Imagen
Ordiziako Babes Zibila - Protección Civil de Ordizia

PEM Plan de Emergencia Municipal


imagen

PLAN DE EMERGENCIA MUNICIPAL

DOCUMENTO Nº 6

OPERATIVIDAD

6.1. DEFINICIÓN DE CONCEPTOS Y SITUACIONES

6.1.1. Concepto

La operatividad del Plan de Emergencia Municipal requiere de un conjunto de procedimientos, estrategias y medidas, planificadas previamente, que permitan su puesta en marcha, dependiendo del ámbito y gravedad de la emergencia. Por consiguiente, implica una articulación flexible de estrategias y procedimientos de actuación en relación con la naturaleza, tiempo y lugar donde deban ser aplicadas, para lo cual se han de considerar diversos niveles de actuación en función de la situación de emergencia.

6.1.2. Niveles de actuación (fases o situaciones de la emergencia)

· Situación 0: Prealerta

Se trata de situaciones que, por su evolución desfavorable, pueden dar lugar a una situación de emergencia, así como de emergencias o accidentes sin daños o con daños limitados en cuyo control son suficientes los medios y recursos locales o ciertos recursos de ámbito superior en primera intervención.

También se encuentra incluida en esta situación fases de preemergencia o alerta ante previsiones de emergencia no desencadenadas, generalmente catástrofes naturales con previsión meteorológica.

· Situación 1: Activación del Plan de Emergencia Municipal

Se trata de situaciones que requieren una respuesta por parte del Plan de Emergencia Municipal para su control.

Se caracteriza por la necesidad de que el Plan Territorial de Protección Civil de Euskadi realice funciones de coordinación y apoyo, y la necesidad de adoptar medidas de protección.

· Situación 2: Integración del Plan de Emergencia Municipal en otros de rango superior

Se trata de situaciones de emergencia que, por su naturaleza, gravedad y/o extensión del riesgo, sobrepasen las posibilidades de respuesta de los recursos municipales y que requieran la intervención de medios y recursos propios o asignados a Planes de Emergencia de rango superior (Plan de Emergencia Foral y Plan de Emergencia Territorial de Protección Civil de Euskadi).


6.2. ACTIVACIÓN DEL PLAN DE EMERGENCIA MUNICIPAL

6.2.1. Concepto

La activación es la acción de poner en marcha el presente Plan de Emergencia Municipal.

La flexibilidad que requiere la operatividad del Plan de Emergencia Municipal hace necesario establecer modalidades en su aplicación en función de:

· Cada situación de emergencia contemplada

· De la evolución del suceso: ya sea de aparición súbita de la emergencia, ya producto de una evolución lenta del riesgo.

· De las necesidades concretas: que pueden determinar la activación total del Plan o bien su activación parcial (movilización parcial de recursos).

6.2.2. Activación del Plan de Emergencia Municipal conforme a la situación de emergencia

· Situación 0

En este caso no se activa formalmente el Plan de Emergencia Municipal, aunque se movilicen parte de sus medios para realizar funciones de apoyo y seguimiento.

En fases de preemergencia o alerta ante previsiones de emergencia no desencadenadas (generalmente catástrofes naturales con previsión meteorológica), tampoco se activa el Plan de Emergencia Municipal, si bien se comunica la situación a los grupos de acción y se preparan medidas de protección e igualmente pueden activarse parte de sus medios.

· Situación 1

En tal situación se requiere la activación completa del Plan de Emergencia Municipal, correspondiendo al Director del Plan la activación del mismo.

En esta situación se aplicaran las tácticas operativas previstas en el Plan de Emergencia Municipal y se aplicaran las medidas reparadoras referidas a los servicios públicos esenciales, cuando la carencia de éstos constituya, por sí misma, una emergencia o perturbe el desarrollo de las operaciones.

Se declara la vuelta a la normalidad cuando los factores desencadenantes de la situación desaparecen y sus consecuencias dejan de ser un peligro para las personas o bienes.


· Situación 2

En esta situación se integrara el Plan de Emergencia Municipal en otros de rango superior (Plan de Emergencia Foral y Plan de Emergencia Territorial de protección Civil de Euskadi), en esta situación el Director del Plan de Emergencia Municipal conservará la coordinación de los medios y recursos propios contemplados en el Plan.

6.3. DECLARACIÓN FORMAL DE CADA UNA DE LAS SITUACIONES

· Situación 0

En este caso la activación es inmediata, no formal.

· En el resto de las situaciones

Cuando concurran las circunstancias que determinan la situación 1 o superiores se procede a la declaración formal de la aplicación del Plan de Emergencia Municipal.

6.4. MEDIDAS DE PROTECCIÓN

Constituyen la operatividad del Plan de Emergencia Municipal las siguientes medidas de Protección:

· Medidas de protección a la población, considerándose como mínimo las siguientes:

1. Control de accesos

2. Avisos a la población afectada

3. Refugio o aislamiento en lugares de seguridad

4. Evacuación en sus distintas variantes

5. Asistencia sanitaria

· Medidas de protección a los bienes, procurando:

1. Su protección propiamente dicha, con especial atención a los bienes declarados de interés cultural

2. Evitar que se generen riesgos asociados

· Medidas de socorro

1. Búsqueda, rescate y salvamento

2. Primeros auxilios

3. Evacuación (transporte)

4. Clasificación, control y evacuación de afectados a fines de asistencia sanitaria y social.

5. Asistencia sanitaria primaria

6. Albergue de emergencia

7. Abastecimiento

· Medidas de intervención para controlar y neutralizar el agente que provoca el riesgo o la catástrofe

6.5. INFORMACIÓN A LA POBLACIÓN

Los avisos e información a la población sobre la situación de preemergencia (prealerta) o de emergencia, mediante mensajes de alerta y recomendaciones a seguir, constituyen una medida de protección fundamental, evitando la desprotección que implica la falta de una información veraz y completa.

Una vez disponible la información sobre la emergencia es preciso hacerla llegar a la población afectada en particular y al resto de la población en general, a través de los mensajes de alerta.

El contenido de la información dirigida a la población ha de versar sobre:

· La situación real de la emergencia en cada momento.

· Las medidas de protección y recomendaciones a seguir.

· Las previsiones sobre la evolución de la emergencia.

· En caso de evacuación: como debe realizarse y lugar de reunión.

Los avisos a la población deben reunir las siguientes características:

· Claridad, como uso de frases y palabras sencillas de general compresión.

· Concisión, empleando el menor número de palabras posibles.

· Exactitud, manifestando sin ambigüedad cuál es la actitud que es preciso adoptar.

· Suficiente, sin omitir nada que sea preciso conocer a los usuarios, pero sin entrar en detalles superfluos.

· Ser reiterados.

imagen
Contacta
Para más información