Enrique II de Castilla
Enrique II de Trastámara
Alfonso XI. Libro de Estampas de los Reyes

1333. Nace en Sevilla.

Hijo natural de Alfonso XI de Castilla y de su favorita, Leonor de Guzmán.

Al poco de nacer es adoptado por el Conde de Trastámara don Rodrigo Alvárez, el cual le permitirá llevar su apellido.

1335. Muere Don Rodrigo Alvárez. Al no tener herederos designa como su sucesor al pequeño Enrique, que se convierte en Conde de Noreña y de Xixón.

1345. Por orden real, se convierte en Conde de Trastámara, heredando los títulos y tierras de su padre adoptivo.

1350. Muere el rey Alfonso XI. Inmediatamente se produce la subida al trono de su primogénito, Pedro I.

Una de sus primeras medidas es encarcelar a Leonor de Guzmán.

Leonor de Guzmán. Unica representación conocida. Catedral de León.
Juana Manuel. Imagen tomada de la siguiente página:

La encierra en el Alcázar de Sevilla. Pero no dá orden de limitar las visitas que pueda recibir.

La habilidad política de su madre, hace que case con Juana Manuel, hija del poderoso infante Don Juan Manuel. El evento se celebra en Escalona -Toledo-, el 27 de julio.

Enrique cuenta con 17 años y su flamante esposa con 11.

Inmediatamente se trasladan a Gijón.

1351. El favorito del rey, Juan Alfonso de Alburquerque, asesina vilmente en Burgos al noble Garcilaso de la Vega. Algunos nobles y familiares se trasladan hasta Asturias buscando la protección del Conde de Trastámara.

Entre estos parientes figura alguien muy especial: Doña Elvira Iñiguez de la Vega.

1352. Enterado Pedro I de estos avatares, mueve su ejército sitiando Gijón.

Los ataques de los soldados de Juan Alfonso de Alburquerque son contenidos fácilmente por los defensores al mando del capitán Pedro Carrillo.

Viendo la inutilidad de sus ataques, el 26 de junio consigue de su hermano la firma de un pacto altamente beneficioso para él, mediante el cual se le concede el perdón y se le restituyen todos sus antiguos títulos y posesiones.

Asímismo, se le concede a su hermano Don Tello el Señorío de Vizcaya.

Y a su hermano gemelo, Fadrique, el título de Maestre de Santiago.

1353. Nace Constanza, hija natural fruto de sus amoríos con la dama Elvira Iñiguez de la Vega.

Tras la boda de Pedro I con Blanca de Borbón, y posterior abandono por éste, parte de la nobleza castellana muestra su descontento por la forma de actuar de su rey. Enrique, hábilmente, se pone al mando de los levantiscos nobles.

1354. Se celebran en Zamora las Vistas del Tejadillo. Asisten a ella cincuenta nobles afines al rey castellano y cincuenta contrarios. El tema principal es la forma de tratar Pedro I a su reciente esposa.

Pedro I el Cruel. Libro de Estampas de los Reyes.
Vista parcial de la Fortaleza de Toro.  2003.

Los nobles rebeldes consiguen convencer a la mayor parte de los partidarios del monarca castellano. Este y los leales que le quedan son confinados en Toro.

1355. Nace Alfonso Enríquez, segundo de sus hijos con la dama Elvira Iñiguez de la Vega.

1356. Sin embargo, el monarca castellano consigue escapar y vuelve con un reorganizado ejército.

El Conde de Trastámara es completamente derrotado en Toro. Sus partidarios resultan muertos o huídos al Reino de Aragón. El mismo se ve obligado a refugiarse en Francia, dejando a su mujer, Juana Manuel, prisionera de Pedro I.

Se traslada seguidamente Aragón donde acuerda con Pedro IV el Ceremonioso el Tratado de Pina de Ebro. El objetivo es socavar el poder del castellano y fomentar la rebelión en Castilla.

Pero Pedro I con la inestimable ayuda de Portugal y el Reino de Granada toma la iniciativa derrotando sucesivamente al monarca aragonés.

1357. Nace Juana, tercera de sus hijos con Elvira Iñiguez de la Vega.

1358. Su hermano gemelo Fadrique, es asesinado en Sevilla por Pedro I, por acusarle de estar instigando a la rebelión en Andalucía.

Nace Juan, primero de sus hijos con Juana Manuel.

Y Pedro, hijo natural fruto de sus amoríos con la dama María de Cárcamo.

1359. Mientras el rey aragonés hostiga las fronteras castellanas, Enrique penetra en Castilla, logrando una primera victoria en Araviena.

Irritado porque en dicha batalla muere su favorito, Juan Fernández de Hinestrosa, Pedro I monta en cólera y hace ejecutar en Carmona -donde se hallaban presos en calidad de rehenes- a los Infantes Juan, de diecinueve años, y Pedro, de catorce, ambos hermanos de Enrique de Trastámara.

La Virgen de la Leche. Cuadro de los hemanos Serra que representa a Enrique II y su hijo Juan.
Pedro I el cruel.

Estas muertes sin sentido, sumen en un gran pesar a Enrique, pues ambos Infantes jamás habían participado en ningún acto en contra del rey castellano.

1360. En abril el Cruel consigue reponerse del golpe inicial. En la primera Batalla de Najera consigue derrotar al Trastamara.

Sin embargo, incomprensiblemente, no explota su victoria. Teniendo a los sublevados cercados entre sus muros, decide levantar el campo y regresar a Sevilla.

Nace María Enríquez, cuarta de sus hijos y último con Elvira Iñiguez de la Vega.

Tampoco le van mucho mejor las cosas al rey aragonés, quien tiene que pedir la paz con Castilla.

1362. Nace Leonor, segunda de sus hijos con Juana Manuel.

1363. Pedro I vuelve a invadir Aragón, conquistando numerosos castillos y fortalezas.

Se firma en julio la Paz de Murviedro entre Castilla y Aragón.

Según dicho tratado, el rey aragonés se compromete a la eliminación física tanto de Enrique de Trastámara como del Infante Fernando.

El Infante Fernando es asesinado pocos días después, pero no así el Conde de Trastámara, quien firma poco después el Tratado de Binéfar con Pedro IV de Aragón.

Por él, ambos se comprometen a destronar a Pedro I. A cambio, Enrique le promete entre otros territorios, la ciudad de Murcia. El Rey de Francia pone además al servicio del Trastámara las Compañias Blancas del mercenario Bertrand Du Guesclin.

1365. Tras una triunfal campaña se apodera de las más importantes ciudades castellanas.

1366. Segovia se levanta en armas en apoyo del Trastámara, poniendo a su disposición sus huestes y ofreciéndole protección para él y su familia dentro de la seguridad de su Alcázar.

El 11 de febrero concede el Señorío de Andaluz a Juan Ramírez de Arellano, Señor de Aguilar y de Cameros (1).

El 16 de marzo se autoproclama rey con el nombre de Enrique II en Calahorra. La ciudad de Valladolid le ve coronarse rey sólo un mes después.

Avanza con su ejército tomando con facilidad todas las plazas por las que atraviesa.

Pedro I recibe con inquietud estas nuevas en Burgos, desde donde se traslada inmediatamente a Sevilla.

Pedro IV de Aragón, por Manuel Aguirre y Monsalbe (1885).
Alcázar de Segovia.

Allí es informado que, excepción hecha de Galicia, Sevilla y algunas plazas castellanas, todo está ya en manos de su hermanastro.

El 22 de julio -mientras se halla en plena campaña contra su hermanastro- su pequeño hijo natural Pedro -de apenas ocho años de edad- se precipita por una de las ventanas del Alcázar de Segovia, estrellándose contra las rocas y muriendo en el acto.

Igual suerte corre la aya del pequeño poco después, presa de los remordimientos por no haber cuidado del infante como hubiera debido.

Enrique toma Burgos y se encima hacia Toledo, ciudad que capitula inmediatamente, el Cruel atraviesa Portugal y se encamina a La Coruña.

Seguidamente, busca refugio en San Sebastián desde donde parte hacia Bayona.

El 23 de septiembre en Bayona concierta El Tratado de Libourne, una alianza con El Príncipe Negro -heredero al trono inglés- y con el Rey de Navarra a cambio de sustanciosas concesiones económicas y territoriales.

Mientras tanto, el Conde de Trastámara conquista Sevilla apenas sin oposición.

Sin embargo no todo son parabienes.

Viendo que las tropas mercenarias de Bertrand Du Guesclin, son proclives al pillaje en tiempo de paz, decide licenciar parte de ellas, volviendo éstas a Francia.

Por si fuera poco, el rey aragonés le retira su apoyo, una vez comprobado que no se le entrega el Reino de Murcia como se le había prometido.

Enterado que el reorganizado ejército de Pedro I entra por Navarra, sale a su encuentro para hacerle frente.

Enrique II de Trastámara.
Eduardo de Gales, el Príncipe Negro.

1367. En abril ambos potentes ejércitos se encuentran en Nájera. Du Guesclin -conocedor del potencial inglés-, advierte a Enrique, pero éste hace oidos sordos y decide presentar batalla.

El 3 de abril se inician las hostilidades. El arco largo inglés, desconocido por los españoles, diezma completamente sus tropas. La Batalla de Nájera es un auténtico desastre para Enrique.

Numerosos caballeros resultan muertos o capturados.

  • El propio Bertrand Du Guesclin
  • El cronista Pero López de Ayala
  • Don Sancho hermano de Enrique, y Alfonso Enríquez, hijo bastardo de éste, presente en la batalla a pesar de contar tan sólo con doce años.
  • El caballero Pedro González de Mendoza
  • El tío de este, Juan Hurtado de Mendoza el Viejo, Señor de Mendívil, resulta muerto

Todos ellos recobrarán su libertad tras pagar fuerte rescate, algo habitual en estas lides.

Enrique II busca refugio en Francia, alojándose junto a su esposa Juana Manuel en el Castillo de Pierrepertuse.

Sin embargo, tras la victoria, el Cruel se dedica a zanjar cuentas con los nobles pasados al bando del Trastámara, degollando caballeros cautivos, como es el caso de Don Iñigo López de Orozco.

Estos métodos no le gustan al heredero inglés, acostumbrado a respetar la vida de los nobles capturados en combate y a cobrar recompensa por ellos. Y al hacerse palpable que la deuda contraída por Pedro I no tiene visos de ser satisfecha, abandona a éste junto con sus tropas.

Idéntica acción realiza el Rey de Navarra.

Nace Juana, tercera de sus hijos con Juana Manuel.

El de Trastámara no pierde la ocasión y vuelve a juntar un nuevo ejército.

Se producen algunas rebeliones en nombre de Enrique.

En Córdoba, Alfonso Fernández de Montemayor consigue mantener la ciudad ante las acometidas de las huestes proclives a Pedro I.

1368. Enrique avanza desde el norte hacia Toledo, pero antes deben tomar Madrid, tras enconada lucha.

Enrique II. Libro de Estampas de los Reyes. Alcázar de Segovia.
Escudo de Bertrand Du Guesclin.

En el sur, Pedro I se mantiene gracias a las aportaciones del rey granadino quien pone a su disposición 7.000 jinetes y abundante infantería.

Las tropas del Trastámara llegan a Toledo el 30 de abril, comenzando un duro y prolongado asedio.

Los meses pasan y la resistencia toledana es numantina. Las dificultades de abastecimiento no hacen mella en los habitantes de la ciudad del Tajo.

El 20 de noviembre firma con Carlos IV de Francia el Tratado de Toledo, mediante el cual se prometen ayuda mutua cuando consiga hacerse con el poder -con vistas a la guerra que Francia mantiene con Inglaterra donde la potente marina castellana podría ser vital-.

En diciembre Du Guesclín retorna a la Península para ayudar al aliado castellano.

1369. A primeros de año, el Cruel decide socorrer Toledo, cuya situación empieza a ser desesperada.

Arma un ejército compuesto principalmente de moros y judíos y se encamina hacia la ciudad toledana.

Pero Enrique de Trastámara, enterado de sus intenciones le sale al paso.

El 14 de marzo sus tropas se encuentran con las de su hermanastro en el Campo de Calatrava, infringiéndole una breve severa derrota en Montiel.

Pedro I con algunos pocos leales consigue hallar refugio en el Castillo de la Estrella.

Tras nueve dias de asedio es informado de que su hermanastro ha entrado en tratos con el mercenario francés, para que le deje escapar a cambio de una sustanciosa compensación económica y tierras.

Enrique convence a Du Guesclin para que finja aceptar el trato.

La noche del 22 de marzo, estando éstos en la tienda del francés, hace su aparición el Trastámara deshaciendo el engaño. Ambos hermanastros se enzarzan en una pelea en la cual lleva la peor parte el rey, que resulta muerto por las heridas causadas por la daga de Enrique (2) (3).

Muerte de Pedro I. Grabado del siglo XIX.
Restos del castillo de La Estrella, en Montiel.

Posteriormente hace decapitar a su hermano, exponiendo su cabeza en las almenas del Castillo de la Estrella.

Reconocido como Rey de Castilla con el nombre de Enrique II, con el se inicia el período de reinado de la Dinastía Trastámara.

Una vez coronado, recompensa los servicios prestados por los nobles, con tanta abundancia y generosidad que pasará a la historia con el apelativo de "El de las Mercedes".

Una vez conocida la muerte de Pedro I, Toledo y muchas ciudades afines a su causa se rinden inmediatamente. Los judíos toledanos, principales valedores de su rival, verán aumentados sus impuestos así como confiscados parte de sus bienes.

Sin embargo, aún quedan villas castellanas que no se rinden y otros lugares por conquistar, especialmente Carmona, Zamora y algunas zonas de Galicia.

1370. Aprovechando que algunas villas importantes como Ciudad Rodrigo, Valencia de Alcántara y Zamora se declaran en abierta rebeldía, se produce la incursión del rey portugués Fernando I por Galicia, alegando que el trono castellano le corresponde, por ser nieto de Sancho IV el Bravo y estar muerto el original rey castellano.

Inmediatamente conquista la ciudad de La Coruña.

Inmediatamente, Enrique parte para Galicia para presentar batalla a Fernando I.

El rey portugués se refugia en Lisboa y el de Trastámara se adentra en Portugal, conquistando Braga y Verganza, no pudiendo conquistar el Castillo de Guimaraes, y asolando, a su vuelta, la zona entre los ríos Duero y Miño.

Logra derrotar a los partidarios del anterior monarca restableciendo la paz en todo el reino.

Una vez pacificada Castilla, pone sus fuerzas navales al servicio de Carlos V de Francia.

Fernando I de Portugal.
Juan de Gante, Duque de Lancaster.

El 21 de septiembre, Constanza, la hija mayor del malogrado Pedro I casa con Juan de Gante Duque de Lancaster. Inmediatamente éste hace llegar también sus aspiraciones al trono de Castilla.

1371. Crea el Ducado de Molina y Soria para el mercenario francés Bertrand Du Guesclin.

1372. El 23 de junio la armada franco-castellana consigue la victoria sobre la armada inglesa en La Rochelle y expulsan a los ingleses del Canal de la Mancha.

1373. El Duque de Lancaster se alía con Fernando I de Portugal. Sus tropas son derrotadas por los castellanos que imponen la paz al rey portugués en Santarem.

Mientras tanto, las tropas francesas dan buena cuenta del ejército del duque inglés.

Su mujer, Juana Manuel, dirige personalmente el cerco a Zamora, rendida en este mismo año.

1374. Previniendo un nuevo ataque de Juan de Gante, Enrique II firma la paz con Carlos II el Malo de Navarra. Como parte del acuerdo se concierta la boda entre su hija Leonor y el infante navarro.

Fallece su hija Juana.

El Duque de Lancaster vuelve a intentar penetrar en Castilla por Navarra. Pero su ejército le derrota definitivamente poniendo fin a sus aspiraciones al trono castellano.

1375. El efímero Ducado de Molina y Soria deja de existir al ser devuelto por el francés al rey castellano, a cambio de la suma de 150.000 doblas de oro.

Casa su hija Leonor con el infante navarro Carlos -futuro Carlos III el Noble-. Y también su hija natural María Enríquez con Diego Hurtado de Mendoza.

Francia e Inglaterra firman las Treguas de Brujas.

1378. Ordena la invasión de Navarra, tras tener conocimiento por parte francesa, de que uno de los objetivos del rey navarro es el inminente intento de anexión de la ciudad de Logroño.

Crea el Ducado de Medina Sidonia a favor de su hijo natural Enrique -habido con la dama Beatriz Ponce de León-.

1379. El 31 de marzo firma la Paz de Briones con Navarra. Todo un éxito diplomático, pues consigue del rey navarro la promesa de no dejar por su territorio a ningún ejército que pretenda atacar su reino.

Crea el Ducado de Benavente para su hijo natural Fadrique Enríquez -habido con la dama Beatriz Ponce de León-.

Sin embargo no puede disfrutar mucho de su triunfo. El 29 de mayo se produce su muerte en Santo Domingo de la Calzada (4). Su último deseo será la liberación de todos los prisioneros cristianos cautivos en su reino.

 

(1). Descendiente de aquel otro, de igual nombre, que fue mandado degollar por su abuelo, Alfonso XI, acusado de traidor.

(2). El cronista Pero López de Ayala así lo cuenta:

"Firíolo con una daga en la cara; e dicen que amos a dos, el rey don Pedro e el rey don Enrique, cayeron en tierra,
e el rey don Enrique le firió estando en tierra de otras feridas. E allí murió el rey don Pedro"

(3). Otras crónicas hablan de que, estando los dos luchando en el suelo, y llevando la peor parte Enrique de Trastámara, Du Guesclín, hombre de gran fuerza, maniobra para que Enrique quede encima de Pedro I, alterando el desenlace natural de la lucha con la siguiente frase:

"Ni quito ni pongo rey, solo ayudo a Mi Señor"

(4). Se dice que su muerte podría haber sido causada por unos borceguíes envenenados enviados por el Rey de Granada. Pero la causa real podría estar en un ataque de gota.

 
Castillos de España
 
© castillosdejirm.com
Última actualización 02/07/2015