Pagina nueva 1

El engodo en este tipo de pesca no tiene ningún secreto, sólo debemos que tener en cuenta que debe ser compacto, sobre todo para que cuando se lance con el tirador no se rompa en mitad del viaje. El problema viene cuando queremos cebar con maíz o gusanos. Para el maíz lo mejor es mezclarlo con el engodo, pero si lo hacemos con los gusanos puede que nos pasemos y la bola se rompa por el movimiento de éstos, con lo cual lo mejor es hacer bolas de gusanos. Para hacerlas se utiliza una cola especial para ello, que encontraremos en la mayoría de las armerías.

Pasos para hacer gusanos encolados:

 

1- Cribar perfectamente los gusanos quitándoles el serrín, y dejarlos lo más limpios posible, para que la cola actúe adecuadamente, y los echamos a un cubo o similar.

2- Aquí viene la parte más delicada, que es humedecerlos. Se puede hacer de muchas formas, con un vaporizador, etc, pero yo recomiendo hacerlo metiendo la mano en el agua y después humedecerlos dándole vueltas. Es muy importante no pasarnos porque de lo contrario podemos acabar con medio bote de cola y no conseguir pegarlos. A veces en el verano no hace falta ni humedecerlos, pues con la misma exudación de los gusanos es suficiente.

3- Después se echa uniformemente la cola por encima de los gusanos y dejamos unos segundos que actúe.
 
4- Si todo va bien los gusanos empezarán a pegarse y podremos cogerlos para empezar a hacer bolas. Ojo, si hacemos bolas de gusanos, con el tiempo suelen empezar a deshacerse, con lo que recomiendo hacerlos en pequeñas cantidades (1/4 - 1/2 litro de gusanos) y conforme los vayamos necesitando, para que no se resequen.

 

Para realizar un buen cebado es imprescindible tener un tirador potente para poder lanzar el engodo y los gusanos encolados a la distancia adecuada. Con un poco de práctica seremos capaces de lanzar el engodo con precisión a 30 o 40 metros.