ª campaña- con direccción nuevamente hacia el Reino de León, arrasando Salamanca, Zamora y Toro.

En agosto -31ª campaña- penetra nuevamente en León con furia demoledora. Arrasa Astorga y Rueda -Valladolid-.

Bermudo II se ve obligado a refugiarse en Zamora, mientras son asolados los Monasterios de Sahagún y Eslonza.

En vista de los acontecimientos, Bermudo II juzga prudente retirarse hacia tierras gallegas, acompañado del cronista Sampiro.

En otoño inicia su 32ª campaña, cuyo destino pudiera ser Burtil -Portillo-, esclavizando a sus habitantes y arrasando el castillo.

Bajo su protectorado comienza a reinar en Fez -Marruecos- el zenata Ziri ibn Atiya.

989. Mueve los hilos entre los nobles leoneses rebeldes para minar el poder de Bermudo II, mientras la sombra de la rebelión germina entre sus propias filas.

El Gobernador de Toledo, descubierto, se acoge a la protección del rey leonés.

En primavera -33ª campaña- penetra en Toro -Zamora- donde hace ejecutar a todos los defensores y los supervivientes son llevados a Córdoba como esclavos.

Después de desplaza a Zaragoza, donde destituye a Abd al-Rahman ibn Muhammad al-Tuyibi -acusado de rebelde- y nombra a Abd al-Rahman ibn Yahya como nuevo Gobernador de Zaragoza.

En julio -34ª campaña- esta vez contra Castilla.

En agosto sitía San Esteban de Gormaz, pero no puede conquistarla por la traición de su hijo mayor Abd Allah, que es acogido por el II Conde de Castilla junto con seis desertores más.

Castillo de Toro.
Castillo de Berlanga de Duero

Entonces levanta el cerco y se dirige hacia la cercanas Osma y Berlanga de Duero, que capitulan este mismo mes.

Seguidamente devasta el Monasterio de Silos, para poner sitio finalmente a Amaya y Alcoba de la Torre.

En octubre se rinde Alcoba de la Torre tras dos meses de asedio.

990. Problemas internos en Córdoba, hacen que vuelva precipitadamente dejando un ejército de musulmanes y ayudados por nobles cristianos rebeldes, encabezados por el Conde de Saldaña, García Gómez.

Vuelve a sitiar San Esteban de Gormaz, nuevamente sin éxito.

Entabla negociaciones con Garci Fernández para que este evite que arrase la comarca. La coyuntura es esta: la entrega de su hijo Abd-Allah a cambio de una paz duradera. El Conde acepta, y le pide que respete la vida de su hijo.

El 8 de septiembre Abd-Allah es decapitado en Medinaceli.

Parece ser que la pactada tregua entre castellanos y musulmanes es efectiva, puesto que durante los tres años siguientes no se producirá ningún ataque contra Castilla.

Inicia la 35ª campaña, esta vez contra tierras portuguesas.

El 2 de diciembre conquista Montemoro-Velho -cerca de Coimbra- donde hace levantar un castillo y mezquita.

Bermudo II aprovecha la coyuntura para bajar de tierras gallegas a intentar poner orden en su reino.

991. Nombra a su hijo Abd al Malik como hayib,

En verano inicia su 36ª campaña con destino a La Rioja.

Arrasa Briones, Nájera y Cenicero.

Seguidamente penetra en el país de los vascones y tras una breve campaña regresa con miles de esclavas.

Bermudo II de León. Museo del Prado (MADRID).

Uncastillo.

En noviembre el rey leonés es expulsado del reino por una coalición de nobles rebeldes -Munio Fernández, Gonzalo Bermúdez y Pelayo Rodriguez-.

A finales de noviembre Bermudo II casa con Elvira García, hija del Conde de Castilla.

992. En mayo inicia su 37ª campaña contra Navarra.

Toma Uncastillo -Zaragoza- y prosigue hasta Pamplona llegando incluso a penetrar en territorio francés.

En septiembre Sancho Garcés II se desplaza hasta Córdoba para solicitar una tregua. Lleva consigo 50 caballeros que dejará en calidad de rehenes.

El 30 de septiembre muere Borrell II, sucediéndole su hijo Ramón Borrell como Conde de Barcelona.

993. En enero los ifraníes conquistan Fez. Almanzor reacciona enviando a Ziri ibn Atiyya para recuperarla.

Inicia su 39ª campaña nuevamente estrellándose contra San Esteban de Gormaz.

Bermudo II le envía a su hija Teresa, convirtiéndola en concubina suya.

994. Fomenta una rebelión contra Garci Fernández liderada por su propio hijo, Sancho García. Desde la lejanía observa el devenir de los acontecimientos.

Fallece Sancho II Garcés de Navarra. Le sucede su hijo García Sánchez II el Temblón, mucho menos sumiso hacia los musulmanes que su progenitor.

Bermudo II expulsa a los nobles rebeldes a su causa, pasándose estos al bando musulmán.

Restos del castillo de San Esteban de Gormaz.
Retrato imaginario de García Sánchez II el Temblón, por Manuel Aguirre y Monsalbe. Diputación Provincial de Zaragoza.

En junio Sancho García -apoyado por sus partidarios de La Bureba y Álava- se subleva contra su padre, el II Conde de Castilla, momento esperado por Almanzor.

Inicia la 41ª campaña contra Garcí Fernández de Castilla, acompañado de su hijo Abd al-Malik.

Saquea Avila.

Sitía San Esteban de Gormaz durante 5 días, consiguiendo la rendición -por fin- de la citada fortaleza a la que dota de una importante guarnición.

En julio toma Clunia y Barbadillo -Burgos- para dirigirse, seguidamente, en busca de los navarros de García Sánchez II, a quien derrota sin problemas en su primer enfrentamiento.

Garci Fernández responde con un ataque que le lleva hasta las mismas puertas de Medinaceli, muy cerca de la frontera musulmana.

Seguidamente, se dispone a asaltar Pamplona, pero sus defensores se rinden sin presentar batalla.

En otoño inicia su 42ª campaña contra el rey leonés, que se retira precipitadamente hacia Oviedo.

Sus tropas penetran en León -previamente abandonada- y la destruyen completamente, dejando únicamente una torre en pie.

Seguidamente hacen lo propio en Astorga, Coyanza y Sahagún, siendo sus tropas son detenidas frente a los Castillos de Luna y Gordón -que les impiden el acceso hacia Asturias-.

Ziri ibn Atiya, tras hacerse con el control de Marruecos, funda una nueva capital en Oujda y dirige la región sin contar con los designios de Almanzor.

995. Inicia su 47ª campaña en dirección hacia tierras portuguesas, atacando Viseu y Lamego.

Astorga -la capital provisional del reino tras la destrucción de León- es su siguiente objetivo.

Carrión de los Condes y Saldaña -iglesia y fortaleza- son igualmente arrasadas, por lo que Bermudo II se aviene a pagar un tributo anual para evitar más desolación.

Garci Fernández tiene noticias de que este imponente ejército musulmán se dirige a sus enfrentados dominios, y, a pesar de estar en clara inferioridad numérica, sale hacerles frente.

El 25 de mayo en el paraje denominado Piedrasillada, muy cerca de Alcozar, recibe varios lanzazos, uno de ellos en el cuello, que le deja muy malherido (1).

A pesar de las consignas de Almanzor para que sus médicos le salven la vida, el II Conde de Castilla muere poco después en la ciudad de Medinaceli.

Monumento erigido en Piedra Sillada en el año 2009 por iniciativa de la asociación Pascual Vivas en memoria del II Conde de Castilla,  Garci Fernández.

Torre de Agreda (2006).

Al fallecido le hace cortar la cabeza, que manda en un cofre a Córdoba, dejando el resto del cuerpo en Medinaceli (2).

Sancho García, hijo del anterior y III Conde de Castilla, firma la paz con Almanzor y le entrega a su propia hermana Oneca, en matrimonio.

996. La princesa Subh, temiendo por el futuro de su hijo, el califa Hixam II comienza a conspirar.

Soborna a algunos guardianes y roba el tesoro califal pretendiendo trasladarlo y pagar con el los gastos de la revuelta contra Almanzor, que sería dirigida por Ziri ibn Atiya.

Pero Almanzor se entera de la maniobra y consigue recuperar el tesoro califal.

El 24 de mayo su hijo Abd al-Malik traslada los tesoros a su residencia de Madinat al-Zahira-Almanzor se halla enfermo-.

García Sánchez II de Pamplona no puede aguantar las acometidas de las tropas de Almanzor, así que se desplaza hasta Córdoba para pedir la paz

997. Ordena la reconstrucción de una serie de fortificaciones sorianas en primera línea de la Marca Media: Almazán, Agreda, Soria, Calatañazor.

Y dos baluartes defensivos de primer nivel en la retaguardia: Madina Salim -Medinaceli- y Atienza.

Se produce un ataque pamplonica a la ciudad de Calatayud, acción en la que muere el hermano del gobernador de la ciudad.

El rey leonés deja de pagar el impuesto de vasallaje.

Prepara la 48ª expedición de castigo contra los reinos cristianos.

El 3 de julio sale desde Córdoba.

Llega a Viseu donde se le unen los nobles cristianos traidores -Conde Galindo, Conde Froila González...-, a los que trata

«con tal equidad que a veces llegaba a honrarlos
y favorecerlos sobre sus mismos correligionarios»
(6)

Este impresionante ejército llega a Oporto, arrasándola. Seguidamente penetra en tierras gallegas asolando Salvaterra do Miño, Tuy, Baiona, Vigo, Iria y el Monasterio de Carboeiro.

Litografía de Simonet (1858), que muestra a Almanzor a caballo.
Estatua de Almanzor en Calatañazor, Soria.

El 11 de agosto entra en Santiago de Compostela, abandonada ante la inminente llegada del caudillo cordobés.

"La ciudad fue destruída, la basílica saqueada,
las casas reducidas a escombros y las murallas allanadas"
(7)

Al penetrar en la tumba del apóstol Santiago

"Nadie osó molestar a un monje que oraba delante de ella" (8)

La ciudad arde durante una semana mientras sus soldados rapiñan y saquean los alrededores, masacrando o haciendo prisionero a cuanto cristiano encuentran.

Los esclavos cristianos cargan con las campanas de la Catedral de Santiago y las puertas de la ciudad y Almanzor emprende el camino de retorno en dirección al Bierzo.

El Monasterio de San Salvador de Carracedo es destruído, asi como el viejo castillo de Coyanza, mientras un buen número de sus habitantes resultan muertos o convertidos en esclavos.

Ante tanta destrucción, algún noble leonés levanta su voz en señal de desaprobación, siendo igualmente ejecutado, así como un falso leñador que los leoneses habían introducido en el campamento musulmán para hacer labores de espía.

Sin embargo, en el camino de regreso se extiende una enfermedad intestinal entre los musulmanes causando grande estrago, que los cristianos no dudan en achacar a castigo del apóstol Santiago por la afrenta de deshonrar su santuario.

En octubre se encuentra nuevamente en Córdoba.

Ziri ibn Atiya vence a los ziríes en Tiaret -Argelia-.

998. Se nombra así mismo como sayyid -señor- y malik al-karim -noble rey-.

Su 49ª campaña tiene esta vez por destino tierras africanas. Manda un segundo ejército mandado por su hijo Abd al-Malik -acompañado del general de medinaceli Al-Wadih- para someter al rebelde Ziri ibn Atiya.

En julio al-Wadih derrota en Madiq al-Hayya -cerca de Ceuta- a Ziri ibn Atiya.

El 13 de octubre Abd al-Malik repite victoria en Yabal Habib -cerca de Tánger- hiriendo al propio Ziri ibn Atiya, que se ha de retirar al desierto, mientras que el vencedor queda en Fez convertido en una especie de Virrey de Marruecos.

Expulsa a Subh del Califato y obliga a Hixam a delegar todo su poder en su persona.

999. Prepara sus campañas 50ª y 51ª para vengar la muerte del hermano del Gobernador de Calatayud.

Infante musulmán andaluz del siglo X.

Inete andalusí del siglo X,

Para ello hace ejecutar inmediatamente a cincuenta prisioneros navarros -algunos de ellos miembros de la familia real- que estaban confinados en Córdoba tras la caída de Uncastillo.

Ziri ibn Atiya vuelve a la obediencia cordobesa y Abd al-Malik y el general Al-Wadih regresan a Córdoba.

Ataca nuevamente Pamplona -incendiada y arrasada- y se dirige al Condado de Aragón, donde destruye el Monasterio de Siresa.

En Saraqusta -Zaragoza- se le unen las tropas de su hijo Abd al-Malik, y los ejércitos de ambos atacan el Condado de Pallars, destruyendo Manresa.

En septiembre, mientras se encuentra atravesando El Bierzo, muere el rey leonés Bermudo II, presumiblemente de un ataque de gota, siendo enterrado en el Mº de Villanova.

Como su hijo Alfonso -futuro Alfonso V- tiene cinco años de edad y no puede gobernar, lo hace un Consejo de Regencia.

El 11 de diciembre muere Subh.

1000. Se prepara una gran alianza cristiana en contra del poderío musulmán, y que integra a:

  • García Sánchez de Pamplona
  • El Reino de León, por boca de sus regentes
  • El Conde castellano Sancho García
  • Numerosos nobles y condes, entre ellos García Gómez Conde de Saldaña, que ha vuelto a la obediencia leonesa

Almanzor no se amilana y prepara su 52ª campaña contra todos ellos. Le acompañan sus hijos Abd al-Malik y Abderramán Sanchuelo.

El 21 de junio salen de Córdoba al frente de sus hombres -fuerzas estimadas en unos 20.000 hombres-.

El Conde de Castilla ha arengado a sus tropas instando a no huir y se emplazan en un altozano en Peña Cervera -Burgos-, desde donde dominan todos los caminos.

El 29 de julio llegan los musulmanes y, viendo la posición ventajosa de los cristianos, aguardan al día siguiente mientras buscan un plan de ataque.

El 30 de julio aún no han decidido nada, cuando reciben, de improviso, la carga de la caballería cristiana que baja rápidamente desde las alturas.

Soldado andalusí.
Reconstrucción del Castillo de Burgos.

Los flancos musulmanes están a punto de desfallecer cuando Abd al-Malik acude presto a fortalecer los mismos, igualándose el combate.

Almanzor se dá cuenta de que puede sufrir su primera derrota a manos cristianas e improvisa una solución de emergencia. Hace trasladar su campamento a un cerro cercano y ordena que aparezcan algunos de sus jinetes cabalgando y gritando como si fueran refuerzos aparecidos inesperadamente.

Los cristianos muerden el anzuelo y se retiran, perseguidos por la caballería islámica, no sin haber causado antes alrededor de 700 bajas musulmanas.

El 4 de septiembre entran en Burgos, saqueándola.

Muere García Sánchez II de Pamplona. Le sucede su hijo Sancho III el Mayor -como es menor de edad se forma un Consejo de Regencia formado por su madre Jimena Fernández y su abuela Urraca y dirigido por Sancho Ramírez de Viguera-.

Se inicia la construcción de la Mezquita de Sevilla y de la Fortaleza de Al Madinat Kunka -Cuenca- donde el general Al-Walih traslada todos sus tesoros desde Medinaceli.

1001. Muere Ziri ibn Atiya. Le sucede su hijo Al-Muiz, que es confirmado por Almanzor en las posesiones que otrora gobernara su padre.

1002. A pesar de su edad -64 años- y de la artritis reumática que le está minando, que le hace ser trasladado en litera -por no poder montar a caballo- inicia su 56ª campaña -llamada de Canales y el Monasterio por el historiador musulmán ibn al-Jatib-, y cuyo objetivo es minar la altanería castellana, destruyendo el Monasterio de San Millán de la Cogolla, patrono de Castilla.

Concentra un gran ejército en Medinaceli, entra por Osma y penetra en La Rioja, la cual saquea, incendiando el citado Monasterio de San Millán. Seguidamente hace lo propio con el Reino de Pamplona.

Pero su enfermedad se agrave y su ejército emprende la retirada -lenta y pesada por el botín de guerra-, seguido de cerca por castellanos y navarros que hostigan su retaguardia.

Según los anales cristianos, es derrotado en su huída por Sancho García de Castilla, resultando herido el 8 de agosto en la Batalla de Calatañazor -es más que probable que dicha batalla no fuera más que una escaramuza entre la retaguardia musulmana y la avanzadilla castellana-, y muriendo unos dias después a consecuencia de las heridas recibidas.

Restos del castillo de Calatañazor (Soria).

Sin embargo, queda para la historia la siguiente sentencia:

"En Calatañazor perdió Almanzor el tambor" (9)

Probablemente, fallece en Bordecórex -en presencia de sus hijos Abd al-Malik y Abderramán Sanchuelo-.

Trasladado a Medinaceli para recibir sepultura, se le envuelve en una mortaja que siempre llevaba consigo y había sido cosida por sus propias hijas. Es cubierto con el polvo que recogía de sus vestidos de todas las expediciones que realizaba e iba guardando celosamente en un cofre preparado para el evento.

Según los historiadores árabes, en su tumba queda grabado lo siguiente:

"LAS HUELLAS QUE HAS DEJADO EN LA TIERRA
TE ENSEÑARAN SU HISTORIA COMO SI LO VIERAS CON TUS MISMOS OJOS.
POR ALÁ, QUE JAMÁS LOS TIEMPOS TRAERÁN OTRO QUE SE LE PAREZCA,
NI QUE COMO ÉL DEFIENDA NUESTRAS FRONTERAS
.

Su hijo Abd Al-Malik queda como sucesor, mostrando el mismo fanatismo hacia los cristianos que habia mostrado su padre.

1365. El historiador musulmán Ibn al-Jatib, Primer Ministro del Reino de Granada, envía un emisario a Medinaceli para que compruebe de primera mano la existencia de la tumba de Almanzor. El citado, puede corroborar in situ la existencia de dicha tumba, pero no pudo encontrar ninguna referencia a la inscripción de la citada lápida.

"

 

 

(1). Parece bastante probable que Almanzor no se encontraba en esta razzia, sino que se hallaba en Córdoba y que Garci Fernández se topó con un destacamento musulmán.

(2). Poco después su hijo, Sancho García, consigue que le sean restituídos todos los restos y les dá digna sepultura en el Monasterio de San Pedro de Cardeña, en Burgos.

(3). Lo cual no parecía excesivamente complicado porque la historia posterior parece haber demostrado que AlHakan II era homosexual.

(4). Dice la leyenda que Almanzor únicamente deja en pie una de las torres para que quedara el recuerdo de lo que había sido una importante ciudad cristiana.

(5). De este enlace nacerá Abd Al-Rhaman Sanyul más conocido como Sanchuelo.

(6). Según la Crónica Silense.

(7). Menéndez Pidal.

(8). Según el historiador musulmán Ibn Jaldún. Según Menéndez Pidal podría tratarse de Pedro de Mezonzo, Obispo de Santiago y que contaría en esa fecha con unos 67 años de edad.

(9). Según modernos estudios, tal batalla nunca llegó a existir salvo en la imaginación o fantasía de algunos historiadores póstumos y los anhelos y deseos de verse librados de semajante demonio. Parece ser que, en realidad, después de una campaña exitosa como las anteriores, Almanzor se siente enfermo hasta tal punto que tiene que ser trasladado en litera, entrando en Medinaceli y muriendo unos días después, el 10 de agosto.

 
Castillos de España
 
© castillosdejirm.com
Página actualizada el 25/07/2017