Sancho VII el Fuerte
Sancho VII el Fuerte
Sancho VI el Sabio. Parte del retrato existente en el salón de la Diputación Foral de Pamplona.

Nace entre los años 1153 y 1158 (no se ha podido precisar con exactitud) (1).

Es hijo de Sancho VI el Sabio, Rey de Navarra y Sancha de Castilla, hija de Alfonso VII el Emperador y doña Berenguela.

Se cita Tudela como su lugar de nacimiento, basándonos en que sus padres solían pasar largas temporadas en el lugar, pero sin tener la certeza absoluta de que el alumbramiento se produzca en la villa tudelana.

Es el primogénito de Sancho VI, y por consiguiente, heredero al trono, si bien el historiador Luis del Campo apunta a que pudo no haber sido así:

" ... toda vez que en los quinientos años de sucesión
de la dinastía pirenaica de varón a varón,
se designa al primogénito con el nombre del abuelo paterno,
repitiéndose (alternándose) sin cesar Sanchos y Garcías
."

Por tanto, o su padre rompe dicha tradición, o antes que Sancho habría visto la luz un García que habría muerto siendo niño, posiblemente con Sancho ya nacido.

Esta podría ser la explicación der porqué Arnaldo de Oihenart en su "Noticia utriusque Vasconiae" lo considera como el segundogénito.

1191. Se recibe en Pamplona una embajada presidida por Leonor de Aquitania. Viene con la consigna de llevarse a BerenguelaBerengaria), hermana de Sancho, para casarla con el rey inglés Ricardo Corazón de León.

Tras recorrer toda Italia (y cruzar Los Alpes), llegan a Limassol (Chipre), donde se celebra la boda apresuradamente porque el rey tiene que partir para Jerusalén.

Ricardo es hecho prisionero cuando vuelve de la Tercera Cruzada y encerrado en un castillo centroeuropeo por su archienemigo Leopoldo V de Austria.

Durante su ausencia del rey inglés, el Reino de Navarra se convierte en el guardián de sus intereses en La Gascuña y Aquitania francesas bajo la supervisión de Leonor de Aquitania.

Dibujo que representa a Richard I Lionheart.
Escudo del Condado de Tolosa (Toulouse).

1192. El rey francés Felipe Augusto II ha conseguido la lealtad de los Condes de Brosse y de Perigord para intentar liberar La Gascuña del dominio inglés.

El aún principe Sancho marcha al frente de 800 hombres a territorio galo, donde, sin excesivas dificultades, pone en su lugar a los díscolos Condes (2).

Después se adentra en el Condado de Tolosa, desde donde Raimundo V hostiga frecuentemente los dominios del rey inglés.

Tras la conquista de algunas fortificaciones y un duro asedio a la capital, Raimundo V se rinde. Entre las condiciones de capitulación se le impone una futura boda de su hija Constanza con el príncipe Sancho.

1193. Su hermana Berenguela regresa a Francia, protegida por su ya aliado, el Conde de Tolosa.

1194. La liberación de Ricardo Corazón de León por parte de Enrique VI de Alemania parece inminente.

Pero a última hora el Emperador exige que a los 100.000 marcos de plata iniciales se le sumen

  • O bien 100.000 marcos de plata más
  • O la entrega de cuatro rehenes en garantía de depósito. Se acepta esta segunda fórmula, siendo el infante Fernando (hermano de Sancho y de Berenguela uno de los escogidos)

En febrero Ricardo es inmediatamente liberado. No así su hermano Fernando, que queda retenido mientras no se cancele totalmente la deuda.

El monarca inglés, nada más ser liberado, no tarda en dirigirse a Francia con la intención de recuperar los territorios perdidos durante su cautiverio.

Por su parte, Sancho inicia una ofensiva desde Navarra. Al frente de un abundante contingente se adentra en los territorios de Godofredo de Rancon y del Conde de Angulema a los cuales derrota.

El 13 de junio los navarros se hallan ya sitiando la Fortaleza de Loches cuando se produce la llegada del ejército inglés al mando de su cuñado Ricardo.

Sancho VII el Fuerte.
Retrato imaginario de Ricardo Corazón de León.

El 27 de junio muere su padre.

Sancho, que se halla enfrascado en la conquista de Loches, parte para su reino nada más ser informado del triste suceso (3). Eso sí, dejando buena parte de su ejército en suelo francés.

El 15 de agosto es coronado como Rey de Navarra, siendo el segundo tras su padre en ser reconocido con tal distinción.

Siguiendo con la tradición impuesta por su padre, sigue la misma línea en sus relaciones con los Reinos de Castilla y sobre todo, de Aragón.

Inicia su reinado desplazándose hasta Francia, para seguir combatiendo al lado de su cuñado Ricardo Corazón de León.

1195. Casa con Constance de Toulouse (4), hija del Conde de Tolosa, Raimundo VI, y de Beatriz de Beziers.

El 19 de julio se produce la Batalla de Alarcos, donde el ejército castellano es destrozado por los almohades. Alfonso VIII hace responsable a Sancho VII por su ausencia, originándose un conflicto armado entre Castilla y Navarra.

Ricardo se aleja paulatinamente de su hermana Berenguela (probablemente por no conseguir tener descendencia con ella), y Sancho deja de prestar ayuda militar a su cuñado.

Berenguela se retira al Castillo de Angers.

Lionheart no tarda en solicitar a Sancho la devolución de los Castillos de Rochebrune y San Juan de Pié de Puerto, incluídos en la dote de la boda con su hermana.

Ante las más que previsibles amenazas del Rey de Castilla, se produce una alianza entre Sancho VII de Navarra, Alfonso IX de León y los almohades. El Papa Celestino III no tarda en reprender a los dos reinos por este acuerdo.

Berenguela de Navarra.
Alfonso IX. Libro de Estampas de los Reyes.

Sancho, con su bien ganada fama de guerrero en Los Pirineos, acude con sus huestes al Norte de África en ayuda de Abú Yusuf contra los rebeldes almorávides.

Mientras los leoneses avanzan por Tierra de Campos, el ejército navarro y sus aliados almohades devastan Soria y Almazán.

1196. A principios de marzo auspiciada por la Santa Sede, se celebra una reunión entre los tres grandes reyes cristianos para intentar llegar a un acuerdo de paz. Se elije un punto lo más cercano posible a los tres reinos, situado entre Ágreda y Tarazona pasando esta reunión a la historia como la Mesa de los Tres Reyes.

En marzo Celestino III condena su alianza con los almohades, calificándola de "ofensa a Dios", instándole a guerrear contra ellos, abrazar la cruz y aliarse con los otros reyes cristianos.

El 22 de abril Celestino III dirige una Bula al rey Sancho, calificándole como "Dux Navarrae" y quitándole la autoridad real.

Repudia a su mujer Constanza, para casar con Clemencia (5), hija de Federico I Barbarroja de Alemania.

Alfonso VIII de Castilla establece un tratado de alianza con los Reinos de Aragón y Portugal.

El infante Fernando es liberado tras pagar los ingleses el total de la deuda.

Sancho VII es excomulgado.

1198. Celestino III muere y es sustituído por Inocencio III, quien ratifica las disposiciones del anterior Papa.

1199. En enero muere Abú Yusuf, sustituyéndole Muhammad al-Nasir, conocido por los cristianos como Miramamolín (6).

El rey navarro se reconcilia con Roma y su excomunión es levantada.

El 6 de abril muere Ricardo Corazón de León.

Escudo de la dinastía navarra Jimena, cuyo último rey será Sancho VII.
Alfonso VIII. Jardines de la Plaza de Oriente. Madrid

Tras la muerte de su importante aliado, su reino es atacado por Castilla, encontrando fuerte resistencia en los Castillos de Treviño y Portilla.

El 6 de julio las tropas castellanas sitían Vitoria. La defensa del lugar se le ha encomendado a Martín Chipia.

Sancho VII no pierde tiempo en desplazarse al Norte de Africa, para estrechar lazos con los almohades. Su objetivo es que éstos lanzen un ataque desde el Sur, obligando a los castellanos a levantar el cerco para defender su territorio. Pero no consigue su objetivo.

1200. En enero, tras 6 meses de duro asedio y acuciados por la falta de víveres y el hambre, Vitoria se rinde.

Mejor le va a Castilla por otros lares de su reino. Ha ocupado Álava y Guipúzcoa (ésta sin apenas resistencia) (7).

1201. Concede Fuero a Laguardia al objeto de su repoblación.

El 14 de octubre se reúne en Chinon con el heredero del trono británico, Juan Sin Tierra. Los puntos principales de la entrevista son los siguientes:

  • El de obtener una dote significativa para su hermana, ya viuda.
  • Tratado de amistad y comercio declarando a Bayona como ciudad bajo especial protección navarra

1202. Cerrada su posible expasión al sur por los Reinos de Aragón y Castilla, no le queda otro remedio que extenderse hacia el norte, donde consigue el vasallaje de algunos señores allende Los Pirineos.

1203. Bibiano de Agramont se declara su vasallo, poniendo su persona más el Castillo de Agramont (junto con 27 caballeros más de La Gascuña) al servicio de Navarra

"jurant de faire la guerre et la paix,
selon qu'il plairait au roi de Navarre”

1207. En octubre firma el Tratado de Guadalajara con Castilla, aunque sin reconocer la conquista de Alava y Guipuzcoa en favor de aquella.

Estatua de Sancho VII, sita en la ciudad de Tudela.

Pedro II de Aragón.

El historiador Jose Maria Lacarra dice de él

"...hombre de gran simplicidad y sin doblez, que cree en la rectitud de intenciones de cuantos le rodean, fue engañado muchas veces, especialmente por el rey de Castilla, y no obstante se sumó a sus ejércitos cuando fue invitado a luchar en las Navas...".

1209. En febrero mantiene una reunión en Monteagudo con Pedro II de Aragón. Conocidos los problemas económicos del rey aragonés, se aviena a prestarle una cierta cantidad de dinero, tomando como prenda los Castillos de Escó, Peña y Petilla.

Tuvo un hijo, según la llamada "Crónica del Príncipe de Viana", y que a los 15 años, sufrió un accidente mortal, consecuencia de una caída de caballo, mientras participaba en una cacería de osos. Sancho se quedó sin hijo y Navarra sin futuro rey.

Parece cierto que el rey navarro tuvo algunos hijos bastardos.

1212. Recibe de Pedro II el Castillo de Trasmoz, a cambio de algo más de dinero.

A pesar de sus desavenencias anteriores, acude al frente de su ejército a la llamada de Cruzada y en ayuda de Alfonso VIII contra los almohades.

El 16 de julio se produce la batalla de las Navas de Tolosa.

Según la tradición, Sancho VII rompe las cadenas que custodian la tienda del Miramamolín, trayéndoselas junto con una gran esmeralda, objetos inmortalizados en el actual escudo de Navarra (8).

El Arzobispo Ximénez de Rada, que lo llega a conocer personalmente y que no mantendrá buenas relaciones con él, lo define como:

"...fortis viribus, armis strenuus, sed voluntate propia obstinatus..."

O lo que es lo mismo

"...robusto en fuerza, valiente con las armas, pero obstinado en su propia voluntad...".

Detalle del tapiz que muestra a Sancho VII, en el momento de adentrarse entre la barrera de esclavos en Las Navas de Tolosa.
Estatua de Sancho VII, sita en el Palacio de Pamplona (2007).

Luis Javier Fortún, en su espléndida biografía, añade otro rasgo de su carácter: la avaricia.

"Su afán por aumentar su patrimonio real le lleva no sólo a realizar compras y a conceder préstamos,
sino también a forzar entregas de bienes en contra de la voluntad de sus dueños
..."

Tras la batalla Sancho se dedica a comprar heredades y a reforzar su reino (9).

Levanta fortalezas en Las Bárdenas para protegerse de un hipotético ataque desde Aragón.

Recupera San Vicente de la Sonsierra y Burgui.

Sobre la constitución física de Sancho VII si que existen datos científicos, ya que se estudiaron sus restos por parte de su biógrafo y médico forense Luis del Campo. Según este historiador, Sancho medía unos 2,23 metros de estatura, siendo por ello apodado el Fuerte.

1221. Concede Fuero a Viana.

Los últimos años de su vida los pasará enclaustrado en el Castillo de Tudela, avergonzado de la tremenda obesidad que padece y por la enfermedad en una de sus piernas (una úlcera varicosa) (10).que le imposibilita para apenas poder moverse, siendo conocido por este motivo entre sus súbditos con el otro apodo de El Encerrado.

Castilla sigue hostigando sus fronteras de la mano de Lope Díaz de Haro.

1231. El 2 de febrero suscribe con Jaime I el Conquistador un tratado de prohijamiento mutuo en Tudela. Según dicho tratado cuando uno de los dos muriese, su reino pasaría al otro (11). Para darle solemnidad, el rey aragonés deja varios castillos como prenda mientras ratifica los que había dejado su padre, Pedro II.

Este tratado altamente beneficioso para el rey aragonés (por ser mucho más joven y tener ya dos hijos), no llegará a cumplirse y Aragón perderá sus castillos, recuperando sólo algunos (Trasmoz, Escó, Gallur...)

1234. El 7 de abril muere Sancho VII el Fuerte en su Castillo de Tudela.

Sancho VII. Detalle del cuadro existente en la Diputación Foral de Navarra.
Teobaldo I de Champaña o Navarra. Salón del Trono de la Diputación Foral de Navarra. Pamplona.

Los nobles navarros, haciendo caso omiso de su testamento, nombran como Rey de Navarra a su sobrino Teobaldo de Champaña, iniciando de esta forma el reinado de esta dinastía y poniendo fin a la dinastía Jimena en el trono de Navarra.

Se procede a embalsamar el cadáver, para su inmediato traslado a Roncesvalles (12). Sin embargo, las rivalidades entre iglesias y monasterios solicitando ser el destino definitivo de su rey enrarecen la situación.

Así que el cuerpo es enterrado, inicialmente, en la Iglesia de San Nicolás de Tudela.

El Obispo de Pamplona Pedro Ramírez de Piérola tiene que intervenir personalmente con amenaza de excomunión para quien se atreva a tocar los restos de su amado rey.

1238. Tras cuatro años de estancia en Tudela, y tras la muerte del citado Obispo, el Papa Gregorio IX ordena el traslado definitivo del cuerpo del rey navarro a Roncesvalles, donde actualmente reposan.

1622. Del espléndido mausoleo de antaño poco queda. Se decide la construcción de una nueva sepultura bajo la estatua, mientras los cuerpos reales quedan enclavados en un nicho lateral.

De dicho traslado queda constancia únicamente en un libro manuscrito de Juan de Huarte titulado como Apología del Cabildo de Roncesvalles(13).

Dicho manuscrito queda perdido.

1890. Aparece casualmente el manuscrito en una reordenación de la Biblioteca de Roncesvalles. Inmediatamente, se comprueba que la estatua está en su lugar correspondiente, no así los sepulcros del rey y su esposa.

Tras tres horas de búsqueda infructuosa, las campanas repican dando la buena nueva del descubrimiento de los restos de Sancho VII.

1912. Coincidiendo con el 700 aniversario de Las Navas de Tolosa se inaugura un espléndido mausoleo en la Capilla de San Agustín de la Colegiata de Roncesvalles, donde descansa definitivamente el rey que rompió las cadenas del yugo almohade.

Sepulcro de Sancho VII. Colegiata de Roncesvalles.
 

(1). En la entrevista mantenida con Jaime I en relación al prohijamiento mutuo, el monarca navarro le confiesa a su homónimo aragonés que tiene 78 años. Los historiadores manejan esta fecha como imposible, que hubiera podido nacer a principios de 1153, estimando que, quizás la memoria le hubiera jugado una mala pasada al ya anciano rey navarro, o bien que Jaime I hubiera podido equivocar este dato en sus memorias (realizadas al final de su reinado). Los historiadores coinciden en señalar 1154 como la fecha más probable de su nacimiento.

(2). Chronica de Rogerio de Hoveden. El citado historiador escribe:

"Llegó el Rey de Navarra con una ayuda de 800 soldados.
Se apoderaron de muchos castillos cercanos a Tolosa"

(3). Cuenta el historiador inglés del siglo XII, William of Newburgh:

"Sancho entró en Aquitania con su ejército y devastó el territorio,
pero cuando tuvo noticia de la muerte de su padre, regresó para hacerse con la sucesión del reino".

(4). Historia de los Albigenses, de Guillermo de Puy Laurens.

(5). Este dato debe tomarse con una extraordinaria prudencia. No está claro que Sancho VII estuviera casado dos veces. El dato de su segundo matrimonio está tomado de un Obituario de Roncesvalles, pero la letra del texto no coincide con la original gótica del documento. Además, antiguamente las mujeres solían cambiar de nombre tras el matrimonio, pudiendo ser que fueran la misma persona.

(6). Según los cronistas de la época, una de las hijas del Miramamolín se sintió tan profundamente atraída por el rey navarro, que el califa almohade le insta a éste a venir al Norte de África para unirse en matrimonio a su hija. A cambio, le entregaría todos los territorios peninsulares gobernados por los almohades a Sancho VII. Y a cambio de su ayuda militar en África, claro.

(7). Según Pablo Gorosabel (1803-1868), historiador y político, el rey castellano entra en Guipúzcoa

"Con sólo 20 hombres de a caballo"

(8). Existe una gran controversia en torno al antiguo escudo de Navarra. Algunos autores defienden que, antes de Las Navas de Tolosa, el escudo original del reino, era el aguila negra en campo de oro (originario de la dinastía Jimena).

(9). Según el historiador medievalista Angel Martín Duque:

"Inaugura Sancho una serie abundante de inversiones para la adquisición,
mediante compraventa, de heredades muy diversas dentro y fuera del reino,
como castillos, casas, villas, huertos, viñas y otras tierras..."

(10). Los doctores que le atendían creían erróneamente que la llaga de su pierna era producida por un animal que le iba devorando por dentro. Para remediarlo le hacían poner un pedazo de carne fresca de gallina justo en la herida, creyendo que el supuesto animal se pasaría a ella y dejaría en paz la pierna real.

(11). En dicha entrevista, el rey Jaime I (que mide algo más de dos metros), se muestra impresionado por la altura del ya anciano, muy enfermo y gordo rey navarro. En su Crónica escribe:

"Envíonos mensaje para proponernos que celebrásemos con él alianza mutua.
Resolvimos ir a avistarnos con él en Tudela.

Hacía varios años que no había salido de aquel castillo.
Tampoco se había dejado ver por ninguna parte.
Llegados a Tudela hubimos de subir al castillo,
porque él no podía bajar a la villa por ser tan extremadamente gordo que causaba admiración.
El primer día que fuimos a verlo nos acogió tan cortésmente.
Nos abrazamos mutuamente y vimos que era de tan aventajada estatura como nos".

(12). Sancho había ordenado ser enterrado en Roncesvalles. Para ello había dado órdenes precisas para la construcción de un mausoleo para él y su esposa Clemencia, y una estatua yacente (considerada como genuina de sus rasgos físicos).

(13). Juan de Huarte tuvo ocasión de medir personalmente los restos óseos de Sancho VII. Para ello utilizó una antigua medida llamada xeme o jeme (distancia entre el pulgar y el índice de la mano abierta), y que se estima en unos 13 cm. El susodicho escribió en su manuscrito que el fémur del fallecido rey medía exactamente 62,28 cm.

 
Castillos de España
 
© castillosdejirm.com
Página actualizada el 20/12/2010