Bermudo III de Leon
Bermudo III de León
Alfonso V de León. Retrato imaginario de Jose María Rodriguez de Losada. Ayuntamiento de León.

1017. Nace en agosto.

Es hijo de Alfonso V de León y de su primera esposa, Elvira Menéndez.

1020. Muere su abuela, Elvira García.

El 2 de diciembre fallece su madre Elvira Menéndez con tan sólo 26 años de edad.

1023. Su padre casa en segundas nupcias con Urraca Garcés -hermana del rey pamplonés-.

1028. El 7 de agosto fallece su padre de un certero saetazo durante el sitio a la ciudad de Viseu -Portugal-.

El joven Bermudo es ascensido al trono con tan sólo 11 años de edad, bajo la tutela de su madrastra Urraca Garcés.

La minoría de edad del rey es aprovechada por algunos ambiciosos nobles que se rebelan en diversas partes del reino: León, Astorga y Galicia -Oveco Rudesíndiz en Lugo-.

La regente Urraca Garcés actúa enérgicamente y sofoca estos conatos de rebelión, entregando los bienes del levantisco noble al Obispo Pedro de Lugo.

El 15 de noviembre realiza su primera acción de gobierno al firmar una donación a la Iglesia de Santiago de Compostela en la persona de su obispo, Vinstrario.

La reina regente actúa siguiendo los intereses navarros y al grupo nobiliario leonés partidario de su hermano, Sancho III el Mayor.

Esto provoca que los nobles castellanos, recelosos del creciente poder navarro busquen un acercamiento al Reino de León, promoviendo el matrimonio del joven conde castellano García con la infanta Sancha de León -hermana mayor de Bermudo III- para la primavera del año siguiente -1029-.

1029. En mayo el conde García se desplaza hasta León al objeto de conocer a su prometida. Le acompaña su cuñado Sancho III el Mayor -que está casado con su hermana Mayor-.

El monarca navarro acampa en las afueras de León, mientras el joven conde acompañado de 40 caballeros castellanos se dirige en busca de Sancha, celebrándose el encuentro en las inmediaciones de la Iglesia de San Juan Bautista -hoy San Isidoro-.

El joven conde desconoce que, en el propio seno de su ejército le acecha la traición. Los nobles castellanos Nuño Gustios, Nuño Rodriguez y Gonzalo Muñoz son partidarios de un acercamiento al Reino de Navarra.

Escudo antiguo del Reino de Navarra.
El Rey de Navarra, Sancho Garcés III el Mayor.

Hallándose ambos grupos -leoneses y castellanos- en animada charla y practicando el juego del bohordo (2) aparecen en escena los Vela -Iñigo y Rodrigo- con numerosa gente de armas.

Se inicia una agria discusión promovida por éstos echando en cara a los castellanos el haberse apropiado de unos territorios alaveses en tiempos del finado conde Sancho García (1).

En este altercado salen a relucir las espadas, falleciendo algunos caballeros castellanos y en el momento más álgido del combate los citados castellanos traidores se unen a las huestes de los Vela y terminan asesinando vilmente al conde García, ante la desesperación y el llanto de su prometida -que apenada ingresará en un convento-.

Castilla quedaba sin heredero, por lo que Sancho III reclama para sí el territorio, por estar casado con Muniadona Sánchez -hija mayor de Sancho García-.

Ante el recelo de la nobleza castellana decide que el titulo de Conde de Castilla recaiga en su hijo Fernando.

1032. Bermudo III es declarado mayor de edad, librándose del tutelaje de su madrastra -afín al reino navarro- y del obispo Poncio de Oviedo.

Sancho III derrota a los leoneses y conquista Zamora y Astorga, por lo que el joven Bermudo decide, muy prudentemente, retirarse a tierras gallegas.

En tierras gallegas se encuentra con una fuerte oposición de nobles proclives al rey navarro.

Cuenta con la inestimable ayuda del noble Rodrigo Romaniz, quien apoyado en tropas normandas y vikingas, vence a la coalición gallego-navarra en combates menores y reconquista lugares como el Castillo de Lapio.

El 24 de agosto hace entrega a la Diócesis de Santiago de varias villas y castillos que han sido arrebatadas al siniestro personaje Sisnando Galiariz.

En este orden de cosas Sancho III desea casar a su hijo Fernando con la infanta leonesa Sancha -la que fuera prometida del infante Garcia, para lo cual la saca del convento-.

1033. Bermudo se acerca hasta la capital, probablemente para dar el visto bueno a este próximo enlace.

Pero no tarda en volver a tierras gallegas para poner en el lugar correcto -mazmorras- al obispo Vinstrario, cegado por el color del oro navarro.

«Vinstrario, recibiendo los honores pontificales, de tal manera pisoteó con sus costumbres depravadas la doctrina de la santa vida, que fue arrojado en la cárcel por el rey Vermudo,
y allí pagó su deuda la naturaleza.»

Representación del rey Bermudo III de León, por José María Rodriguez de Losada. Ayuntamiento de León.

Bermudo III. Libro de Estampas de los Reyes.

1034. Se produce una gran sequía en este año, seguida de una tremenda hambruna

"En el cual prevaleció el hambre por todo el Orbe de la tierra,
haciendo temer la muerte de todo el género humano"
(4)

Camino de León pasa por Lugo, donde el obispo Pedro se niega a abrirle las puertas.

1035. En enero marcha al frente de sus tropas en dirección a León, regido por Sancho III.

A principios de febrero el rey navarro es informado de la inminente llegada de este importante ejército y ofrece una alternativa al conflicto armado: la boda de su hija Jimena Garcés con Bermudo.

El joven rey leonés acepta el ofrecimiento con cierta resignación -Jimena es cinco años mayor que el- y porque lleva implícita la recuperación leonesa de Tierra de Campos sin derramar una sola gota de sangre.

Por si fuera poco, el matrimonio cuenta con la aprobación del Papa.

El 17 de febrero los recién casados aparecen juntos por primera vez en la firma de un diploma donde se aprueba la creación de la Diócesis de Palencia.

El joven Bermudo se comporta con extrema sabiduría, no tomando ninguna represalia contra nobles y obispos que habían colaborado con los navarros.

El 22 de octubre fallece Sancho III el Mayor. Al morir divide su reino entre sus hijos:

  • García recibe el Reino de Nájera-Pamplona, el Condado de Álava, La Bureba, La Trasmiera y los Montes de Oca
  • Fernando el Condado de Castilla
  • Gonzalo, Sobrarbe y Ribagorza, con status de reino
  • El ilegítimo Ramiro recibe el Condado de Aragón, eso sí, pequeño por su extensión, por lo que será conocido como El Pequeño Rey...

1036. Se encuentra en el Monasterio de Sahagún acompañado de diversos nobles de su reino, Fernando Laínez entre otros.

Allí recibe la visita de su hermana Sancha, ya convertida en Reina de Castilla -Fernando I ha elevado la categoría de Condado a Reino en Castilla- donde trasladan el motivo de sus discordias al Abad de Sahagún.

El citado Abad, no sabiendo o no queriendo dar la razón a ninguno de los dos se desentiende de la siguiente forma:

«Entre Fernando y Vermudo, nace una negra discordia,
que desde el principio fue semillero de todos los males y enemiga inesperada de los bienes,
y en esta lucha, según la razón humana, los dos parecen haber tenido sus justos motivos»
(5)

Fernando I. Plaza de Oriente (MADRID)
Grabado que representa a García Sánchez III de Pamplona-Nájera.

1036-37. Nace su primogénito Alfonso, pero el recién nacido muere a los pocos días de su alumbramiento.

1037. Bermudo III se vé lo suficientemente fuerte como para reclamar territorios perdidos que antaño pertenecían al Reino de León por lo que prepara a su ejército mientras manda a su fiel Fernando Laínez a tierras asturianas y gallegas en busca de refuerzos.

Hace saber a Fernando I que no reconoce la categoría de reino del antiguo Condado de Castilla y le solicita la devolución de las tierras entre los rios Cea y Pisuerga.

También le hace llegar a García Sánchez III de Navarra que el Condado de Álava le pertenece a su reino.

Ambos hermanos muestran su negativa a deshacerse de estas partes de su territorio. Suenan tambores de guerra.

En verano Bermudo marcha al frente de su ejército.

Cruza el Condado de Monzón y se encamina a Burgos, donde Fernando I ha hecho un llamamiento a su hermano García para repeler la incursión.

El objetivo del rey leonés es ocupar Tierra de Campos.

El 4 de septiembre los ejércitos leonés y navarro-castellano se hallan frente a frente cerca del arroyo Tamarón -situado al este de Castrojeriz-.

Bermudo -belicoso y animoso- espolea a su veloz y ligero corcel -de nombre Pelayuelo- en busca de Fernando I con tal intensidad que deja atrás al grueso de su ejército y se adentra en las filas enemigas.

Pero siete soldados se interponen en su camino con sus afiladas lanzas y detienen su impetuosa cabalgada, haciéndole caer a tierra y siendo alanceado con saña (3) (6) una vez en el suelo.

La temprana muerte de su rey sume en el desconcierto a las filas leonesas y son el preludio de una inminente derrota, como así ocurre.

León se queda sin rey y desaparece la línea de reyes astur-leonesa.

El trono recae en su hermana Sancha, que se lo cede a su marido Fernando I de Castilla.

Lugar donde estudios modernos sostienen que se celebró la Batalla de Tamarón.

Sepulcro de Bermudo III de León.

Existe controversia sobre el lugar donde reposan sus restos, disputándoselos el Panteón de Reyes de San Isidoro en León, donde puede verse una inscripción en piedra que reza así

HIC EST CONDITUS VEREMUDUS JUNIOR, REX LEGIONIS, FILIUS ADEFONSIS REGIS. ISTE HABEBIT GUERRAM CUM COGNATO SUO REGE MAGNO FERNANDO, ET INTERFECTUS EST AB ILLO IN TAMARA PRAELIANDO. ERA MLXXV.

Otra versión sostiene que Fernando I no deseaba apenar a sus recientes súbditos leoneses por la pérdida reciente de su rey, haciendo trasladar sus restos al Reino de Navarra, siendo enterrado primeramente en el Monasterio de Santa Hilaria y después trasladados al Monasterio de Santa María la Real de Nájera.

Aquí aparece una figura yacente con barba, las manos colocadas sobre el pecho, vestido con coraza, cubierta con un manto y ceñida la frente con una corona real. A los pies del sepulcro puede leerse

«EL REY DON VERMUDO DE LEÓN»

 

(1). La actuación de Sancho III el Mayor es muy sospechosa en todo este asunto. Parece ser que el enlace no era bien visto a los ojos de algunos nobles leoneses, y, con la complacencia del rey navarro -absoluto beneficiario- habrían decidido eliminar al joven conde castellano.

(2). Bohordo. Dicese del juego antiguo medieval que consistía en lanzar una especie de jabalinas contra castilletes que simulaban ser fortalezas.

(3). Una autopsia reciente ha revelado que los restos del rey Bermudo presentaba heridas de al menos cuarenta lanzas, casi todas ellas en el bajo vientre, comunes a las que recibían los caballeros una vez desmontados.

(4). Histoire de Raúl Glaber.

(5). Historia Silense.

(6). La crónica lo narra así

«Pero la muerte, lanza en ristre, que es criminal e inevitable para los mortales,
se apodera de él y le hace caer de la carrera de su caballo;
siete caballeros enemigos acaban con él.
García y Fernando presionan sobre los leoneses
.
Su cuerpo es llevado al panteón de los reyes de León.
Después, muerto Bermudo, Fernando asedia a León y todo el reino queda en su poder".

 
Castillos de España
 
© castillosdejirm.com
Página actualizada el 05/01/2018