Garci Fernandez II Conde de Castilla
Garci Fernandez II Conde de Castilla
Estatua de Fernán González. Burgos, 2005

938. Nace en Burgos.

Es hijo del Conde de Castilla Fernán González y de Sancha de Navarra (1).

Casa con Ava de Ribagorza (2), hija de Raimundo II de Ribagorza y de Gersenda de Fezensac. Del matrimonio resultarán los siguientes hijos:

  • Mayor de Castilla
  • Urraca de Castilla
  • Sancho García
  • Gonzalo Fernández
  • Sancho
  • Elvira de Castilla
  • Toda de Castilla
  • Oneca de Castilla
Casa de Doña Sancha en Covarrubias.

970. El 1 de marzo muere Fernán González. Automáticamente se convierte en el II Conde de Castilla sin mediar confirmación regia, dándose por entendido que dicho Condado pasaba ya de padres a hijos. Así, encontramos ya un primer documento que reza como sigue y le posiciona al frente del Condado:

"...rex Rademiro in Legione et comite Garzia Fredenandez in Castella..."

En estos momentos el Condado de Castilla se halla en paz con el califa cordobés Al-Hakan II y mantiene unos lazos de estrecha cordialidad con los reinos cristianos del Norte.

971. Envía sus embajadores a presentar sus respetos a Al-Hakan II. En Córdoba se encuentran con los del Conde de Monzón. Olvidadas ya rencillas anteriores, ambos Condados se hallan en un clima de franco entendimiento.

974. Los ejércitos califales se encuentran inmersos en una campaña guerrera en el Norte de África. Garci Fernández entiende que es un buen momento para romper los lazos de amistad con Córdoba e inicia las hostilidades. Los Infantes de Lara razzian tierras sorianas atacando las plazas de Aldealpozo, La Pica, Masegoso, La Torre de Amril, Deza...mientras otro ejército castellano ataca tierras de Guadalajara.

Estatua de Al-Hakan II, en Córdoba.
Fortaleza de Gormaz (2004).

Ramiro III de León, mientras tanto hace lo propio en San Esteban de Gormaz.

Garci Fernández, previsoramente, y adivinando tiempos difíciles para Castilla, otorga el llamado Fuero de Castrojeriz, que eleva a la categoría de infanzón, a cualquier campesino que disponga de un caballo para la guerra.

975. Al-Hakan II hace regresar apresuradamente a su más prestigioso general, Teman Galib, para hacer frente a las agresiones cristianas. Los ejércitos coaligados cristianos (León, Navarra, el Condado de Castilla y el Conde de Saldaña), se encuentran asediando la Fortaleza de Gormaz.

La llegada de Galib, junto con los Gobernadores Musulmanes de Zaragoza y Lérida, resulta fatal para la coalición cristiana, que son derrotados en las puertas de Gormaz. Seguidamente, vuelve a derrotarles en Langa y Estercuel.

976. En octubre muere Al-Hakan II, dejando un hijo demasiado pequeño para gobernar, según la ley musulmana.

977. Un ambicioso diplomático cordobés se hace con el control del ejército. Un nombre que dará innumerables quebraderos de cabeza a los reinos cristianos del norte a partir de ahora: Muhammad Ibn Abi Amir.

978. Acude a León para solicitar la ayuda leonesa en la reanudación de la confrontación contra los musulmanes, pero el reino leonés le declina su ayuda.

En verano no duda en sitiar en solitario nuevamente la Fortaleza de Gormaz, consiguiendo su rendición. Y aprovechando su buena fortuna, conduce a sus hombres hasta Almazán, Barahona y Atienza, asaltando todas las plazas (3).

Con la llegada del invierno, dá por finalizada su campaña, volviendo cargado de botín, del que hace entrega a su hija Urraca, Señora y Abadesa de Covarrubias.

Castillo de Atienza (GUADALAJARA, 2003)
Castillo de Medinaceli.

981. Se producen serias disensiones entre Muhammad Ibn Abi Amir y Galib. El general árabe solicita la ayuda de sus antiguos enemigos cristianos, obteniendo los apoyos de Garci Fernández, Sancho Garcés II de Pamplona y su hermano Ramiro, Señor de Viguera.

El 10 de julio ambos ejércitos se encuentran en Torrevicente -a 19 km de Atienza-. En dicha contienda resulta muerto Galib.

El ejército castellano ha quedado tan severamente dañado que los musulmanes prosiguen su camino asolando y saqueando cuanto les sale al paso. Alcanzan Zamora, asolando sus alrededores pero sin conseguir tomar la ciuda.

En octubre Almanzor se repliega a Madina Salim -Medinaceli- donde reorganiza su ejército.

El 29 de octubre parte de esta ciudad para encontrarse con la avanzadilla castellana en Tarancueña -Soria- la cual destroza.

Seguidamente se topa con una coalición de castellanos, leoneses y navarros a la que derrotan en Rueda. Y para doblegar el ánimo cristiano, marchan sobre Simancas, ciudad que conquistan y arrasan.

Almanzor, por Francisco de Zurbaran.

Intentan los musulmanes hacer lo mismo con León, pero una tormenta de frío y nieve les obliga a regresar precipitadamente a Córdoba.

Muhammad Ibn Abi Amir regresa a Córdoba, se hace proclamar Al-Mansur bi-Allah -el victorioso de Dios- y el orgullo cristiano ha quedado seriamente dañado:

  • Sancho Garcés II de Pamplona, acepta su sumisión ante Córdoba y entrega a su hija Abda La Vascona en matrimonio al caudillo cordobés
  • El reino leonés se compromete a vasallaje y pagar tributo anual

Unicamente Garci Fernández decide no someterse.

982. Se produce una auténtica guerra civil en el reino leonés. Con el apoyo de la nobleza gallega, Bermudo se enfrenta al rey Ramiro.

Almanzor devasta tierras leonesas. Toma Toro y derrota al ejército leonés en campo abierto.

983. Muhammad ibn Ibi prepara su 18ª campaña contra los reinos cristianos.

Sancho Garcés II Abarca.

Ataca la Fortaleza de Simancas y degüella a sus defensores a pesar de haber rendido estos el lugar.

Seguidamente, conquista el Castillo de Peñafiel.

En el reino leonés se producen enfrentamientos entre el legítimo rey, Ramiro III, y los partidarios gallegos y portugueses de Bermudo II.

En septiembre Almanzor comienza su 19ª campaña contra el Reino de León, nuevamente. Ataca Salamanca, pero su fortaleza -considerada la mayor del reino leonés-, resiste.

El 2 de noviembre Almanzor inicia su 20ª campaña, ahora contra el Condado de Castilla.

Castillo de Peñafiel.
Foto nocturna de la ciudad de Sepúlveda.

Ataca Sacramenia, donde hace ejecutar a todos los hombres y esclaviza al resto de la población, volviendo cargado de botín y esclavos a Córdoba..

El II Conde de Castilla decide que es imposible mantener las fortalezas alejadas de su Condado. Así, se abandonan paulatinamente Sepúlveda, Gormaz, Maderuelo, Montejo, Aza..

La primera línea defensiva castellana queda establecida en San Esteban de Gormaz y Osma.

Todo el territorio ganado en los últimos 50 años por el Condado de Castilla se acaba de perder. Realmente tampoco es que haya sido ganado por Córdoba, sino que se convierte en un terreno despoblado, en lo que se conocerá como el Desierto del Duero.

984. En febrero Muhammad ibn Ibi consigue Zamora tras serle entregada por Ramiro III sin resistencia alguna.

En primavera el Conde de Saldaña se pasa a las filas de Bermudo II.

Garci Fernández también proclama que deja de prestar apoyo alguno al rey leonés.

En julio Almanzor inicia su 22ª campaña arrasando de nuevo Sepúlveda, antes de internarse en el Condado de Barcelona, que resulta arrasada y pasto de las llamas.

En el Reino de León Bermudo II ya parece estar claramente imponiéndose a Ramiro III.

985. En junio muere Ramiro III de León, abandonado por todos.

987. El caudillo cordobés ataca León. Vermudo II, que ya ejerce de rey leonés, se retira a sus territorios gallegos, mucho más tranquilos. Garci se presenta con sus huestes, y se apodera de la zona despoblada más allá del río Cea -lo que hoy sería Palencia-, dispuesto a defenderla a toda costa. Se repueblan y fortifican Fuentes de Val de Pero, Monzón de Campos, entre otras....

Por estos tiempos, se supone que su hija Mayor, se encuentra ya casada con Ramón III de Pallars.

Ramiro III. Ayuntamiento de León.
Restos del castillo de San Esteban de Gormaz.

989. Almanzor ataca la vanguardia castellana. Viene acompañado de su hijo Abd-Allah. Sitía San Esteban de Gormaz, produciéndose terribles pérdidas por ambos bandos (muere el Obispo de Valpuesta Nuño Vela, por parte cristiana), pero la ciudad resiste. Su hijo Abd-Allah, dolido por la decisión de su padre de nombrar como su sucesor, a su otro hijo Abd-Al-Malik, se pasa al bando cristiano.

Almanzor levanta el cerco y se dirige hacia la cercana población de Osma, que capitula. Tras saquear la comarca, decide abandonar la zona ante la próxima llegada del invierno.

990. Almanzor vuelte a atacar San Esteban de Gormaz, nuevamente sin éxito. Se entablan negociaciones para que el caudillo cordobés no saquee la comarca. Sus demandas son claras: paz a cambio de la entrega de su hijo. Garci Fernández acepta con una condición: hace prometer a Almanzor una paz duradera y que respetará la vida de Abd-Allah. Almanzor así lo promete.

El 8 de septiembre Abd-Allah es decapitado en Medinaceli.

Pero las treguas acordadas si parecen tener efecto. Su Condado no se verá asaltado por ningún ejército musulmán en los tres años siguientes.

La inusual sensación de paz en la zona, hace que incluso el propio rey leonés vuelve a bajar a León.

991. Casa a su hija Elvira con Vermudo II el Gotoso de León.

Dicen los romances antiguos, que Almanzor, cansado de sufrir afrentas en este pequeño rincón cristiano, comienza a sembrar la discordia entre los castellanos. Así, el propio hijo de Garci Fernández, Sancho, se cria en la propia Córdoba, donde se muestra muy arabizado. Y que la Condesa Ava, incluso habría recibido alguna insidiosa misiva del cordobés, donde este la corteja, preguntándola si no le gustaría mejor ser reina (4).

992. Realidad o no, el caso es que en este año se producen disensiones entre los partidarios de su hijo Sancho y los de Garci Fernández. La unidad castellana ya no es tal.

Vermudo II rey de León. Grabado antiguo. Museo Municipal. Madrid
Monumento erigido en Piedra Sillada en el año 2009 por iniciativa de la asociación Pascual Vivas en memoria del II Conde de Castilla,  Garci Fernández.

La ruptura es tal que se dice que el Conde cuenta con partidarios únicamente en los valles de los ríos Arlanza y Arlanzón. Y que el resto de Castilla simpatiza con su hijo.

994. Se vuelven a producir ataques de musulmanes. Su menguado ejército no puede contenerles y pierde Clunia y San Esteban de Gormaz. La vanguardia castellana queda situada ahora en los castillos de Peñaranda de Duero y Langa.

Garci Fernández castiga la traición de los infanzones en Espeja (5) y contraataca con lo poco que le queda, llegando hasta las mismísimas puertas de Medinaceli.

995. En mayo el II Conde de Castilla sale con un reducido grupo de sus hombres. El 18 de mayo entre las localidades de Langa y Alcózar se topan con un destacamento musulmán iniciándose las hostilidades entre ambos. Parece ser que el superior número de sus enemigos hace que busquen refugio en un lugar conocido como Piedra Sillada. A pesar de tener pocas esperanzas, el Conde de las Manos Blancas y sus hombres se baten con fiereza, hasta que un fatal lanzado en la cabeza dá con los huesos de aquel en el suelo.

Es recogido por los musulmanes y llevado con vida hasta Medinaceli (6), donde finalmente muere.

Tras su muerte, Almanzor entrega su cuerpo a los cristianos cordobeses quienes le dan cristiana sepultura en la Iglesia de los Tres Santos.

Tras arduas negociaciones, su hijo y nuevo Conde de Castilla, Sancho García, consigue llevar los restos de su progenitor a su tierra, trasladándole al Monasterio de San Pedro de Cardeña. Un antiguo documento del citado Monasterio dice:

"...fue preso e lanceado, e al quinto día fue muerto e levaron moros a Córdoba e después traxerónle a este Monasterio..."

 

(1). La fecha de su nacimiento no se puede determinar con total exactitud, dándose por buena la del año 938. Se cree que era el menor de cuatro hermanos varones. La primera mención del matrimonio de sus primogenitores aparece el 1 de febrero del 944.

(2). La fecha del matrimonio no es conocida. Se dá como probable desde el año 958 hasta el 961, aunque algunos historiadores la retrasan incluso hasta el año 965.

(3). Aunque la historia nos ha legado su apodo de "El Conde de las Manos Blancas", Garci Fernández era un guerrero extraordinario, con unas innegables dotes bélicas y estratégicas, que tuvo la mala fortuna de coincidir con otro extraordinario genio militar como fue Almanzor.

(4). La leyenda dice que en estos revueltos tiempos, los caballeros dormían con su armadura y sus armas, prestos para salir al combate en cualquier momento. Y que las mujeres cuidaban sus caballos. Y prosigue diciendo que la Condesa Ava, en vez de darle de comer cebada al caballo del buen Conde, le daba salvado, haciendo que este no se encontrara fuerte para situaciones al límite y que eso podría haber provocado su muerte en Piedra Sillada. Pero no deja de ser más que una leyenda.

(5). Los Infanzones de Espeja eran los encargados de defender los castillos de la Ribera del Duero. Cuando los musulmanes conquistan los castillos que ellos defendían, causan traición rehusando pasar a defender otros castillos del Condado.

(6). Existen dos versiones sobre la muerte del buen Conde. Una sería que habría muerto en Medinaceli, a pesar de que los galenos musulmanes intentaran salvarle la vida. Y que su cabeza fue posteriormente enviada a Córdoba (donde se encontraba Almanzor), mientras que su cuerpo habría quedado en Medinaceli. La segunda versión nos dice que habría sido trasladado hasta Córdoba a pesar de su delicado estado, y que habría muerto a los pocos días de llegar. En ambos casos, si que parece cierto que los médicos árabes hicieron todo lo humanamente posible por salvarle la vida, y que habría muerto a consecuencia de las serias heridas que presentaba.

 
Castillos de España
 
© castillosdejirm.com
Página actualizada el 28/01/2018