Alfonso V el Magnanimo
Alfonso V el Magnánimo de Aragón
Fernando de Antequera. Cuadro de Manuel Aguirre y Monsalbe (1885)

1396. Nace en Medina del Campo (Valladolid)

Es hijo de Fernando de Antequera y de Leonor Urraca de Castilla, Condesa de Alburquerque.

El inmenso patrimonio de sus padres le hace crecer en un ambiente de lujo y refinamiento. Crece junto con sus hermanos Juan y Enrique (llamados los Infantes de Aragón) en la localidad de Medina del Campo.

Apasionado por el arte guerrero y el mundo de las letras, enseñanzas inculcadas por su tío, Enrique de Villena. Viste bien, es prudente, gentil, simpático y gusta de relacionarse con la gente.

1408. Es comprometido con su prima hermana María, hija de Enrique el Doliente y Catalina de Lancaster.

Leonor de Alburquerque. Detalle de un grabado de Valentín Carderera.

Dibujo que representa a María de Castilla.

1412. Su padre es elegido el 28 de junio como Rey de Aragón tras el Compromiso de Caspe. Alfonso es declarado heredero al trono aragonés como primogénito, quedando su hermano Juan como encargado de defender los derechos de la familia en tierras castellanas.

1415. María de Castilla parte desde Valladolid acompañada de su hermano el infante Enrique, así como un nutrido grupo de nobles y los Obispos de Palencia y Mondoñedo.

Al llegar a Valencia se encuentra enferma y la ceromonia se ha de retrasar unos días (1).

El 12 de junio se celebra el enlace en la Catedral de Valencia, ceremonia oficiada por el propio Papa Benedicto XIII.

1416. El 12 de abril muere su padre en Igualada. Inmediatamente pasa a reinar efectivamente sobre Aragón.

María escribe a su madre desde Valencia:

"No tengo queja alguna de mi esposo el rey. Alfonso me ama con todo su corazón.
Me trata bien y yo estoy muy contenta"

Pero no es verdad. Alfonso se ha casado con su prima por una razón puramente de estado y no ama a su esposa.

En las Cortes de Barcelona jura los privilegios utilizando el idioma castellano, lo que hace que el Arzobispo de Tarragona le espete: "si vis amaris, amd" (si queréis ser amado, amad). También se le acusa de atender las reivindicaciones de los campesinos remensas. Todo esto hace que no sean atendidas sus demandas de ir contra Génova

Génova amenaza las posesiones aragonesas en tierras italianas y, por si fuera poco, en Castilla comienzan abandonar filas algunos de sus partidarios.

Decepcionado, marcha a Valencia, ciudad especialmente pujante, con la esperanza de poder armar una flota con la que dirijirse a Cerdeña y Sicilia. En la ciudad valenciana recibe a una delegación catalana que le exige la reforma del Consejo Real y la expulsión de los castellanos de La Corte. La situación se torna difícil cuando las ciudades de Zaragoza y Valencia se suman a las exigencias del principado.

1419. Celebra nuevas Cortes en Barcelona. En esta ocasión atiende las demandas de la nobleza catalana leyendo él mismo el pronunciamiento en catalán y comprometiéndose a reorganizar el Consejo Real.

Retrato anónimo de Alfonso V. Ayuntamiento de Valencia.

Juan II de Castilla. Libro de Estampas de los Reyes. Alcázar de Segovia.

Mientras tanto en Castilla se vive una situación análoga. Con la llegada al trono de Juan II se intenta limitar el poder que los nobles aragoneses poseen en el reino castellano.

1420. Concede plenos poderes a su esposa para que actúe como Lugarteniente de la Corona de Aragón y marcha hacia tierras italianas.

El 10 de mayo parte desde Los Alfaques con una escuadra de 24 galeras en dirección a Mallorca. Poco después se dirige hacia Cerdeña donde la sola aparición de su flota hace que las ciudades rebeldes se sometan sin lucha.

Seguidamente se dirige hacia Córcega donde toma la ciudad de Calvi. Y seguidamente asedia la ciudad de Bonifacio que está fuertemente defendida por los genoveses.

Mientras, su hermano Enrique secuestra al rey castellano y toda su Corte el 14 de julio en Tordesillas.

1421. Levanta el asedio de Bonifacio ante la petición de auxilio hecha por la reina Juana II de Nápoles, ciudad asediada por las tropas de Luis III de Anjou.

El 25 de junio entra en Nápoles en loor de multitudes.

La reina Juana le adopta como hijo y heredero, además de abjudicarle el título de Duque de Calabria. Alfonso se siente tan feliz que fija su residencia en Nápoles, haciendo nombrar como Regente de Aragón a su esposa María.

1422. Se le conoce una relación amorosa con la dama napolitana Giraldona de Carlino.

Su hermano Enrique es apresado y encarcelado en Castilla por orden de don Alvaro de Luna.

Alfonso ordena la detención del primer ministro napolitano, a la sazón amante de la reina Juana. Esto le acarrea la animadversión de la citada.

1423. Nace su hijo natural Fernando, fruto de sus amores con Giraldona.

En mayo se produce una revuelta en su contra que le obliga a refugiarse en el Castillo Nuovo, permaneciendo en él hasta la llegada de una escuadra de 22 galeras catalanas. Con este importante refuerzo se hace con el control de Nápoles.

Dibujo que representa a Alfonso V de Aragón.
Detalle de un grabado del siglo XV, donde se representa el Castel Nuovo.

La reina Juana huye, revoca el prohijamiento anterior, nombrando en su lugar a Luis III de Anjou, su rival directo. Además, aglutina a todas las fuerzas de la zona en su contra.

Decepcionado, deja a su hermano Pedro al manzo de sus fuerzas en Nápoles y abandona su aventura italiana para volver a su reino en ayuda de sus hermanos. Eso sí, en el camino de vuelta, saquea la ciudad de Marsella, territorio de los Anjou, llevándose como botín las cadenas que impedían el acceso a dicho puerto y el cuerpo de San Luís, Obispo de Toulouse.

Filippo María Visconti, Duque de Milán, aprovecha su ausencia para reconquistar algunas ciudades italianas y poner sitio a Nápoles, donde se refugia su hermano Pedro.

1424. El citado abandona Nápoles, tras ser tomada por Francesco Sforza, refugiándose en Sicilia.

Recibe en Barcelona a una delegación castellana que intenta la firma de un tratado de paz. Alfonso les hace saber que dicho tratado está supeditado a la inmediata libertad de su hermano Enrique, aún prisionero de los castellanos.

1425. Su hermano Juan pasa a reinar efectivamente sobre Navarra, tras la muerte de su suegro, Carlos III el Noble.

1426. Sus gestiones consiguen finalmente la libertad para su hermano Enrique.

1427. Se atrae a importantes nobles castellanos a su causa.

Se celebra el Arbitraje de Valladolid. Una de sus inmediatas consecuencias el el destierro sufrido por Álvaro de Luna de orden del propio Rey de Castilla.

1428. Recibe una propuesta de alianza de Yeshaq I de Etiopía. Dicha alianza anti-musulmana incluiría el matrimonio de su hermano Pedro con la hija del rey etiope, a cambio del envío de un nutrido contingente de tropas. Dicha alianza nunca se llegará a cumplir.

Grabado de Filippo Ariosto que representa a Alfonso V. Museo Militar de Montjuich.
Castillo de La Mota - MEDINA DEL CAMPO (Valladolid) 2005

1429. Con la vuelta de Álvaro de Luna a la política se recrudecen las hostilidades entre Aragón y Castilla.

Tropas navarro-aragonesas penetran en Castilla por Ariza. Avanzan y se posicionan en Cogolludo (Guadalajara) donde les esperan las castellano-leonesas. La confrontación parece inevitable. La llegada de la reina María -hermana de Alfonso y casada con el rey castellano- y su mediación personal consigue evitar el desenlace armado.

Tras algunos meses, Juan II de Castilla ordena la expropiación de todos los bienes de los hijos de Fernando de Antequera en Castilla, entre ellas las localidades de Olmedo, Cuéllar y sobre todo su queridísima Medina del Campo, lugar de su nacimiento y el de sus hermanos.

1430. Algunos de los nobles castellanos pro-aragoneses son detenidos y encarcelados.

En julio se firman las Treguas de Majano entre Aragón, Navarra y Castilla, recibidas con satisfacción entre sus súbditos debido a una terrible crisis económica que padece desde hace meses su reino.

1432. Dirige una expedición militar contra la isla africana de Yerba.

Es reclamado urgentemente por sus partidarios en el Reino de Nápoles. El 29 de mayo parte dejando en calidad de regente a su esposa María. Nada más poner pies en suelo napolitano se forma una gran alianza en su contra integrada por:

  • El Papa Eugenio IV
  • El emperador Segismundo
  • Florencia
  • Venecia
  • El Ducado de Milán

Ante tan grande y potente enemigo decide, muy prudentemente, postergar sus planes.

Alfonso V el Magnánimo, por Juan de Juanes.

Don Alvaro de Luna. Portada de la "Crónica de Don Alvaro de Luna, Condestable de Castilla".

Sus hermanos son derrotados y expulsados de Alburquerque. El Condado que había pertenecido a su madre pasa ahora a ser propiedad de Alvaro de Luna, favorito del rey castellano.

1433. El 4 de abril firma una tregua de 10 años con Juana II de Nápoles, obteniendo a cambio un nuevo prohijamiento por parte de la citada.

1434. Ordena una expedición a la ciudad africana de Trípoli, pero nuevos acontecimientos hacen que vuelva a poner toda la atención en sus asuntos napolitanos.

Muere Luis III de Anjou. La voluble reina napolitana vuelve a cambiar el prohijamiento, otorgándolo esta vez en la persona de Renato de Anjou, hermano del anterior.

1435. El 2 de febrero fallece la reina Juana II.

Alfonso estima que no puede existir ocasión más propicia y junto con sus hermanos Juan y Enrique, toman la ciudad de Capua y ponen sitio seguidamente a Gaeta.

Los napolitanos llaman en su auxilio a sus aliados genoveses y la escuadra aragonesa se prepara para hacerles frente.

El 4 de agosto se celebra la batalla naval de Ponza, en la que los genoveses resultan claros triunfadores. El rey Alfonso y sus hermanos son hechos prisioneros y entregados como rehenes al Duque de Milán, Filippo María Visconti. El desconcierto se apodera del Reino de Aragón.

La reina María convoca Cortes Generales en Monzón al objeto de recaudar fondos para el rescate de su esposo, el rey.

1436. Su hermano Juan es liberado y regresa a Aragón.

En ausencia del rey aragonés se convierte en lugarteniente de los Reinos de Aragón, Mallorca y Valencia, dejando a la reina María únicamente el Principado de Cataluña.

Sin embargo, Alfonso V sabe atraerse a su causa al Duque de Milán y Señor de Génova. Con la promesa de entregarle la parte norte de la península italiana consigue un aliado más.

Grabado de Segrelles, que representa la detención de Alfonso V y sus hermanos por los genoveses.

Juan II de Aragon por Manuel Aguirre Monsalbe (1885).

Sus enemigos son fuertes: Venezia, Florenzia, las tropas del Papa, los angevinos. Como necesita tener todas sus fuerzas concentradas en su misión, faculta a su hermano Juan para firmar la paz con Castilla (Pacto de Toledo).

Se nombra a Felipe de Urriés el Celludo como Inquisidor del Justicia de Aragón.

1438. Concilio de Florencia. Ante el imparable avance otomano, el Papa Eugenio IV llama a cruzada contra los turcos.

Tras una serie de enfrentamientos, se encuentra nuevamente poniendo sitio a la ciudad de Nápoles, asedio durante el cual fallece su hermano Pedro.

Conquista las ciudades de Provenza, Cosenza, Brisignano...

1439. Juan II -siguiendo instrucciones precisas de su hermano- manda apresar al Justicia de Aragón Martín Diez de Aux. Tras ser detenido es conducido y confinado en el Castillo de Xátiva.

1440. Martín Díez de Aux muere en su castillo-prisión.

1442. Regala a la Isla de Ischia a la jovenzuela de 12 años Lucrecia D'Alagno. Las malas lenguas dicen que el rey está enamorado de la adolescente.

1443. El 23 de febrero realiza una impresionante entrada triunfan en Nápoles, a la usanza de los antiguos césares.

El 28 de febrero hace jurar como heredero al trono del Reino de Nápoles a su hijo natural Fernando, Duque de Calabria.

Pero no faltan los problemas:

  • Se producen revueltas que tienen que ser duramente reprimidas
  • En el Principado de Cataluña su ausencia provoca enfrentamientos entre dos poderosas facciones: la Busca y la Biga
  • En el entorno rural se comienzan a sentir las reivindicaciones de los remensas, quienes buscan la abolición de los malos usos ó costumbres

Asentado en el trono de Nápoles, lo transforma en un auténtico centro cultural y económico, ejerciendo de mecenas renacentista. Al reformado Castillo de Castel Nuovo, epicentro de su Corte, comienzan a llegar toda clase de artistas, filósofos, pintores, políticos y sabios. de sus labios queda el siguiente dicho:

"Los libros son, entre mis consejeros, los que más me agradan,
porque ni el temor ni la esperanza les impiden decirme lo que debo hacer"

Alfonso V, retratado por un anónimo napolitano.

Felipe III de Borgoña, llamado "el Bueno", portando el collar del Toisón de Oro. Por Roger van der Weyden (1450).

Se alía con Vladislao III de Polonia que tiene a los turcos a las puertas de su reino. Sin embargo, no envía tropa alguna para ayudar a su aliado.

1444. Batalla de Varna. El 10 de noviembre resulta muerto el rey Vladislao en dicha batalla.

1445. Sus tropas acuden a la llamada de sus hermanos en el conflicto reabierto contra Castilla, aunque sus tropas coaligadas son derrotadas por los castellanos en la Batalla de Olmedo.

Es el impulsor del Estudio General de Catania.

Recibe el Toisón de Oro de manos de Felipe el Bueno.

1446. Y un año después del Estudio General de Gerona.

1448. Desde la distancia, promueve un decreto que favorece la intención de los campesinos remensas de crear un sindicato para abolir los malos usos, pero los propietarios de las tierras hacen fracasar la medida.

Alfonso, cincuentón ya, no se molesta en ocultar la pasión que siente por Lucrecia D´Alagno, que ejerce en Nápoles como si fuera la auténtica reina. Su familia es colmada de tierras, títulos y poder.

Poetas y trovadores la cantan y ensalzan. Recibe los parabienes del pueblo e incluso del clero. Cuando alguien necesita algo del rey, el primer paso es pedirselo a "Madama Lucrezia".

1450. Impulsa el Estudio General de Barcelona.

Firma una alianza con el líder rumano Iancu de Hunedoara.

Una vez consolidado en su Reino de Nápoles, proyecta expandirse hacia Los Balcanes, para ello mantiene correspondencia fluída con el líder albánes Jorge Castriota Scandenberg.

Manda al almirante Vilamarí que se apodere de la Isla de Castellorizzo, en pleno Mar Egeo, frenando de esta forma, el avance de los turcos en el Mediterráneo. Sin embargo, no logrará crear una gran alianza que frene el pujante poderío musulmán de éstos en el mismo mar.

Se dice que incluso llega a retar al sultán turco en singular combate cuerpo a cuerpo, y que el otomano rechaza el ofrecimiento.

Lucrezia d´Alagno. Monasterio de Capuchinos de Lazio.
El Principe de Viana, por Juan de Juanes.

1452. Agasaja al emperador Federico III cuando se aloja en Nápoles. Lucrezia ejerce de anfitriona.

1453. Ordena que sea reprimida con dureza una revuelta de los campesinos mallorquines.

Los turcos toman Constantinopla. Y los reinos cristianos, sobrecogidos por la fuerza mostrada por éstos, confluyen en una gran alianza. Alfonso V se acoge inmediatamente en la misma.

1454. Se embarca en una guerra contra Génova, su principal rival en el Mediterráneo.

1455. Mediante la Sentencia Interlocutoria ordena la suspensión de los malos usos y costumbres, medida que pocos años más tarde provocará la I Guerra Remensa.

1457. Recibe en Nápoles la visita de su sobrino Carlos, Príncipe de Viana. Viene huyendo de una guerra intestina contra su propio padre.

Compadecido, el Magnánimo le nombra heredero de sus reinos, siempre y cuando fallezca su hermano Juan II (2).

En octubre Lucrezia d´Alagno se desplaza hasta Roma. Intenta conseguir del Papa Calixto III la anulación del matrimonio entre Alfonso y María para poder casarse con el rey. La respuesta del Pontífice no deja lugar a dudas:

"Sería un acto injusto e ingrato hacia doña María y podría costarnos el infierno"

Mientras tanto, la reina -siempre fiel y ahora con problemas de salud-, escribe a su marido desde Valencia:

"Hace mucho tiempo que no recibo carta vuestra, y Dios sabe el mucho placer y consuelo que me produce el recibirlas y saber que os encontrais bien. Por ello, os suplico humildemente que me escribais, o que al menos, me envieis a alguien que me dé noticias de vos"

1458. En mayo su salud se deteriora y padece de fiebres.

Su esposa, desde Valencia ordena hacer rogativas para que el rey mejore.

El 27 de junio la muerte le sorprende en el Castillo Nuovo, en Nápoles, a la edad de 62 años. Es enterrado en un monasterio de dominicos en la ciudad de Nápoles.

En su testamento no hay una sola mención a su esposa María.

1671. El Virrey de Nápoles, Pedro Antonio de Aragón, obtiene permiso para trasladar sus restos y enterrarlos en el Panteón de Sepulcros Reales del Monasterio de Poblet.

Se construye una tumba con gran pedestal en el crucero, en el lado del Evangelio.

2007. Actualmente, sólo subsiste la base de esta tumba, que ha sido restaurada.

 

(1). María de Castilla no gozó de buena salud en toda su vida. Parecer ser que padecía de epilepsia, enfermedad mal entendida en aquellos tiempos, entre otros males.

(2). Su disposición no llegará a producirse, pues el citado Carlos fallecerá bastante antes que su progenitor.

 
Castillos de España
 
© castillosdejirm.com
Página actualizada el 04/01/2014