TIPOS DE ENGODOS

 

TIPOS DE ENGODOS.

En general la mayoría de los engodos tienen los mismos ingredientes: maíz, galletas, harinas vegetales y animales, pan, etc. La diferencia entre unos y otros es la forma de comportarse una vez que lo hechamos al agua. Es decir, si rompen en superficie, a medias aguas, en el fondo, si es un engodo rápido, si es lento. Así que la elección del engodo debe ser de sentido común, como en todo lo relacionado con la pesca, es decir, si queremos pescar carpas en un lugar con gran profundidad o en un lugar de fuerte corriente, el engodo idóneo será un engodo pesado, que compacte muy bien y aquel que las bolas tarden en romperse. Este engodo tendrá particulas grandes. Todo lo contrario que el engodo utilizado para pescar la minitalla a medias aguas y en superficie, un engodo con particulas muy finas, el cual debe romperse rápidamente creando una nube que atraerá el pescado pequeño. Por lo tanto hay que jugar con las texturas, el agua utilizada al hacer el engodo, etc, para conseguir el engodo adecuado para cada uno de los diferentes lugares donde vayamos a pescar. Normalmente se usa un engodo base, que será un 60-70%, del total, y luego se mezclará con otro, según el lugar y la pesca que se vaya a realizar.

¿CÓMO PREPARAR EL ENGODO?

¿CÓMO CEBAR?.

Debemos tener en cuenta que nuestro objetivo al cebar es concentrar el pescado en el menor espacio posible, que es donde depositaremos nuestro anzuelo. Por ello debemos conocer como es el fondo desde la orilla hasta el anzuelo. Por ejemplo, si estamos en un lugar de playa donde la profundidad vaya aumentando poco a poco bastará con cebar medio metro antes del anzuelo, porque cuando la bola caiga en el fondo no se moverá mucho de ese lugar. Pero si el fondo es muy empinado quizá debamos cebar un par de metros antes del anzuelo, para que cuando la bola pare de rodar en el fondo se quede cerca de nuestro anzuelo. Este aspecto es muy importante porque hay veces que te inflas a cebar y no hay picadas, y eso puede ocurrir por que el fondo sea irregular o sea muy empinado y las bolas de engodo no paren de rodar por el fondo hasta la mitad de el pantano. Un buen sistema de evitar esto es no hacer bolas estilo "albóndiga", sino estilo "hamburguesa", para que cuando se pose en el fondo no se mueva.

 

VOLVER

Aquí hay una lista de engodos comercializados y que se pueden encontrar en la mayoría de armerías:
Engodo base de pantano.
Engodo de fondo. Cuando la profundidad es > de 3 metros.
Engodo con gran poder atrayente. Recomendable para preparar cualquier engodo.
Este engodo es muy fino, por ello conveniente para la pesca de la minitalla en superficie.
Engodo base para carpa.
Engodo especial para rio
 

Una vez elegido el engodo que vamos a utilizar lo echamos a un cubo amplio y lo mezclamos. Es conveniente hacerlo poco a poco, es decir, si tenemos por ejemplo 5 Kg. lo separamos en tres partes y mojamos cada una de ellas por separado.

Además hay que mojarlo en varias tandas. En la primera se agregarán dósis de agua abundantes, como máximo de un tazón cada vez, y le damos vuelta con fuerza. Esto lo haremos hasta que se puedan formar bolas que podrán partirse con facilidad. Una vez hecho esto lo dejamos reposar unos 10 minutos para que el agua penetre bien en las partículas gruesas. Una vez reposado se vuelve a mojar pero agregando menos agua y poco a poco, como medio tazón o incluso menos.

Después es muy conveniente tamizar el engodo, con el que se quitarán los pequeños grumos que se hayan podido formar y se airea. El diámetro de la rejilla del tamiz dará una textura más o menos fina. El engodo debe quedar esponjoso, una buena prueba es hacer una bola y pretarla un poco. Si la bola se hincha entonces el engodo estará casi perfecto, y se podrá dar el último toque de humedad con un vaporizador.

Si vamos a utilizar aroma en polvo, este es el momento de añadirlo, es decir, una vez que el engodo está mojado. Si en cambio utilizamos aroma líquido éste deberá mezclarse con el agua con la que hacemos el engodo.

Finalmente preparamos las bolas para el cebado que deben ser del tamaño de una naranja, excepto en lugares de poca profundidad o de pesca muy asustadiza que se harán más pequeñas.

HARINAS y TIERRAS