Enrique III de Castilla
Enrique III el Doliente
Retrato de Juan I de Castilla. Alcázar de Segovia.

1379. Nace en Burgos el 4 de octubre.

Es hijo de Juan I de Castilla y Leonor de Aragón.

1382. Muere su madre Leonor de Aragón.

1383. Su padre casa en segundas nupcias con Beatriz de Portugal.

1385. Se celebra la Batalla de Aljubarrota, donde su padre es derrotado y está a punto de perder la vida.

1388. Mediante el Acuerdo de Bayona, su padre y Juan de Gante, le prometen en matrimonio con Catalina, la hija del inglés.

Además, ambos pasan automáticamente a ser considerados como Príncipes de Asturias.

Sepulcro de Leonor de Aragón. Catedral de Toledo.

Celebra esponsales en Palencia con Catalina de Lancaster, a la que se concede entre otros, el título de Duquesa de Soria (1).

1390. Cuando cuenta con once años muere su padre, Juan I, a consecuencia de la fatalidad producida por la caída de un caballo en la localidad de Alcalá de Henares.

Antes de morir, ha dejado en su testamento la creación de un Consejo de Regencia integrado por seis nobles y encabezado por el Arzobispo de Toledo, don Pedro Tenorio.

Los otros cinco son: Alfonso de Aragón Marqués de Villena, el Arzobispo de Santiago don Juan García Manrique, el Maestre de Calatrava, el Conde de Niebla y don Juan Hurtado de Mendoza.

Sello conmemorativo del 6º centenario del establecimiento del título de Príncipe de Asturias, en la persona del Infante Enrique.
Estatua de Enrique III el Doliente, sita en la ciudad de Burgos.

La falta de consenso hace que se decida la creación de un Consejo Real, integrado por catorce representantes de las ciudades más importantes, ocho nobles y dos arzobispos.

Enrique III se traslada inmediatamente a Madrid siendo recibido con grande pompa y boato.

"Esta leal villa, al instante levantó estandartes en su nombre,
aclamándole rey por sus plazas y calles..."

Estando en el interior de la Iglesia de San Martín, hacen acto de presencia don Fadrique Duque de Benavente y el Conde de Trastámara, seguramente molestos por no haber sido incluídos ni nombrados en el testamento real

"acompañados de gente con cotas y espadas ceñidas, la qual dexaron en guarda de la iglesia,
cercándola por todas partes"

El Arzobispo de Toledo y otros nobles huyen en desbandada, mientras se teme por la seguridad del joven rey.

La inmediata presencia de las milicias reales y caballeros leales de la villa pone en fuga rápidamente a los dos anteriormente citados.

1391. A principios de año celebra Cortes Generales en Madrid para intentar acabar con estos alborotos. En ellas se decide incluir en el Consejo de Regencia al Duque de Benavente, al Conde de Trastámara y al Maestre de Santiago.

Además, se recibe en la ciudad a numerosos embajadores que

"Vinieron al Rey a darle el pésame por la muerte de su padre,
y la norabuena en la sucesión de Castilla..."

Citándose entre ellos los embajadores de Aragón, Navarra y Francia, así como el Duque de Lancaster y el legado pontificio.

El joven Enrique aprovecha para incorporar a la Corona las ciudades de Madrid, Villa Real (la actual Ciudad Real) y Andújar.

Enrique III el Doliente de Castilla y Leon. Libro de Estampas de los Reyes. Alcázar de Segovia.
El Alcázar de Segovia.

El 15 de marzo el populacho, exaltado por el Arcediano de Ecija Ferrand Martínez, asalta la judería sevillana, pasando a cuchillo a cuantos moradores encuentran dentro de ella. Inmediatamente, el brote se extiende a otras ciudades andaluzas (Carmona, Ecija, Córdoba).

Los asaltos se suceden en todas las ciudades del Reino de Castilla y León, llegando incluso al Reino de Aragón (Valencia y Barcelona).

Incluso estando en la propia Madrid, una muchedumbre conducida por algunos exaltados, entre los que destaca un tal Ruy Sánchez de Orozco, saltan la cerca y asesinan, saquean e incendian la judería, sin que ni el Concejo de la ciudad ni los nobles allí presentes hagan nada por impedirlo.

Enrique III, impotente e incapaz de controlar estos actos, termina refugiándose entre los gruesos muros del Alcázar de Segovia.

1392. Muhammad VII depone a su hermano Yusuf. Aprovechando la falta de vacío de poder en el Reino de Castilla y León por la minoría de edad de su rey, realiza frecuentes algaradas dentro de las fronteras del reino.

1393. Encontrándose en Madrid Enrique manifiesta

"Como por tener ya cumplidos los catorze años,
quería governar sus Coronas, pues ya estava fuera de tutoría..."

El 3 de agosto es declarado mayor de edad, reconociéndole seguidamente como Rey de Castilla y León.

Celebra Cortes en Madrid, donde dicta las primeras medidas de su reinado

  • Fija normas para proteger a los judíos que promueven de abundantes ingresos las arcas reales. Asímismo dicta órdenes para encontrar y castigar a los causantes de los alborotos anteriores
  • Fomenta el ascenso de los nobles de segunda fila en detrimento de la alta nobleza (nombra Justicia Mayor a Diego López de Estúñiga, Condestable de Castilla a don Ruy López Davalos...).
  • Impulsa la figura de los Corregidores en las ciudades y sanea la economía del reino.

Y como colofón a las Cortes de Madrid, casa en la misma ciudad con Catalina de Lancaster (2),

Enrique III. Oleo anónimo. Alcázar de Segovia.
Enrique III imponiéndose a sus nobles, obra de Dionisio Fierros.

Los cronistas de la época recuerdan como

"Alta de cuerpo, mucho gruesa, blanca é colorada é rubia"

No es la única boda que se celebra ese día. Su hermano Fernando casa también con su tía Leonor de Alburquerque.

Autoriza una expedición de osados marinos guipuzcoanos, vizcaínos y andaluces que consiguen para Castilla y León la conquista de Lanzarote.

1394. El 17 de enero nombra Almirante de Castilla a Diego Hurtado de Mendoza. Su tío Juan Hurtado de Mendoza es ya Mayordomo Mayor del reino.

Suprime el título de Duque de Benavente que ostentaba Fadrique Enríquez dede 1379, por la aptitud poco leal de éste hacia su rey.

Pedro de Luna es elegido Papa en Avignón con el nombre de Benedicto XIII. La Iglesia se encuentra en una extraña situación, con dos Pontífices al mismo tiempo

  • En Roma ejerce Bonifacio IX
  • En Avignón Benedicto XIII

Tiene que volver a salir apresuradamente de Madrid por un brote de epidemia de peste en la ciudad.

1395. Hace castigar a Ferrand Martínez, Arcediano de Ecija, por

"alborotador del pueblo"

Obliga a Alfonso Enríquez a firmar la Paz de Gijón y a Leonor de Navarra la hace encerrar en un convento en Tordesillas. Algún tiempo después la liberará permitiéndola volver a Navarra, con la consigna de no regresar jamás a Castilla.

Benedicto XIII.
Castillo de Encinas de Esgueva (VALLADOLID)

El joven rey, de apenas 16 años, demuestra no temblarle el pulso a la hora de tomar decisiones. A últimos de este año, cualquier tipo de oposición a su reinado ha sido cortado de raíz.

1396. A partir de este año su precaria salud se debilita. El monarca es presa fácil de cualquier tipo de enfermedades -especialmente las contagiosas-.

Comienza a pasar largas temporadas en el Castillo de Encinas de Esgueva, debido a la bonanza de su clima y la pureza de sus aguas.

“… (con un quarto en que se puede bibir y biven los alcaides que allí tiene y ha tenido su Sª tiene quatro torres la Una grande de homenaje y tiene barbacana y cava de sillería y en el medio del patio tiene un poÇo de agua dulce y esta bien rreparada y se puede ynchir la cava de agua siempre que quisieren es casa muy sana y por ello bibio en ella el rrey don enrrique El enfermo tres años…”

Escudo de armas del apellido Mendoza.

El 12 de mayo Juan I de Portugal, ataca por sorpresa la ciudad de Badajoz, incumpliendo el tratado firmado antes con el monarca castellano-leonés. Garci González de Herrera, su defensor, es hecho prisionero.

El Arzobispo de Santiago propone al rey portugués la creación de una Liga de Nobles, donde entraría algún noble castellano. Alfonso Enríquez vuelve desde su exilio en Borgoña, uniéndose a la misma. La situación se torna difícil para Enrique III.

1397. El Almirante de Castilla Diego Hurtado de Mendoza, al mando de una flotilla de cinco galeras, derrota a una portuguesa formada por siete navíos. Hace ahogar a los supervivientes portugueses en recuerdo de la memoria de su padre, Pedro González de Mendoza, muerto en la Batalla de Aljubarrota.

1398. Las tropas portuguesas sitían Alcántara.

En julio conquistan la ciudad de Tuy.

Crea el Condado de Benavente en la persona de Juan Alfonso Pimentel.

La suerte de la guerra empieza a cambiar. El Condestable Ruy López Dávalos libera Alcántara y se adentra en el mismo Portugal. Y el Almirante Diego Hurtado confirma la hegemonía castellano-leonesa en el mar.

1399. Enrique III rompe relaciones con Benedicto XIII, reconociendo únicamente la autoridad de la Iglesia romana.

Manda crear el Real Sitio de El Pardo en Madrid. Pero no es casualidad. El lugar será el encuentro de sus amoríos con la dama María de Albornoz, esposa del escritor y noble Enrique de Villena.

1400. Envía una flota al mando de Diego Hurtado que destruye la base pirata de Tetuán. El comercio marítimo castellano-leonés en la zona, queda así asegurado.

1401. Nace María, su primogénita, fruto de su unión con Catalina de Lancaster.

El Condestable Ruy López Dávalos.
Juan I de Portugal

Celebra Cortes en la ciudad de Tordesillas.

1402. Ordena a Juan de Bethencourt la colonización de las Islas Canarias.

El 15 de agosto firma una tregua de diez años con Juan I de Portugal.

1403. Nace su segunda hija, Catalina.

El 21 de mayo Ruy González de Clavijo, Camarero de Enrique III, parte del Puerto de Santa María al encuentro de Tamerlán. El noble castellano tiene como misión entregar unas cartas reales y varios presentes al gran señor de los mongoles.

1404. Se alía con Aragón y Navarra en contra del Rey de Granada, Muhammad VII.

Los musulmanes lanzan expediciones contra Jaén y Murcia. Los castellanos responden derrotando a la flota musulmana en el Estrecho, de la mano del nuevo Almirante de Castilla Alfonso Enríquez (Diego Hurtado había muerto unos meses antes). Se concierta una tregua.

1405. Nace en Toro su hijo Juan, heredero al trono. El rey se encuentra en Segovia, donde recibe la noticia por medio de señales de humo.

Fallece el Tamerlán y la expedición de González de Clavijo emprende el camino de regreso.

1406. Enrique III se encuentra en Alcalá de Henares donde recibe a los expedicionarios el 24 de marzo.

La tregua con los nazaríes queda rota, tras invadir éstos el Reino de Murcia.

Al frente de sus huestes se dirige a presentar batalla a los granadinos, encontrándose ambos ejércitos cerca de la localidad de Baeza. En la Batalla de Collejares obtiene una rotunda victoria.

Convoca Cortes en Toledo al objeto de obtener el dinero con el que derrotar definitivamente al reino nazarí.

Ruy González de Clavijo.
Detalle del sepulcro de Enrique III en la Catedral de Toledo.

El monarca enferma gravemente. Sintiéndose morir y temiendo por el enorme poder que atesora su hermano Fernando, redacta su testamento en el que hace hincapié en que el trono debe recaer en su pequeño hijo Juan (3).

Dos días después, el 25 de noviembre le sobreviene la muerte en Toledo.

Su médico personal don Mayr es acusado de haberla provocado. Sometido a tormento, el galeno no puede resistirlo y termina muriendo igualmente.

Es enterrado en la Capilla de los Reyes Nuevos de la Catedral de Toledo.

 

(1). Este título dejó de existir tras la muerte de Catalina de Lancaster.

(2). Se cree que el templo donde se realizó el enlace pudiera ser el Monasterio de San Martín, entonces el lugar más prestigioso de la ciudad.

(3). En dicho testamento se incluye una claúsula donde el moribundo monarca hace hincapié en su deseo de que su primogénita Maria, case con el hijo mayor de su hermano Fernando, Alfonso.

 
Castillos de España
 
© castillosdejirm.com
Página actualizada el 11/05/2015