Prólogo

PROLOGO

 

Fue política de Chile en la guerra, la de inferir al Perú el mayor daño posible, como para que no se pudiera levantar en 100 años.

Chile  siempre había visto con recelo la prosperidad del Perú, y el hecho de estar la gran riqueza salitrera  próxima a su territorio, no obstante estar de Bolivia de por medio, lo estimuló a  apoderarse de esos territorios

Sin tener en cuenta las leyes de guerra decía que el mejor cholo, era el cholo muerto.  Por eso después de cada batalla, los chilenos recorrían el campo y mataban a los heridos. Eso se llamó el Repaso.

Cuando terminó la guerra, el Perú era un país, destruido física y  moralmente.

Todas las familias peruanas vestían luto, por que no había una sola que no hubiera perdido un pariente cercano en la guerra. Eso también se podía ver en Piura no obstante estar lejos del escenario de las grandes luchas.

Al terminar el conflicto estaba de presidente de Perú el general Miguel Iglesias impuesto por los chilenos.

Como prefecto de Piura, se encontraba Augusto  Seminario Váscones partidario de Iglesias, impuesto en ese cargo por el coronel chileno  Carvallo. El anterior prefecto, su primo el coronel Fernando Seminario Echandía partidario de Cáceres, se encontraba en auto destierro en Ecuador con otros piuranos  enemigos de la paz entreguista con Chile. Entre ellos estaba el valeroso general ayabaquino  Manuel González  La Cotera. En la sierra seguía manteniendo una guerrilla sin esperanza  Eloy Castro. .En un exceso de audacia, Gonzáles La Cotera cruzó la frontera para unirse a la guerrilla de Castro. Cayó en una celada.

En Piura se inauguró un busto a Grau, el primero en el Perú, que hoy está en Sullana.

Por desgracia para el Perú, después de la guerra con Chile, se inició  una lucha entre peruanos. La presencia de Iglesias en  Palacio de Gobierno nos hacia recordar siempre a los chilenos. Era como un baldón.

A Cáceres no le quedó mas remedio que deponer a Iglesias. Y volvió a Piura el coronel Fernando Seminario “el gato” reasumiendo la prefectura.

Los chilenos después del Tratado de Ancón, aun quedaron en Paita y en las islas de Lobos.

 El Perú arrastraba una cuantiosa deuda desde lo tiempos de Balta y a esa se unió la deuda de la guerra. No se podía hacer ninguna amortización. Cáceres mediante el  llamado Contrate Grace  entregó a los acreedores reunidos en una empresa llamada Peruvian Corporation, la administración de todos los ferrocarriles .En ese acuerdo no estaba el ferrocarril de Paita a Sullana por que pertenecía a Federico Blume. Mas tarde lo adquirió la Peruvian.

 En 1889, Genaro Helguero, y los herederos de José Lama venden las tierras petroleras a la London.

 En 1891 hizo su aparición  en nuestra región, el Fenómeno de El Niño en forma muy violenta.

Un poco mas tarde Piérola volvió aparecer en el panorama político, en el departamento de Piura se desarrolló una sangrienta lucha entre el coronel Fernando Seminario Echandía partidario de Cáceres que estaba como prefecto  y su primo  Augusto Seminario Váscones que seguía a Piérola y era ayudado por sus sobrinos los Seminario Aramburu.

Esa sangrienta lucha, se llama la Guerra de los Seminario y no solo trajo miseria, y luto l departamento de Piura, sino a otros mas, sino que dejó profundos odios familiares.

Pero en medio de ese panorama tan duro, e Perú se iba reponiendo, mas rápido quizá  de lo que hubiera deseado Chlle.

Es que pueblos como el Perú, con todas sus debilidades y flaquezas, tiene fortalezas que lo hacen inmortal.

Parodiando a  Vallejo: diremos: asesinaran a sus gentes, destruirán sus ciudades, demolerán sus centros industriales,  desgarrarán su territorio, lo dejaran en la miseria y con mucho luto; pero no podrán matarlo.

 

Reynaldo Moya Espinoza.

 

1