Alfonso II de Asturias
Alfonso II el Casto de Asturias
Fruela I de Asturias. Libro de Retratos de los Reyes (1594). Alcázar de Segovia.

760. Nace en Oviedo.

Es hijo de Fruela I y de Munia. De su padre hereda su fuerte carácter y su espíritu guerrero.Su madre era una noble rehén vascona, quien, tras vencer su padre la resistencia de los vascones, termina casando con ella.

768. Tras el asesinato de su padre, la opción noble pro-mozárabe le vé demasido joven y elige como rey a Aurelio. Su madre le protege, enviándole, junto con su hermana Jimena al Monasterio Lucense de San Julián de Samos, donde se les procura una más que aceptable protección y educación.

El gobierno de Aurelio dura seis años.

774. A su muerte, el joven Alfonso sigue siendo considerado inmaduro para gobernar. Es elegido Silo, cuyos únicos méritos conocidos son los de ser el marido de su tía Adosinda, nieta del rey don Pelayo y protectora de Alfonso.

Aurelio.

Silo.

Los buenos oficios de su tía consiguen de Silo que le encargue el gobierno del Palatium Regis.

Silo muere. Adosinda consigue que su joven sobrino se ciña la corona a pesar de la oposición de muchos de los nobles.

El reino astur se halla dividido en estos convulsos años. Unos son partidarios de la vía ortodoxa, heredera de las antiguas tradiciones visigodas. La otra es partidaria del entendimiento con los árabes.

Su reinado es efímero. Los partidarios de la opción pro-musulmana, consigue poner en el trono a un bastardo, de nombre Mauregato (1), fruto de los amores entre Alfonso I y una prisionera musulmana llamada Sisalda.

Asímismo, consiguen que Adosinda sea encerrada en el Monasterio de Santianes de Pravia.

Adosinda, hija de Alfonso I, mujer de Silo y tía de Alfonso II.  Grabado existente en el Museo Municipal. Madrid.

Mauregato.

Alfonso se vé obligado a refugiarse en Álava, bajo la protección de su familia materna.

784. Reinando Mauregato se celebra el Concilio de Sevilla, donde se inicia la línea adopcionista (1).

788. Muere Mauregato, siendo sepultado en Pravia. Tras su muerte es nuevamente elegido Alfonso como rey.

789. Pero una nueva conjura nobiliaria le aparta del trono, siendo elegido Bermudo I.

791. Bermudo I es derrotado por los musulmanes en Burbia. Su popularidad desciende notablemente y abdica del trono.

El 14 de septiembre, siguiendo el rito visigodo, es ungido como rey Alfonso.

Bermudo I.

Una de sus primeras decisiones es la de hacer trasladar su capital a Oviedo, por ser un lugar más estratégico, en lo alto de una colina, y por estar mucho mejor comunicada, controlando las comunicaciones por los valles del Nalón, el Caudal y el Narcea, y las vías de acceso a Asturias desde León, Galicia y Cantabria.

Por estas fechas, aparece ya casado con Berta de Francia (3), hija de Carlomagno, a la que nunca llegará a conocer.

Nada más llegar al trono tiene que hacer frente a una aceifa musulmana (4), que, ascendiendo por el río Órbigo, penetra en Asturias.

Pero Alfonso posee un gran carácter y es un consumado estratega militar. Consciente de la superioridad militar árabe, manda evacuar Oviedo y se fortifica con su ejército en la actual Grado.

Los musulmanes toman la población sin apenas resistencia, destruyendo cuanto pueden e incendiándola. En su retirada, son atacados sorpresivamente por el ejército de Alfonso, quienes causan grande estrago. Pocos son los que consiguen huir y alcanzar la seguridad de la meseta para volver rápidamente a Córdoba.
Grabado que representa a un árabe con una de las cien doncellas.
Estatua de Alfonso II el Casto. Plaza de Oriente (MADRID, 2009)

La mentalidad anterior de únicamente resistir al invasor musulmán en astures, cántabros y godos cambia respecto de reyes anteriores y un espíritu de unidad alrededor de su rey se asienta en ellos.

La emigración de los mozárabes cristianos hacia tierras más seguras del norte o convertirse en islamitas y marcharse al sur, provoca un vacío demográfico en torno al río Duero.

792. Hixam I decide vengar la afrenta del año anterior con el envío de un nuevo y potente ejército, al mando del cual pone a su mejor general: Abd al-Karim.

Alfonso recibe la noticia del avance musulmán. Confiando en repetir la victoria anterior, decide salir y enfrentarse en campo abierto al enemigo. En Astorga es completamente derrotado.

Su ejército se retira hacia Asturias siendo continuamente hostigado por el enemigo. Ni siquiera puede defender su capital, Oviedo.

Pero la inminente llegada del duro invierno asturiano hace dudar a Abd al-Karim entre arriesgarse a seguir al ejército de Alfonso y derrotarle completamente o retirarse con la lección dada pero sin conseguir una victoria definitiva. Finalmente se decide por lo último.

794. Las tropas de Abd al-Malik ibn Mugait arrasan la zona alavesa y llegan hasta Oviedo. Destruyen la ciudad y sus iglesias, persiguiendo a las tropas asturianas en su retirada. Sin embargo, son detenidos y derrotados en la zona pantanosa de Lutos, cerca de Grado.

796. En las tierras norteñas, fomentadas por los escritos del Beato de Liébana, se desarrolla un movimiento que se podría catalogar como ortodoxia cristiana integrista, y desde luego, visto con malos ojos desde Toledo. Incluso el propio Elipando llegará a decir:

«... nunca se ha oído que los Libanenses hayan enseñado a los Toledanos...»

En contraposición a Toledo, crea la Sede Episcopal de Oviedo. Y reorganiza las de Lugo, Iria Flavia y Valpuesta. En cualquier caso, tal movimiento cuenta con las simpatías del poderoso Carlomagno. Alfonso II intenta a toda costa cristalizar una alianza con los francos.

Se sabe que este año se inicia un viaje (que se prolongará durante los dos siguientes) de una delegación asturiana a la Corte de Los Francos. El motivo pudiera ser el de llegar a algún acuerdo defensivo contra el ímpetu ismaelita de los hermanos Ibn Mugait, y, probablemente, actuar contra la reciente idea adopcionista, de la que, el poderoso rey franco es enemigo declarado.

Grabado que representa a Carlomagno.

Pero Al-Hakan I (recientemente elegido como Emir), no está dispuesto a consentirlo. Un impresionante despliegue musulmán remonta el río Ebro. Llegan hasta Las Bardulias y alcanzan las costas cantábricas. Tras hacer todo el daño posible, regresan a su territorio.

Alfonso II el Casto. Dibujo.

798. Disensiones internas sacuden a sus enemigos musulmanes. Alfonso II estima que es momento de pasar a la ofensiva. Saca su ejército de Asturias y en una operación relámpago, asalta y saquea Lisboa, para volver seguidamente a su reino.

La respuesta de Al-Hakan I no se hace esperar. Durante cinco años somete a la zona alavesa y asturiana a duros ataques, con resultado escaso. No solamente no logra sus objetivos, sino que los asturianos refuerzan sus posiciones en La Bardulia, Galicia y León, repoblando estos territorios.

801. En septiembre se desencadena una revuelta nobiliaria que le obliga a retirarse al Monasterio de Ablaña. Durante su estancia en dicho Monasterio se cree que puede sufrir un cierto proceso místico: poco después, en una donación a la Iglesia de Oviedo escribe:

«... Tú, poderosísimo Señor, que "eres Dios invisible, Dios de Israel, El Salvador",
que ordenaste a Jacob que regresara a la tierra natal y te ofreciera sacrificios en un altar erigido en tu honor.
Tú también piadosamente te has dignado librarnos de muchas tribulaciones
y traernos de nuevo a la nueva morada paterna;
sea agradable a Ti este don como los fueron los del mencionado Jacob, tu siervo...»

Este mismo año las tropas de Carlomagno consiguen conquistar y arrebatar Barcelona a los árabes.

Desgraciadamente, para el Reino de Asturias, poco después firma un tratado con los musulmanes, mediante el cual se compromete a no extender sus fronteras más allá del río Llobregat.

La feliz intervención de un grupo de nobles afines a su causa, capitaneados por Teudano, logra que le sea restituido el trono (6). Este enfrentamiento entre nobles astures seguramente estaría condicionado por la división de ellos, entre unos proclives a la ortodoxia goda y los heterodoxos cercanos a los dogmas de Toledo.

802. Restaura completamente la Iglesia de San Salvador en Oviedo, aquella que fuera fundada por Fruela, encargándose de ello el arquitecto Tioda (5). Unida a ella por el norte, la Iglesia de Santa María, que dispone de tribuna y panteon real (hoy desaparecida). La Iglesia de San Tirso (que ha llegado a nuestros días) y una residencia para el clero. Al acto de consagración asisten hasta siete obispos, refugiados en la ciudad, conociéndose por ello a Oviedo como La Ciudad de los Obispos.

Alfonso II en un sello de Correos, con motivo de la fundación de Oviedo.
Alfonso II el Casto de Asturias. Libro de Retratos de los Reyes (1594). Alcazar de Segovia.

Manda construir el Acueducto de Los Pilares y la muralla que rodea la ciudad (se estima en 6.000 personas su población actual).

En cuanto a edificios no seculares, manda construir el Palacio Real, sede del Gobierno del Reino. En cuyo interior se encuentra la Capilla Palatina, destinada a alojar el Arca Santa, traída desde Jerusalén y que fueron llevadas a Asturias huyendo de la dominación musulmana.

805. Se produce un ataque musulmán contra Cantabria.

808. Se produce un suceso calificado como milagroso. Andaba el rey Alfonso pensando en qué regalo hacer a la Iglesia, cuando se le aparecen dos jóvenes que dicen ser orfebres. El rey, pensando que la providencia les había puesto en su camino, les hace entrega de abundante oro y piedras preciosas, tras lo cual los dos jóvenes se encierran en una habitación.

A la mañana siguiente, tras tener constancia del hecho, algunos nobles, pensando que su rey había sido engañado por dos alevosos, entran en la habitación y no hallan nada, excepto una cruz primorosamente tallada, flotando en el aire y envuelta en un aire luminoso.

Todos dieron por sentado que los dos jóvenes eran en realidad ángeles (7).

809. Los musulmanes eligen esta vez Galicia, como blanco de sus ataques.

812. Redacta su testamento. En él hace balance de sus edificaciones en la ciudad de Oviedo, por lo que se le considera como el artífice de la creación del Reino de Oviedo.

813. El Obispo Teodomiro se desplaza hasta Oviedo para dar duenta del descubrimiento cerca de Iria Flavia (Padrón), del supuesto sepulcro del apóstol Santiago (8). Alfonso II ordena construir la Iglesia de Santiago de Compostela en su honor, convirtiéndose en el primer peregrino en hacer el Camino de Santiago. La noticia se extiende con rapidez y numerosos fieles acuden desde Francia, Italia, Alemania....

814. El 28 de enero muere Carlomagno. Le sustituye su hijo, Ludovico Pío.

816. Al-Hakam I prepara una nueva algarada contra los molestos cristianos del Norte. Al mando de su potente ejército coloca a Abd-al Karim. En la localidad de Miranda de Ebro le salen al paso las huestes de Alfonso II. Tras tres días de enconada lucha, la superioridad agarena termina imponiéndose y los cristianos huyen. Perseguidos enconadamente, consiguen rehacerse y refugiarse en el desfiladero de Pancorbo, donde resisten los ataques musulmanes, terminando estos por retirarse.

Guerrero musulmán.

821. Convoca el Concilio de Oviedo.

Nace Ordoño, quien llegará a ser Rey de Asturias.

822. Muere Al-Hakam I. Le sucede su hijo Abderramán II. Con la ascensión al poder del nuevo Emir, se recrudecen las razzias musulmanas contra territorios cristianos.

Abderramán II. Detalle de un Sello de Correos.

823. Una expedición musulmana devasta y asola Álava.

826. Confiando en su misma buena fortuna, Abderramán manda otra expedición de castigo contra la frontera del reino asturiano, desde el río Miño hasta Álava, pero sin resultados (9). Tras este ataque, parece ser que se firma una especie de tregua entre musulmanes y cristianos por un período de doce años. Alfonso II se dedica a reorganizar su reino y restaura los rituales palaciegos visigóticos.

827. Hace donación a la Iglesia de San Salvador de la Cruz de los Ángeles, preciosa reliquia compuesta de oro y piedras preciosas, fruto de sus incursiones en territorios musulmanes, y que la leyenda atribuye haber sido realizada por dos ángeles. En cada brazo de la reliquia existe una inscripción en oro en latín, que traducida dice:

Este don permanezca en honra de Dios, siendo recibido agradablemente;
ofrécelo el humilde siervo de Cristo Alfonso.
Con esta señal el bueno es defendido; con esta señal es vencido el enemigo.
Quien quiera que presumiere quitármelo, sea muerto con rayo del cielo,
sino cuando mi libre voluntad lo ofrezca.
Acabóse esta obra en la Era de ochocientos veintisiete
.

838. Expiradas las treguas, su reino vuelve a sufrir los ataques cordobeses. En este año, Abderramán divide su ejército en tres: uno asola Galicia, otro ataca Las Bardulias, mientras un tercero apunta al centro del reino asturiano. Alfonso II, ya anciano, consigue a duras penas contenerles.

A partir de este año, su reino sufre anualmente la furia de las incursiones musulmanas.

841. Una nueva razzia cordobesa asola Galicia.

842. Muere en Oviedo Alfonso II a los ochenta y cinco años de edad, sin haber dejado descendencia directa, dejando al reino sumido en guerras civiles por el trono. De él dice la Crónica Sebastianense:

«tras haber llevado por 52 años casta, sobria, inmaculada, piadosa y gloriosamente el gobierno del reino».

Antiguamente era conocido como El Magno, los historiadores posteriores le califican como El Casto, debido principalmente al hecho de no casarse y a introducir en la iglesia astur el celibato.

Alfonso II, según una imaginaria recreación de Francis de Blas.
 

(1). Según se desprende de un documento posterior firmado por Ordoño II de León en el año 912.

(2). Doctrina que pretende hacer valer que Jesucristo era un ser humano normal y corriente elevado a una dignidad similar a la de Dios, tras su muerte.

(3). Negado por la historia este matrimonio. La Crónica Albeldense y la Crónica de Alfonso III testimonian que el monarca "llevó una vida castísima sin esposa". Sin embargo, el sepulcro doble del panteón de la Catedral de Oviedo, atribuido a Itacio (epíteto de Ulises, modelo de castidad en la Edad Media) y por lo tanto al Rey Casto, revela que sí hubo matrimonio entre ambos. Tal sepulcro está mencionado por Luis Alfonso de Carvallo en sus Antigüedades y cosas memorables del Principado de Asturias

(4). Dice la leyenda que el ataque musulmán habría venido como consecuencia del Mito de las Cien Doncellas, acuerdo alcanzado por sus predecesores para librar al Reino Asturiano de la invasión y la devastación islamita a cambio de entregar anualmente cien doncellas, y que Alfonso habría dado por finiquitado al llegar al trono.

(5). Según la Crónica Silense.

(6). El anónimo autor de la "Crónica Albeldense" manifiesta que Alfonso restauró en Oviedo "todo el orden gótico toledano, tanto en la Iglesia como en Palacio".

(7). Las dificultades por las que atravesaba el gobierno de Alfonso II en estos tiempos, sitúan tal hecho "milagroso" más propio de una leyenda que una realidad.

(8). Ya en el Beato de Liébana (776) se reconoce la existencia del apostol predicando en Hispania. Ya por estos años se sabe de la veneración de unas reliquias del citado apóstol en una pequeña iglesia cerca de Iria Flavia. Se dice que las reliquias del apóstol fueron traídas desde Mérida tras la invasión musulmana (se reconoce la existencia de tales reliquias en Mérida en el siglo VI).

(9). Las crónicas cristianas hablan incluso de victorias propias en Narón y Anceo.

 
Castillos de España
El castillo de la semana
Personajes medievales
 
© castillosdejirm.com
Última actualización 25/05/2010