Las orquídeas: son como cualquier otra planta doméstica para cuidar. Ellas prosperan cuando cinco necesidades básicas se reúnen: alimento, el agua, la luz, la temperatura, y la humedad.

Generalidaes sobre su cultivo: Primeramente es conveniente introducir los conceptos de tres importantes períodos en el desarrollo de las plantas:

1.- Vegetativo: es aquel en que comienza a emitir nuevas raíces, brotes y hojas.

2.- Floración: desde que comienza a emitir capítulos florales y hasta la maduración total de los mismos.

3.- Reposo: desde la apertura de las flores y hasta el nuevo período vegetativo (en la generalidad de las especies, pues en otras se invierten los dos últimos).

Por otra parte se debe considerar si se cultivan especies naturales o híbridos. En el primer caso hay que buscar repetir, lo más ajustadamente posible, las condiciones de cultivo en su hábitat natural. Si son híbridos es importante conocer las especies que se cruzaron para su obtención, porque por lo general, se generan plantas más adaptables a diferentes condiciones dadas las características de los especies intervinientes.

La temperatura: Influye en la fotosíntesis; importante para la floración. La temperatura ideal de día es 75-85 grados F., mientras la temperatura ideal de la noche es 60-65 grados F. Los extremos ocasionales de la temperatura se toleran si la exposición no se prolonga.

Las temperaturas del día en los 90's se pueden tolerar si hay las condiciones de suficiente humedad (debe ser 50 a 80 por ciento para cattleyas) y el movimiento aéreo (evita enfermedades de bacterias y hongos). Las plantas se deben proteger contra las temperaturas por debajo de los 55°F (día o noche).

Humedad: Según las especies (Cattleyas y afines, Oncidiums, Dendrobiums) y el lugar de cultivo (invernadero, aire libre o bajo sombráculos) un promedio entre 60-70% diurna es razonable. Para Phalaenopsis, Vanda, Renanthera y aún Cymbidium, los promedios oscilan entre 75-85%. Por la noche es importante que la humedad descienda a valores entre 40 y 50%. Se debe controlar bien la ventilación porque al descender la temperatura tiende a aumentar la humedad.

Las Cattleyas nativas provienen de regiones húmedas, en donde la humedad relativa es bastante alta, entre 60 a 80%. Las lluvias tropicales son frecuentes y bien distribuidas durante el año, con unos 2 o 3 meses de sequía, pero durante ese tiempo se mantiene la humedad en los bosques y un rocío denso cubre las plantas. Durante el día desciende algo la humedad a causa de los vientos y vuelve a aumentar por las noches. Para aumentar los niveles de humedad alrededor de sus plantas. agrúpelas de forma que queden juntas.

Son especies de clima caliente: Vanda, Phalaenopsis, Renanthera.

de clima templado: Cattleya y sus afines, Dendrobiun tipo nóbile, Oncidium,

Miltonia.

de clima frío: Cymbidium, Paphipedilum, Miltoniopsis,Odomtoglossum.

La luz: Influye en el crecimiento y la floración. Las Cattleyas y sus parientes requieren una buena cantidad de la luz. Ellas requieren el sol repleto en la mañana, pero requerirán protección contra el sol de acerca de 11am-3pm; y menos protección contra el sol será necesaria en la tarde.

Se las ubica de Este a Oeste de manera que reciban la primera luz del día. La poca iluminación es una de las causas más frecuentes de la falta de floración de las orquídeas. Los tallos y seudobulbos deben crecer rectos y fuertes, sin necesidad de sujetarlos con estacas. El follaje de color verde oliva intermedio nos indica que las plantas reciben suficiente iluminación, lo contrario se observa en tallos y seudobulbos caídos, hojas de coloración verde oscuro, abundante follaje y nula floración. Hojas amarillas indican exceso de luz solar, en este caso tampoco hay floración. Vale una regla general (principalmente para las de clima templado): color de hojas "verde lechuga" indica buena iluminación; más claras: indica exceso (hay que sombrear); más oscuras: defecto (retirar un poco de sombreado). Phalaenopsis y microorquídeas requieren menor cantidad que las anteriores; Vanda, Cymbidium y Renanthera necesitan más que todas ellas. Pocas especies, especialmente epífitas, se pueden cultivar expuestas directamente al sol, excepto durante las primeras horas del día o las últimas de la tarde para no producir quemaduras. Son excepciones: Cirtopodium,, Renanthera,, Brassavola, Cattleya walkerana, que se cultivan a pleno o casi pleno sol. El cultivador de orquídeas necesita observar y estudiar sus plantas para comprender si están a gusto.

En su hábitat original, las Orquídeas prefieren una luz brillante pero filtrada. Fotoperíodo: es el tiempo que l a planta está expuesta al la luz (sea solar o artificial) .

En general requieren entre 8 a 10 hs. de exposición luminosa. Cada género o grupo de géneros y especies, tienen requerimientos particulares. Vanda, Phalaenopsis, Renanthera entre 12 y 14 hs.

En los lugares de cultivo se las debe disponer en forma que todas las de un mismo requerimiento puedan recibir igual iluminación, la que deberá corregirse durante las distintas estaciones del año a fin de lograr cumplimentar las necesidades expuestas.

Ventilación: Las plantas deben estar acondicionadas en forma tal que estén ventiladas en todo su alrededor. Esto impide, principalmente, el estancamiento de humedad que puede llevar a la proliferación de plagas o enfermedades.

Asimismo, el aumento de luminosidad determina aumento de temperatura, por lo que es importante una buena aireación. Se deben evitar corrientes de aire, tanto frías como calientes.

El agua: Tenga un horario para prevenir sobre/bajo regar. Empape completamente y entonces puede añadir agua fertilizada. No permita jamás que una orquídea se sienta en el agua. Las raíces se pudrirán y la planta morirá. Depende del período en que se encuentre la planta. Durante el vegetativo los requerimientos son mayores, por lo que se debe regar más asiduamente (preferentemente por la mañana temprano en zonas de climas templado o cálido). Hacerlo profusamente dejando escurrir y secar casi completamente antes de volver a regar (las terrestres y Phalaenpsis deben conservar siempre cierto grado de humedad en el medio de cultivo).

Durante el período de floración disminuir gradualmente la periodicidad de los riegos, hasta hacerlos muy aislados durante el reposo.

Las plantas que se cultivan en tiestos, máxime si son de plástico, suelen secarse en la superficie pero mantienen humedad en su interior por lo que es conveniente verificar este hecho introduciendo un lápiz o un palito para constatar el grado de humedad retenida.

Básicamente, las cattleyas crecen mejor cuando el medio de mezcla llega a estar seca entre riegos de agua. Estas plantas son epífitas en la naturaleza, viven sobre las ramas de los árboles utilizándolas como soporte para crecer. En estas circunstancias, sus raíces están expuestas al aire, la luz, y el agua que reciben procede de la humedad ambiental o de la lluvia, y no de un medio de cultivo que la retenga como podría ser la tierra. y están acostumbradas a secarse entre las lluvias de su habitat natural. Una atmósfera húmeda es vital siempre. Rociar la planta con un vaporizador también ayudará a mantener la atmósfera húmeda, y la mayoria de las Orquideas se beneficiará de tener sus hojas húmedas durante la estación de crecimiento, cuando la temperatura es más elevada.

Nunca permita que una Orquídea permanezca sumergida en el agua, ya que sus raíces se pudrirán irremisiblemente, La mezcla en la que están creciendo, y que permite un fácil drenaje, ayuda a impedir este problema. Cuando riegue una Orquídea epífita, empape bien la mezcla, asegurandose de que el agua drene bien.

El riego debe hacerse en forma de lluvia suave para no destruir los nuevos brotes. El sustrato en el que crecen las orquídeas necesitan secarse antes de volver a regar; durante la noche debe permanecer seco. Se recomienda un buen riego abundante, hasta que el agua salga por los agujeros de la base del tiesto. No riegue durante la tarde ni la noche , y nunca riegue las flores.

Luego deje la planta en su sitio hasta que la mezcla comience a secarse antes de volver a regarla. Durante el período de reposo riéguela poco, suministrándole sólo el agua suficiente para que el la mezcla y los seudobulbos no se sequen.

Las plantas cultivadas en tiestos o en trozos de corteza pueden regarse sumergiéndolas durante algunos minutos en un recipiente con agua. Asegúrese de que drenen bien hantes de volver a colocarlas en su posición habitual. No vuelva a regarlas hasta que la base de la mezcla comience a secarse.

El agua con un pH de 6.0 a 7.0 es ideal. El abono tiende a bajar el pH.

Rocíe la combinación de abono también bajo las hojas que es donde la orquídea se alimenta.

En qué cultivar: Epífitas:

1. sobre árboles vivos: fijar bien atando con hilo fino o material similar, sin ajustar demasiado como para lesionar la planta pero manteniéndola bien firme.

2. en tiestos: con mezclas de trozos de cortezas picadas, carbón vegetal, cerámicos trozados, etc (Se puede usar musgo esfagnum pero retiene mucha humedad); colocar alrededor de 1/3 de material de drenaje en el fondo de los recipientes.

3. placas o trozos de maderas duras y rugosas, estacionadas , que no descascaren una vez secas y que no segreguen residuos resinosos o esencias volátiles.

Transplante:

No plante una Orquídea en una maceta más grande sin que realmente lo necesite, es decir, que la anterior le haya quedado demasiado pequeña. La razón es que si hay mucha mezcla alrededor de las raíces, la planta tendrá que absorber mucha agua, a su vez, el exceso de agua podría hacer que las raíces se pudrieran, a lo que las Orquídeas son bastantes propensas. Una forma sencilla de saber si una Orquídea epífita ha crecido demasiado para su recipiente, es ver si el último seudolbulbo está tocando el borde y no le queda espacio para crezcan otros.

Hay disparidad de criterios en cuanto a la época óptima de efectuarlos. Es conveniente realizarlo cuando las plantas inician un nuevo período vegetativo, excepto si están afectadas por plagas o enfermedades donde es necesario removerlas inmediatamente y proveerlas de nuevo material de cultivo).

Si están plantadas sobre placas o troncos no se deben transplantar. Si ya excedieron los límites de los mismos efectuar una división de 3-4 pseudobulbos delanteros que se llevarán a cultivo, incluso a potes si se cree conveniente. También se pueden aproximar a nuevos troncos o placas para permitir que se vayan extendiendo sobre ellos y efectuar la división recién cuando haya 3-4 pseudobulbos bien ennraizados en el nuevo medio. Desinfectar siempre los cortes.

Si están plantadas en tiestos: remover la planta teniendo cuidado de producir el menor daño (es aconsejable sumergir el pote en agua algunos minutos para ablandar las raíces y despegarlas más fácilmente). Limpiar bien la planta bajo agua para desprender el material viejo. Si es necesario, cepillarlas con cepillo de cerdas suaves. Cortar TODAS las raíces muertas, rotas o descompuestas hasta que aparezca tejido sano. Si es necesario CORTARLAS TODAS. Es más saludable para la planta quedar sin raíces que con raíces deterioradas donde puedan introducirse hongos bacterias. Desinfectar los cortes. Dejar orear antes de plantar. Elegir tiestos de tamaño adecuado que le permita vegetar en él 2 o 3 años (no más grandes, pues al cabo de ese tiempo generalmente ya hay que replantarlas). La planta debe reptar sobre la superficie del sustrato que debe llegar 1,5 a 2cm. por debajo del borde del pote (el sustrato debe humedecerse antes de plantar). Fijar bien, ayudándose con estacas si fuera necesario, en forma tal que se evite todo lo posible su movimiento pues, acorde a una máxima orquideófila : planta que se mueve es planta muerta. Regar luego profusamente cuidando de no mojar el follaje. Colocar en lugar menos luminoso y cálido que el del cultivo normal al resguardo de corrientes de aire y NO VOLVER A REGAR durante 15-20 días para inducir a la planta a emitir nuevas raíces y fijarse rápidamente. ( si fuere necesario pulverizar el entorno para evitar deshidratación).

Terrestres: Los procedimientos de limpieza y desinfección son iguales a los de epífitas. Luego plantar como las plantas comunes, limitando el riego, colocándolas en lugares frescos, menos iluminados, llevándolas gradualmente a cultivo normal.

Todos estos procedimientos deben efectuarse a la sombra, manteniendo el lugar lo más limpio posible y libre de corrientes fuertes de aire fríos o cálidos.

Un consejo: escoger para cultivar inicialmente aquellas cuyos requerimientos puedan ser satisfechos por el clima del lugar donde residimos.

Sólo la práctica, el cultivo continuado y la observación constante nos hace, por fin, buenos conocedores de las necesidades de nuestras plantas.

Cattleyas se pueden transplantar casi todo el año , y las plantas recuperan más rápido si se transplantan cuando van surgiendo retoños nuevos o inmediatamente después que las flores destiñen. Las mezclas comerciales que incluyen pino son excelentes. La corteza de pino es muy buena para mantener el medio de crecimiento bien aireado. También se pueden agregar algunos trocitos de carbón, que contribuirán a contrarrestar la acidez natural del pino y mantedrán la mezcla " dulce " ( algas verdes sobre la superficie del compost indicarán que éste, está ácido ). Transplantar cada dos o tres años. Las Cattleyas y Dendrobiums crecerán bien en tiestos de plástico o barro; sin embargo, las condiciones de crecimiento serán diferentes entre plástico y arcilla. Las plantas en el plástico tienden a secar más lentamente. Cuando transplante, 25 a 30% del volumen del tiesto deben ser mezclas de desagüe colocadas en el fondo. (piedras, "manís" de Styrofoam y carbón agrícola).

Es necesario cuando:

1) el rizoma de las plantas sale sobre la orilla del tiesto.

2) la mezcla o medio del tiesto comienza a descomponerse y no hay un buen drenaje de agua (generalmente después de 2 a 3 años).

Es mejor transplantar cuando:

1) apenas antes de brote nuevo de raíces del rizoma.

2) después de florecer.

3) en primavera. Hasta que una planta tenga seis pseudobulbos maduros, se debe poner generalmente en un tiesto más grande y no dividirlo. Si se va a dividir una planta, 3 a 5 bulbos por división es requerido. Escoja un tiesto que tendrá en cuenta 2 a 3 años del crecimiento.

Coloque un cono pequeño de mezcla en el fondo del tiesto, elimine raíces muertas y rotas, y esparsa raíces vivas sobre el cono. Llene el tiesto con la mezcla, trabajandolo alrededor de las raíces. Empaque firmemente; poner estaca si es necesario. Mantenga la planta húmeda, con sombra y dejar que las raíces se vayan secando para promover el crecimiento nuevo de raíz. Una solución de la vitamina B1 puede ayudar re-establece las plantas rápidamente.

Alimentar: La mejor manera de alimentar su orquídea nueva está con líquido regular (se disuelve mejor en el agua) alimento de planta. Toda planta, cualquiera que sea, requiere 3 elementos primordiales para su desarrollo pleno: Nitrógeno (N), Fósforo (P) y Potasio (K).

El N es necesario para un buen crecimiento vegetativo.

El P estimula la floración.

El K fortalece la planta en cuanto al establecimiento de fuertes raíces, vigor general y número de flores.

Estos elementos se formulan en las etiquetas de los productos comerciales siempre en un mismo orden : N-P-K.

Abonos con altos contenidos de nitrógeno ( 20-20-20/30-10-10) pueden ser utilizados todo el año en proporción de una cucharada por galón de agua. Alimente una vez al mes.

Abonos con altos contenidos de de fósforo (10-30-20/10-50-5 para el florecimiento) se puede usar ocasionalmente (cada 4 o 6 aplicaciones) hará los crecimientos firmes y promueven un florecimiento saludable. Cuándo las cattleyas esten en crecimiento activo, abonar cada dos semanas, y cuando no esté en crecimiento activo, una vez al mes. El abono se puede aplicar también con cada riego en 1/4 de cucharadita por galón. Proporción débil más a menudo es mejor que las aplicaciones fuertes. Limpiar completo con agua clara cada mes es recomendable para prevenir el aumento de sales de abono.

Debe abonarse en la proporción directa a la cantidad de la luz recibida: la luz baja + días cortos = menos abono, la luz alta + días largos = más abono.

Cuando se lee una fórmula 30-10-10 significa que los elementos se encuentra en el producto en esas proporciones. Particularmente esta formulación o sus equivalentes, son indicadas para ser administradas durante el período vegetativo.

10-30-20 o sus equivalentes, son apropiadas para el período de floración. Cuando la planta comienza a desarrollar capítulos florales se debe suspender su aplicación.

En cuanto a 20-20-20 o sus equivalentes son recomendables para nutrición general y en especial para "seedling" (plantas que aún no han llegado a su fase adulta).

En especies epífitas deben administrarse nutrientes hidrosolubles de aplicación foliar en forma de fina "lluvia" empapando bien toda la planta. Es aconsejable efectuarlo temprano, en la mañana, para permitir que la planta se seque durante el día.

En especies terrestres deben administrarse líquidos o sólidos, de preferencia de liberación lenta.

No se debe nutrir cuando están en flor, durante el periodo de reposo, cuando presentan enfermedades o recién divididas o transplantadas.

Los productos comerciales ya vienen formulados para las distintas necesidades, adicionados con micro y oligoelementos necesarios. Respetar las indicaciones de las etiquetas.

Es aconsejable usar la mitad o ¾ partes de las dosis indicadas, abonando sólo 2 o 3 veces durante cada uno de los periodos que lo requieren, a intervalos regulares.

Las plantas cultivadas sobre árboles no necesitan abono adicional.

El hongo: La canela en polvo es excelente para cualquier superficie del corte de una orquídea. ¡Lo seca arriba y ayuda contra las infecciones, ademas contiene insecticidas y fungicidas naturales.

Physan o RD20 para bacterias y hongos. Rocíe todo planta que esté cerca de la planta enferma. La mejor prevención para bacterias y los hongos son una combinación de: el movimiento aéreo y las temperaturas cerciorar que las orquideas esten secas antes del anochecer. Si las plantas no estan secas en la tarde tarde, rocía las hojas con 2 cucharaditas Physan o RD20 por galón de agua. Esto debe secar las hojas y esterilizar las plantas.

El virus: no hay tratamiento conocido para infecciones de virus. ¡La prevención es la única defensa contra la enfermedad viral. Mantener áreas de crecimiento limpias y las herramientas estériles son esenciales. Esterilize todas herramientas antes de usar en CADA planta. Las tiestos de barro se deben empapar por 20 minutos en una solución de 20% de decolorante de Clorox y completamente aclarados. Las tiestos plásticos no se deben volver a utilizar.

El mejor remedio: orquideario bien iluminado, ventilado y limpio.

Se pueden emplear preparados caseros, naturales, bajo conceptos de cultivos orgánicos. Si se detectan plagas lo más aconsejable es consultar con un técnico en la materia y hacer uso de aquellos productos que afecten en el menor grado posible a la planta, al ambiente y la naturaleza.

En cuanto a las enfermedades resultantes de hongos y bacterias, es bueno efectuar prevención especialmente en época invernal, pues una vez instalados es más difícil erradicarlos, necesitando también del auxilio de un profesional competente. Como preventivo puede aplicarse un funguicida sistémico o de contacto. Rotar las distintas marcas es aconsejable para evitar el acostumbramiento. Esta prevención, cuando se cultiva en lugares que imposibilita el control de agua de lluvia sobre las plantas, es indispensable en Phalaenopsis desde fines de otoño hasta principios de primavera para evitar pudrición del cuello, con compromiso de toda la planta.

Respetar siempre las dosis indicadas en las etiquetas y de preferencia, reducirlas un poco.

NO MEZCLAR INSECTICIDAS CON FUNGUICIDAS Y ESTOS CON ABONOS O FERTILIZANTES a menos que se conozca muy bien la compatibilidad entre los mismos. No utilizar productos vencidos.

La aplicación de unos y otros debe efectuarse después de 10-12 hs. de efectuado un buen riego.

Cuido de Cattleyas: Las Orquídeas disfrutan de un ambiente limpio y ordenado. De modo que pase una esponja por las hojas de vez en cuando para mantenerlas limpias de polvo. Corte cualquier punta negra que pueda aparecer; es un signo de envejecimiento de la planta. No se alarme si la planta pierde ocasionalmente sus hojas. Sin embargo, conviene tener en cuenta que las hojas muertas deben ser eliminadas con rapidez, ya que pueden causar daño.

Quite siempre las flores muertas y, al finalizar la época de floración, corte por la base el tallo de las flores. Examine la planta en busca de plagas, que pueden establecerse en la base de los tallos de las flores viejas, debajo de las hojas o en los seudobulbos. Si cuida sus plantas, puede estar seguro de que las Orquídeas serán un espectáculo permanente en la casa y que florecerán con éxito año tras año.