Pagina nueva 1

-FACTORES QUE AFECTAN A LA ACTIVIDAD DE LOS PECES-

Existen bastantes factores que pueden modificar el resultado final de un día de pesca, como son:

LA PRESIÓN ATMOSFÉRICA.


Un cambio brusco de presión atmosférica, o una bajada de la misma, pueden dar al traste con todas nuestras aspiraciones. Los peces son muy sensibles a estos altibajos y, ni siquiera en el caso de un máximo de actividad teórica, se llegan a contrarrestar los efectos de una acusada bajada del barómetro. Es el enemigo nº 1 del pescador.

LA TEMPERATURA AMBIENTE.


Este condicionante puede ir relacionado con el inmediatamente anterior (presión), o con el posterior (el aire del norte enfría la temperatura).
Ahora bien, el agua es un medio mucho más estable que el aire, lo que quiere decir que una bajada de temperatura de poca duración, por ejemplo uno o dos días, no afecta significativamente a los grados del agua, y se necesita más tiempo para que la bajada pueda llegar a ser significativa.
Mucho más importante es la temperatura del agua, que sí afecta en gran manera al comportamiento de los peces ya a todos los seres vivos que les sirven de alimento. Además, al ser animales desangre fría y no ser capaces de regular su temperatura corporal, los peces se muestran más activos con altas temperaturas que con bajas.

EL AIRE O VIENTO.


El aire, además de ser incómodo para el pescador, puede tener una gran relevancia a la hora de modificar la actividad de todas las especies. Lo normal es que el aire del norte sea perjudicial, mientras que el de suroeste beneficiará la pesca, incluso podemos afirmar que el aire fuerte obliga a los peces a profundizar para encontrarse más cómodos. Un detalle a tener en cuenta es que las orillas hacia las que en ellas se concentrará el alimento que mueve el oleaje, y toda la cadena trófica a continuación.

LAS CONDICIONES PARTICULARES DEL LUGAR.


Bajadas de nivel en los ríos o embalses, presas que desaguan, actividades náuticas, o entradas de aguas corrientes. Cada lugar concreto tiene sus particularidades , y algunas de ellas afectarán en gran manera al comportamiento de los peces. Sirva de ejemplo el caso de los embalses situados en las cercanías de montañas importantes. En éstos lugares se produce un incremento de actividad en los peces hacia los meses de marzo y abril, para bajar drásticamente a las pocas semanas, quizás en mayo, debido al deshielo que aporta aguas muy frías al lugar, ralentizando la actividad.
Depende de nosotros el dedicar una especial atención a las condiciones del escenario en el que deseemos pescar. La observación, será la clave.

MOMENTO DEL AÑO.


Todos sabemos que hay determinadas especies que pueden capturarse con más facilidad en determinados momentos del año. Los lucios en otoño avanzado (empieza a escasear su alimento habitual), el bass en primavera (justo antes del desove), las truchas en verano (cuando los caudales permanezcan ya estables), y así sucesivamente. Por eso, si hacemos coincidir el momento del año, unas condiciones meteorológicas apropiadas, y los días de actividad que marca esta guía... tendremos grandes posibilidades de éxito.

SUERTE Y BUENA PESCA!

HOME

VOLVER