Ramiro II de Leon
Ordoño II, padre de Ramiro II. Plaza de Oriente. Madrid.

900. Se cree que nace alrededor de este año en Viseo, hoy ciudad portuguesa, que antaño pertenecía al Reino de León.

Hijo del rey leonés Ordoño II y de Munia Elvira.

Su educación es confiada a una familia noble del Valle del Duero.

917. Las tropas de su padre derrotan a Abderramán III en San Esteban de Gormaz.

918. Arnedo y Calahorra son tomadas a los Banu Qasi.

920. Se produce la Batalla de Valdejunquera, donde las tropas musulmanas derrotan a las navarro-leonesas. Los ejércitos cristianos sufren un serio descalabro y los Obispos de Salamanca y Tuy son hechos prisioneros.

921. Muere su madre.

Su madre Elvira, según una miniatura del Liber Testamentorum. Universidad de Barcelona.
Fruela II. Libro de Estampas de los Reyes.

922. Su padre vuelve a casar con Aragonta, repudiándola un año después.

923. Su padre casa en terceras nupcias con Sancha de Navarra, hija del rey Sancho I Garcés y de la reina Toda Aznárez.

La contraofensiva cristiana les permite recuperar casi toda La Rioja.

924. Muere su padre, heredando el trono su hermano Fruela II, desplazando del mismo a los hijos de Ordoño II.

925. Fruela II tiene un gobierno efímero e impopular y muere de lepra, provocando un grave problema sucesorio que enfrenta a su propio hijo, Alfonso Froilaz, con los hijos de Ordoño II.

Alfonso Froilaz cuenta con el apoyo de los nobles asturianos, mientras que Sancho, Alfonso y Ramiro, hijos de Ordoño II, cuentan con el respaldo de los nobles gallegos y portugueses, amén del apoyo del rey navarro Sancho I Garcés.

La victoria corresponde a estos últimos, dividiéndose el reino:

  • León para Alfonso, que reinará como Alfonso IV
  • Galicia para Sancho
  • La zona entre los ríos Miño y Mondego será para Ramiro

Ramiro casa con su prima Adosinda Gutiérrrez (1), la cual le dará tres hijos:

  • Bermudo, que morirá en edad juvenil
  • Ordoño, que reinará con el nombre de Ordoño III

929. Muere su hermano Sancho, Rey de Galicia. Es coronado como rey de los gallegos en Zamora, donde inmediatamente la convierte en su capital.

931. La muerte de Oneca, esposa de Alfonso IV, sume a éste en una gran depresión y llama a su hermano Ramiro para que se haga cargo del trono leonés.

Sancho I Garcés. Oleo de Joaquín Espalter en la Diputación Foral de Navarra.
Alfonso IV el Monje. Libro de Estampas de los Reyes.

En las Cortes de Zamora (2) renuncia al trono y se retira al Mº de Sahagún para practicar la oración.

Ramiro II marcha a la ciudad de Zamora, al objeto de armar un gran ejército con el que socorrer a la ciudad de Toledo, que le ha pedido ayuda contra Abderramán III.

Pero sintiéndose arrepentido Alfonso IV de su decisión, se autotitula nuevamente en Simancas como rey. Se traslada a León para recuperar el mismo con la ayuda de la poderosa familia Beni Gómez. Enterado Ramiro II de sus pretensiones, manda abundante tropa comandada por su cuñado y capitán de su máxima confianza Flaín Díaz, quien aborta rápidamente el conato de rebelión.

Marcha sobre León con gran gente de armas (3) y detiene y hace encerrar en un calabozo a su hermano Alfonso (tras sacarle los ojos). El desdichado morirá este mismo año.

La situación es aprovechada por Alfonso Froilaz y sus hermanos, los hijos de Fruela II para intentar sacar provecho de la situación.

Pero Ramiro II se muestra como un rey inflexible y enérgico.

Además cuenta con la valiosa colaboración del Conde de Castilla, Fernán González, así como del Reino de Pamplona.

Persigue a sus enemigos hasta Oviedo, y les derrota. Tras confinarles, les hace aplicar una antigua ley ordenando les sean sacados los ojos, y quedando ciegos para el resto de su vida, haciéndoles trasladar al Monasterio de Ruiforco.

El 6 de noviembre se hace proclamar en la Catedral de León. Asturias, León y Galicia quedan así unidas bajo un único rey.

932. Ramiro II repudia a Adosinda Gutiérrez alegando razones de parentesco (4), casándose en seguida con Urraca, hija del Rey de Navarra y de Toda Aznárez. De este matrimonio nacerán:

  • Sancho I el Craso, que gobernará León
  • Elvira, que profesará como religiosa
  • Teresa, que casará en el 943 con el rey navarro García Sánchez I
  • Velasquita , que casará con Bermudo II el Gotoso

Estatua de Ramiro II en Madrid, sita en la Plaza de Oriente (2009).

Asalto y toma de Madrid por Ramiro II. Grabado antiguo.

Estos problemas internos en su reino han impedido una ayuda eficaz de sus ejércitos a la ciudad de Toledo. El pequeño cuerpo de ejército castellano-leonés mandado, había sido desmantelado en las mismas puertas toledanas sin inquietar a los musulmanes sitiadores.

Inmediatamente se traslada con su ejército en su primera razzia contra tierras del Califato de Córdoba.

El "feroz guerrero", o "el demonio" como empieza a ser conocido entre los musulmanes arrasa Elvora (Talavera) y después la Fortaleza de Magerit (Madrid), la cual es defendida con tal denuedo por sus guardianes, que tras el asalto final, estos son pasados a cuchillo y el resto de la población marcha cautiva a territorio leonés (5).

Abderramán III monta en cólera al recibir la noticia.

El rey leonés tiene dos hijos extramatrimoniales con Ortega, hija del conde Rodrigo Romaes

  • Alboazar Ramírez
  • Ortega Ramírez

933. Ramiro II celebra en León un Concejo entre sus nobles, para debatir una línea de actuación o un plan de ataque contra los musulmanes (6).

Desde Medinaceli, un ejército cordobés sitia las ciudades de Osma y Castromoros (San Esteban de Gormaz). El rey leonés acude a la segunda consiguiendo que los musulmanes levanten el sitio.

Acto seguido se dirige a la ciudad de Osma, donde, sus huestes junto con las del conde castellano derrotan al ejército de Abderramán III (7) (8).

934. Vuelven las tropas del Califato de Córdoba con ánimos renovados. Esta vez el Rey de León decide no presentar batalla, encerrándose en el Castillo de Osma.

Ramiro II de Leon.
Ramiro II. Tumbo de la Catedral de Santiago de Compostela.

Las huestes musulmanes avanzan devastando Burgos y pasando a cuchillo a los monjes del Monasterio de San Pedro de Cardeña.

Se dirigen a Navarra donde consiguen obtener el vasallaje de los reyes navarros.

Pero a su vuelta, los ejércitos leonés y castellanos les salen al paso. Ramiro II vuelve a derrotar a los musulmanes en las puertas de Osma (9).

Tras esta batalla surgen unos años de relativa tranquilidad, siempre acompañada de las razzias de uno y otro bando pero de escasa importancia en el devenir de los acontecimientos.

937. El Gobernador de Zaragoza Abú Yahya se declara vasallo del rey leonés y le pide ayuda esperando las represalias del califa cordobés.

León y Navarra le envían soldados (principalmente navarros por proximidad), distribuyéndolos por sus fortalezas (10).

Abderramán III envía sus tropas. Primero pasa por Navarra para asegurarse que el vasallaje del reino navarro sigue vigente. Acto seguido ataca todas las fortalezas zaragozanas, pasando a cuchillo a cualquier defensor cristiano encontrado en ellas.

El Reino Moro de Zaragoza es reconquistado por Abderramán III.

938. Como consecuencia del asesinato de un hermano suyo por Abderramán III, Omia ibn Ishak el Emir de Santarem, decide entregar todas sus fortalezas al Rey de León.

939. El califa cordobés decide lanzar la mayor ofensiva conocida sobre los reinos cristianos en lo que se llamará "La Campaña de la Omnipotencia". Para ello recluta un ejército de más de 100.000 almas, colocando al frente de ellos al esclavo Nadja, gesto mal recibido por sus generales.

A finales de junio parten desde Toledo, franquean el Puerto de Guadarrama y atraviesan la tierra de nadie. Las primeras poblaciones cristianas que van apareciendo son sistemáticamente asaltadas (Olmedo, Iscar, Alcazaren...).

Abderramán III. Grabado antiguo.
Torre del Castillo de Portillo (2004).

Llegan hasta el Hisn Burtil Asim (Portillo), donde acampan para recuperar fuerzas. Tras su estancia, seguramente arrasan la torre cristiana y el lugar y siguen su recorrido.

A finales de julio se presentan en Simancas, donde les esperan Ramiro II, acompañado de los condes castellanos Fernán González y Asur Fernández, así como del Rey de Navarra y de tropas asturianas y gallegas y del Emir de Santarem ibn Ishak.

El ejército musulmán es más numeroso pero la caballería cristiana es temible.

6 de agosto. Empiezan los combates que son encarnizados y terribles (11).

Ambos ejércitos combaten de día y por la noche descansan y recogen a sus heridos y muertos.

Los enfrentamientos duran tres días, y, a pesar de las crónicas, parece ser que el resultado final de este primer enfrentamiento es de tablas.

Una vez estimado por los mandos árabes que los cristianos han sido humillados emprenden el camino de regreso. Si en la venida arrasaron cuantas ciudades encontraron a su paso , a la vuelta más de lo mismo (Roa, Rubiales).

El siguiente objetivo es el de arrasar la ciudad de San Esteban de Gormaz, que tantos quebraderos de cabeza les ha causado en el pasado.

Sin embargo, Abderramán III es convencido para que castigue a los colonos cristianos que, provenientes de la provincia de Segovia, están continuamente hostigando a los musulmanes de Guadalajara.

Una vez cumplida su misión, su intención es dirigirse hacia Atienza. Sus tropas se internan por

"abruptos barrancos, escarpados riscos y precipicios"

que los colonos de la zona, perfectos conocedores del terreno manejan a la perfección.

Tras la emboscada se produce una desbandada general que es aprovechada por los cristianos para causar una gran mortandad entre los árabes. El general Nadja muere, así como los Emires de Valencia y Mérida. Incluso Abderramán III está a punto de perder la vida y ha perdido una coraza de mallas de oro y un Corán de valor inestimable que siempre llevaba consigo.

Ramiro II, grabado de la Biblioteca Nacional (Madrid)
Batalla de Alhándega. Grabado.

El "desastre de los barrancos" pasará a la historia como la Batalla de Alhándega (12) (13).

940. Tras estas batallas Ramiro II ordena la repoblación hacia el sur.

Bajando por el oeste, el obispo Oveco repuebla lugares como Salamanca, Peñaranda de Bracamonte, Ledesma y Vitigudino.

Además encarga la repoblación de Peñafiel y Cuéllar al conde castellano Asur Fernández, distinguiéndole con la merced de Conde de Monzón.

Fernán González, el otro conde castellano, se siente agraviado porque tal condado tapona su expansión hacia el sur.

941. Estas disensiones internas debilitan el reino leonés, lo cual es aprovechado por el Califato de Córdoba para lanzar innumerables razzias de castigo con destino al reino cristiano.

Fallece su hijo Bermudo.

Se producen sendas rebeliones capitaneadas por los Banu Gómez. Contra ellas participa activamente Munio Flaín -hijo de Flaín Díaz-. La Crónica de Ibn Hayyan relata así su participación en los hechos:

... el conde Flayn, con un gran ejército, con el que se le enfrentó a los condes,
quienes le infligieron tremenda derrota, matándole 300 hombres,
entre ellos su hermano mediano y su yerno...

En agosto firma una tregua con Abderramán III, mediante la cual este se compromete a no atacar ningún reino cristiano. Por su parte, el rey leonés, dejará en libertad a Muhammad ben Hashim al-Tuyibi, que estaba preso de los leoneses tras la Batalla de Simancas.

En septiembre finalizan las efímeras treguas, tras un ataque del rey navarro García contra fortificaciones musulmanas en la zona de Huesca (Labiba, Sen, Labata...)

Fernan González. Libro de Estampas de los Reyes. Alcázar de Segovia.

945. Ramiro II libera a los condes castellanos, no sin antes hacerles jurar fidelidad y recobrando aquellos sus antiguas posesiones. Y para dar solemnidad a lo pactado poco después se produce la boda entre la hija de Fernán González, Urraca Fernández y su propio hijo, Ordoño III.

El rey navarro García I Sánchez.

942. El rey leonés decide ayudar a su cuñado, el rey navarro García.

Para ello envía un cuerpo de ejército al mando de Fernán González.

El 5 de abril la coalición cristiana es derrotada en Tudela.

En agosto se produce una nueva razzia cordobesa contra el Condado de Castilla, por su participación en estos hechos.

943. Su hija Teresa casa con García Sánchez I de Pamplona.

Fernán González, junto con su yerno, el Conde de Saldaña, se declaran en abierta rebeldía, por lo que son encarcelados por el rey leonés. La Crónica Najerense así lo narra:

"Fernán González y Diego Muñoz se levantaron en rebeldía contra el rey don Ramiro, y además le prepararon una guerra. Pero el rey, como era prudente y poderoso, los capturó, y a uno en León y al otro en Gordón los encerró en la cárcel encadenados. Pasado mucho tiempo, dándole al rey juramento y todo lo que tenían salieron de prisión. Entonces Ordoño, el hijo del rey Ramiro, obtuvo en matrimonio a la hija de Fernán González, de nombre Urraca." (14)

Sobrevienen unos años de relativa tranquilidad, únicamente salpicados por las continuas razzias que salpican habitualmente cualquiera de los reinos, quizás para recordar a sus gobernantes que éstos son tiempos guerreros y no es conveniente que sus soldados bajen nunca la guardia.

948. Se produce una revuelta de nobles gallegos que es sofocada inmediatamente.

Una nueva incursión musulmana llega hasta Ortigueira.

950. Ramiro II el Feroz Guerrero, sin saberlo, parte hacia su última aventura en tierras musulmanas. El cronista Sampiro así lo narra:

"El año 19 de su reinado, habiendo tomado consejo y reunido el ejército marchó a asediar la ciudad de los agarenos, que ahora es llamada por las gentes Talavera, e iniciados los combates dio allí muerte a 12.000 enemigos y se trajo 7.000 cautivos, regresando a su sede con la victoria".

Abderramán contraataca en una razzia que asola Salamanca.

Ramiro II de León. Libro de Estampas de los Reyes. Alcázar de Segovia.

El Rey de León no se encuentra en plenitud física y su hijo Ordoño III se hace cargo de los asuntos del reino. Al regreso de un viaje a Oviedo es aquejado de una grave enfermedad, de la que no consigue recuperarse.

951. Sintiéndose morir pide ser llevado al Monasterio de San Salvador, donde realiza el ritual visigótico de vertir ceniza sobre su cabeza (renuncia al trono y penitencia pública).

El que para muchos es considerado como el mejor monarca leonés de la historia, muere el 1 de enero, siendo enterrado en el Monasterio de San Salvador de León, que él mismo había mandado fundar para su hija Elvira.

 

(1). ¿Hija del Conde gallego Gutier Ortiz?

(2). Son varios los autores que se refieren a este hecho:

  1. El doctor Martínez Marina, reputado historiador relata lo siguiente: Venit quidem Ranimirus in Zemoram cum omni exercitu magnatorum suorum, et suscepit regnum
  2. D. Rodrigo por su parte: Ranimirus audito nuntio, cum magno exercitu venit Zamoram, et Aldefonso regni regimen resignante, Ranimirus substituitur fratri suo
  3. La Crónica Tudense nos dice al respecto: Adefonsus missit nuncios pro fratre suo Ramiro...dicens quod vellet a regno discedere et fratri suo dare. Ramirus autem, ut audivit, cum exercitu magno venit Zemoram, et regnum suscepit

(3). El cronista Sampiro refiere al respecto:

"Ardiendo en ira mandó tocar las trompetas y blandir las lanzas, y presentándose en León,
la sitía día y noche, y no para hasta coger preso al fugitivo de Sahagún y encerrarlo en un calabozo".

(4). No falta quien quiere ver en esta unión una recompensa y un agradecimiento al Rey de Pamplona por su valiosa ayuda en la recuperación de su trono.

(5). El historiador Quintana nos narra así el asalto a las murallas de Magerit:

"...Juntó vn grande exército, y pareciéndole que si tomaua a Madrid tendría con él allanado el passo para hazerse señor de todo el Reyno de Toledo, púsole cerco, defendiéndosele valerosamente assí por ser lugar fuerte y defendido (...) como por tener el Alcázar vnas minas por debaxo de tierra que caían muy lexos, por donde secretamente les entraua bastimentos y socorro, ocasión de durarle al Rey el cerco más de lo que quisiera. Despechado pues de que le durasse tanto tiempo, apretóle de suerte que vn Domingo la combatió tan reziamente, que rompiendo los muros por algunas partes, la entró por fuerza de armas, haziendo grande estrago, y passando a cuchillo todos los Moros que se le defendían, a los demás lleuó cautivos".

(6). Según la Crónica Tudense se celebró el año 930. Según Sampiro en el 933.

(7). El historiador Sampiro nos narra así la batalla

"El rey puso en movimiento su ejército y salió contra ellos en un lugar llamado Osma,
e invocando el nombre del Señor, mandó ordenar sus huestes y dispuso que todos los hombres se preparasen para el combate.
El Señor le dió gran victoria, pues matando a buena parte de ellos y haciendo muchos miles de prisioneros
trajólos consigo y regresó a su ciudad con señalado triunfo".

(8). Los cronistas musulmanes también se apuntan el triunfo en esta batalla.

(9). Los Anales Castellanos Primeros nos lo narran así

"Segunda vez vinieron los moros a Burgos, en la era 972 (934).
Pero nuestro rey Ramiro les salió al encuentro en Osma y mató a muchos millares de ellos".

(10). Sampiro (que omite la mayoritaria presencia de combatientes navarros), nos lo relata así

"Ramiro reuniendo su ejército se dirigió a Zaragoza. Entonces el rey de los sarracenos, Aboyaia,
se sometió al gran rey Ramiro y puso toda su tierra bajo la soberanía de nuestro rey.
Engañando a Abderramán, su soberano, se entregó con todos sus dominios al rey católico.
Y nuestro rey, como era fuerte y poderoso, sometió los castillos de Aboyaia, que se le habían sublevado,
y se los entregó regresando a León con gran triunfo".

(11). El cronista árabe ibn Hayyan corrobora este dato y testifica que los combates fueron duros y se prolongaron durante varios días.

(12). El lugar exacto donde se produjo la batalla sigue siendo un misterio.

  • Chalmeta lo sitúa en el Paso de la Hoz (río Tielmes)
  • Martínez Díez lo identifica con el largo barranco que existe en el cauce del río Caracena, entre esta localidad y Tarancueña (provincia de Soria)
  • Sampiro dice que fue en las inmediaciones del río Alhandega, afluente del Tormes, quizás el actual pueblo de Albendiego (Guadalajara)

(13). Los cronistas árabes son parcos en cuanto a la explicación del desastre:

  • Al-Munin al-Himyari dice que en esta batalla perecieron "cincuenta mil musulmanes"
  • Ibn Almad Al-Razi se limita a relatar la "jornada del barranco"
  • Ibn Hayyan narra como algunos responsables directos del ejército musulmán rompen filas y huyen alocadamente, provocando la desbandada general y las posteriores duras represiones llevadas a cabo por Abderramán III
  • Los Anales Castellanos dicen que "los muertos fueron más de tres mil, los demás huyeron"
  • Sampiro, exageradamente, habla de "ochenta mil muertos musulmanes". Y apostilla "Abderramán huyó medio muerto, y los nuestros volvieron cargados de riquezas: oro, plata y vestidos preciosos, y el rey Ramiro pudo entrar en su casa pacíficamente"

(14). El cronista Sampiro data esta revuelta en el año 944.

 
Castillos de España
 
© castillosdejirm.com
Página actualizada el 16/11/2011