El Empecinado Documento sin título
Juan Martín Díez "el Empecinado"

Casa natal de El Empecinado en Castrillo de Duero (Valladolid) (2008).

1775. Nace el 5 de septiembre en Castrillo de Duero (Valladolid).

Es hijo de Juan Martín y de Lucía Díez.

En contra de lo que piensan algunos, toma su mote debido a una mezcla de barro y cieno que forma el arroyo "Botijas" a su paso por algunas localidades y que se conoce como "pecina", y no por su supuesta cabezonería.

De altura más bien baja, complexión fuerte, cara redonda, nariz puntiaguda y aspecto fiero, muy moreno tanto en su piel como en sus cabellos.

1793. Tras la ejecución de Luis XVI, España declara la guerra a Francia, en la que interviene Juan Martín cuando cuenta 18 años de edad.

Estatua de El Empecinado en su localidad natal de Castrillo de Duero (2008).
Antonio Ricardos, por Goya. Oleo pintado en el 1793 ó 94. Museo del Prado. Madrid.

Las tropas españolas, gracias a las dotes estrategas y militares de Antonio Ricardos llegan a ocupar todo El Rosellón, siendo nombrado Juan Martín por méritos propios como Ordenanza del prestigioso general.

1794. Antonio Ricardos se desplaza hasta Madrid para pedir más apoyos en forma de armamento y armas de su gobierno. Pero en la capital le sorprende la muerte.

La contraofensiva francesa, por la falta de un jefe con las cualidades tácticas y militares de Ricardos, les permite recuperar los territorios perdidos, llegando a ocupar algunas ciudades como Vitoria y Pamplona.

1795. Mediante la Paz de Basilea, España reconoce su derrota. Pierde la isla de Santo Domingo y Manuel Godoy, principal responsable del descalabro español, es distinguido con el título de Príncipe de La Paz.

Durante la Campaña del Rosellón germina en el corazón de Juan Martín Díez el odio hacia los franceses, y los dos años que dura la contienda (1793-95) son para él una espléndida escuela de aprendizaje en las artes de la guerra.

1796. Terminada la guerra, Juan Martín vuelve a su tierra, donde conoce a Catalina de la Fuente, natural de Fuentecén, con quien casa en el mes de marzo, instalándose en el pueblo de su mujer y ejerciendo labores de labriego.

1808. Antes del levantamiento popular del 2 de mayo en Madrid, Juan Martín inicia las hostilidades por su cuenta al interceptar un correo militar francés en Honrubia (Segovia).

Según otras fuentes, decide involucrarse tras dar muerte, en feroz combate, a un soldado francés que había violado a una muchacha en su pueblo.

Como fuere, el caso es que encontramos a Juan Martín al frente de una partida, en la que figuran sus tres hermanos, interrumpiendo la principal via de comunicación francesa (Irún-Vitoria-Burgos-Aranda de Duero-Madrid).

Después, forma parte de las tropas españolas que al mando del General De La Cuesta se enfrentan a las francesas en Cabezón de Pisuerga y Medina de Rioseco, ambas con resultados favorable a los franceses, en cierto modo debido a la ineficacia hispana debido a las diferencias entre los generales De La Cuesta y Blake.

Desde entonces toma conciencia de que luchando en campo abierto no se puede derrotar a los franceses, que cuentan con superioridad en medios y en armamento.

Con motivo del apresamiento de una dama francesa, pariente de un militar francés, Juan Martín la aloja en su propia casa, contraviniendo una orden de De La Cuesta. Por este motivo es encarcelado en la ciudad del Burgo de Osma.

El general español Gregorio de la Cuesta.

Pero El Empecinado consigue escapar de la prisión justo cuando las tropas francesas hacen su entrada en la ciudad.

Para mantener la disciplina entre su gente, no duda en asignar una paga diaria a:

"todo aquel que tome las armas en defensa de la Patria".

Su campo de operaciones inicialmente se localiza en las cercanías de Aranda de Duero, Sepúlveda, Pedraza.... Su Modus Operandi es simple pero eficaz.

Ataca las líneas de suministro y aprovisionamiento francesas, ya sean de correos, víveres, armas, dinero...Golpea, hace el mayor daño posible y desaparece.

Los mandos franceses no están acostumbrados a este tipo de enfrentamientos.

Por ello designan al General Joseph Hugo, con la exclusiva misión de encontrar y eliminar al Empecinado y su partida, cada vez más numerosa. El carisma del guerrillero es tal que cada vez que atraviesa por una población se le unen muchos partidarios.

Viendo dicho general la imposibilidad de capturarlo, opta por detener a su madre y algunos familiares, comunicandole que, en caso de que no se entregue serán fusilados.

La repuesta de Juan Martín es contundente.

Si su madre y familiares no son liberados, fusilará ipso facto a mas de 100 prisioneros franceses, y en el futuro cualquier prisionero francés que caiga en sus manos, será pasado por las armas inmediatamente sin juicio alguno.

Su madre y familiares son liberados.

1809. Es nombrado Capitán de Caballería.

El Empecinado, por Francisco de Goya.

General Joseph Hugo, padre del escritor Victor Hugo.

En seguida extiende sus actividades a la Sierra de Gredos, Avila, Salamanca. Incluso después por Cuenca.

En septiembre actúa por Sigüenza.

1810. La Regencia de Cádiz le asciende a Brigadier por sus hazañas. Desde este momento sus correrías tienen por escenario las provincias de Cuenca, Madrid y Guadalajara.

Durante su estancia por esta última provincia, sufre un intento de envenenamiento por un traidor.

El general Joseph Hugo intenta comprar al Empecinado para que pase con rango y honores al servicio del monarca José I Bonaparte. El 8 de diciembre obtiene una carta con un no rotundo por respuesta.

Ataca Medinaceli con la ayuda de los guerrilleros Vicente Sardina, Saturnino Albuín y la guerrillera Damiana Fernández.

1811. El general francés Mouton-Duvernet baja con importantes fuerzas desde Soria.

En Atienza desmantela completamente el castillo. Los guerrilleros de Juan Martín se le enfrentan en las cercanías de Sigüenza y la Riba de Santiuste, causándoles 200 bajas.

Manda el Regimiento de Húsares de Guadalajara, cuando le llega su nombramiento como General.

El 19 de septiembre recibe órdenes del general Blake de trasladarse hacia Aragón y Valencia, donde inmediatamente toma Calatayud.

Con la ayuda de los guerrilleros Antonio Tabuenca y Bartolomé Amor sitía las guarniciones francesas de La Almunia y Daroca. La Campaña de Aragón pasará a los anales como la Campaña del Empecinado.

Tras esta victoriosa campaña, Juan Martín concibe la arriesgada y osada idea de secuestrar al propio José Bonaparte durante su descanso en la Casa de Campo de Madrid.

Castillo de Ayub (Calatayud). Foto cortesía de Fernando Navarro Henar.
Detalle de la Batalla de los Arapiles.

El Empecinado se convierte en un guerrillero querido y admirado por los generales españoles, incluso los generales franceses que le combaten dan sobradas muestras de respeto por su persona.

1812. Napoléon decide retirar una parte importante de sus tropas estacionadas en España para preparar el ejército que se dispone a invadir Rusia.

Esto es aprovechado por los ejércitos aliados de la península, para intensificar sus ataques.

El 22 de julio se celebra la trascendental Batalla de los Arapiles, en Salamanca, que inicia el declive del poderío francés en la península.

Tras esta batalla, el 11 de agosto Jose Bonaparte abandona Madrid dejando una guarición de 2000 hombres en la capital.

El día siguiente entran los aliados en la capital, siendo el Empecinado el primero en hacerlo entrando por la Puerta de San Vicente. La guarnición francesa acantonada en El Retiro es atacada el día 13, rindiéndose un día después, con gran número de armas, municiones y víveres.

Después se dirige a la ciudad de Guadalajara, donde ha quedado un ejército suizo de 800 hombres a las órdenes del general Preux.

El Empecinado cerca la ciudad de Guadalajara que se defiende fieramente por los hombres del general Preux. Ante la negativa de éste a capitular es advertido por Wellington de que si persiste en su aptitud serán pasados a cuchillo.

Conocedor Preux de la capitulación de Madrid el 12 de agosto, hace lo propio el 16 de agosto.

Arthur Wellesley, Duque de Wellington, por Goya

El Empecinado. Pintura anónima. Museo Lázaro Galdiano.

Cuenca es liberada el 20 de septiembre.

1813. En abril, el Mariscal Soult intenta apresarlo en las inmediaciones de Madrid.

El 22 de mayo le encontramos defendiendo la ciudad de Alcalá de Henares.

1815. Fernando VII regresa a España.

Al presentarse ante él, el Empecinado le muestra una carta donde solicita la convocatoria de Cortes y el restablecimiento de la Constitución de 1812 sin distinción de ideas políticas. Tal gesto le cuesta el destierro a Valladolid. A pesar de eso, Juan Martín continúa creyendo en su rey, a diferencia de otros como Espoz y Mina ó Juan Díaz Porlier.

1820. El 1 de enero tiene lugar el pronunciamiento del General Riego en Cabezas de San Juan (Cádiz), contra el absolutismo de Fernando VII y por el retorno a las ideas liberales.

El 9 de marzo, Fernando VII se ve obligado a jurar la Constitución de 1812, pronunciando sus célebres palabras:

"Marchemos francamente, y yo el primero, por la senda constitucional"

Durante el Trienio Liberal (1820-1823), Juan Martín es nombrado Gobernador de Zamora, teniendo que hacer frente a insurrecciones absolutistas como la de Jerónimo Merino, al cual derrota y obliga a retirarse.

Fernando VII trata de ganarse al Empecinado para su causa absolutista.

También intenta que abandone sus ideas liberales, para lo cual le ofrece un millón de reales y el título de Conde. Su respuesta no deja lugar a dudas sobre la ética de este hombre:

"Diga usted al rey que si no quería la constitución, que no la hubiera jurado;
que el Empecinado la juró y jamás cometerá la infamia de faltar a sus juramentos".

Fernando VII por Goya.
El Cura Merino, grabado copiado de un original que se encuentra en Roma. Museo Zumalacárregui.

1823. El Cura Merino vuelve con nuevas y más abundantes partidas realistas. Los dirigentes liberales abandonan inmediatamente Valladolid a excepción del Empecinado que resiste hasta el último momento, retirándose después a Simancas.

Rafael de Riego es ejecutado y descuartizado en Madrid.

El Empecinado se repliega combatiendo hasta Extremadura, y, viendo todo perdido, pasa la frontera hasta Portugal.

Gregorio González Arranz, alcalde de Nava de Roa, abre la correspondencia de algunos presos liberales, descubriendo una carta que anuncia su regreso.

El 21 de noviembre, Juan Martín es apresado por tropas realistas mientras pernocta en la localidad vallisoletana de Olmos de Peñafiel.

Inmediatamente es trasladado a Nava de Roa, donde se le confina en una jaula de barrotes recibiendo el desprecio y el escarnio del populacho.

Estatua de Juan Martín, en Roa (Burgos) (2008).

Tales hechos llegan a oidos del militar liberal Leopoldo O´Donnell, quien transmite una petición de clemencia al propio rey.

1825. El 20 de abril se termina su acusación, siendo trasladada a Fernando VII que firma su sentencia a muerte en la horca prevista para el 20 de agosto.

Según se cuenta, en el momento de ser trasladado al cadalso, Juan Martín en su último y sobrehumano esfuerzo consigue romper sus ataduras y arremeter contra sus guardianes, quienes atraviesan su cuerpo con sus bayonetas.

Su cuerpo, ya sin vida, aún será colgado en la Plaza Mayor de Roa.

Colegiata de Santa Maria, en la Plaza Mayor de Roa, muda testigo de la ejecución del Empecinado.
 
Castillos de España
El castillo de la semana
Últimas Actualizaciones
 
© castillosdejirm.com
Última actualización 10/10/2011