El capitán dela Numancia, Méndez Núñez

Casto Méndez Núñez, (1804-1869)

D. Casto Méndez Núñez es, sin duda, uno de los marinos más famosos de la Historia de España. Desde muy joven sirvió en la marina combatiendo en todos los mares.

Durante las campañas contra los piratas de las Islas Joló sirvió como jefe de las fuerzas navales en la toma del fuerte o Cotta de Pagalungán el 30 de abril de 1861. La Cotta estaba situada sobre un promontorio fuertemente defendido de forma que las operaciones de desembarco eran muy complicadas. Tras el fracaso del intento de desembarco convencional, el Capitán de Fragata Casto Méndez Núñez ordenó a su goleta de hélice "Constancia" que a toda máquina embistiera la Cotta. Al varar la quilla, su bauprés había quedado a la altura de las murallas y desde él saltaron al asalto de la Cotta los marineros y soldados que ocuparon el fuerte después de un violento combate.

Con posterioridad a esta acción fue ascendido a Capitán de Navío confiándosele el mando del Vapor de Ruedas "Isabel II ". En abril de 1862, toma el mando de la Fragata Blindada "Numancia" y en febrero de 1865 su buque es destinado a la Escuadra del Pacífico que, al mando del Almirante Pareja, combatía contra Chilenos y Peruanos en la denominada Guerra del Pacífico.

El suicidio del Almirante Pareja le convirtió en jefe de la flota por ser el oficial más antiguo siendo ascendido a Brigadier de la Armada (Contralmirante ). Su mando activó la campaña y, tras el combate naval de Abtao (7 de febrero de 1886), decide el bombardeo del Puerto de Valparaíso en Chile. En Valparaíso había dos pequeñas escuadras, británica y estadounidense, cuyos comandantes hicieron saber a Méndez Núñez que, si bombardeaba la plaza, sus escuadras se interpondrían. El almirante contestó que, si se interponían, su deber era echarlas a pique ya que "España, la Reina y yo, preferimos antes honra sin barcos que barcos sin honra ". Sin oposición de ninguna clase la flota del Pacífico bombardeó el puerto el día 31 de marzo de 1866.

Tras este bombardeo, y a causa de las críticas internacionales por cañonear un puerto casi sin defensas, Méndez Núñez decidió bombardear los fuertes de El Callao en Perú.

Estos fuertes eran muy modernos, con mucha artillería y diseño inglés. La operación fue calificada de descabellada porque entonces se consideraba que el combate entre fuertes y buques era siempre favorable a los primeros. Méndez Núñez demostraría que eso no era así.

El 2 de mayo de 1866 la flota española, reforzada por la fragata Almansa, y compuesta por una fragata blindada, 5 fragatas de hélice y una goleta de hélice, iniciaron el bombardeo de los fuertes de El Callao. La fuerte defensa que de ellos hicieron los peruanos no sirvió de nada y, al final de la batalla, casi todos los cañones del fuerte habían sido desmantelados y los buques españoles no habían sufrido grandes averías. Durante toda la batalla el Almirante Méndez Núñez dirigió el combate en el puente resultando herido.

La prematura muerte de este marino privó a la Armada de uno de sus más capaces jefes

Siglo XIII

Ramón Marquet

Roger de Lauria

Conrad Llançá

Siglo XIV

Jofre de Tenorio

Siglo XV- XVI

Los Reyes Católicos

Cristóbal Colón

Los Hermanos Pinzón

Rodrigo de Bastidas

Juan de la Cosa

Andrea Doria

Vasco Núñez de Balboa

Elcano y Magallanes

Hugo Montcada

Siglo XVI

Luis de Requesens

Miguel López de Legazpi

Pedro Menéndez de Avilés

Don Álvaro de Bazán

Álvaro de Mendaña y Neira

Juan de Austria

Pedro Fernández de Quirós

Luis Váez de Torres

Siglo XVII

Antonio de Oquendo

Siglo XVIII

Blas de Lezo

Marqués de la Ensenada

Jorge Juan y Santacilia

Antonio Barceló

Juan de Lángara y Huarte

Malaespina

duque de Gravina

Sáenz de Navarrete

Dionisio Alcalá Galiano

Cosme Damián Churruca-Elorza

Siglo XIX

Méndez Núñez

Narciso Monturiol

Pascual Cervera y Topete

Concas y Palau

Antonio Eulate y Fery

Fernando Villaamil Fernández-Cueto

Emilio Díaz Moreu

José Ferrándiz Niño

Siglo XX

Luis González Ubieta