Documento sin título
   

 

 

 

 

 

 

Vitaminas y reptiles

Cada vez son más las personas que deciden tener un reptil como mascota. Es fundamental saber cuáles son los nutrientes imprescindibles para que se mantenga en un estado saludable. Una dieta inadecuada puede provocarle enfermedades. Para que la longevidad y la fortaleza de tu animal de compañía dejen de ser un problema, dosifícale las cantidades adecuadas de vitaminas, calcio, fósforo y otros minerales.

Dependiendo del reptil que adquiramos, el régimen alimenticio será diferente, debido a que cada uno necesitará una cantidad concreta de nutrientes para que su organismo esté en buenas condiciones. Es aconsejable administrarle la dosis vitamínica exacta diariamente, ya que las deficiencias pueden reducir la resistencia a parásitos y otro tipo de afecciones. Al igual que la escasez no es recomendable, suministrarle un exceso vitamínico puede originarle achaques hepáticos, entre otras dolencias.

Una perfecta combinación
Una nutrición equilibrada es la recomendación de todo veterinario para mantener en buen estado de salud a tu a animal de compañía. Esto se consigue más fácilmente en reptiles herbívoros debido a la gran disponibilidad de productos vegetales existente en el mercado. Para el resto de las especies, lo más recomendable es incluir en su alimentación insectos y vertebrados.

Los seres vivos aportan a la mascota infinidad de nutrientes que ayudarán a completar su dieta. El aporte proteínico y vitamínico que genera este alimento tan especial varía según la cantidad ingerida pero, por ejemplo, un gusano de harina contiene un 18% de proteínas, un 8,5% de grasa y un 0,3% de fósforo.

Calcio y fósforo, imprescindibles

Las proporciones adecuadas de calcio, fósforo y otros minerales son un complemento fundamental en la dieta de estas mascotas, para que así desarrollen adecuadamente su esqueleto. Lo más recomendable es añadir dos partes de calcio por una de fósforo.

Estos dos minerales los adquieren a través de la tierra y la lluvia cuando se encuentran en su hábitat natural. En cambio, en cautividad, si no les aportamos calcio, cabe la posibilidad de que terminen sufriendo raquitismo, lo que les originaría malformaciones y debilidad ósea. Esta última dolencia se produce porque extraen dicho calcio de los huesos para repartirlo por el resto del organismo. Las patas y mandíbulas hinchadas o fracturadas son los principales síntomas.

En diferentes establecimientos existen estos minerales preparados en polvo para espolvorearlos por la comida del animal. Este método es muy cómodo a la hora de administrarle al animal la cantidad cálcica necesaria ya que, dependiendo del ciclo vital en el que se encuentre, necesitará una dosis mayor o menor. Por ejemplo, aquellos que están en periodo de gestación o en edad adulta requieren un alto nivel de calcio en el cuerpo, al igual que los que sólo ingieren insectos, ya que la mayoría carecen de esqueleto, fuente principal de este mineral.

Vitaminas esenciales
El aporte vitamínico necesario para estos animales exóticos es vital. Así, la vitamina D3 es la que les otorga una mayor fortaleza y energía corporal, porque sintetiza el nivel de calcio. La adquieren a través de los rayos UVB, bien de forma natural, o bien artificial. Pero en esta vitamina, inciden muchas otras, tales como la A (muy beneficiosa para la vista y la muda de la piel), cuyo exceso puede provocar la anulación de la D3.

La vitamina C también tiene un papel destacado, pues se encarga de mejorar su sistema inmunológico, lo que implica un óptimo desarrollo óseo y dental. Por otro lado, la B es la que le administra la energía necesaria, facilitándole la digestión y estabilizando el apetito, lo que supone un factor beneficioso para la buena cicatrización de heridas.

Las vitaminas E y K también se relacionan entre sí. La primera es antioxidante y protege los daños ocasionados por los radicales libres, que son moléculas alteradas por la falta de un electrón y muy reactivas cuya misión es adquirir ese electrón perdido dañando algunas células si el antioxidante no actúa a tiempo. Así, gracias a esta vitamina se ralentiza el envejecimiento. Al contribuir en la creación de glóbulos rojos, ayuda a la vitamina K a realizar una correcta coagulación.

Una dieta completa es la mejor indicación para que tu reptil se mantenga enérgico y lleno de vitalidad. A través de estos minerales y vitaminas, la mascota estará sana y protegida: se evita el rápido envejecimiento, pérdida de fortaleza, bajo estado de ánimo, etc. Es una solución que permitirá que disfrutéis de muchos y divertidos momentos juntos.

 

Fuentes : Reptiles.com, Conciencianimal