Fernan Gonzalez
Fernán González
Escudo de armas de Fernán González

910. Nace en el Castillo de Lara -Lara de los Infantes-, en plena Sierra de las Mamblas, en Burgos.

Es hijo del Conde de Burgos y de Castilla, Gonzalo Fernández y de Muniadona.

Su padre desciende de Nuño Rasura, uno de los dos Jueces de Castilla y es el creador de la familia Lara, que tanto influirá en el reino leonés y el devenir de los acontecimientos futuros castellanos.

912. Su padre parte de Lara, al frente de sus huestes y en compañía de los otros Condes Muño Muñiz y Gonzalo Téllez. Repueblan Aza, Clunia, San Esteban de Gormaz y quizás Alcozar.

Restos del Castillo de Lara en la población burgalesa de Lara de los Infantes.

Los Anales Complutenses dejan constancia de este hecho:

"Sub era DCCCCL populavit Munio Munniz Roda, et Gunzalvo Teliz Osma, et Gunzalvo Fernandez Cozca,
et Clunia, et S. Stephanum secus fluvium Dorium
"

Efigie de Ordoño II. Estatua sita en la Plaza de Oriente (Madrid)

916. Su padre resulta muerto en extrañas circunstancias, tras la subida al trono astur-leonés de Ordoño II. El título de Conde de Castilla lo hereda su hermano, Nuño Fernández.

Su madre, Muniadona es una mujer con carácter y energía (los documentos de la época la llaman "Comitísima" -palabra similar a condesísima) logrando mantener el Condado de Lara para su hijo Fernán González, todavía un niño.

920. Se produce el desastre leonés de Valdejunquera. Los condes castellanos no acuden a la llamada del Rey de León, quien no olvidará la afrenta.

921. Ordoño II hace llamar a los citados condes y los hace ejecutar (1).

Escudo de los Lara.

924. Doña Sancha, hija de la reina Toda de Navarra, casa con Ordoño II, poco antes de morir éste. Otra hija de la reina navarra, de nombre Velasquita, casa con el Conde de Alava, Munio Vela en fechas similares.

Muere Ordoño II.

Muere el Conde de Álava, Munio Vela. El nuevo conde es Álvaro Herrameliz.

Doña Sancha vuelve a casar, esta vez con el Conde de Alava, Álvaro Herrameliz.

Este conde toma partido por Alfonso IV contra Alfonso Froilaz, en la guerra civil que sume al Reino de León, y que termina con la derrota del segundo.

927?. Poco después, resulta muerto tras ser apresado, su hermano Nuño Fernández.

929. Aparece por primera vez el nombre de Fernán González rubricando un documento expedido a la Comunidad de Monjas de Santa María de Lara. En dicho documento aparece Fernán González con el título de Conde de Lara y lo suscribe junto a su madre, Muniadona.

Alfonso IV el Monje. Libro de Estampas de los Reyes.
Ramiro II de Leon.

931. Alfonso IV cede el trono a su hermano Ramiro II, tras un profunda depresión provocada por la muerte de su esposa Oneca, retirándose a la vida contemplativa.

No tarda mucho en arrepentirse de tal decisión, provocando una nueva guerra civil.

Fernán González ayuda al rey leonés Ramiro II, en su lucha por hacerse con el trono contra su hermano Alfonso IV. Resultando vencedor el primero, recibe prebendas por la ayuda prestada.

No así, Álvaro Herrameliz que se alinea en el bando opuesto. Finalmente vencidos, el Conde de Álava, es desposeído de su título (2).

Casa con doña Sancha, ya viuda de Alvaro Herrameliz, convirtiéndose en su tercer marido y añadiendo a sus extensos dominios los Condados de Álava y Lantarón.

En Córdoba Abdelrramán III, acaba con todos los movimientos rebeldes que se extendían por Al-Andalus. El último de ellos es la ciudad de Toledo, que resiste numantinamente. El reino toledano pide ayuda a los cristianos del norte. Ramiro II solicita la ayuda de Fernán González y ambos bajan, con sus ejércitos.

Llegan hasta Magerit (Madrid), que ya es un importante punto en la ruta hacia Toledo. Tras duros combates conquistan la ciudad y su castillo. Obtienen un gran botín, pero no pueden impedir la caída de Toledo. Finalmente regresan a su tierra. Abderramán coloca como gobernador de la ciudad a Ben Yahya al-Laythi.

932. Se tiene constancia de algunas de las primeras actuaciones de Fernán González como Conde de Castilla:

  • Preside el juicio entre el abad Esteban del Monasterio de San Pedro de Cardeña y algunos vecinos de la zona, por un asunto de aguas (3)
  • Junto a Ramiro II acuden a la profesión religiosa de Vigila (hijo del anterior Conde de Álava Munio Vela) en el Monasterio de Tejada (4)

933. Desde Medinaceli, un ejército cordobés sitia las ciudades de Osma y San Esteban de Gormaz.

Restos del castillo de San Esteban de Gormaz (Soria)
Abderramán III. Grabado del siglo XIX

Fernán González se hace cargo de la defensa de la primera y pide ayuda a Ramiro II, quien acude con su ejército. El rey leonés consigue que los musulmanes levanten el sitio de San Esteban y, con las fuerzas del Conde castellano, derrotan a los árabes.

Nace Gonzalo Fernández, su primer hijo.

934. El conflicto se vuelve a reanudar.

Abderramán III vuelve a cercar la ciudad de Osma, defendida esta vez por Ramiro II y la de San Esteban de Gormaz defendida ahora por el Conde de Castilla.

Ni castellanos ni leoneses presentan batalla, limitándose a encerrarse dentro de sus castillos.

Abderramán III, deja parte de su ejército sitiando ambas ciudades y avanza hacia La Rioja, donde consigue el vasallaje de la reina navarra Toda y su hijo García.

Después asolan Alava.

Seguidamente la ciudad de Burgos y el Monasterio de San Pedro de Cardeña.

En pleno regreso a su tierra, son atacados por los ejércitos castellano-leoneses que han abandonado la seguridad de sus castillos. El ejército cordobés vuelve a ser derrotado en las inmediaciones de Osma (5).

Nace Sancho Fernández, su segundo hijo.

935. Extiende un documento de donación al Monasterio de San Pedro de Cardeña (6).

936. Se produce una nueva incursión cordobesa, esta vez a través del Puerto de Somosierra. En este ataque se produce la muerte del Gobernador de Magerit, Yahya al-Laythi. Mientras tanto, se produce una rebelión en la Marca Superior en contra de Abderramán III; los Banu Qasi son derrotados y se imponen Los Tuchibíes.

Fernán González reconstruyendo la ciudad de Burgos.
Estatua de Fernán González. Arco de Santa María (BURGOS).

937. Fernán González desplaza tropas castellanas en auxilio del Gobernador de Zaragoza, Abú Yahya Ibn Muhammad, desperdigándolas por la provincia. Idéntica acción realiza Ramiro II.

Abderramán III considera un ultraje esta traición y manda abundantes tropas para hacerse con el control de la región.

La primera ciudad en sufrir el ataque cordobés es Calatayud, bravamente defendida por Mutarrif.

Mutarrif muere durante el asedio y su hermano Hakam entrega la ciudad.

Las sangrientas represalias de Abderramán III no se hacen esperar. Todos los soldados cristianos apresados son pasados a cuchillo. Tras comprobar los expeditivos métodos cordobeses, las demás ciudades zaragozanas se van entregando una tras otra.

Abú Yahya Ibn Muhammad ibn Hasim al-Tuyibí es perdonado en un gesto de extrema magnanimidad y continúa como Gobernador de Zaragoza.

938. Nace en Burgos su tercer hijo, Garci Fernández.

939. Abderramán III prepara en Córdoba un ejército de 100.000 soldados que supone definitivo para acabar con los molestos reinos cristianos del norte. Al frente de su ejército coloca al esclavo Nadja, lo que hace cundir el rencor y la desconfianza entre los mandos musulmanes.

El 19 de julio, mientras se ultiman los preparativos, se produce un fenómeno natural, un eclipse de sol que es recibido por las huestes cristianas con alegría, achacándolo a una señal del cielo.

En julio se encuentran frente a la Fortaleza de Simancas, donde se hayan reunidos los cristianos.

El 6 de agosto se desencadenan las hostilidades. La Batalla de Simancas dura varios dias. Los enfrentamientos se producen durante el día, y los combatientes descansan durante la noche.

Finalmente, las huestes cordobesas sufren una estruendosa derrota siendo obligados a batirse en retirada (7). Los cristianos prefieren saquear el campamento musulmán en lugar de perseguir a los fugitivos. El botín es suculento. El ejército cordobés se repliega.

A su paso por la región de Wad-al-Hayara, son persuadidos por los colonos musulmanes a que castiguen la osadía de guerreros cristianos, quienes, provenientes de Maderuelo, Ayllón, Montejo y Aza, les causan innumerables daños y saqueos.

Estatua de Fernán González. Burgos, 2005

El historiador Ibn Hayyan así lo cuenta:

"Entonces dirigió las tropas contra el río Haza, no dejando allí castillo que no destruyese,
aldea que no arrasase, ni medio de vida que no acabase. Cuando llegó a los confines de dicha región,
no quedando al ejército lugar por recorrer, ordenó a los adalides fueran a reconocer el terreno
para buscar los caminos más directos hacia el hisn Antisa (castillo de Atienza)..."

Batalla de Alhándega. Grabado.

Los cristianos han abandonado sus fortalezas segovianas y siguen a una prudente distancia al ejército cordobés en su retirada. Por el camino se les van uniendo otras huestes castellanas provenientes de Osma, Caracena, San Esteban de Gormaz...

La retaguardia agarena comienza a ser hostigada y deciden dirigirse al Castillo de Castrobón lo más rápidamente posible. Nuevamente Ibn Hayyan narra:

"Los más convenientes y de trayecto más seguro para el retorno de los musulmanes,
dado el abrumamiento de sus acémilas. Acordaron dirigirse hacia el Hisn Qstrb,
(Castrobón, Fresno de Caracena), ya que desesperaban de salir a otra parte..."

El 21 de agosto, la retaguardia cordobesa vuelve a ser alcanzada y derrotada en Alhándega. Numerosos generales musulmanes resultan muertos o capturados, incluso el propio Abderramán III está a punto de ser apresado.

940. Los reinos cristianos aprovechan esta derrota para trasladar sus fronteras más allá de la Frontera del Duero.

Así, Ramiro II confía la repoblación de Curiel, Cuellar y Peñafiel a Asur Fernández, rival de la familia Lara, creando el Condado de Monzón.

Fernán González responde conquistando Sepúlveda (8), Riaza, Pedraza, Segovia....Se supone que sería la respuesta de la familia Lara a este hecho y además, taponaría la expansión de la familia rival hacia el sur.

Según el Abad de Arlanza, fray Gonzalo de Arredondo, la conquista de Sepúlveda viene precedida por la lucha cuerpo a cuerpo entre el Conde castellano y el Alcaide moro Abubad.

Según la leyenda, Fernán González propina un golpe de espada tan tremendo que atraviesa las protecciones y termina decapitando al musulmán, cuya cabeza puede hoy contemplarse en Sepúlveda en la blasonada "Casa del Moro".

Cabeza del moro Abubad. Casa del Moro. Sepúlveda.

Castillo de Peñafiel (VALLADOLID, 2008)

En primavera la expansión castellana hacia el sur queda bruscamente frenada de la mano del Gobernador de Talamanca, Mutarrif ibn Din Al-Dun.

Y en verano, el citado gobernador se permite incluso una intrépida aceifa que le lleva hasta Clunia y Peñafiel, aunque no consigue recuperarlas.

Seguidamente dota a la ciudad de Fuero, al objeto de atraer a probables repobladores a esta zona tan peligrosa, por ser frontera con los musulmanes.

941. Por estos años nace su hijo Nuño Fernández.

En agosto se firma una tregua entre leoneses y cordobeses. Como prueba de buena voluntad, Abú Yahya Ibn Muhammad ibn Hasim al-Tuyibí, que estaba preso de los leoneses, tras el desastre de Simancas, es liberado.

Un mes escaso más tarde, el rey navarro García Sánchez I -cuñado de Ramiro II- ataca posiciones cordobesas en Huesca, dándose por finalizadas las treguas.

942. Fernán González es facultado por Ramiro II para acudir con un contingente castellano en ayuda de su cuñado.

En abril Muhammad ibn Hasim al-Tuyibí les derrota a ambos en Tudela.

En agosto se produce una razzia cordobesa contra el Condado de Castilla por su participación en esta batalla. Tras arrasar cuanto encuentran, regresan a sus dominios.

En este año y en el siguiente aparece el Conde en algunos documentos donde confirma algunas donaciones.

943. A partir de este momento, sus relaciones con el rey leonés se enfrían extraordinariamente, hasta el punto que se rebela contra el rey leonés.

Para ello cuenta con la inestimable ayuda de Diego Gómez, Conde de Saldaña y Carrión, también perjudicado con la creación del Condado de Monzón, en la persona de Asur Fernández.

El Conde Fernán González. Libro de Estampas. Alcázar de Segovia.
Fernán González. Retrato existente en el Monasterio de Yuso.

Ambos Condes son detenidos y encarcelados, uno en León y otro en Gordón. El cargo de Conde de Castilla pasa a su rival, Asur Fernández, ayo además del príncipe Sancho, que también le acompaña durante sus labores de gobierno por tierras castellanas.

La Crónica Najerense así lo cuenta:

"Fernán González y Diego Muñoz se levantaron en rebeldía contra el rey don Ramiro,
y además le prepararon una guerra. Pero el rey, como era prudente y poderoso, los capturó,
y a uno en León y al otro en Gordón los encerró en la cárcel encadenados.
Pasado mucho tiempo, dándole al rey juramento y todo lo que tenían salieron de prisión.
Entonces Ordoño, el hijo del rey Ramiro, obtuvo en matrimonio a la hija de Fernán González,
de nombre Urraca...".

Estas rebeliones internas, debilitan el poder de Ramiro II, cosa que aprovecha el Califato de Córdoba para organizar frecuentes incursiones con destino al reino leonés (9).

944. Abderramán III manda una nueva aceifa que penetra en el corazón de Galicia de la mano de su general Ahmed Muhammad ibn Alyar.

945. Ramiro II necesita la ayuda de los otrora rebelados. Tras permanecer un año en prisión, Fernán González es liberado, recobrando sus antiguas posesiones después de jurar fidelidad al monarca leonés (10). Sin embargo, el título de Conde de Castilla sigue ostentado por Asur Fernández durante un tiempo, por lo que decide refugiarse en la parte oriental del condado, cerca de la frontera riojana.

Para dar legalidad a lo pactado, su hija Urraca casa con Ordoño de León, hijo de Ramiro II.

Abderramán III ordena la reconstrucción de la ciudad de Medinaceli, abandonada mucho tiempo antes, cuyas obras durarán cerca de un año.

946. Otra de sus hijas, Nuña Fernández, casa con su gran aliado, el Conde de Saldaña y Carrión.

Castillo de Medinaceli (2009).

Ramiro II de León. Libro de Estampas de los Reyes. Alcázar de Segovia.

947. Finalmente, recupera su dignidad de Conde. El príncipe Sancho regresa a León mientras que Asur Fernández lo hace al Condado de Monzón.

Una nueva aceifa musulmana dirigida por el Gobernador de Toledo, tiene como destino los territorios que están siendo repoblados por los Condes de Castilla y de Monzón, paralizando gravemente dichas repoblaciones al sur del Duero.

Muere su primogénito Gonzalo Fernández, Señor de Lara, Bureba y Aza.

948. Nace Bermudo II, fruto del matrimonio entre su hija Urraca Fernández y el príncipe Ordoño de León.

Una nueva incursión musulmana llega hasta Ortigueira.

950. Ramiro II, que quiere castigar las continuas razzias musulmanas, reúne su ejército y marcha sobre la antigua ciudad de Elvora (llamada ahora Talavera por los musulmanes). Tras saquear la ciudad y el Valle del Tajo, regresa a León con un gran botín, en lo que será su última campaña guerrera.

951. Sintiéndose morir, el gran monarca leonés, se desplaza hasta León, donde fallece a mediados de junio. El trono recae en su hijo Ordoño III.

El Reino de León, queda sumido en una grave crisis dinástica, circunstancia que será aprovechada por Fernán González para sus fines. Así, el joven Sancho se desplaza a tierras navarras, bien acogido por su tío, el rey navarro García I Sánchez.

Igualmente, los cordobeses aprovechan para incrementar sus acometidas, todas con resultado favorable a sus intereses. Una nueva expedición cordobesa, dirigida por el Gobernador de Badajoz, razzia las tierras leonesas.

952. Una nueva campaña musulmana se cierra con victoria cordobesa (11).

953. Se producen dos expediciones cordobesas más: una de Ahmad ibn Yala contra Yilliqiyya (Reino de León) y otra contra el Condado de Castilla dirigida por Galib. Ambas con resultados favorables para los intereses árabes (12).

954. Se produce una rebelión en contra del nuevo monarca.

Ordoño III de León. Libro de Estampas de los Reyes. Alcázar de Segovia.
Sancho I el Craso.

Su hermanastro Sancho es el promotor, apoyado por su tío García de Navarra.

Fernán González se adhiere a esta revuelta. Todos los ejércitos marchan hacia León, pero Ordoño III consigue repelerles.

Parece ser que la causa de la rebelión castellana pudiera estar en que el rey leonés hiciera pública repulsa de Urraca, la hija del Conde de Castilla, para casarse con otra dama. Otros sostienen la amistad existente entre Sancho y el Conde durante la estancia de aquel en tierras castellanas.

Poco después, Fernán González reconoce a Ordoño III como Rey de León, no existiendo problema alguno entre ambos desde entonces.

955. Vuelven nuevamente los ataques procedentes del Califato de Córdoba.

El 22 de julio en San Esteban de Gormaz se enfrentan con las huestes castellanas de Fernán González, a las que derrotan, pero no consiguen tomar el castillo.

Por su parte, Ordoño III somete una rebelión de levantiscos nobles gallegos sin excesivos problemas.

El Rey de León negocia una tregua con los musulmanes. A cambio de no ser atacados sus territorios, se compromete a entregar algunas plazas fronterizas, o desmantelarlas. En esta negociación consigue que sea incluído también el Conde de Castilla. El cronista ibn Jaldún así lo atestigua:

"En el año 345 mandó pedir la inclusión de Firdiland ibn Abd S.l.b. conde de Castilla, de lo cual ya nos hemos ocupado, y Al-Nasir accedió a lo solicitado por Ordoño hijo de Ramiro, como lo dijimos antes".

956. Muere su segundo hijo Sancho Fernández, Conde de Alava.

A últimos de año muere por enfermedad Ordoño III en Zamora. Asciende al trono leonés Sancho I, de forma pacífica.

958. En agosto, su hija Urraca, casa con Ordoño, a la sazón primo de Ordoño III. De este matrimonio nacerán varios hijos, siendo el más conocido de ellos García Ordóñez.

Sello con la efigie de Fernán González
El rey navarro García I Sánchez.

Ordoño, el marido de su hija Urraca, pretende el trono leonés. Para ello, cuenta con el apoyo de su suegro, Fernán González. Ante la noticia de que su yerno pretende repudiar a su hija para casarse con una hermosa gallega, le hace saber que, automáticamente, prestará su apoyo al otro candidato si sucede tal cosa.

Ordoño cambia de opinión al saberlo.

Sancho I, tiene el total apoyo del reino navarro.

Toda de Navarra, viéndolo todo perdido para su nieto Sancho, se desplaza hasta Córdoba, al frente de una nutrida representación navarra, en la que figura el propio rey, García I Sánchez.

Una vez allí, solicita la ayuda de su sobrino Abd Al-Rahman III, renovándole su juramento de vasallaje. Además, se pone en manos de los médicos cordobeses quienes remedian la gordura de Sancho I que era llamado el Craso o el Gordo por este motivo.

959. En diciembre muere su esposa, doña Sancha.

960. Se queda solo en su defensa de Ordoño ante navarros y cordobeses.

Derrotado en Cirueña, es hecho prisionero por García I Sánchez de Navarra, y encarcelado en Clavijo.

961. El 16 de octubre muere Abd Al-Rhaman III en Córdoba.

Al Hakam II su hijo y sucesor, reclama la entrega de Fernán González al rey navarro, en pago por la ayuda cordobesa prestada. Pero éste, confiando en una futura alianza con leoneses y castellanos, se ve lo suficientemente fuerte como para romper el pacto con el Califato de Córdoba.

Por tanto, deja en libertad al conde castellano, quien para obtenerla se ve obligado a:

  • Jurar fidelidad a Sancho I el Craso
  • Hacer algunas concesiones territoriales
  • Abandonar definitivamente a Ordoño IV
  • Casarse con Urraca, una de sus hijas
Castillo de Clavijo (2005).
Fortaleza de Gormaz (2004).

El Conde vuelve a Castilla. La reciente alianza se antoja poderosa a los ojos de los reinos cristianos.

Pero han calculado mal. Al Hakam II derrota uno tras otro a todos los aliados.

Los musulmanes reúnen un gran ejército que derrota a los castellanos conquistando Atienza y San Esteban de Gormaz, y reconstruyendo una impresionante fortaleza en Gormaz, desde donde razzian constantemente el territorio castellano.

Ayllón y Maderuelo se convierten en la primera línea defensiva castellana. La repoblación de la zona sur del Duero se ha estancado.

Nace Pedro Fernández de Castilla, fruto de su matrimonio con Urraca de Navarra.

962. Su hija Urraca casa en terceras nupcias con el heredero al trono navarro Sancho Garcés II Abarca.

Nace Toda Fernández de Castilla, fruto de su matrimonio con Urraca de Navarra.

963. Pacta con Al Hakam II. Recupera San Esteban de Gormaz y no volverá a batallar con los cordobeses en su vida.

Castilla -tierra de castillos- es ya una poderosa región llena de hombres duros, fuertes y aguerridos, salpicada de monasterios y con infinidad de fortalezas en su interior, gobernada por un hombre al que los cronistas definen como

"fuerte, audaz, generoso, benigno, altivo, religioso, belicoso y afable"

966. A últimos de año muere Sancho I el Craso, al parecer, mandado envenenar por el conde Gonzalo Sánchez. Le sustituye su hijo, Ramiro III.

968. Numerosas incursiones vikingas asolan las costas gallegas.

Ramiro III de León.
Sepulcro de Fernán González (2006). Colegiata de Covarrubias.

970. En junio fallece Fernán González. Es enterrado en el Monasterio de San Pedro de Arlanza.

Siglo XIII. Su vida y obras son representados en un poema anónimo, El Poema de Fernán González, del que se conserva únicamente una copia incompleta del siglo XV.

1841. Sus restos junto con los de doña Sancha, son trasladados hasta la Colegiata de Covarrubias, donde actualmente reposan.

 

(1). Sin embargo, hay dos documentos que prueban que Nuño Fernández aún está vivo en el año 926 y en el año 927. El primero es un documento de donación al Monasterio de San Pedro de Cardeña. El segundo un litigio entre el Monasterio de Santa María del Puerto de Santoña y un tal Cixila. Posteriormente al año 927 se pierde su rastro y no se tienen ya noticias de él.

(2). Lo más probable es que resultara muerto en dicha contienda, pues no se vuelve a saber de él.

(3). En este pleito encontramos por vez primera la figura del Alférez de Castilla (encargado de portar el estandarte castellano en lugar del leonés) en la persona de Gómez Díaz. Dicha enseña nos revela el elevado grado de autonomía de la corte castellana respecto de la leonesa.

(4). En este documento queda reflejada la siguiente frase:

"Primo anno regni sui Ranimiri principis in Legione;
Fredenandus comes in Castella et in Alapa"

Se tiene constancia en el mismo año de una carta del Monasterio de San Millán de la Cogolla, donde se dice que el noble alavés Sarracín Gutiérrez junto con sus hermanos, vende al abad unas tierras en Salinas de Araña

"contigua a otra que es propiedad de nuestro señor, el conde Fredelando"

(5). Según cuentan Los Anales Castellanos, aunque no debió de ser grande la derrota cordobesa.

(6). En dicho documento, fechado el 13 de agosto, se comprueba que ya han nacido sus dos primeros hijos, puesto que aparecen el conde, su esposa y sus hijos Gundisalvo Fredinandiz y Sancius Fredinandiz.

(7). Según algunas fuentes, esta batalla habría terminado en tablas.

(8). Dicha conquista queda reflejada en las crónicas:

  • Los Anales Castellanos así la definen: "In era DCCCCLXXVIII populavit Fredenando Gundesalbiz civitatem que dicitur Septepubplica cum Dei auxilio et iussionem principem Ranemirus · Deo gratias". "En la era 978 (año 940) Fernán González pobló la ciudad que llaman Sepúlveda con el auxilio de Dios y bajo mando del príncipe Ramiro. A Dios gracias."
  • El Chronicón de Cardeña así dice:"En la era 928 pobló el conde Fernán González a Sepúlvega"
  • Los Anales Toledanos: "Pobló el conde don Fernán González a Sepolvieja. Era 978"
  • La Historia Silense: "Fernán González pobló la ciudad que llaman Septempública"

(9). Leví Provenzal, arabista francés, sospecha que existía algún tipo de pacto entre Fernán González y el Califato de Córdoba, pues las razzias cordobesas pasaban de largo por Castilla y se dirigían exclusivamente al Reino de León.

(10). Parece ser que el encarcelamiento de Diego Muñoz sólo durará unos meses, mientras que el de Fernán González es algo mayor, siendo liberado con motivo de las Fiestas de Pascua de este año. El cronista de la época, Pelayo, así lo relata:

"Después, pasado mucho tiempo, dado juramento al rey, salieron del calabozo"

(11). Según fuentes musulmanas.

(12). El cronista árabe Al Bayan al-Mugrib así lo narra:

"El caíd Ahmad ibn Yala hizo contra Yilliqiyya una expedición, en la que Allah le permitió dar muerte a los guerreros y cautivar a las mujeres y a los niños, incendiar aldeas y aniquilar las riquezas de los infieles. El viernes 28 de rebi [12-VIII] se leyó en Córdoba la carta que anunciaba estos éxitos al mismo tiempo que otra del caíd Ghalib (contra Castilla) anunciando igualmente los grandes triunfos que él había conseguido sobre los infieles y el mal que Allah le había permitido hacerles. Poco después llegaba a Córdoba un convoy de cruces y campanas cuya entrada en la ciudad fue motivo de regocijo para los musulmanes".

 

 
Castillos de España
 
© castillosdejirm.com
Página actualizada el 25/10/2015