Ramiro II de Leon
Ramiro II de Leon
Ordoño II, padre de Ramiro II. Plaza de Oriente. Madrid.

900. Se cree que nace alrededor de este año en Viseo, hoy ciudad portuguesa, que antaño pertenecía al Reino de León.

Hijo del rey leonés Ordoño II y de Munia Elvira.

Su educación es confiada a una familia noble del Valle del Duero.

917. Las tropas de su padre derrotan a Abderramán III en San Esteban de Gormaz.

918. Arnedo y Calahorra son tomadas a los Banu Qasi.

920. Se produce la Batalla de Valdejunquera, donde las tropas musulmanas derrotan a las navarro-leonesas.

Los ejércitos cristianos sufren un serio descalabro y los Obispos de Salamanca y Tuy son hechos prisioneros.

921. Muere su madre.

Su madre Elvira, según una miniatura del Liber Testamentorum. Universidad de Barcelona.
Fruela II. Libro de Estampas de los Reyes.

922. Su padre vuelve a casar con Aragonta, repudiándola un año después.

923. Su padre casa en terceras nupcias con Sancha de Navarra, hija del rey Sancho I Garcés y de la reina Toda Aznárez.

La contraofensiva cristiana les permite recuperar casi toda La Rioja.

924. Muere su padre, heredando el trono su hermano Fruela II, desplazando del mismo a los hijos de Ordoño II.

925. Fruela II tiene un gobierno efímero e impopular y muere de lepra, provocando un grave problema sucesorio que enfrenta a su propio hijo, Alfonso Froilaz, con los hijos de Ordoño II.

Alfonso Froilaz cuenta con el apoyo de los nobles asturianos, mientras que Sancho, Alfonso y Ramiro, hijos de Ordoño II, cuentan con el respaldo de los nobles gallegos y portugueses, amén del apoyo del rey navarro Sancho I Garcés.

926. La victoria corresponde a estos últimos, dividiéndose el reino:

  • León para Alfonso, que reinará como Alfonso IV
  • Galicia para Sancho
  • La zona entre los ríos Miño y Mondego será para Ramiro, siendo el primero en titularse como

"Rey de la tierra portucalense"

Al derrotado Alfonso Froilaz le permiten seguir viviendo en Asturias, donde cuenta con numerosos partidarios.

Ramiro casa con su prima Adosinda Gutiérrrez (1), la cual le dará tres hijos:

  • Bermudo, que morirá en edad juvenil
  • Ordoño, que reinará con el nombre de Ordoño III

929. El 31 de marzo muere su hermano Sancho, Rey de Galicia.

Es coronado como rey de los gallegos en Zamora, ciudad que inmediatamente convierte en su capital.

930. La muerte de Oneca, esposa de Alfonso IV, sume a éste en una gran depresión.

Retrato imaginario de Alfonso IV de León, por Eduardo Cano de la Peña. Museo del Prado.
Alfonso IV el Monje. Libro de Estampas de los Reyes.

Hace llamar a su hermano Ramiro para que se haga cargo del trono leonés.

Este acude a Zamora con gran séquito de nobles, comenzando las negociaciones sobre como iba a ser entregado y recibido el Reino de León entre ambos.

El 31 de agosto se encuentra en Galicia confirmando unas donaciones al Monasterio de San Julián de Samos.

El 6 de noviembre en las Cortes de Zamora (2) renuncia al trono y se retira al Mº de Sahagún para practicar la oración.

En la Iglesia de Santa María y San Cipriano -futura Catedral de León- es coronado Ramiro II como Rey de Asturias, León y Galicia, quedando así unidas bajo un único rey.

Pero sintiéndose arrepentido Alfonso IV de su decisión, se dirige a Simancas con la intención de proclamarse nuevamente como rey. Persuadido por algunos familiares, opta por volver a la tranquilidad del Monasterio de Sahagún.

Ramiro II marcha a la ciudad de Zamora, al objeto de armar un gran ejército con el que socorrer a la ciudad de Toledo, que le ha pedido ayuda contra Abderramán III.

931. En enero Alfonso IV aprovecha esta coyuntura y abandona el Monasterio de Sahagún para dirigirse a León.

El Conde de Burgos Gutier Núñez, se alinea con el sublevado. Álvaro Herraméliz Conde de Álava también. Decide trasladarse a Burgos por sentirse más seguro.

Fernán González se alinea con Ramiro II y expulsa de Álava a los Vela, mientras que Flaín Díaz -cuñado de Ramiro II- somete a los sublevados burgaleses.

Detenida la intentona el rey leonés castiga a los rebeldes:

  • Álvaro Herraméliz deja de ser Conde de Álava
  • Gutier Núñez también deja de ser Conde

Fernán González recibe prebendas del rey leonés por la ayuda prestada.

Los mozárabes toledanos asediados insisten en pedir ayuda al Reino de León.

Estatua de Ramiro II en Madrid, sita en la Plaza de Oriente (2009).

Asalto y toma de Madrid por Ramiro II. Grabado antiguo.

932. Con la ayuda de Fernán González juntan un gran ejército castellano-leonés con el que intentan bajar a ayudarles.

LLegan hasta Mayrit -Madrid- donde, tras duros combates, derrotan a la guarnición musulmana que la defiende, obteniendo rico botín (5).

La conquista ha sido tan dura que todos los defensores son pasados a cuchillo.

Pero, sabedores que todas la fortalezas de la margen derecha del Tajo ya están en poder de Abderramán III desisten de la idea de un intento de auxilio a Toledo.

Destruyen las murallas de Mayrit y emprenden el camino de regreso.

Ramiro II se muestra como un rey inflexible y enérgico.

El 2 de agosto cae Toledo.

Persigue a Alfonso y sus partidarios hasta Oviedo, y, tras derrotarles, les confina junto a su hermano Alfonso en el Monasterio de Ruiforco.

Seguidamente, les hace aplicar una antigua ley ordenando les sean sacados los ojos, y quedando ciegos para el resto de su vida (3).

Las antiguas propiedades de sus enemigos son cedidas a su fiel aliado, el noble Gutierre Osóriz.

Ramiro II repudia a Adosinda Gutiérrez alegando razones de parentesco (4), casándose en seguida con Urraca, hija de Sancho I Garcés y de Toda Aznárez. De este matrimonio nacerán:

  • Sancho I el Craso, que gobernará León
  • Elvira, que profesará como religiosa
  • Teresa, que casará en el 943 con el rey navarro García Sánchez I
  • Velasquita , que casará con Bermudo II el Gotoso

El rey leonés tiene dos hijos extramatrimoniales con Ortega, hija del conde Rodrigo Romaes

  • Alboazar Ramírez
  • Ortega Ramírez
Ramiro II de Leon, por José María Rodríguez de Losada.
Castillo del Burgo de Osma -antiguo Wakshima-.

933. Ramiro II celebra en León un Concejo entre sus nobles, para debatir una línea de actuación o un plan de ataque contra los musulmanes (6).

Desde Medinaceli, un ejército cordobés sitia las ciudades de Osma y Castromoros -San Esteban de Gormaz-. El rey leonés acude a la segunda consiguiendo que los musulmanes levanten el sitio.

Acto seguido se dirige a la ciudad de Osma, donde, sus huestes junto con las del conde castellano derrotan al ejército de Abderramán III (7) (8).

Todo soldado musulmán que no ha muerto en el campo de batalla es hecho prisionero.

En agosto muere su hermano Alfonso entre los muros del Monasterio de Ruiforco.

934. Vuelven las tropas del Califato de Córdoba con ánimos renovados, dirigiéndose a Navarra donde consiguen obtener el vasallaje de la reina Toda.

Las huestes musulmanes avanzan devastando Álava, Cerezo, Oña y Burgos.

El 6 de agosto pasan a cuchillo a los monjes del Monasterio de San Pedro de Cardeña.

Pero a su vuelta, los ejércitos leonés y castellano le salen al paso. Ramiro II vuelve a derrotar a los musulmanes en las puertas de Osma (9).

En su camino de vuelta, Abderramán III conquista el Castillo de Rueda de Jalón a Yahya ibn Hasim al-Tuyibi -hermano del reyezuelo rebelde de Zaragoza-.

935. Temiendo represalias del califa cordobés -por no haber ayudado con sus tropas en la campaña del año anterior-, Muhammad ibn Hashim al-Tuyibi de Zaragoza y Amrus ibn Muhammad al-Tawil de Barbastro entran en contacto con el rey leonés.

Restos del Castillo de Rueda de Jalón.
Ramiro II. Tumbo de la Catedral de Santiago de Compostela.

Pero Abderramán III propone a Ramiro II no atacar su reino si deja de prestar ayuda al rebelde zaragozano y este acepta.

Nace su hijo Sancho -futuro Sancho I el Craso- habido con su esposa Sancha de Pamplona.

936. León rompe su alianza con el Califato.

Ramiro II se traslada a Zaragoza, donde recibe reconocimiento de vasallaje por parte de Muhammad ibn Hashim al-Tuyibi.

Calatayud y Daroca cambian de bando y apoyan ahora al Señor de Zaragoza -pariente suyo- y un buen número de soldados alaveses son distribuidos en los principales castillos musulmanes (10).

Como consecuencia el Califa cordobés inicia una campaña contra los Tuyibíes de la Marca Superior, conquistando Qal' at Ayyub -Calatayud- y Daroca y poniendo sitio a Saraqusta -Zaragoza-.

Todos los prisioneros cristianos -alaveses- son ejecutados al conquistar las plazas.

937. Nombra como su Mayordomo Real a Hermenegildo Aloitez Conde de Présaras.

El 28 de agosto el Reino de Zaragoza se rinde a Abderramán III.

938. Umayya ibn Ishaq al-Qurashi Gobernador de Santarém se pone al servicio de Ramiro II por la ejecución de su hermano a manos del Califa de Córdoba.

Se produce una incursión cordobesa en el Reino de León por el Gobernador de Badajoz Ahmad ibn Muhammad ibn Ilyas, quien asalta una de las fortalezas del reino haciendo decapitar a sus defensores.

939. En febrero un contingente leonés penetra en Al-Ándalus, pero son vencidos por tierras extremeñas y llevados a Córdoba, donde un centenar de ellos serán decapitados.

El califa cordobés decide lanzar la mayor ofensiva conocida sobre los reinos cristianos en lo que se llamará La Campaña de la Omnipotencia.

Para ello recluta un ejército de más de 100.000 almas, colocando al frente de ellos al esclavo Nadja, gesto mal recibido por sus generales.

El 29 de junio salen de Córdoba, y en Toledo se les unen las tropas del Gobernador de Huesca y el Emir de Zaragoza.

Franquean el Puerto de Guadarrama y atraviesan la tierra de nadie.

Abderramán III. Grabado antiguo.
Torre del Castillo de Portillo (2004).

El 19 de julio se produce un fenómeno -eclipse- que es recibido por los cristianos como una señal del cielo.

Ramiro ha peregrinado a Santiago de Compostela -buscando la ayuda del Apóstol Santiago- y los condes castellanos y sus ejércitos se han encomendado a la protección del Monasterio de San Millán de la Cogolla.

El ejército cristiano se halla compuesto por el Reino de León, con sus condes gallegos y asturianos, el Condado de Castilla, el Reino de Pamplona y las huestes musulmanas de su aliado Umayya ibn Ishaq al-Qurashi Emir de Santarém.

Las primeras poblaciones cristianas que van apareciendo son sistemáticamente asaltadas -Villacastín, Arévalo, Coca, Olmedo, Alcazarén....-

A primeros de agosto destruyen Iscar y su castillo y llegan hasta el Hisn Burtil Asim -Portillo-, donde acampan para recuperar fuerzas. Tras su estancia, seguramente arrasan la torre cristiana y el lugar y siguen su recorrido.

El 6 de agosto el Gobernador de Zaragoza Muhammad ibn Hasim at-Tuyibi se adelanta y hace replegarse a la caballería cristiana, que busca la seguridad de las murallas de Simancas.

Los combates son encarnizados y terribles (11).

Los cristianos fijan sus posiciones y los musulmanes son incapaces de asaltar las murallas de Simancas.

Las bajas son tremendas. Se combate por el día y se descansa por la noche, recogiendo a los muertos y heridos.

El impetuoso Gobernador de Zaragoza es hecho prisionero, debilitando la moral de los asaltantes y llenando de impaciencia al Califa cordobés.

Decide levantar el asedio y regresar a su territorio, asolando cuanta población cristiana encuentre a su paso.

Pero los cristianos se han dado cuenta de la falta de coordinación de un ejército tan heterogéneo y salen tras ellos, decididos a hostigar su retaguardia.

Roa, Haza, Aranda de Duero, Maderuelo, son asoladas.

Castillo de Simancas -VALLADOLID-.

Batalla de Alhándega. Grabado.

Una vez cumplida su misión, su intención es dirigirse hacia Atienza. Sus tropas se internan por

"abruptos barrancos, escarpados riscos y precipicios"

que los cristianos, perfectos conocedores del terreno manejan a la perfección.

El 21 de agosto preparan una emboscada que se traduce en una desbandada general que es aprovechada por los cristianos para causar una gran mortandad entre los árabes.

El general Nadja muere, así como los Emires de Valencia y Mérida.

Incluso Abderramán III está a punto de perder la vida y ha perdido una coraza de mallas de oro y un Corán de valor inestimable que siempre llevaba consigo.

El "desastre de los barrancos" pasará a la historia como la Batalla de Alhándega (12) (13).

La victoria cristiana es total, unos 20.000 musulmanes muertos.

Abderramán III descarga su ira nada más llegar a Córdoba entre los jefes y oficiales de su ejército, haciendo crucificar a muchos de ellos por hacerles responsables de la tragedia.

940. Bermudo Núñez -destacado en la defensa de Simancas- es nombrado por Ramiro II como I Conde de Cea.

Se produce una incursión musulmana en su reino de la mano de Ahmad ibn Yala, que vuelve victorioso a sus dominios en la comarca de Mayrit -Madrid-.

El rey leonés ordena la repoblación hacia el sur.

Bajando por el oeste, el conde Bermudo Núñez y su hermano, el obispo Oveco repueblan lugares como Salamanca, Peñaranda de Bracamonte, Ledesma y Vitigudino.

Además encarga la repoblación de Peñafiel y Cuéllar al conde castellano Asur Fernández, distinguiéndole con la merced de Conde de Monzón.

Ramiro II, grabado de la Biblioteca Nacional (Madrid)
Representación del médico judío Hasday ibn Shaprut

Fernán González, el otro conde castellano, se siente agraviado porque tal condado tapona su expansión hacia el sur.

941. En enero fallece su hijo primogénito, Bermudo.

Abderramán III envía una delegación encabezada por Hasday ibn Shaprut para tratar el rescate de los prisioneros musulmanes realizados en la Batalla de Simancas.

Se producen sendas rebeliones capitaneadas por los Banu Gómez. Contra ellas participa activamente Munio Flaín -hijo de Flaín Díaz-. La Crónica de Ibn Hayyan relata así su participación en los hechos:

... el conde Flayn, con un gran ejército, con el que se le enfrentó a los condes,
quienes le infligieron tremenda derrota, matándole 300 hombres,
entre ellos su hermano mediano y su yerno...

El 26 de agosto se firma una tregua con Abderramán III que conlleva los siguientes puntos

  • No se realizará ningún ataque contra ningún reino cristiano desde Córdoba
  • Muhammad ibn Hasim at-Tuyibi recobrará su libertad, así como otros notables jefes musulmanes presos desde Simancas
  • Su estimado Corán le será devuelto a Abderramán III

En septiembre finalizan las efímeras treguas, tras un ataque del rey navarro García Sánchez I contra fortificaciones musulmanas en la zona de Huesca (Labiba, Sen, Labata...)

942. El rey leonés decide ayudar al rey navarro García Sánchez I que está intentando la conquista de Tudela.

Para ello envía un cuerpo de ejército castellano al mando de Fernán González.

El 5 de abril la coalición cristiana es derrotada por el Gobernador de Zaragoza Muhammad ibn Hasim at-Tuyibi en Tudela.

943. Su hija Teresa casa con García Sánchez I de Pamplona -tras divorciarse de Andregoto Galíndez-.

944. Fernán González, junto con su yerno, el Conde de Saldaña, se declaran en abierta rebeldía, por lo que son encarcelados por el rey leonés. La Crónica Najerense así lo narra:

"Fernán González y Diego Muñoz se levantaron en rebeldía contra el rey don Ramiro, y además le prepararon una guerra. Pero el rey, como era prudente y poderoso, los capturó, y a uno en León y al otro en Gordón los encerró en la cárcel encadenados. Pasado mucho tiempo, dándole al rey juramento y todo lo que tenían salieron de prisión. Entonces Ordoño, el hijo del rey Ramiro, obtuvo en matrimonio a la hija de Fernán González, de nombre Urraca." (14)

Se produce una incursión en Galicia del Gobernador de Badajoz Ahmad ibn Muhammad ibn Ilyas, que no trae consecuencias.

García Sánchez I, Rey de Pamplona.
Castillo de Medinaceli (2009).

Intenta negociar unas treguas con Abderramán III.

A últimos de año libera a Diego Gómez Conde de Saldaña bajo promesa de no volver a levantarse en armas.

945. Libera al Conde de Castilla, no sin antes hacerle jurar fidelidad y recobrando este sus antiguas posesiones.

946. Los cordobeses aprovechan las treguas para reconstruir la arruinada Fortaleza de Madinat Salim -Medinaceli- que transformarán en la capital de la Marca Media.

947. Una expedición de castigo de musulmanes toledanos es detenida cerca de Zamora.

Se produce la boda entre la hija de Fernán González, Urraca Fernández y su propio hijo, Ordoño III.

948. Se produce una revuelta de nobles gallegos que es sofocada inmediatamente.

950. Fernando Ansúrez se convierte en el II Conde de Monzón.

Ramiro II el Feroz Guerrero, sin saberlo, parte hacia su última aventura en tierras musulmanas. El cronista Sampiro así lo narra:

"El año 19 de su reinado, habiendo tomado consejo y reunido el ejército marchó a asediar la ciudad de los agarenos, que ahora es llamada por las gentes Talavera, e iniciados los combates dio allí muerte a 12.000 enemigos y se trajo 7.000 cautivos, regresando a su sede con la victoria".

Regresa enfermo de su algarada y los musulmanes contraatacan en una razzia que asola Salamanca.

En invierno repiten internada, esta vez asolando Simancas, Dueñas y Sepúlveda.

Fernan González. Libro de Estampas de los Reyes. Alcázar de Segovia.
Ordoño III, por José María Rodriguez de Losada. Ayuntamiento de León.

El Rey de León no se encuentra en plenitud física y su hijo Ordoño se hace cargo de los asuntos del reino.

951. Sintiéndose morir pide ser llevado al Monasterio de San Salvador, donde realiza el ritual visigótico de vertir ceniza sobre su cabeza -renuncia al trono y penitencia pública-.

El 5 de enero abdica en su hijo Ordoño, que se convierte en Rey de Léon, Asturias y Galicia, con el nombre de Ordoño III.

El que para muchos es considerado como el mejor monarca leonés de la historia, muere unos días después.

Es enterrado en el Monasterio de San Salvador de León, que él mismo había mandado fundar para su hija Elvira.

 

(1). ¿Hija del Conde gallego Gutier Ortiz?

(2). Son varios los autores que se refieren a este hecho:

  1. El doctor Martínez Marina, reputado historiador relata lo siguiente: Venit quidem Ranimirus in Zemoram cum omni exercitu magnatorum suorum, et suscepit regnum
  2. D. Rodrigo por su parte: Ranimirus audito nuntio, cum magno exercitu venit Zamoram, et Aldefonso regni regimen resignante, Ranimirus substituitur fratri suo
  3. La Crónica Tudense nos dice al respecto: Adefonsus missit nuncios pro fratre suo Ramiro...dicens quod vellet a regno discedere et fratri suo dare. Ramirus autem, ut audivit, cum exercitu magno venit Zemoram, et regnum suscepit

(3). El cronista Sampiro refiere al respecto:

"Ardiendo en ira mandó tocar las trompetas y blandir las lanzas, y presentándose en León,
la sitía día y noche, y no para hasta coger preso al fugitivo de Sahagún y encerrarlo en un calabozo".

(4). No falta quien quiere ver en esta unión una recompensa y un agradecimiento al Rey de Pamplona por su valiosa ayuda en la recuperación de su trono.

(5). El historiador Quintana nos narra así el asalto a las murallas de Magerit:

"...Juntó vn grande exército, y pareciéndole que si tomaua a Madrid tendría con él allanado el passo para hazerse señor de todo el Reyno de Toledo, púsole cerco, defendiéndosele valerosamente assí por ser lugar fuerte y defendido (...) como por tener el Alcázar vnas minas por debaxo de tierra que caían muy lexos, por donde secretamente les entraua bastimentos y socorro, ocasión de durarle al Rey el cerco más de lo que quisiera. Despechado pues de que le durasse tanto tiempo, apretóle de suerte que vn Domingo la combatió tan reziamente, que rompiendo los muros por algunas partes, la entró por fuerza de armas, haziendo grande estrago, y passando a cuchillo todos los Moros que se le defendían, a los demás lleuó cautivos".

(6). Según la Crónica Tudense se celebró el año 930. Según Sampiro en el 933.

(7). El historiador Sampiro nos narra así la batalla

"El rey puso en movimiento su ejército y salió contra ellos en un lugar llamado Osma,
e invocando el nombre del Señor, mandó ordenar sus huestes y dispuso que todos los hombres se preparasen para el combate.
El Señor le dió gran victoria, pues matando a buena parte de ellos y haciendo muchos miles de prisioneros
trajólos consigo y regresó a su ciudad con señalado triunfo".

(8). Los cronistas musulmanes también se apuntan el triunfo en esta batalla.

(9). Los Anales Castellanos Primeros nos lo narran así

"Segunda vez vinieron los moros a Burgos, en la era 972 (934).
Pero nuestro rey Ramiro les salió al encuentro en Osma y mató a muchos millares de ellos".

(10). Sampiro lo relata así

"Ramiro reuniendo su ejército se dirigió a Zaragoza. Entonces el rey de los sarracenos, Aboyaia,
se sometió al gran rey Ramiro y puso toda su tierra bajo la soberanía de nuestro rey.
Engañando a Abderramán, su soberano, se entregó con todos sus dominios al rey católico.
Y nuestro rey, como era fuerte y poderoso, sometió los castillos de Aboyaia, que se le habían sublevado,
y se los entregó regresando a León con gran triunfo".

(11). El cronista árabe ibn Hayyan corrobora este dato y testifica que los combates fueron duros y se prolongaron durante varios días.

(12). El lugar exacto donde se produjo la batalla sigue siendo un misterio.

  • Chalmeta lo sitúa en el Paso de la Hoz (río Tielmes)
  • Martínez Díez lo identifica con el largo barranco que existe en el cauce del río Caracena, entre esta localidad y Tarancueña (provincia de Soria)
  • Sampiro dice que fue en las inmediaciones del río Alhandega, afluente del Tormes, quizás el actual pueblo de Albendiego (Guadalajara)

(13). Los cronistas árabes son parcos en cuanto a la explicación del desastre:

  • Al-Munin al-Himyari dice que en esta batalla perecieron "cincuenta mil musulmanes"
  • Ibn Almad Al-Razi se limita a relatar la "jornada del barranco"
  • Ibn Hayyan narra como algunos responsables directos del ejército musulmán rompen filas y huyen alocadamente, provocando la desbandada general y las posteriores duras represiones llevadas a cabo por Abderramán III
  • Los Anales Castellanos dicen que "los muertos fueron más de tres mil, los demás huyeron"
  • Sampiro, exageradamente, habla de "ochenta mil muertos musulmanes". Y apostilla "Abderramán huyó medio muerto, y los nuestros volvieron cargados de riquezas: oro, plata y vestidos preciosos, y el rey Ramiro pudo entrar en su casa pacíficamente"

(14). El cronista Sampiro data esta revuelta en el año 944.

 
Castillos de España
 
© castillosdejirm.com
Página actualizada el 26/05/20118