Juan Pacheco Marques de Villena
Juan Pacheco I Marqués de Villena
Grabado que representa a don Alonso Téllez Girón.

1419. Nace en el Alcázar Viejo de Belmonte.

Es hijo de Alonso Téllez Girón y María Pacheco (1).

Siendo muy joven, entra a servir -junto con su hermano Pedro- al servicio del Condestable de Castilla don Álvaro de Luna en calidad de paje.

No tarda éste en notar las innatas cualidades de su joven sirviente, por lo que decide colocarle -en calidad de espía- como doncel del príncipe Enrique, futuro heredero al trono castellano.

Dicen las crónicas antiguas al respecto:

"Supo D. Juan Pacheco agradarle tanto con el rico caudal que naturaleza le había dado de entendimiento, prudencia, consejo, solicitud, sufrimiento y lealtad... que en pocos días el que más parte tuvo en su gracia... por lo cual el Príncipe le favoreció hasta hacerlo el Mayor Señor de su reino..."

Escudo de armas del apelllido Pacheco

Así pues, se educa junto al príncipe Enrique, creciendo juntos en el Palacio Real de Madrid.

Don Álvaro se da cuenta inmediatamente que es conveniente gozar de la confianza y el aprecio de quien tan bien cae al futuro heredero castellano y le prepara una boda a su conveniencia.

1436. El 27 de septiembre casa en Toledo con Juana de Luna, llamada Angelina (2), prima hermana del Condestable, a pesar de la edad del contrayente -17 años- y los deseos de este en contra del prematuro enlace -que nunca llegará a consumarse-.

Existe un primer documento que ya atestigua su presencia en La Corte (3), y que entre otras cosas dicen gratamente de sus cualidades

"Siendo mozo vino a vivir con el príncipe Enrique"
"En la edad de mozo tuvo seso y autoridad de viejo"

Inicia una relación extraconyugal con la noble dama Catalina Alfón de Lodeña -de la que nacerán varios hijos-.

Enrique IV. Grabado de la Biblioteca Nacional. Madrid.
Grabado de 1791 que representa a don Alvaro de Luna.

1440. Consigue el privilegio de

"tener el cuchillo en la mesa..."

del infante Enrique. Por estas fechas Juan Pacheco ya se ha convertido en un maestro intrigante. No tarda en fomentar la animadversión del melindroso Enrique en contra de don Álvaro de Luna y de su propio padre, el rey Juan II.

Los cronistas nos hablan de él como elocuente en la palabra, agradable en el trato y una febril imaginación para maquinar intrigas, siempre en provecho propio, no importándole aliarse con el mismísimo diablo o ponerse en contra de su natural rey para conseguir sus fines.

De la estatura del acemite (5), con un cuerpo fino y bien formado, y atractivo en su compostura. De voz trémula al hablar, producto de una desafortunada enfermedad y no por timidez o azaramiento alguno.

Los cronistas en general vienen a decir de el que es

"un maestro inimitable en el arte de fingir y disimular,
que a nadie profesaba afecto, pero decía que amaba a muchos"

El cronista Hernando del Pulgar dice de él al respecto

"Era de mediana estatura, el cuerpo delgado é bien compuesto,
las facciones fermosas, é buena gracia en el gesto..."

"Temblabale un poco la voz por enfermedad accidental no por defecto natural"

"Era un hombre tratable y de dulce conversación y tan humano
que nunca fue en muerte de ninguno ni lo consintió"

"Era franco, dadivoso y hacía bien a todos con su privanza, fue amado y querido por todos"

"Digno de gobernar mil años a todo el mundo. Discreto y hombre de entendimiento,
tenía sufrimiento y habilidad para la gobernación destas cosas mundanas
y era franco y gracioso en sus fablas"

Juan II. Libro de Estampas de los Reyes
Escudo de la ciudad de Escalona.

En cambio, Alonso de Palencia no le tenía en tan alta consideración, afirmado que

"Era un hombre maléfico"

"Maestro en disimulos"

"Intentaba aparentar deseos de concordia entre todos y discurría sobre la virtud
con gran ingenuidad dándose luego a los vicios más funestos"

Astuto y prudente en sus pensamientos y planes, conciso en sus reflexiones. Poseedor de las excelsas virtudes de prudencia, diligencia, agudeza y paciencia.

1441. El 12 de enero Angelina de Luna denuncia la situación de su matrimonio ante el Tribunal Eclesiástico de Segovia.

Como miembro ya de pleno derecho del Consejo Real, participa activamente en la sublevación en contra del monarca castellano y en el posterior destierro de su valido hacia la villa de Escalona.

Desde esta villa el Condestable conspira contra el joven Pacheco. Hace escribir una carta a su prima, en presencia del Alférez Real Juan de Silva y del escribano real Alfonso González de Tordesillas.

En ella se faculta a Andrés de Frías -escudero del príncipe Enrique- para que don Juan consume el matrimonio ante jueces eclesiásticos.

"E me tenga por su muger legítima y que haga y cunpla conmigo todas las cosas
que el marido haçe y cuple y debe haçer y cunplir con su legítima muger"

El 26 de noviembre es leída la carta por don Juan Pacheco.

1442. En enero ya es Camarero Mayor del infante Enrique.

El 13 de febrero consigue por gracia del Vicario General de la Diócesis de Segovia, don Diego Sánchez de Rivas, la nulidad de un matrimonio que nunca fue de su agrado.

Escudo de armas de don Juan Pacheco, I Marqués de Villena.
Escudo de armas del apellido Portocarrero.

Este mismo año contrae matrimonio ilícito -por estar aún casado legalmente con Angelina de Luna- con doña María Portocarrero -hija de Pedro Portocarrero y Beatriz Enríquez, hija a su vez del poderoso Almirante de Castilla-, Señora de Moguer y de Villanueva del Fresno.

1444. El rey Juan II le hace donación de las villas extremeñas de Medellín, Salvaleón, Salvatierra y Villanueva de Barcarrota, así como la villa burgalesa de Lerma.

1445. El 25 de mayo se celebra la Batalla de Olmedo. Don Juan Pacheco figura -junto al Obispo de Cuenca Lope de Barrientos- en el ala que comanda el infante Enrique.

Tras la victoria de las armas castellanas es nombrado como I Marqués de Villena, por merced de Juan II, en muchos territorios arrebatados a don Alfonso de Aragón

"Par lo cual, precediendo este y otros muchos y leales servicios que en paz y en guerra
dél había rescibido, el rey Don Juan, conociendo el valor de D. Juan Pacheco,
le hizo merced del Marquesado de Villena en el año 1445..."

"En este estado del Marquesado de Villena, el de Mayor calidad y riqueza
que hay en Castilla, ansí por el número y grandeza de villas y fortalezas,
como por haber andado siempre en personas muy cercanas a la Sangre de los Reyes..."

Sus posesiones se extienden desde Cuenca hasta Alicante, con unos 25.000 km cuadrados de extensión, unos 150.000 vasallos y unas rentas anuales de 100.000 ducados.

Su hermano Pedro Girón, es nombrado, asímismo, como Maestre de la Orden de Calatrava.

El 3 de septiembre, su padre, Alonso Téllez Girón es designado como Señor de Almansa

"Con derecho a heredamiento..."

Castillo de Almansa, 2003
Castillo de Alarcón, CUENCA, 2009

Donación realizada

"Por los muchos y buenos, leales y señalados servicios que Vos Don Juan Pacheco,
hijo mayor, legítimo heredero de Alfonso Téllez Girón, mi vasallo que fue de mi Consejo"

1446. El 23 de mayo obtiene del infante Enrique el Señorío de Alarcón.

1447. Tras la boda del monarca castellano con Isabel de Portugal, la estrella de don Álvaro de Luna empieza a dejar de brillar, mientras surge, con inusitada fuerza, el bando encabezado por el infante Enrique y su favorito, don Juan Pacheco.

Funda el Monasterio del Parral de Segovia, en estilo mudéjar y bajo la advocación de la Orden de San Jerónimo.

1448. Pacta con don Álvaro de Luna.

1449. Pero no tarda en encabezar una nueva confederación contra la privanza del Condestable.

Entrega Medellín obteniendo, a cambio, los castillos de Chinchilla de Montearagón -el antiguo castillo árabe de Xerif-El-Edrisi- y de Garcimuñoz, iniciando reformas en el primero, dándole el aspecto actual que tiene y esculpiendo sus armas en sus cubos y muros de la fortaleza.

Fallece su padre.

1451. Es nombrado Adelantado Mayor de Castilla.

Castillo de Chinchilla de Montearagón, 2014.
Dibujo actual de Juan Pacheco, por Miguel Gómez

1452. El 20 de diciembre es confirmado como Señor de Almansa, construyendo su Torre del Homenaje, la barbacana defensiva y las torres semicirculares de sus murallas.

1454. El 21 de julio muere Juan II de Castilla.

Al día siguiente asciende su hijo Enrique al trono, aunque las decisiones importantes serán tomadas por los dos hermanos Pacheco y Girón, más la tutela de su tío Alonso Carrillo, Arzobispo de Toledo.

No obstante, se considera oportuna la entrada de algún otro consejero. Así, se incorporan Beltrán de la Cueva, Miguel Lucas de Iranzo y Gómez de Cáceres.

Este mismo año dan comienzo unas importantes incursiones contra el Reino Nazarí de Granada que terminarán con la conquista de algunas importantes plazas.

1455. En mayo, con motivo del enlace del rey con doña Juana de Portugal se celebra un torneo donde 50 caballeros del Marqués de Villena se miden con otros tantos del Duque de Medina Sidonia.

1456. El Papa Calixto III legitimiza su matrimonio con María de Portocarrero y los hijos habidos en él.

Obtiene el cargo de Corregidor de la ciudad de Jerez, a perpetuida, para él y sus descendientes, por merced de Enrique IV de Castilla.

Construye una nueva fortaleza en Garcimuñoz.

El 12 de octubre ordena construir una Fortaleza en Belmonte, una tercera parte correrá a su cargo y el resto -10.000 maravedíes anuales- a costa del municipio.

1457. El 7 de marzo hace una donación de 600 florines a la Cámara Apostólica como dispensa de consanguinidad y validez eclesiástica de su segundo matrimonio.

Castillo de Garcimuñoz, 2009, CUENCA
Miniatura del año 1515, que representa a Juan II de Aragón.

1458. Se produce el irresistible ascenso de Beltrán de la Cueva en detrimento de la figura de Juan Pacheco, aunque sigue acumulando tierras y títulos.

El 6 de abril se convierte en Mariscal de Castilla, renunciando al cargo de Adelantado Mayor de Castilla.

1459. Ordena erigir la Colegiata de San Bartolomé en Belmonte.

1160. El 4 de abril se crea la llamada Liga de Tudela, que aglutina a Juan II de Aragón y a algunos magnates castellanos -Juan Pacheco, Alfonso Carrillo- en contra del súbito engrandecimiento de don Beltrán de la Cueva.

Sin embargo, mientras pacta con aquellos, delata todos estos movimientos a su rey.

Es nombrado como Conde de Xiquena y Marqués de Los Vélez.

1461. Añade el título de Alcaide Mayor de Asturias a su ya extensa lista.

Reconstruye el Castillo de Jumilla, alcanzando, igualmente, el aspecto actual de nuestros días, dotándolo de tres plantas y terraza y colocando en él -como suele ser habitual- su escudo de armas.

1462. El 28 de febrero nace Juana, hija de Enrique IV de Castilla y de Juana de Portugal.

A pesar de que don Juan Pacheco ejerce como padrino en el bautizo de la pequeña, no tarda en difundirse el rumor -algunos dirán que alentado por el propio Pacheco- de que es hija adulterina y fruto de la ilícita relación entre la reina y su favorito, don Beltrán de la Cueva.

Como fuere, la pequeña Juana pasará a la posteridad con el nada cariñoso apelativo de La Beltraneja.

El 9 de mayo el rey convoca a Cortes en Madrid, donde es nombrada y jurada como Princesa de Asturias y su sucesora al trono.

Este mismo año ocurre un hecho significativo. Beltrán de la Cueva entra a formar parte del Consejo Real, desplazando a Juan Pacheco de dicha posición.

El 23 de abril se concierta la boda del citado Beltrán con Mencía de Mendoza -hija de Diego Hurtado de Mendoza- al tiempo que se le nombra como Conde de Ledesma. El favoritismo del rey hacia su privado ha cambiado sustancialmente.

Doña Juana de Portugal.

Alonso Carrillo de Acuña, tío de Juan Pacheco.

Su hermano Pedro Girón, en calidad de Maestre de la Orden de Calatrava, consigue la conquista de Archidona.

1463. La citada ciudad le es entregada en propiedad, por haber sido su conquistador. Desde aquí se realizarán numerosas salidas de tropas cristianas contra el reino nazarí granadino.

Los musulmanes intentan contraatacar sitiando la ciudad de Úbeda, que debe ser reabastecida de abundante tropa para evitar su pérdida.

Juan Pacheco y Alfonso Carrillo son los interlocutores castellanos elegidos por el monarca para tratar el asunto de la presencia castellana en la guerra civil catalana.

La actuación de ambos no puede ser más desafortunada. A pesar del momento provechoso de la situación para Castilla.

El 23 de abril se celebran las Vistas de Bayona por las que el reino castellano, incomprensiblemente, dada su situación ventajosa, devuelve todas las plazas navarras conquistadas, abandonando a su suerte a sus súbditos beamonteses y catalanes.

El Rey de Castilla no perdonará este hecho y abandona paulatinamente a su antiguo favorito. El Marqués de Villena -visto su distanciamiento del poder real- ofrece sus servicios al Rey de Francia.

Luis XI de Francia -en señal de gratitud- le ofrece la mano de su hija Juana para el menor de sus hijos, Pedro Portocarrero.

Juan II de Aragón no pierde tiepo en mover ficha. Viendo el poderío que tiene en Castilla el Marqués de Villena no duda en ofrecerle a su hijo Fernando -que casaría con su hija, Beatriz Pacheco- (6).

El de Villena no tarda en capitanear una liga de nobles rebeldes, contrarios a la figura de don Beltrán de la Cueva -nuevo favorito real- y, por ende, al propio rey.

1464. En este año intenta secuestrar a su monarca hasta en dos ocasiones: una en Madrid y otra en Segovia. Su buena estrella se ha oscurecido ya definitivamente.

En septiembre la Liga de Nobles redacta en Burgos un largo manifiesto sin firma alguna, donde dudan abiertamente de la paternidad de la princesa Juana, achacándosela al favorito real. Piden la destitución del citado como Maestre de Santiago y añaden que el sucesor al trono debería ser el infante Alfonso -hermanastro de Enrique IV-

El 30 de noviembre le imponen a su Rey los humillantes Pactos de Cabezón, en el que queda investido como heredero al trono el infante Alfonso

"Fue primeramente jurado por príncipe entre Cabezón y Cigales
en una casa que ende ficieron de madera"

Representación de don Beltrán de la Cueva.
La Farsa de Avila, que contó con un actor principal: don Juan Pacheco.

1465. En junio es actor principal de la llamada Farsa de Ávila, donde los conjurados nobles montan una especie de muñeco al pie de las murallas abulenses -simulando al Rey de Castilla- y le van despojando poco a poco, y en riguroso orden, de sus atributos reales.

1467. Se reúne en Ocaña con los Trece Comendadores de la Orden de Santiago, obteniendo el respaldo de todos ellos y siendo elegido, poco después, como Maestre de Santiago, por merced del infante Alfonso (4).

Al ser investido, abdica en su primogénito, Diego López Pacheco, el título de Marqués de Villena.

Por este tiempo media Extremadura es ya suya.

Isabel la Católica.

1468. El 5 de julio fallece el infante Alfonso en la localidad abulense de Cardeñosa -por causas no esclarecidas, pero que las malas lenguas y otras menos malas no dudan en señalar a un envenenamiento ordenado por su tutor, don Juan Pacheco-.

El 18 de septiembre se firma el Tratado de los Toros de Guisando, altamente favorable a sus intereses:

  • La infanta Isabel -hermana del finado Alfonso- es candidata al trono castellano
  • Se convierte en Maestre de Calatrava

1469. Ocurre un hecho clave en el devenir del futuro en Castilla. La infanta Isabel -haciendo caso omiso de lo recientemente firmado- contrae matrimonio en secreto con Fernando de Aragón.

Fernando el Católico.

Enrique IV revoca todo lo anteriormente establecido y vuelve a declarar a su hija Juana como heredera el trono.

Juan Pacheco -siempre pensando en sus particulares intereses- no tarda en definirse como partidario de los derechos sucesorios de la pequeña Juana, y leal al rey.

Ordena la construcción del Castillo de Los Santos de Maimona, cerca de Zafra, ganándose un peligroso enemigo en la persona del Duque de Feria, titular de la anterior plaza.

1470. El 26 de octubre en Lozoya -en presencia de los embajadores franceses- Enrique IV vuelve a declarar a su hija Juana como heredera oficial al trono.

El 27 de diciembre redacta un primer testamento cuando se encuentra en la villa de Ocaña, donde dispone

"Que su cuerpo miserable e flaco..."

Reciba sepultura en la Colegiata de San Bartolomé de Belmonte, dejando pagadas varias misas para la salvación de su alma, la de sus padres, y la de sus abuelos. Manda, asímismo, la construcción del Hospital de San Andrés de Belmonte

"Para pobres e personas miserables e enfermos"

Supuesto retrato de Juana de Castilla, hija de Enrique IV.
Retrato de Diego López Pacheco, primogénito de don Juan Pacheco, destruído durante la guerra civil española.

Y finalmente dona a su esposa, María de Portocarrero, las villas de Moguer, Villanueva de la Fuente y el Castillo de Garcimuñoz.

Funda Tres Mayorazgos para sus hijos varones:

  • Al primogénito, Diego López Pacheco, título y villas que componen el Marquesado de Villena
  • A Pedro Portocarrero, las villas que heredará cuando fallezca su madre
  • A Alfonso Téllez Girón -su hijo menor-

"La Villa y fortaleza de La Puebla de Montalbán, las casas principales y otras menores
de la ciudad de Toledo y San Felices de Los Gallegos"

A sus hijas -tanto legítimas como ilegítimas- las proveyó de buenos matrimonios y dotes de varios millones de maravedíes -que deberían pagar sus hermanos-.

1471. Fallece su esposa, María de Portocarrero.

Su hija, Beatriz Pacheco, casa con Rodrigo Ponce de León Marqués de Cádiz.

1472. El 13 de febrero redacta un segundo testamento con leves modificaciones:

  • Amplía el Mayorazgo de su hijo menor Alfonso, con algunas rentas ganaderas
  • Cambia el lugar elegido para su enterramiento, decantándose por el Monasterio de Santa María del Parral de Segovia

El 17 de diciembre es nombrado como Duque de Escalona -título que había pertenecido anteriormente a don Álvaro de Luna-.

Contrae matrimonio en la ciudad de Peñafiel con María de Velasco.

1474. Consigue del débil rey Enrique el Señorío de Trujillo, dirigiéndose al lugar para tomar posesión del mismo.

Castillo de Peñafiel (VALLADOLID)
Litografía de Juan Pacheco orante.

El 4 de octubre fallece don Juan Pacheco -de tres frescas que le dieron en la garganta- (7) cuando se encuentra en la localidad de Santa Cruz -cerca de Trujillo-, siendo enterrado, inicialmente, en el Monasterio de Guadalupe.

1475. Nace su hija póstuma Mencía Pacheco, fruto de su matrimonio con María de Velasco.

Unos años más tarde -siguiendo sus deseos- es trasladado al Monasterio de Santa María del Parral, donde actualmente reposan.

1528. Su hijo, Diego López Pacheco, ordena la construcción de un suntuoso mausoleo. El sepulcro de su progenitor ocupará el lugar izquierdo del Altar Mayor, y su madre, el derecho.

 

(1). En las capitulaciones matrimoniales había quedado fijado que el primogénito llevaría el apellido Pacheco, el segundogénito el apellido Girón.

(2). Angelina era hija del religioso Fray Rodrigo de Luna y de su manceba Angelina Cerrialda.

(3). Manuscrito conservado en la Biblioteca del Monasterio de El Escorial.

(4). En Castilla se encuentran gobernando...dos reyes, en estos convulsivos tiempos.

(5). Según el RAE..."Antiguamente, flor de la harina"

(6). Según el historiador Victor Balaguer, existen unas escrituras redactadas por el propio Fernando para que el Condestable don Pedro de Peralta, desposara en su nombre a la citada Beatriz.

(7). Según una carta dirigida por Gutierre de Cárdenas a Fernando de Aragón, la causa de su muerte estaría en esquinencia. Del Rae.."Anginas" "Inflamación de las amígdalas"

 
Castillos de España
 
© castillosdejirm.com
Página actualizada el 13/06/2015