DISLOCACIONES, ESGUINCES Y FRACTURAS


Dislocaciones: Una dislocación es cuando un extremo de un hueso se sale de su articulación. En
ocasiones los huesos vuelven espontáneamente a su posición normal.

Lo primero que vas a notar en una dislocación es la hinchazón, deformidad de la articulación, no
puede mover la articulación, dolor, y reblandecimiento de la zona.

Al igual que en todos los casos debes seguir un tratamiento para evitar complicaciones, lo primero
que debes hacer es aflojar las ropas de la región afectada. En este caso no trates de regresarlo a
su sitio si no sabes cómo, pues es posible que el hueso esté roto y podrías causar más daño,
colócalo en una posición cómoda y debes inmovilizar la parte afectada.

Esguinces: Un esguince es una lesión de los ligamentos de las articulaciones del cuerpo, los cuales
pueden ser solamente distendidos o rotos. El esguince puede ser causado por la reflexión o el
estiramiento exagerado de una articulación.

La persona afectada presenta dolor al mover la articulación, hay hinchazón y color azul o
amoratado de la zona afectada y también dolor. El tratamiento de los esguinces es muy sencillo,
debes de aplicar compresas de agua fría o una bolsa con hielo envuelta en un trapo sobre el área
afectada y aplicarle un vendaje que no esté muy apretado por si aumenta la hinchazón. Debes
mantener la parte afectada por encima del nivel del corazón, esto con el fin de disminuir el dolor y
la tumefacción. Busca ayuda médica de inmediato.

Fracturas: Los huesos, articulaciones y músculos pueden sufrir diferentes lesiones (dislocaciones,
esguinces) y para que los Primeros Auxilios sean efectivos, es importante determinar cuál es el
órgano afectado y cuál es la gravedad de la lesión.

Como en toda lesión, deberás mantener abiertas las vías respiratorias, pues es probable que el
accidentado se haya asustado demasiado y pueda entrar en estado de shock.

Una fractura es la pérdida de continuidad de un hueso, pero existen diferentes tipos de fractura: Se
clasifican en completas e incompletas (en rama verde) cerradas (simples) cuando los tejidos
blandos están intactos; conminutas, si el hueso rompe o estalla en varios pedazos y abiertas
(compuestas), cuando el foco de fractura comunica con el exterior. Es decir, puede haber fracturas
completas cerradas o abiertas o conminutas, y fracturas incompletas cerradas o abiertas.
La fractura abierta suele ser más grave debido a la hemorragia producida y a la posibilidad de
infección.

Siempre que se dé alguno de éstos síntomas deberá sospecharse de la existencia de una fractura:

  • La víctima oyó o sintió un crujido de hueso.
  • Hay dolor y reblandecimiento en el lugar de la herida.
  • Dificultad para mover la parte afectada.
  • Hinchazón y deformidad.
  • Diferencia en la forma y longitud de un hueso con respecto al del otro lado del cuerpo.
Si la fractura es abierta y presenta una hemorragia intensa deberás tratarla como tal, aplicando presión directa (no muy brusca), puntos de presión o un torniquete. No debes cortar toda la ropa que esté alrededor de la lesión, NO laves la herida, NO intentes poner en su sitio cualquier parte del hueso que sobresalga, tapa toda la herida con un vendaje o entablillado. A menos que exista peligro inmediato como en los casos de incendio, explosión, etc.. Debes mover al accidentado, y si lo tienes que mover, inmoviliza primero la parte afectada. Entablillado: El entablillado se realiza para inmovilizar la parte afectada. Se puede utilizar cualquier objeto rígido como palos, tablas, cartón, puertas, periódicos o revistas enrollados, remos, etc. El entablillado debe abarcar más arriba de la articulación superior y de la inferior del hueso afectado. Algo muy importante es que debes colocar entre el entablillado y la piel una almohadilla de tela o algodón, y sujetar el entablillado con algún material adecuado (correas, vendas). Si tienes vendas de yeso se pueden utilizar para hacer férulas para inmovilizar la parte afectada. Las indicaciones señaladas anteriormente, son la base del tratamiento de las fracturas y son aplicables a la mayoría de los casos de fractura, pero es conveniente conocer algunas indicaciones de casos especiales de fractura.

Fractura de Antebrazo: En este caso se trata con las indicaciones arriba mencionadas, pero debes colocar una almohadilla debajo de la axila, y una vez entablillado aplicarle un cabestrillo, el cual tiene por objeto proporcionar seguridad a la zona afectada.

Fractura del Brazo: Se trata igual que la anterior, colocando también una almohadilla debajo de la axila, y una vez entablillado, fija el miembro afectado al tórax y coloca un cabestrillo para fijar el antebrazo.

Fractura del pie: En este caso, la víctima no debe soportar ningún peso en la extremidad afectada.

Fractura de la Clavícula: Debes inmovilizar el miembro pegandolo al tórax (como en la fractura de brazo), y dobla el miembro para aplicar un cabestrillo, de manera que el antebrazo, le sirva de sostén.

Fractura de costillas: Este es un tipo de fractura muy grave, y más si la fractura es abierta, tendrás que vendar la cavidad torácica y cada vuelta de la venda se dará cuando el accidentado espire para que los pulmones eliminen momentáneamente su contenido. Acuérdate que si tiene una herida abierta, la debes de sellar completamente (ver heridas). Fractura del cuello: Esta es una fractura muy grave también, y requieres de asistencia médica de inmediato, debes impedir que se mueva la cabeza y el cuello, colocando alrededor de éstos y de los hombros del accidentado unas toallas, mantas, etc., y fijarle la cabeza a algún soporte (tabla, mesa, en la cual esté acostado) y sujetarle también completamente el cuerpo.

Fractura de espalda: NO muevas nunca al accidentado que sospeches tiene alguna lesión en la espalda. Si es necesario moverlo, inmoviliza la espalda y cuello sobre una tabla la cual debe llegarle por debajo de la nalga (el mismo tratamiento que en fractura del cuello), y manten abiertas las vías respiratorias.

Fractura de pelvis: En este caso el paciente puede no mostrar alguna deformidad en la zona, pero sí sentirá dolor al apretar ambos lados de la cadera. Se le da el mismo tratamiento que a la fractura de columna vertebral.


inicio