Cristóbal Colón

Existen diversas versiones sobre su nacimiento. Todo el mundo parece ultimamente querer asignarle su tierra como su lugar de alumbramiento. De las muchas teorías que se barajan las que más se sustentan la mas creíble es la que sitúa su nacimiento en Génova, aunque últimamente cobra fuerza la de que Colón pudiera ser catalán.

1451. Fecha que se dá como probable de su nacimiento.

Sus padres habrían sido Domeneghino Colombo y Susanna Fontanarossa.

Se sabe de la existencia de su hermano Bartolomé, unos años más joven que él, y de otro menor aún llamado Diego, ignorándose si tenía algún hermano mayor, o que hubiera fallecido antes que él.

Su familia, sin ser noble, vive con cierto desahogo, debido a la industria telar que su padre ostenta, y a un pequeño negocio familiar de venta de quesos.

Desde muy joven, el pequeño Cristóforo (Cristóbal), aprende el oficio y las labores de la mar, atraído sin duda, por el ambiente marinero que se respira en la ciudad de Génova.

Cristóbal Colón. Museo Naval. Madrid.

Fray Bartolomé de las Casas no duda en asignarle una recia estirpe romana en su obra Historia de las Indias, donde afirma:

"El linaje suyo dicen que fue generoso y muy antiguo, procedido de aquel Colón de quien Cornelio Tácito trata en el libro XII, al principio, diciendo que trajo a Roma preso a Mitridates, por lo cual le fueron dadas insignias consulares y otros privilegios por el pueblo romano en agradecimiento de sus servicios."

Tal aseveración no ha sido nunca tomada en seria consideración.

1469. Colón, que no siente deseos de continuar con los negocios de su padre, decide probar suerte en la mar. Con apenas dieciocho años entra al servicio del corsario francés Guillaume de Casenove, quien asedia las naves venecianas que comercian con Flandes por el Atlántico.

1470. Sin duda es ya un avezado marino, conociendo perfectamente el Mediterráneo y habiendo llegado a remotos lugares africanos.

En pocos años asciende de grado en el escalafón, pasando a dirigir personalmente alguna de las naves o incluso ejerciendo de capitán de varias de ellas. Se cree que Colón podría haber tomado parte activa en la guerra civil catalana que enfrentó (desde 1466 a 1472) a Juan II contra Renato de Anjou.

1472. El propio Colón rememora:

"A mi acaeció que el rey Reiner, que Dios tiene, me envió a Tunez para prender la galeaça Fernandina.. , y estando ya por la isla de San Pedro, en Cerdeña, me dixo una saltía que estavan con la dicha galeaça dos naos y una carraca; por lo cual se alteró la gente que iba conmigo, y determinaron de no seguir el viaje, salvo de se volver a Marsella por otra nao y mas gente, Yo, visto que no podia sin algun arte forçar su voluntad, otorgué su demanda, y mudando el çevo del aguja, di la vela al tiempo que anocheçia, y , otro dia, al salir el sol, estávamos dentro del cabo de Carthagine, tenido todos ellos por çierto que ibamos a Marsella"

1473. Igualmente, encontramos una carta fechada el 3 de octubre, donde los Consules de la Mar de Barcelona dan el siguiente aviso a todas las autoridades del litoral valenciano-catalán:

"Hemos recibido de Lluis Martí, mercader de Valencia, el aviso de que un Corsario llamado Colom con siete naves armadas ha llegado a Alicante. Sus barcos han dado caza y han hundido las galeras del Conde de Prades.............y si de este corsario ois alguna noticia dadnos aviso."

1474. Se ha convertido en un próspero mercader que frecuenta asiduamente la Isla de Quío (propiedad genovesa en el Mar Egeo).

1476. Se produce un combate naval entre corsarios y mercantes frente a las costas de Portugal. La nave donde viaja Colón es hundida y éste se ve obligado a saltar por la borda, alcanzado a nado las costas lusas. Como más tarde contará su hijo Fernando en su Historia del Almirante:

".siendo el Almirante gran nadador y estando dos leguas y poco más apartado de tierra,
tomando un remo que topó, y ayudándose a veces con él, y a veces nadando,
plugo a Dios (que le tenía guardado para mayor cosa) darle fuerza que llegase a tierra,
aunque tan cansado y trabajado que tardó muchos días en reponerse".

Bartolomé Colón, en un grabado antiguo.

Seguidamente se dirije hacia Lisboa, donde se encuentra su hermano Bartolomé. Juntos se dedican al diseño de mapas de cartografía, obteniendo buenos resultados. También realiza viajes comerciales financiados por negociantes genoveses. Así, visita Inglaterra, Islandia....

Contrae matrimonio con la dama noble Felipa Muñiz (1) hija de Bartolomeo Perestrello, uno de los descubridores de las Islas Madeira. Seguidamente se desplazan hasta la Isla de Porto Santo en Madeira, donde vive su suegra Isabel. Su suegro había fallecido ya y había recibido la citada isla en compensación por ser uno de sus descubridores.

Colón se muestra entusiasmado. El fallecido Bartolomeo era un experto marino que había recorrido innumerables océanos y mares, dejando multitud de legajos marinos y cartas de navegación, que su suegra le regala, viendo el desorbitado interés que pone en ellos.

Estudia detenidamente esos viejos papeles y habla con cualquier marino que pueda darle la información que anhela.

Entre la abundante información que encuentra hay alguna que resulta particularmente enigmática:

  • El marino Martín Vicente le dice que, hallándose en cierta ocasión, a 450 leguas del Cabo de San Vicente, encuentran un madero labrado de una forma sumamente extraña, desconocida para ellos
  • Su cuñado Pedro Correa, Gobernador de la Isla de Porto Santo, le habla de un madero similar descubierto unos años antes
  • Y además, ambos coinciden al referirle que en la Isla de las Flores (Azores), habían aparecido muertos dos hombres, cuyos rasgos y características no coincidían con la de ningún cristiano conocido

"con las caras muy anchas y de otros gestos que tienen los cristianos"

La suerte o el destino pone en sus manos un documento que cambiará su vida: la carta que el astrónomo Paolo del Pozzo Toscanelli dirige a un cura portugués, donde, a instancias del Rey de Portugal, se habla del posible camino que a través del Atlántico desembocaría en el puerto chino de Zaitón, llave para acceder a las preciadas especias chinas y al oro y piedras preciosas japonesas. Dicha carta lleva anexo un mapa que estudia con mucha atención.

Se enfrasca en la lectura de libros acerca del tema que le ocupa. Entre los que cabe destacar Tractatus de Imago Mundi de D´Ailly, Historia Rerum Ubique Gestarum de Piccolomini y Los Viajes de Marco Polo, entre otros.

Durante unos años le encontramos trabajando para empresas genovesas, pero no olvida su gran obsesión: encontrar el camino para llegar a China y al país de Cipango (Japón), descritos por Marco Polo en su libro II Millione.

Para este tiempo, Colón ya tiene una idea clara de lo que busca. Básandose en el antiguo conocimiento (se sabe desde los antiguos griegos que la tierra es redonda), hace sus propios cálculos de la esfera de la misma, pero comete un error de bulto. Hace sus cálculos basándose en los datos de D´Ailly, sin caer en la cuenta que el anterior basaba sus mediciones en millas árabes, mucho más cortas que las utilizada por Colón, que eran italianas. Como resultado el supuesto trayecto a realizar había sido disminuído en 3/4 partes.

1480. Nace su hijo Diego.

1481. Realiza numerosos viajes a las factorías que los portugueses tienen en las costas africanas.

Juan II de Portugal accede al trono.

Cristóbal Colón en una de las muchas recreaciones existentes.

1482. Por este tiempo viaja hasta Guinea.

1483. Vuelve a viajar hasta Guinea. A estas alturas Colón ya conoce el uso de instrumentos astronómicos, tales como el astrolabio y el cuadrante, y es portador de la pericia marina de los extraordinarios navegantes portugueses.

1484. Presenta su plan al rey portugués. A cambio de su ayuda en la expedición, Colón solicita del rey:

  • La concesión de tres carabelas, con abundantes pertrechos y víveres para comerciar
  • Ser armado caballero
  • Los títulos de Almirante y Gobernador de los territorios por descubrir
  • El diez por ciento del beneficio económico que se pudiera obtener de las nuevas tierras

Pero La Corte portuguesa ni siquiera toma en consideración su ofrecimiento.

Llegada de Colón a La Rábida con su hijo Diego. Museo Arqueológico de Gerona.

1485. En enero muere su esposa Felipa. Decepcionado, se dirige a Castilla junto con su hijo Diego.

Mientras, su hermano Bartolomé ofrece su plan a Enrique VIII de Inglaterra, quien también lo rechaza.

Colón desembarca en el Puerto de Palos de la Frontera, dirigiéndose después al Monasterio de La Rábida. Allí entabla amistad con fray Antonio de Marchena, a quien confía sus planes. El religioso le recomienda y consigue una entrevista con Hernando de Talavera, confesor de la reina Isabel.

Se desplaza hasta Córdoba, donde se encuentra en esos momentos La Corte.

1486. El 20 de enero es recibido por los Reyes Católicos en Alcalá de Henares. Aunque los soberanos muestra su disposición al proyecto, prefieren que un grupo de doctores evalúe la viabilidad del mismo.

En otoño es escuchado por el Consejo de Salamanca (grupo de doctores reunido en la Universidad de Salamanca), y, tras meditar, emplazan a Colón a una nueva reunión que se celebrará en Córdoba.

1487. Tras la reunión de Córdoba los oyentes llegan a la conclusión de que el proyecto presentado no es malo, pero completamente irrealizable por la excesiva distancia que supone llegar hasta Las Indias por mar. Aún así, los Reyes Católicos deciden dotarle con una pequeña asignación con cargo a La Corona. La asignación es tan exigua que Colón se ve obligado a comercial con mapas y libros para poder subsistir.

Mientras tanto, su hermano Bartolomé, ha ofrecido su plan a Ana de Beaujeu, regente durante la minoría de edad de Carlos VII de Francia, quien tampoco se entusiasma con el proyecto.

Por estas fechas conoce a la cordobesa Beatriz Enríquez de Arana, con quien comienza a cohabitar.

1488. Nace su hijo Fernando, fruto de su relación actual con Beatriz.

Bartolomé Dias consigue doblar el Cabo de Buena Esperanza.

Imagen ficticia de Cristóbal Colón.

Existen varias teorías para explicar el porqué Colón se habría enfrascado en su peculiar aventura:

  1. La certeza de saber que la Tierra es redonda (algo ya sabido desde los antiguos griegos). Los romanos habían ideado las columnas de Hércules con la divisa Non Plus Ultra (no más allá), con la clara idea de que no se podía navegar ni alcanzar ningún punto conocido desde este lugar. Por un error de cálculo, Colón habría pensado que el globo terráqueo era mucho más pequeño de lo que realmente es
  2. La posibilidad de haber oído a marineros hablando de alguna ruta mucho más corta para alcanzar Las Indias, sin depender de Génova ni de Portugal
  3. Con la toma de Constantinopla por los turcos, éstos y sus aliados genoveses dominan y monopolizan la ruta hasta Asia y es necesario pagar impuestos. Portugal, por su parte, ha descubierto el Cabo de Buena Esperanza, creando un nuevo monopolio marino. Se hacia pues, indispensable la búsqueda de algún nuevo paso para el comercio con Asia
Isabel la Católica y Colón. Plaza de Colón. Madrid (2007).

1492. Por fín, Colón es llamado nuevamente por los RRCC. Tras unas duras negociaciones (Capitulaciones de Santa Fé), se plasman el 17 de abril y se establece lo siguiente:

  • Colón y sus descendientes ostentarán el cargo de Almirante de todos los territorios por descubrir
  • Asímismo se le nombra como Virrey o Gobernador de todos los territorios descubiertos, con potestad para nombrar funcionarios
  • Recibirá la décima parte de los tesoros conquistados o adquiridos
  • Ejercerá de juez en cuantas cuestiones comerciales se susciten
  • Podrá participar con un octavo en cualquier expedición comercial, obteniendo la octava parte de los beneficios
  • Su hijo Diego es nombrado Paje del infante don Juan

El 12 de mayo Colón parte desde Granada, pasando por Córdoba para dejar a sus dos hijos pequeños al cuidado de Beatriz Enríquez. El 22 llega a la localidad de Palos de la Frontera, donde lee una carta escrita por los RRCC y dirigida a los vecinos de la villa.

En dicha carta, los reyes exhortan a la población a saldar la deuda por deserción en la ayuda que la ciudad tenía que prestar en la guerra contra el Reino de Granada y que no se llegó a producir, contribuyendo con dos carabelas que se pondrán a disposición del genovés.

El desánimo se apodera de Colón. La predisposición de la población a enrolarse es mínima, pues los habitantes de Palos son reacios a alistarse bajo la dirección de un marino del que apenas saben nada. Su tripulación en estos momentos es de cuatro convictos y los preparativos apenas avanzan.

Su suerte cambia cuando vuelve de una travesía el respetado y adinerado marino local Martín Alonso Pinzón. Nadie sabe con certeza como consigue Colón atraerse al avezado comerciante y marino. Se dice que un vecino de Huelva testifica el haberle oído decir al genovés:

"Señor Martín Alonso Pinçón, vamos a este viage que,
si salimos con él y Dios nos descubre tierras,
yo os prometo por la Corona Real de partir con vos como un hermano".

Como fuere, con su entrada en el proyecto, la cosa cambia sustancialmente. Numerosos marinos de la comarca se enrolan inmediatamente.

Martín deshecha los barcos elegidos por Colón y elige La Pinta, propiedad de Cristóbal Quintero, y La Niña, propiedad de la familia Niño, contribuyendo además, con una aportación personal de 500.000 maravedíes. Se contrata al experimentado marino vasco Juan de la Cosa, quien aporta su carraca Santa María, conocida vulgarmente como La Gallega. Con él se enrolan una decena de excelentes marineros vascongados.

Martín Alonso Pinzón. Museo Naval. Madrid.

Por parte real figuran:

  • El escribano Rodrigo de Escobedo
  • El veedor Rodrigo Sánchez de Segovia
  • El repostero real Pedro Gutiérrez
  • El judío converso Luis de Torres, que domina el árabe y el hebreo

Antes de partir se entrevista con Pedro de Velasco, quien capitaneó un barco en 1452 y se descubrió el Archipiélago de las Azores, quedando el citado como naúfrago de la expedición.

Carabela la Pinta.

El 1 de agosto se cargan las provisiones y al día siguiente se embarca la marinería.

El 3 de agosto las tres naves se hacen a la mar. Colón es el capitán de la Santa María, mientras que Martín Alonso lo es de la Pinta y su hermano Vicente Yáñez Pinzón patronea la Niña.

El 6 de septiembre se encuentran en la isla de La Gomera, donde el genovés visita a la gobernadora de la isla, Beatriz de Bobadilla.

Poco después, se ven obligados a parar en Gran Canaria, donde Martín Alonso muestra sus habilidades como marinero, al tener que reparar personalmente el timón averiado de La Pinta. Además, hace cambiar las velas triangulares de su carabela por otras cuadradas, convirtiendo así su nave en la más rápida de la expedición.

Colón queda tan impresionado por estas cualidades, que no duda en anotarlas en el diario que a bordo lleva para tal efecto.

Aptitudes que supera con creces el marino onubense, cuando en plena travesía, el 6 de octubre se produce un conato de motín a bordo de la Santa María. Colón no sabe que hacer y recurre nuevamente al bravo marino:

¿Qué hacemos Martín Alonso? Porque la gente no quiere seguir.

Pinzón le responde contundentemente:

"Ahorque Vuesa Merced a media docena de ellos, y, si no se atreve,
mi hermano y yo barloaremos nuestras naves contra la Santa María".

La energía mostrada por Martín Alonso apacigua momentáneamente los encrespados ánimos de los alborotadores y la travesía continúa. Además, convence al genovés para que varíe ligeramente el rumbo.

Tres días más tarde, los ánimos de la tripulación están tan caldeados que los hermanos Pinzón únicamente consiguen la promesa de seguir tres días más, y si, en el transcurso de los cuales, no se divisa tierra alguna, volver la proa y regresar a España.

El 12 de octubre, con los ánimos ya completamente hundidos, un tremendo grito proferido por el grumete de La Pinta, Rodrigo de Triana, insufla una corriente de ánimo en los sufridos corazones de la tripulación

Tierra a la vistaaaaaaaa.....(2)

La tierra encontrada es una isla perteciente al archipiélago de Las Bahamas, llamada Guanahani, que Colón rebautiza inmediatamente como San Salvador (3).

Por estos tiempos ya existen algunas diferencias entre Colón y Martín Alonso Pinzón, acentuadas por el hecho de que la más rápida nao del bravo marino onubense haya sido la primera en descubrir tierra.

Escultura dedicada al grumete Rodrigo, en el popular barrio sevillano de Triana.
Primer desembarco de Colón. Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos.

Colón desembarca en la isla y es magníficamente recibido por los indios tainos. A pesar de la buena relación que se ha establecido entre las dos culturas, dos días después escribe en su diario:

"...puédenlos todos llevar a Castilla o tenellos en la misma isla captivos, porque con cincuenta hombres los tendrán a todos sojuzgados y los harán hazer lo que quisieren..."

Uno de los hombres del ya almirante, Michel de Cuneo, no tiene reparos en contar como poco después le es regalada por Colón una de las mujeres tainas para tener relaciones con ella de una manera forzada.

Los navegantes se hacen nuevamente a la mar, descubriendo el 27 de octubre la Isla de Cuba, llamada por Colón Isla Juana, en honor del príncipe Juan, heredero de la corona.

El 5 de diciembre llegan a La Española (Santo Domingo).

El 25 de diciembre mientras se navega cerca de las costas de la actual República Dominicana, la nao Santa María encalla y tiene que ser abandonada. Con sus restos y la ayuda de los indios tainos se construye el Fuerte Navidad, considerado el primer asentamiento español en América.

Colón decide que es el momento de retornar y dar cuenta a los RRCC de su aventura. Como su enemistad con Martín Alonso es un hecho a todas luces y La Pinta navega ya por su cuenta, decide embarcar a sus hombres en La Niña.

Dado que no hay espacio material para tantos hombres en esta carabela, decide dejar a 39 hombres en el Fuerte Navidad, al mando de Pedro Arana. Otros ilustres hombres que se quedan son el repostero Pedro Gutiérrez y el escribano Rodrigo de Escobedo.

1493. El 4 de enero parte la expedición de regreso a España.

Al mismo tiempo, también La Pinta de Martín Alonso Pinzón emprende el camino de vuelta.

La Nao Santa María, propiedad de Juan de la Cosa.

Tras dos meses de travesía la más veloz nao de Martín recala en Baiona. Algunos días después hace lo propio Colón en Lisboa.

El 15 de marzo ambas naves hacen su entrada en el Puerto de Palos. El marino onubense se encuentra gravemente enfermo por una sífilis que le consume. Tras tomar tierra es llevado al Monasterio de la Rábida, donde muere poco después sin que Colón se digne visitarle, clara muestra de la animadversión que ambos se profesan.

Escudo de armas de Cristóbal Colón, renovado por orden expresa de Isabel la Católica.

Inmediatamente parte para Barcelona, donde, el 3 de abril es recibido por los RRCC. Tanto Isabel como Fernando se muestran vivamente impresionados por los hechos descritos por el genovés y emplazan al Almirante para un segundo viaje. Asímismo, dan las pertinentes órdenes para que las armas de Castilla y León figuren en el escudo del genovés.

En mayo se inician los preparativos para ello. Se reclutan religiosos, hombres de armas, labradores, albañiles... En la expedición viaja por segunda vez Michel de Cuneo y el médico Diego Alvárez Chaca. Finalmente se complementan 17 navíos con una dotación de 1200 hombres. Las consignas son claras: se debe inculcar la religión en los nativos y explotar económicamente el territorio descubierto.

El 25 de septiembre los expedicionarios parten de Cádiz, haciendo nuevamente una obligada parada en Canarias, al objeto de aprovisionarse de víveres.

El 13 de octubre la flota se hace nuevamente a la mar, al objeto de atravesar el Atlántico. Para ello se aprovechan las corrientes y los vientos alisios que hacen que se consiga avistar tierra en un tiempo récord de tres semanas.

El 3 de noviembre, domingo, se divisa una isla a la cual se pone por nombre Dominica, en atenció al día de su avistamiento. Seguidamente se alcanza la actual Puerto Rico y un sinfín de islas a las cuales Colón se empeña en nominar.

El 27 de noviembre las naves fondean cerca del Fuerte Navidad, para descubrir que dicho asentamiento ha sido destruído y la guarnición de 39 hombres ha sido masacrada por los taínos. Tras inquirir Colón del cacique local el motivo por el cual han resultado todos muertos, le es comunicado que se tomó tal decisión a causa de los excesos mostrados por toda la guarnición contra las nativas del lugar.

Parecióle entonces al Almirante que los ánimos de los nativos no estan por la labor de confraternizar con los recién llegados, por lo que dispone partir hacia el Este, donde, anclando en una bahía, se comienza la construcción de una ciudad llamada La Isabela, en la actual República Dominicana, al tiempo que dá a sus capitanes Ojeda y Corbalán precisas instrucciones para explorar la zona.

1494. El 2 de febrero manda regresar 12 navíos al mando de Antonio Torres para informar a los RRCC del hallazgo de abundantes vetas de oro.

En marzo ordena la construcción del Fuerte de Santo Tomás, donde deja un destacamento de cincuenta hombres al mando de Pedro Margarit.

Con las naves Cardera y San Juan y la ya veterana Niña, navega hacia el Oeste, donde recorre las costas caribeñas de la actual Cuba, a la que nombra como Juana, en honor de la infanta real.

Realiza un viraje lateral que trae como consecuencia el descubrimiento de Jamaica.

Juana La Loca. Retrato Convento Agustino (Madrigal de las Altas Torres) (AVILA).

El 13 de junio comienza un largo viaje que tiene por objeto dar la vuelta a las islas Jamaica y La Española, donde asiste, maravillado, a un espectacular eclipse de luna. Por estos tiempos Colón ya tiene problemas de salud: se le nubla la vista y cae ocasionalmente en coma.

El 23 de septiembre está ya de vuelta en La Isabela, donde una inesperada nueva le llena de alegría: su hermano Bartolomé acaba llegar mandando tres carabelas. Sin embargo, se entera de que los hombres de Pedro Margarit han cometido toda clase de excesos contra los indios en su ausencia y estos hostigan ya a los españoles.

Palacio donde se firmó en 1394 el Tratado de Tordesillas (2009).

El 7 de junio se firma el Tratado de Tordesillas entre España y Portugal.

En otoño llega Alonso de Torres con cuatro carabelas y una carta de los RRCC, donde estos le piden encarecidamente a Colón que les ayude a determinar la línea de demarcación indicada en dicho Tratado. Pero el genovés que aún se encuentra enfermo, decide pacificar primeramente las tierras recién descubiertas.

Nombra a su hermano Bartolomé como su segundo y manda una expedición de castigo contra los indios taínos. La superioridad militar de los españoles queda patente y causan enorme estrago y mortandad entre los indios.

1495. No contento con esto, el Almirante decide castigar al cacique Caonabo, por encontrarlo culpable de la matanza en el Fuerte La Navidad.

Para ello comanda a Alonso de Ojeda, quien consigue apresar al cacique mediante una estratagema. Caonabo termina cargado de grilletes en una mazmorra en La Isabela.

Colón impone unos impuestos y unas condiciones de vida tan duras que un tercio de la población taína muere en apenas dos años.

En octubre arriban cuatro nuevas carabelas al mando de Juan Aguado. Habiendo llegado a oídos de los RRCC las difíciles condiciones de vida de los indígenas del lugar, viene con la misión de recabar información para sus soberanos.

1496. Colón hace botar una nueva carabela: la India, al tiempo que manda reparar y calafatear la ya veterana Niña.

El 10 de marzo el genovés parte para Castilla. Ha dejado a su hermano Bartolomé al mando y en su ausencia, fundará la ciudad de Santo Domingo. En el contingente figuran 225 españoles y 30 indios, entre ellos el cacique Caonabo.

En Burgos es recibido por los monarcas. A pesar de los nada favorables informes que han recibido, quedan tan satisfechos por los relatos del Almirante que emplazan a este para un nuevo viaje, a falta de financiación económica (las guerras con Francia tienen las arcas reales prácticamente vacías).

Colón pasa cerca de dos años enfrascado en la preparación del tercer viaje. A las penurias económicas hay que sumar la dificultad para encontrar marineros, cosa resuelta por los RRCC, tras conceder numerosos indultos y excarcelar presos para tal menester.

Carabela La Niña.

Colón siempre escribe sus cartas en castellano, con una marcada influencia portuguesa o catalana. Recordemos que en Génova se habla este tipo de dialecto pero no se escribe (lo que refuerza la teoría de su origen genovés). Por otra parte, constantemente hace referencia a su ascendencia genovesa:

"Yo nací en Génoba"

Fray Bartolomé de las Casas.

1498. Finalmente se equipa una flota de seis navíos en la que viaja el dominico fray Bartolomé de las Casas.

El 30 de mayo levan anclas haciendo una primera escala en tierras portuguesas, debido a las buenas relaciones existentes entre ambos países. Tras partir, la flota se separa. Tres navíos viajan directamente a La Española mientras que Colón, con las naves Santa María de Guía, el Correo y Vaqueños se dirige más hacia el Sur.

El 13 de julio el viento deja de soplar y las naves permanecen durante ocho días en pleno mar con calma chicha. Al noveno día las embarcaciones se enganchan a los alisios y navegan durante diecisiete días.

El 31 de julio, sin apenas ya agua potable, se avista Trinidad. Y un día más tarde la desembocadura del Orinoco, donde una tremenda ola está a punto de echar la flotilla a pique.

Atraviesa la Península de Paria y llega a Tobago y Granada.

El genovés se encuentra enfermo y su ceguera es casi total.

El 31 de agosto se encuentra con su hermano Bartolomé quien le transmite noticias descorazonadoras. Francisco Roldán y numerosos hombres se han sublevado y con la complicidad del cacique Guarionex han atacado el Fuerte de Concepción de La Vega. Tras haber detenido al cacique e incendiar varios poblados, su hermano estuvo a punto de detener a Roldán, pero la llegada de los otros tres barcos, cargados de ex-proscritos hizo que la mayoría de estos se unan al rebelde.

En octubre manda la Santa María de Guía y El Correo de vuelta a Castilla, para informar a los soberanos de la delicada situación y pidiendo un juez para juzgar a los rebeldes. Incapaz de enfrentarse a Roldán, Colón se aviene a negociar. Le perdona y le restituye en su cargo a cambio de contar nuevamente con su colaboración.

A mediados de mes sabe de una expedición que, capitaneada por Alonso de Ojeda, está recorriendo Venezuela y Brasil. En dicha expedición viajan como acompañantes Juan de la Cosa y Américo Vespucio, y se dedica principalmente a la explotación del rico árbol Palo de Brasil y a la captura de esclavos.

Dado que el Almirante tiene la competencia exclusiva para la explotación de dicho arbol, faculta a Roldán para enfrentarse a Ojeda, quien, tras algunas escaramuzas, decide volver a Castilla con las bodegas llenas de nativos.

1499. La pérdida de prestigio del genovés es ya notoria y nuevos descubridores desembarcan en el continente al mando de sendas expediciones: Vicente Yáñez Pinzón y Peralonso Niño entre otros.

Grabado que representa a Juan de la Cosa.

1500. La manifiesta falta de autoridad de Colón promueve nuevas rebeliones.

El 23 de agosto se produce la llegada de Francisco de Bobadilla, enviado especial de los RRCC para impartir justicia. Colón se encuentra reprimiendo un levantamiento en el Fuerte de Concepción de la Vega, mientras su hermano Bartolomé está haciendo lo propio en Xaragua. En Santo Domingo se encuentra con Diego Colón, quien, en ausencia de sus hermanos, acaba de ahorcar a siete rebeldes y le explica que otros cinco están a punto de subir al cadalso.

Colón enviado preso a Castilla, por F. Jover. Museo de América. Madrid.

Diego Colón es arrestado. Y sus hermanos al volver a Santo Domingo dan con sus huesos en la mazmorra y cargados de cadenas.

En octubre son embarcados a bordo de La Gorda con destino a Castilla. A pesar de que, durante el trayecto, le ofrecen despojarle de sus grilletes, él rehúsa, sumido en una profunda tristeza.

El 20 de noviembre arriban a Cádiz, donde escribe una sentida carta dirigida a sus soberanos, quienes dan órdenes de liberarle inmediatamente.

El 17 de diciembre los RRCC reciben a los hermanos en La Alhambra, donde Colón descubre con alegría que, a pesar de los últimos acontecimientos, sus hijos ejercen como pajes de la reina Isabel.

Colón consigue que le sean restituídos sus privilegios y bienes, excepto el cargo de Gobernador de las nuevas tierras. Incluso consigue la promesa de un nuevo viaje.

El Almirante se refugia en la escritura. Escribe El Libro de los Privilegios, una especie de memorial sobre sus títulos y privilegios. Seguidamente redacta el Libro de las Profecías, donde incluye algunos pasajes de La Biblia, y se presenta como el adalid del cristianismo en el Nuevo Mundo, cuya misión es la de conseguir los recursos necesarios para la reconquista de Jerusalén.

Es conocida su proverbial frase

"Con la experiencia"

Con la que suele referirse a su aprendizaje en la mar.

1501. Los RRCC nombran a Nicolás de Ovando como Gobernador y Juez de Las Indias y autorizan a un cuarto viaje a Colón, pero con prohibición expresa de hacer esclavos ni anclar en La Española.

1502. El 11 de mayo parte al frente de cuatro carabelas: La Capitana, Santiago de Palos, Gallego y Vizcaíno. Le acompañan su hermano Bartolomé y su hijo Fernando, quien se encargará de escribir sus notas, pues Colón ya apenas puede ver y su salud se halla francamente deteriorada.

El 29 de junio se halla ya en Santo Domingo, donde pretende sustituir la deteriorada nao Santiago de Palos por otra. Además, presiente la llegada de una fuerte tormenta y avisa a Ovando para que cancele la salida de una importante flota con destino a Castilla, mientras pide permiso para guarecerse en el puerto.

El Gobernador hace caso omiso de ambas peticiones, y como el genovés esperaba, se desata un huracán tan tremendo que desperdiga todas las naves de Colón, excepto La Capitana.

Lamentablemente, se pierden 20 naves de la flota que salió para Castilla y alrededor de quinientos hombres.

Fernando Colón, hijo del descubridor. Biblioteca Colombina. Sevilla.
Colón, por Lasalle. Biblioteca Colombina.

Una vez recuperadas sus naves parte y recorre las actuales Nicaragua, Costa Rica, Panamá... Tras padecer durante dos meses violentos temporales, decide dirigirse a unos territorios que algunos indios le habían indicado fértiles en minas de oro.

1503. El 6 de enero fondea junto al río Belén, donde, efectivamente, descubre unos ricos yacimientos de oro. Su primera intención es fundar una colonia en el lugar, pero tras perder algunos hombres por la hostilidad de los indígenas del lugar, le hace desistir de tal empresa.

En abril parten dejando la Gallego dañada a causa de los temporales. Tras abandonar la ya inservible Vizcaíno siguen navegando por aguas de la actual Colombia, recorriendo las islas Caimán.

El 25 de junio la Capitana y la Santiago de Palos quedan varadas en las playas de Jamaica, constituyéndose ambas en sus improvisadas viviendas.

El 7 de julio manda a su criado personal, Diego Méndez, a La Española en busca de ayuda. Viajan en canoas indias acondicionadas con velas y otros aparejos. Mientras tanto, impone una férrea disciplina entre sus hombres, impidiéndoles descender a tierra sin su permiso ni mezclarse con los nativos, que les están suministrando víveres y agua.

1504. El 2 de enero se produce una rebelión acaudillada por los hermanos Francisco y Diego de Porras y cuyo origen se encuentra en el descontento producido por la escasa nutrición, las enfermedades y la falta de riquezas prometidas antes de iniciar el viaje. Incluso están a punto de hacer ejecutar a Colón y sus allegados, pero el temor a un castigo real les salva a todos la vida. Finalmente, establecen su propio campamento sin atender las órdenes del genovés.

Y para colmo de males, los indios, hartos de promesas incumplidas, les cortan el suministro de víveres. La situación se torna dramática.

Colón, sabedor mediante el Almanach Perpetuum de Abrahám Zacuto, que se va a producir un eclipse lunar en tres días, amenaza a los nativos con robarles la luna si no le es reanudado el suministro de agua y comida.

El 29 de febrero, efectivamente, se produce un eclipse total de luna, y los indios, aterrorizados, se arrojan a sus pies, implorándole que les devuelva su luna.

Pasan los meses y nadie dá señales de vida. Así, se produce otro conato de rebelión entre algunos de los hasta hoy fieles al Almirante. En esta tesitura se avista la llegada de una nave mandada por Ovando, donde les conmina a resistir para un pronto rescate.

A pesar de que Colón ofrece una amnistía a los rebeldes, estos rehúsan y se producen enfrentamientos, en el transcurso de los cuales mueren algunos y el resto huyen. Francisco de Porras es capturado y encadenado.

En junio se produce la llegada del navío prometido por Diego Méndez.

Grabado anónimo de Cristóbal Colón del siglo XVI. Museo Marinha.

El 13 de agosto, tras un penoso viaje, consiguen llegar a Santo Domingo.

El 12 de septiembre parten de aquellas tierras (a las que Colón nunca volverá a ver) con destino a España.

Testamento de Isabel la Católica, por Eduardo Rosales.

A primeros de noviembre arriba en Sanlúcar de Barrameda.

El 26 de noviembre muere Isabel la Católica.

1505. En mayo se traslada hasta Sevilla donde se entrevista con Fernando el Católico, reclamándole los privilegios concedidos en las Capitulaciones de Santa Fé.

1506. En abril decide trasladarse hasta Valladolid para entrevistarse nuevamente con su monarca, pero sólo recibe evasivas por respuesta.

En un último y desesperado intento de reclamar lo que considera suyo, contacta con la reina Juana y su esposo, el archiduque Felipe de Habsburgo.

El 19 de mayo se siente morir y redacta su testamento.

El 20 de mayo pide ser vestido con el hábito franciscano, falleciendo poco después en Valladolid.

En su testamento, realizado ante Pedro Inoxedo:

  • Reconoce a su hijo Diego como su primogénito
  • Reconoce a Beatriz Enríquez de Arana como madre de su segundo hijo (nunca se casaron), emplazando a su primogénito para que nunca le falte de nada
  • Se queja amargamente de los pocos dineros "un cuento de maravedíes", otorgados por los RRCC en sus expediciones y de como tuvo que poner de sus bienes y su hacienda para costearse estos

Tras morir se le practica el proceso llamado descarnación, que consiste en quitar la carne de los huesos y es enterrado primeramente en Valladolid.

1509. Sus restos son trasladados a la Cartuja de Las Cuevas en Sevilla.

1544. María de Toledo, viuda de su hijo Diego, hace trasladar los cuerpos de su marido y suegro a la Isla de Santo Domingo, enterrando ambos féretros en el altar de La Catedral.

1795. Tras la conquista de la isla por los franceses, sus restos son trasladados a La Habana.

1898. Tras la pérdida de Cuba, sus restos son trasladados a la Catedral de Sevilla.

Existe una gran controversia por el destino final de los restos del Almirante (4) (5).

 

(1). Según algunos historiadores, esto vendría a demostrar el origen de noble cuna de Cristóbal Colón, pues en esta época no se permiten los matrimonios de nobles con personas de inferior categoría.


(2). Se dice que los RRCC habían prometido una cantidad de 10.000 maravedíes al primer marinero que divisara Tierra, y que el bueno de Rodrigo se quedó sin cobrarla porque Colón manifestó ser el primero en haber divisado las nuevas tierras.


(3). Los estudiosos de Cristóbal Colón sostienen que el navegante alteró deliberadamente sus mapas de viaje para hacer coincidir el descubrimiento de las nuevas tierras con la festividad de la Virgen del Pilar.


(4). En 1877 , apareció en la Catedral de Santo Domingo una caja de plomo con una inscripción donde se leía "Varón ilustre y distinguido Cristóbal Colón", conteniendo fragmentos de huesos. Esos restos permanecieron en la catedral de Santo Domingo, hasta el año 1992, año en el que fueron trasladados al Faro a Colón , un monumento faraónico construido por el gobierno dominicano, para conservar los restos del Almirante, y donde también se supone que reposan los restos de Colón.

El 1 de agosto de 2006 el equipo de investigación dirigido por José Antonio Lorente, médico forense y director del Laboratorio de Identificación Genética de la Universidad de Granada, que estudia los huesos atribuidos al almirante que están en la catedral de Sevilla desde 1898 confirma que sí son los de Cristóbal Colón. Esta afirmación esta basada en el estudio del ADN comparado con el de su hermano menor Diego y con los de su hijo Hernando.

Todavía se espera que las autoridades de la República Dominicana permitan el estudio de los restos atribuidos al almirante, que están en ese país, lo cual permitiría completar la historia en torno a esta cuestión. Pero este estudio ya no es determinante para de identificación de los restos de Cristóbal Colón. Se estima que pueda haber restos en otros lugares ya que los que hay en la capital andaluza no llegan al 15% de la totalidad del esqueleto por lo que podría resultar que los que están en Santo Domingo también correspondan al descubridor de América.

(5) Los supuestos huesos de Cristóbal Colón guardados en la cripta de Santa Ana de Las Cuevas, en Sevilla, son en realidad los restos de Diego Colón, hermano del almirante que falleció en 1515 en Sevilla y fue inhumado en dicho lugar.

Análisis científicos, antropológicos y grafológicos permitieron descartar como destino final del descubridor de América dicho lugar, uno de los tres que, junto a las catedrales de Sevilla y de Santo Domingo, protagonizaron "la antigua polémica acerca del destino de los restos mortales de Cristóbal Colón", aseguró la investigadora Guadalupe Chocano.

La investigadora de la Escuela de Guerra Naval de Madrid defendió esta tesis en una conferencia que, inscrita en un seminario denominado "Colón y las Islas del Atlántico", ofreció en Gran Canaria en el XVII Coloquio de Historia Canario-Americana. Este coloquio, organizado por el Cabildo (Gobierno local) de la isla, reúne desde el lunes a expertos de ambos lados del Atlántico.

La especialista rechazó en todo momento la "pretendida atribución a Cristóbal Colón" de la osamenta procedente del antiguo convento de Las Cuevas de Sevilla. Esa osamenta, explicó, corresponde a Diego Colón, quien fue "un personaje diametralmente opuesto a sus hermanos, el descubridor y el adelantado, que se distinguieron como buenos cartógrafos, navegantes y apasionados aventureros".

De hecho, "estuvo siempre bajo la protección y cuidado de su hermano el almirante, mantuvo una vida muy religiosa, con un papel de acompañante de la familia, no hizo cartas de marear ni participó en expediciones descubridoras", detalló.

Y es que su vida "estuvo condicionada por la minusvalía física detectada en sus huesos y en sus firmas".

La investigadora subrayó que "resulta novedosa la presentación de sus únicas firmas rubricadas, hasta ahora desconocidas, como prueba confirmatoria de lo verificado en los exámenes antropológicos y forenses y la documentación histórica", en el sentido de que el cuerpo enterrado en Las Cuevas es el del hermano menor de Colón.

"Identificamos así a Diego Colón y rechazamos la supuesta atribución de la osamenta cartuja al Almirante", concluyó Chocano.

Castillos de España
 
© castillosdejirm.com
Última actualización 15/10/2010