Juan II de Navarra y Aragón

Fernando de Antequera. Cuadro de Manuel Aguirre y Monsalbe (1885)

1398. Nace el 29 de junio en Medina del Campo (Valladolid).

Es hijo de Fernando de Antequera y de Leonor Urraca de Castilla, Condesa de Alburquerque.

Su infancia está ligada a la ciudad medinense, de la que siempre tendrá un grato recuerdo.

1412. Su padre, recientemente elegido como Rey de Aragón tras el Compromiso de Caspe, le concede el Ducado de Peñafiel. Inmediatamente se traslada hasta Aragón.

1415. Es nombrado por su padre Lugarteniente de Sicilia.

1416. Muere su padre en Igualada.

Leonor de Alburquerque. Detalle de un grabado de Valentín Carderera.

Inmediatamente hereda algunas de sus posesiones (Medina del Campo, Cuéllar..)

Al heredar su hermano Alfonso, el trono de Aragón, regresa a la península.

Junto con sus hermanos Alfonso, Enrique y Pedro (los Infantes de Aragón) y algunos nobles castellanos crea la Liga de Nobles, facción enfrentada al Rey de Castilla y a su poderoso valido don Alvaro de Luna.

1419. Contrae matrimonio con Blanca I de Navarra, hija de Carlos III el Noble y viuda de Martín el Joven de Sicilia.

1421. El 29 de mayo nace en Peñafiel, Carlos, su primogénito.

1422. Su hermano, el infante Enrique es apresado y encarcelado en el Alcázar de Madrid por orden de Alvaro de Luna.

1424. Nace en Olite Blanca, segunda de sus hijos.

1425. Muere su suegro, Carlos III el Noble, autoproclamándose seguidamente como Rey de Navarra.

Con su ascenso al trono, el reino navarro se convierte en una plataforma desde la que los Infantes de Aragón hostigarán al reino castellano.

1426. Nace Leonor, tercera y última de sus hijos con Blanca de Navarra.

Carlos III el Noble. Diputación Foral de Navarra.

1427. Tras cinco años de cautiverio, su hermano Enrique es liberado.

Toma parte en el Arbitraje de Valladolid, donde consiguen que el Rey de Castilla destierre a su favorito don Alvaro a la villa de Ayllón.

1429. Sus tropas, coaligadas a las de sus hermanos invaden Castilla (Sigüenza, Hita).

Castillo de la Mota (Medina del Campo-VALLADOLID)

Los castellanos responden invadiendo Aragón y asolando Navarra.

Como consecuencia de esto, sus posesiones castellanas son confiscadas, así pierde Olmedo, Cuéllar y, sobre todo, su queridísima Medina del Campo.

1430. Por mediación de su hermana María (casada con Juan II de Castilla), se firman las Treguas de Majano, por el que todos acuerdan un período de paz de cinco años.

1432. Con la llegada de la paz, deja a su esposa Blanca al cuidado de su reino y se embarca junto con su hermano Alfonso (quien prepara la conquista de Nápoles) para Italia.

1435. Interviene en el sitio de Gaeta.

El 4 de agosto se produce la Batalla de Ponza.

La escuadra navarro-aragonesa es derrotada por la genovesa. Juan II y su hermano Alfonso son hechos prisioneros. Tras cuatro meses de cautiverio consigue su libertad y ha de desplazarse al Reino de Aragón para reunir el dinero del rescate de su hermano.

1436. Es nombrado por su hermano Alfonso como Lugarteniente General del Reino de Aragón, dado que él no se muestra muy dispuesto a volver por encontrarse más que feliz en tierra napolitana.

El 18 de marzo traslada personalmente el Santo Grial a la ciudad de Valencia.

Preside las Cortes de Alcañiz.

En septiembre se celebra el Pacto de Toledo, mediante el cual recupera sus antiguas posesiones en Castilla y para darle un aire solemne anuncia el compromiso matrimonial de su hija, Blanca, con el príncipe Enrique de Castilla, obteniendo además el Marquesado de Villena como dote.

El 18 de diciembre se recibe la pertinente Bula otorgada por el Papa Eugenio IV para el matrimonio, dado que los futuros contrayentes son primos.

Alfonso V el Magnánimo, por Juan de Juanes.

1439. El 17 de febrero, Blanca de Navarra redacta su testamento mediante el cual dona su reino en su hijo y heredero, Carlos, Príncipe de Viana, pero fija una claúsula según la cual éste no podrá reinar efectivamente sin el permiso de su padre.

Convoca Cortes en Zaragoza, al verse el Reino de Aragón amenazado en la frontera catalana por el ejército francés.

1440. Su mujer parte hacia Castilla acompañando a su hija Blanca con motivo de su enlace con el príncipe Enrique.

Juan II de Aragón y Navarra, por Manuel Aguirre y Monsalve (1885)

Acude en ayuda de su hermano el infante Enrique, acosado por Alvaro de Luna.

1441. En mayo muere su mujer, Blanca de Navarra.

Casa a su hija Leonor con Gastón de Foix, asegurándose de esta forma, la alianza con Francia.

Consigue un nuevo destierro del Condestable de Castilla.

Celebra nuevamente Cortes en Alcañiz.

Nombra a su hijo Carlos como Lugarteniente del Reino de Navarra, pero no le otorga la Corona, lo que provoca descontento en amplios sectores de Navarra.

1443. El 9 de julio se produce el Golpe de Estado de Rámaga, donde secuestra a su primo y Rey de Castilla.

1444. En abril casa con Juana Enríquez, hija de Fadrique Enríquez Almirante de Castilla y rival de Alvaro de Luna. Su nueva esposa es una mujer de fuerte carácter y ambiciosa en extremo. A pesar de la diferencia de edad -Juana cuenta con veintidós años- de este matrimonio nacerán cuatro hijos:

  • Fernando, futuro Fernando el Católico, que llegará a reinar en Aragón y casará con Isabel de Castilla
  • Leonor, que morirá joven
  • María, también morirá prematuramente
  • Juana, que casará con Fernando, hijo natural de Alfonso V

Juan II también tendrá numerosos hijos naturales con otras tantas damas:

  • Con Leonor de Escobar
    • Alfonso de Aragón, Conde de Ribagorza
  • Con una dama castellana apellidada Avellaneda
    • Juan de Aragón, Arzobispo de Zaragoza
  • Con una dama navarra de la familia de Los Ansas
    • Fernando, muerto de niño
    • María, muerta niña igualmente
    • Leonor de Aragón, casará con Luis de Beaumont, Conde de Lerín

1445. Junto con sus hermanos presenta Batalla en Olmedo, sufriendo una importante derrota a manos del Condestable Alvaro de Luna y del Rey de Castilla, coaligados a un importante elenco de nobles castellanos. Con esta derrota se pone fin a sus intrigas en Castilla.

1446. Convoca Cortes en Zaragoza.

Dichas Cortes se prolongarán durante cuatro años. El malestar general aumenta en Aragón y Navarra donde su hijo Carlos Príncipe de Viana acumula partidarios, e incluso Cataluña se le muestra hostil.

Para entonces, el Reino de Navarra se halla abiertamente dividido entre agramonteses, partidarios suyos y beamonteses, cuyo máximo exponente es Luis de Beaumont, I Conde de Lerín, que defiende incondicionalmente los intereses de su hijo Carlos.

1450. Ordena le sean confiscados todos sus bienes al I Conde de Lerín, acusándole de traición.

Supuesto retrato del Príncipe de Viana.

1451. Su hijo Carlos consigue la ayuda castellana. Con estas tropas y las de Luis de Beaumont, su esposa Juana es sitiada en Estella. Sin embargo, ésta consigue escapar y refugiarse en la localidad de Aibar. Hasta allí es perseguida por sus hasta hace poco sitiadores.

1452. En Aibar recibe refuerzos aragoneses, celebrándose una trascendental batalla en la que los beamonteses terminan siendo derrotados. Carlos de Viana y Luis de Beaumont dan con sus huesos en prisión.

Juana Enríquez. Detalle de una miniatura de 1515. Archivo Histórico Nacional. Madrid

Seguidamente Juana Enríquez se traslada a Aragón, teniendo que detenerse en la localidad de Sos, debido a su avanzado estado de gestación. El 10 de mayo dá a luz un varón al que se pone por nombre Fernando.

1453. Pone en libertad a su hijo Carlos, no así al I Conde de Lerín, quien seguirá ingresado en prisión algunos años mas. Su gesto no trae la paz a Navarra sino todo lo contrario, renaciendo las hostilidades entre partidarios suyos y detractores.

1454. Muere la reina María, esposa de su hermano Alfonso V. El rey aragonés le faculta para hacerse cargo del Principado de Cataluña, de tal forma que los Reinos de Aragón y Navarra quedan exclusivamente en sus manos.

1455. Juan II dá un importante golpe de efecto. Deshereda a su hijo Carlos y menosprecia a la siguiente en la línea sucesoria, su hija Blanca, aquella que estuvo casada con el ya rey castellano Enrique IV, y ahora caída en desgracia. Nombra herederos a su hija Leonor y su marido Gastón de Foix, consiguiendo de esta forma el apoyo de Francia.

El Príncipe de Viana no se resigna a su suerte y vuelve a plantar cara a su padre.

En Estella sufre una nueva derrota. Abatido, parte hacia Europa, buscando partidarios para su causa. Tras entrevistarse con el Papa en Roma, se traslada a tierras sicilianas.

1456. La popularidad de Carlos se dispara enormemente en Sicilia. Juan II se muestra dispuesto a devolverle sus títulos y posesiones con una condición: no puede residir ni en Navarra ni en Sicilia.

1457. Las Cortes de Navarra declaran a su hijo Carlos como su rey.

Y su hermano Alfonso, que ha acogido al mismo como huésped, haciendo causa común con él, le declara heredero de todos sus reinos, eso sí...en cuanto muera Juan II.

Firma en Valencia un tratado de paz con Francia.

1458. En junio fallece Alfonso V el Magnánimo.

Poco después jura en La Seo de Zaragoza como Rey de Aragón, Valencia, Mallorca, Cerdeña, Sicilia y el Principado de Cataluña. Acaba de cumplir los sesenta años y se encuentra prácticamente ciego.

1459. Recibe a su hijo Carlos, a quien busca un matrimonio con Catalina de Portugal, no siendo muy buen recibida la propuesta por éste, quien tiene puestas las miras en objetivos más altos.

Tras las Cortes de Estella, ratifica a su hija Leonor como heredera al trono, en detrimento del Príncipe de Viana y su otra hija Blanca.

1460. En las Cortes de Fraga renueva su juramento realizado un año antes. Seguidamente marcha a Cataluña donde se celebra la Concordia de Barcelona, al objeto de lograr la tan ansiada paz entre agramonteses y beamonteses. En un gesto de buena voluntad libera a Luis de Beaumont, que llevaba preso 9 años.

Retrato de Juan II de Aragón. Colección particular.
Recibe con inquietud la propuesta matrimonial que el rey castellano ha dirigido a su hijo Carlos, ofreciéndole la mano de la infanta Isabel. Por tal motivo le hace detener a últimos de año, y dá instrucciones para que sea llevado de una prisión a otra, intentando que nadie sepa el lugar exacto de su confinamiento.
Entrada del Príncipe de Viana en Barcelona, por Ramón Tusquets.

1461. Se producen disturbios en su reino pidiendo la inmediata liberación de su hijo:

  • En Cataluña nombran al Príncipe de Viana como heredero al trono
  • En Navarra los beamonteses consiguen que tropas castellanas penetren en el reino en auxilio de sus demandas

Juan II y Juana Enríquez se ven incluso obligados a trasladarse varias veces temiendo por su seguridad. Viendo el cariz de los acontecimientos no tiene más remedio que ordenar la liberación de su hijo Carlos, quien es recibido unos días más tarde de forma apoteósica en Barcelona.

El 21 de junio se firman las Capitulaciones de Villafranca del Penedés, cuyos principales puntos son los siguientes:

  • Carlos de Viana jura su cargo como Lugarteniente de Cataluña y como heredero al Reino de Aragón
  • Se prohibe a Juan II entrar en Cataluña sin permiso al tiempo que se le limita notablemente su autoridad real en dicho territorio

No tardará Carlos en ver su popularidad disminuir notablemente a causa de sus enfrentamientos con la Generalitat.

El 23 de septiembre fallece el Príncipe de Viana en Barcelona, achacando sus súbditos catalanes su muerte a un envenenamiento por parte de su madrastra, Juana Enríquez (1).

1462. Se desencadena una guerra civil en Cataluña entre partidarios y detractores suyos:

  • El 24 de febrero se produce el Complot de San Matías, donde los miembros más radicales de La Biga intentan asesinar a los principales representantes de La Busca
  • Por si esto fuera poco se produce la Revuelta de los Payeses de Remensa, al no ver estos cumplidas las promesas realizadas por Juan II al jurar su cargo

Juana Enríquez huye con el infante Fernando siendo sitiados en Força Vella (Gerona) por un ejército catalán al mando del Conde de Pallars.

Juan II pide ayuda al monarca castellano que le es denegada. Luis de Beaumont I Conde de Lerín ya ha conseguido antes la ayuda castellana para la causa beamontesa, y muchas ciudades navarras se encuentran ya en manos de Enrique IV.

Escudo de armas del Conde de Lerín.
Gastón Foix. Retrato anónimo.

El rey en estos momentos cuenta con la fidelidad de Aragón, Valencia, Mallorca y Sicilia.

Ante los momentos difíciles por los que pasa su reinado, se reúne en Olite con Luis XI de Francia. Su objetivo es ofrecer en matrimonio a su hija Blanca (que cuenta ya con 38 años), con el heredero del rey francés, quien tiene 16 años. Pero la desdichada Blanca no quiere ser ya moneda de intercambio y se niega, renunciando en sus derechos dinásticos en la persona de Enrique IV de Castilla, su ex-marido.

Juan II reacciona airadamente. Entrega a su hija Blanca a su yerno, Gastón de Foix, quien la encierra en la Torre de Moncada.

El 12 de abril firma con Francia el Tratado de Sauveterre, mediante el cual Leonor es nombrada heredera el trono navarro y Gastón se convierte en Príncipe de Viana. El hijo de ambos, Gastón, casaría con la hermana del monarca francés, Magdalena, convirtiéndose ambos en los herederos de ambos reinos.

La intervención francesa tiene un alto precio para el monarca aragonés, pues promete pagar 200.000 ducados en oro.

En caso de no satisfacer la cantidad en los plazos previstos, se compromete a entregar El Rosellón y La Cerdaña, regiones largo tiempo deseadas por los franceses.

Con las tropas francesas y el apoyo de los campesinos remensas (vueltos a la obediencia real con nuevas promesas), se obliga al Conde de Pallars a levantar el sitio y se derrota al ejército catalán en Rubinat.

En septiembre inician el asalto a Barcelona, pero la ciudad resiste. Su situación se torna desesperada y el 13 de noviembre eligen a Enrique como su rey. A pesar de ello, únicamente se limitará a mandarles algunas tropas al mando de Juan de Beaumont, jurado como Lugartaniente de Cataluña en ausencia del rey castellano.

Juan II no permanece impasible. Inmediatamente envía a su esposa Juana Enríquez a Castilla buscando el apoyo de los nobles afines a su causa. Y además tiene un valioso aliado en la persona de Luis XI de Francia, quien se presta a actuar de mediador.

1463. En Bayona se reúnen por parte castellana don Juan Pacheco Marqués de Villena y el Arzobispo de Toledo. Por parte navarra dos representantes. Y Juana Enríquez representando al Rey de Aragón.

Grabado del siglo XVIII que representa a Enrique IV.

El 23 de abril se emite la Sentencia Arbitral de Bayona, cuyos principales acuerdos son los siguientes:

  • Castilla devuelve todas las plazas navarras conquistadas recientemente y se compromete a no seguir apoyando a beamonteses y abandonar a su suerte a sus recientes súbditos catalanes
  • Juan II entregará Estella a Castilla (nunca lo hará) y renuncia a todas sus rentas castellanas, comprometiéndosea no interferir nunca más en los asuntos castellanos
  • El rey aragonés promete respetar las instituciones catalanas y cumplir escrupulosamente las Capitulaciones de Villafranca del Penedés
  • Concesión de un perdón general a todos los rebeldes de Cataluña que vuelvan a su obediencia
Grabado que representa a Juan II de Navarra y Aragón.

El resultado final es un éxito total diplomático de Juan II ante un temeroso Enrique IV, más preocupado de la seguridad interna de su reino y de una más que probable guerra con Francia.

Sin embargo no todo sale como el esperaba. Las arcas reales se encuentran vacías por tanta guerra y no puede reunir los 200.000 ducados prometidos a Francia por su ayuda. El Rosellón y La Cerdaña se pierden.

Los catalanes no se amilanan y vuelven sus ojos hacia el Condestable Pedro de Portugal, hijo del infante Pedro y una hija de Jaime de Urgel.

1464. En enero se presenta en Barcelona, al frente de un numeroso ejército con la intención de resistirle al mismísimo Juan II. Es declarado rey como Pedro IV de Cataluña.

En Navarra parecen irle las cosas bastante mejor. Firma el Tratado de Tarragona con Luis de Beaumont, II Conde de Lerín, prometiéndole además, la mano de su hija ilegítima Leonor, matrimonio a celebrar cuatro años más tarde.

Su hija Blanca, aquella que fuera esposa del Rey de Castilla y legítima heredera al trono navarro, fallece ignominiosamente en una lúgubre prisión a la edad de 40 años

«con gran nota e infamia del conde de Foix y de la infanta Dª Leonor, su mujer»

Mientras en Castilla, sus nobles afines ponen en serios aprietos a Enrique IV, sus tropas derrotan sucesivamente a Pedro IV y conquistan Lérida, Cervera, Tortosa...

1465. Su hija Leonor consigue el apoyo de los beamonteses y se le enfrenta en Navarra abiertamente, titulándose como:

« princesa primogénita, heredera de Navarra, infanta de Aragón y de Sicilia, condesa de Foix y de Bigorra, señora de Béarn, lugarteniente general por el serenísimo rey mi muy reduptable señor e padre en este su reino de Navarra ».

Pedro IV sufre una severa derrota en Calaf, batalla en la que participa activamente el infante Fernando. El prestigio militar del primero se deteriora notablemente.

1466. Pedro IV muere sorpresivamente de tuberculosis. Cuando una gran parte del pueblo catalán es partidaria de negociar con Juan II, los sectores más radicales eligen como rey a Renato I de Anjou, el archienemigo del finado Alfonso V el Magnánimo.

Su hijo Juan, Duque de Lorena, se presenta con un gran ejército y con el apoyo de Francia.

Celebra Cortes en Zaragoza, donde nombra a su hijo Fernando como Lugarteniente General del Reino de Aragón y decide enviar un fuerte contingente de tropas contra la localidad de Rosas.

En octubre y noviembre se producen combates donde la estrategia se muestra equivocada y permite tomar la iniciativa a Juan de Lorena. La suerte de la contienda comienza a cambiar y las victorias escasean en las filas del Rey de Aragón.

Renato I de Anjou. Detalle de un antiguo manuscrito.

1468. Celebra Cortes en Alcañiz.

Ordena el asesinato del Obispo de Pamplona, Nicolás de Chávarri, principal consejero de su hija Leonor. No contento con esto, destituye a su propia hija del cargo de Lugarteniente General del Reino de Navarra, otorgándoselo al hijo de esta, Gastón. El caos se generaliza en todo el reino navarro.

Fallece su mujer, Juana Enríquez, presumiblemente de un cáncer de pecho.

Retrato anónimo de los RRCC. Monasterio de Madrigal de las Altas Torres (AVILA).

Ante su evidente deseo de que su hijo Fernando pueda terminar optando al trono castellano, le hace coronar como Rey de Sicilia en La Seo de Zaragoza, evento ocurrido el 19 de junio.

1469. El 7 de enero recibe a los enviados de la infanta Isabel en Cervera, donde son firmadas las Capitulaciones Matrimoniales entre su hijo y la infanta. Inmediatamente marcha para continuar la guerra contra Cataluña.

El 19 de octubre su hijo Fernando casa en Valladolid con Isabel de Castilla, sin permiso del rey castellano, enrareciéndose el clima político en el reino vecino.

1470. En las Cortes de Monzón recibe los dineros procedentes de Aragón y Valencia para intentar expulsar a las tropas mercenarias que contra él luchan en Cataluña.

Firma una alianza con Inglaterra y Borgoña al objeto de aislar a Francia, su gran enemigo.

La fortuna vuelve a sonreirle. Juan de Lorena, el comandante de las tropas catalanas, que tan bien ha conducido al ejército enemigo en su contra, encuentra la muerte en el campo de batalla. Sus sucesores no mostrarán la valía militar del Duque de Lorena.

1471. Y la ciudad de Gerona le es entregada por su defensores.

Con la muerte de su nieto Gastón, se vé obligado a volver a nombrar (de mala gana) a su hija Leonor como Lugarteniente del Reino de Navarra, pero dejándola claro que no tiene ningún tipo de aspiración en lo concerniente al Reino de Aragón.

1472. Tras un asedio terrestre y marítimo se conquista la ciudad de Tarragona.

El 10 de julio muere su yerno, Gastón de Foix, cuando vuelve de Francia con ayuda bearnesa para su mujer.

El 10 de agosto recibe en Tarragona al Cardenal Rodrigo Borja, enviado especial de Papa, que intenta mediar en esta contienda.

Sus tropas obtienen una trascendental victoria en Santa Coloma de Gramanet, que prácticamente le abre las puertas de Barcelona.

El 16 de octubre, tras un duro asedio, Barcelona se rinde. Tras la Capitulación de Pedralbes decide mostrarse magnánimo con los vencidos, otorgando un amplio perdón y olvidándose de cualquier tipo de venganza.

Desde este momento una sola idea le obsesiona: recuperar a toda costa El Rosellón y La Cerdaña a los franceses. Para ello cuenta con la ayuda incondicional de su hijo Fernando.

1474. Tras la muerte de Enrique IV, apoyará sin reservas los intentos de Isabel y Fernando por hacerse con el trono de Castilla, contribuyendo con hombres y armas.

Con 76 años y muy anciano ya, prácticamente desaparece de la escena política.

1479. El 19 de enero fallece de vejez, siendo enterrado en el Monasterio de Poblet.

Fernando el Católica. Copia de un retrato de un pintor holandés.

Juan II de Navarra y Aragón, apodado el Grande, fue un rey con un innegable talento para la diplomacia, sensual y avaro. Nunca le importó combinar sus extraordinarias dotes políticas con una falta total de escrúpulos para lograr sus fines. Los demás reyes o políticos contemporáneos suyos parecían corderos al lado de un lobo.

Su reinado hubiera sido uno de los más recordados si hubiera sido bien acogido por sus súbditos catalanes y hubiera puesto en un segundo plano su ascendencia castellana, que lo llevó siempre a inmiscuirse en los asuntos de este reino con mayor o menor fortuna.

 
(1). Estudios modernos han permitido descubrir que don Carlos muere por una pleuresía de origen tuberculoso.
 
Castillos de España
 

© castillosdejirm.com
Página actualizada el 03/12/2013