Alfonso I el Catolico
Alfonso I el Católico

693. Se cree que nace aproximadamente en este año en Tritium Magallum -Tricio, La Rioja-, ciudad que en este momento es la sede donde se encuentra la sede de su padre, el Conde Pedro de Cantabria -segundo Duque de Cantabria, tras haber sido ajusticiado Favila, padre de Pelayo-, general de los ejércitos godos en la zona, a las órdenes de Egica y posteriormente de Witiza.

Se dice que su familia desciende del mismísimo Recaredo, aunque no hay prueba alguna que avale esta teoría.

Tras los ecos de la resonante victoria de Don Pelayo en Covadonga, es de los primeros en unirse con sus cántabros a las órdenes del nuevo rey.

Participa en un sinfín de batallas y escaramuzas al lado del bravo rey. Pelayo le ofrece en matrimonio a su hija Ermesinda, sabiendo que la deja en las mejores manos.

737. Muere Don Pelayo.

El trono pasa a su hijo Favila.

739. Pero el reinado de Favila es más bien corto. Con fama de preferir los placeres mundanos al rigor del ejercicio del poder, es despedazado por un oso en una de sus cacerías.

Don Pelayo
739. Pero el reinado de Favila es más bien corto. Con fama de preferir los placeres mundanos al rigor del ejercicio del poder, es despedazado en LLueves -Cangas de Onís- por un oso en una de sus cacerías (1).
Alfonso I y Ermesinda, según un grabado.

El finado rey no ha dejado ningún heredero. Siguiendo el deseo del finado Don Pelayo, la nobleza astur nombra como su rey a Alfonso (2).

De esta forma quedan unidos los territorios cántabros del norte, más Cangas de Onís, Liébana, Carranza, Sopuerta, Transmiera y Bardulia -la actual Castilla-.

Su primera orden es hacer levantar un Monasterio exactamente en el mismo lugar donde su cuñado Favila resultara muerto, recibiendo el nombre de San Pedro de Villanueva.

Con Ermesinda tendrá tres hijos:

  • Fruela, que llegará a reinar como Fruela I
  • Vimarano
  • Adosinda
Adosinda, hija de Alfonso I. Grabado existente en el Museo Municipal. Madrid.

Estatua de Alfonso I en la Plaza de Oriente de Madrid (2009).

Alfonso sitúa la capital de su reino en Cangas de Onís y siempre contará con la ayuda de su hermano Fruela, -nuevo Duque de Cantabria-, tras el fallecimiento de su progenitor.

739. El comienzo de su reinado coincide con un grave enfrentamiento entre árabes y bereberes. Estos últimos se rebelan en el Norte de Africa, forzando al Walí Uqba abandonar sus posiciones en el Norte de la Península, para acudir en ayuda de los árabes del Magreb.

El camino queda expedito para el hábil Alfonso, quien no pierde la oportunidad de incorporar territorios en el oeste -Iria Flavia- (3), abriendo el camino para incorporar toda Galicia a su reino.

740. Y poco después el norte de la actual Portugal.

La repoblación de estos nuevos territorios le será encargada a su fiel hermano Fruela.

741. La revuelta se extiende por Al-Ándalus siendo Walí Abd-al Malik al-Fihri.

742. La entrada de un contingente de musulmanes sirios de la mano de Balch ben Bsir le hace convertirse en nuevo Walí, quien cae en el mismo error que sus predecesores, otorgando las tierras ricas a los musulmanes sirios.

Mientras los árabes siguen envueltos en luchas intestinas.

Muerto Balch en este mismo año es sustituído por Talama ben Salama.

Los bereberes -que se habían instalado en las tierras al sur del Guadarrama- abandonan estos territorios y se dirigen al sur de la península. Finalmente, regresan a África.

Alfonso I aprovecha para razziar toda la comarca de Ávila. Tras comprender que no puede mantenerlos -por la lejanía de su reino- los abandona y regresa con sus tropas a la seguridad del reino asturiano.

743. Los baladíes de la mano de Abú Jattar al-Kalbí derrotan a los sirios. Esta vez se muestra conciliador con los vencidos y, en lugar de expulsar a los sirios, establece un reparto de tierras más o menos equitativo, aunque los mecanismos de poder quedan en manos de los baladíes.

Sin embargo se inicia la fitna o guerra civil entre árabes.

745. Abú Jattar es hecho preso y depuesto por una alianza entre kalbíes y gausíes, quienes eligen como Walí a Tuwaba ben Salam.

Retrato imaginario de Alfonso I el Católico.
Toma de Lugo por Alfonso I el Católico. Azulejos de la Plaza de España (Sevilla).

746. Es elegido como Walí Yusuf al-Fihri, quien libera a Abú Jattar. Nada más ser liberado, conspira y se atrae a los kalbíes a su causa, formando una gran alianza. Mientras tanto, Alfonso campa a sus anchas por tierras gallegas, derrotando a las escasas guarniciones dejadas por los árabes y conquistando la ciudad de Lugo.

Los musulmanes se fortifican en las ciudades de Astorga y León, esperando refuerzos que nunca llegan.

747. Se produce una gran batalla que se salda con el triunfo de los gausíes de Yusuf al-Fihri.

Alfonso pasará a la posteridad con el sobrenombre de El Católico, por su afición a levantar iglesias, monasterios y catedrales en las ciudades conquistadas al enemigo.

También será conocido con el otro apodo de El Yermador por su política de tierra quemada. Su mecanismo es simple pero efectivo: ciudad conquistada, musulmanes pasados a cuchillo, cristianos enrolados en sus filas llevados a lugares del Norte mucho más seguros y tierras y pastos quemados para que no vuelvan los agarenos en mucho tiempo.

Su política de terror consigue que los musulmanes abandonen ciertas poblaciones al no sentirse protegidos, creándose una vasta zona despoblada que se conocerá como El Desierto del Duero.

748. Al-Ándalus queda desconectado del Califato de Damasco. Los Omeyas se enfrentan a los Abasíes.

750. Se produce una tremenda hambruna acompañada de una epidemia de peste que termina por despoblar aún más la zona del Desierto del Duero. Y favoreciendo las incursiones astures. Las crónicas nos hablan de que, acompañado de su hermano Fruela

"llevó a cabo muchos combates contra los sarracenos y capturó muchas ciudades que éstos habían ocupado. Esto es, Lugo, Tuy, Oporto, Braga, Viseo, Chaves, Ledesma, Salamanca, Zamora, Ávila, Segovia, Astorga, León, Saldaña, Mave, Amaya, Simancas, Oca, Veleya, Alavense, Miranda, Revenga, Carbonera, Abalos, Briones, Cenicero, Alesanco, Osma, Clunia, Arganda, Sepúlveda, con todos sus castros, con villas y aldeas..." (4)

Alfonso I.
Grabado antigua de la Editorial Palomeque, que representa a Alfonso I el Católico.

Las luchas intestinas musulmanas se trasladan hasta la Marca Media. Kalbíes y bereberes atacan y sitían Zaragoza, que se encuentra defendida por al-Sumayl. Tras una desesperada petición de ayuda, la llegada de los gausíes de Yusuf al-Fihri les obliga a levantar el sitio.

751. Los francos aprovechan para recuperar toda la Septimania.

752. Muere su hermano Fruela.

753. Alfonso I ataca Astorga y León, principales bastiones musulmanes en los Campos Góticos, conquistando la friolera de 32 ciudades (5).

"Yermó los Campos Góticos"

Dicen las crónicas, de ahí su apodo.

754. La desbandada árabe es tan acentuada que en este año llega a saquear las ciudades de Coria y Mérida.

El Reino de Asturias parece que empieza a respirar tranquilo. Controla toda la franja marítima de Galicia, Asturias, Cantabria y Vizcaya.

Álava, Orduña y el Valle de Ayala también están bajo sus dominios, aunque las crónicas dicen

"Alaón, Orduña y Álava fueron siempre propiedad de los que las habitaban"

En cuanto a Guipúzcoa y el norte de Navarra -incluída Pamplona- están bajo jurisdicción de los Duques de Aquitania.

En Damasco los Omeyas son derrotados por los abásidas y la familia califal completamente exterminada, salvo el príncipe Abd-al Rhaman.

755. El citado, que cuenta con el apoyo de kalbíes y bereberes, desembarca en Almuñecar.

756. El 14 de mayo Abderramán I derrota a sus enemigos en la Batalla de Al-Musara.

Estatua de Abderramán I, en la localidad de Almuñécar.
Alfonso I.

757. Alfonso I muere en Cangas de Onís. Deja un reino mucho más extenso del recibido, incluyendo la parte oriental de Asturias, la zona norte de Burgos, llamada Bardulia y La Bureba y la parte costera de Galicia.

Es enterrado en el Monasterio de Santa María de Cangas de Onís junto con su mujer Ermesinda. Le sustituye Aurelio, como rey.

Anteriormente, tras quedar viudo, habría tenido un hijo llamado Mauregato, con una supuesta esclava musulmana.

874. Sus restos son trasladados junto a los de don Pelayo.

Siglo XVII. Se esculpe la siguiente inscripción en su tumba:

"Aquí yace el católico y santo rey don Alfonso primero y su mujer doña Hermesinda, hermana de don Favila, a quien sucedió. Ganó este rey muchas victorias a los moros. Falleció en Cangas, año 757"

 

(1). No falta quien achaca su muerte a un intento de acto de heroísmo por emular a su fallecido padre, o incluso quien afirma que es en el transcurso de un ritual pagano germánico.

(2). Alfonso es considerado como el I Rey de Asturias.

(3). Dicese de un lugar cercano a la localidad de Padrón, y donde, según la tradición, predicó por primera vez el Apostol Santiago, tras su venida a España.

(4). Crónica de Alfonso III.

(5). La Crónica Albeldense así lo narra. Por su parte, la Crónica de Alfonso III es mucho más extensa, situando sus conquista desde las costas atlánticas hasta La Vardulia -antigua Castilla- y penetrando en las mismísimas tierras de los vascones.

 
Castillos de España
 
© castillosdejirm.com
Página actualizada el 06/09/2015