Malaspina

Malaspina (1754-1810)

Después de estudiar en Roma, este italiano sienta plaza de guardiamarina de la Armada Real en Cádiz en 1774. Pronto su valor y su audacia, unidos a sus grandes conocimientos científicos, le permiten ascender rápidamente siendo alférez de fragata en 1775 y alférez de navío en 1776. En 1776 es destinado nuevamente a Cádiz donde en unión de Jorge Juan, Ulloa, Císcar y Churruca forma parte de una generación de marinos dedicados a la ciencia. En 1777 es destinado a Filipinas como oficial de la fragata Astrea. Durante su estancia allí realiza importantes exploraciones geográficas y científicas en Filipinas y las islas Palau. En 1782 es ascendido a Capitán de Fragata. Sus méritos llegan a oídos de Carlos III y es llamado a la Corte en 1788. Allí se le encomienda el más grande proyecto científico de la Ilustración. Se le encomienda el mando de dos corbetas con la misión de realizar una exploración científica y geográfica de todas las posesiones españolas en América y el Pacífico; levantar cartas náuticas que faciliten la navegación; realizar un estudio de la flora y fauna de las colonias, auxiliado por prestigiosos científicos que se incorporaron a la expedición y, sobre todo, un estudio político de la situación de las colonias para indicar al rey la posibilidad de reformas.

A mediados de 1789, parte Malaespina del puerto de Cádiz. Durante casi dos años recorre las Canarias, las costas del Brasil, Uruguay, Argentina, las Malvinas, Chile, Perú, Panamá, Centroamérica y Méjico levantando cartas marinas, realizando estudios astronómicos y científicos, estudiando la flora y fauna y, sobre todo, tomando nota de la situación política en las colonias. A mediados de 1791, y siguiendo instrucciones reales, parte de Acapulco para explorar Alaska en busca del paso del norte. Durante la navegación recala en la Isla de Nootka, en el Canadá, la más septentrional de las posesiones españolas en América. La situación de esta colonia, en su momento, estuvo a punto de provocar una guerra con Rusia que desde Alaska pretendía expandirse hacia el Sur. En diciembre de 1791 emprende viaje hacia las Filipinas a donde arriba en marzo de 1792. Después de seis meses de explorar sus costas, Malaespina pone rumbo hacia Australia y Nueva Zelanda, cuyas costas estudia y, emprende regreso al puerto de El Callao (Perú) a donde llega en el verano de 1793. Durante esta última travesía explora muchas Islas del Pacífico Sur. A su llagada a España, en septiembre de 1794, es recibido como un héroe. Sin embargo, la situación política ha cambiado por la revolución francesa y reina en España Carlos IV que no es un ejemplo de ilustración. Sus trabajos y propuestas son relegados al olvido. Por orden de Godoy es condenado a 10 años de presidio por participar en varias conjuras contra el Valido del Rey.

Para saber más sobre la expedición de este marino y de su vida pincha aquí

 

Siglo XIII

Ramón Marquet

Roger de Lauria

Conrad Llançá

Siglo XIV

Jofre de Tenorio

Siglo XV- XVI

Los Reyes Católicos

Cristóbal Colón

Los Hermanos Pinzón

Rodrigo de Bastidas

Juan de la Cosa

Andrea Doria

Vasco Núñez de Balboa

Elcano y Magallanes

Hugo Montcada

Siglo XVI

Luis de Requesens

Miguel López de Legazpi

Pedro Menéndez de Avilés

Don Álvaro de Bazán

Álvaro de Mendaña y Neira

Juan de Austria

Pedro Fernández de Quirós

Luis Váez de Torres

Siglo XVII

Antonio de Oquendo

Siglo XVIII

Blas de Lezo

Marqués de la Ensenada

Jorge Juan y Santacilia

Antonio Barceló

Juan de Lángara y Huarte

Malaespina

duque de Gravina

Sáenz de Navarrete

Dionisio Alcalá Galiano

Cosme Damián Churruca-Elorza

Siglo XIX

Méndez Núñez

Narciso Monturiol

Pascual Cervera y Topete

Concas y Palau

Antonio Eulate y Fery

Fernando Villaamil Fernández-Cueto

Emilio Díaz Moreu

José Ferrándiz Niño

Siglo XX

Luis González Ubieta