Documento sin título
   

 

 

 

 

 

 


Culebra Herradura: originales dibujos

El mundo exótico cuenta con una gran variedad de ofidios para que el aficionado a estos reptiles pueda escoger aquella especie que prefiera, siempre y cuando le otorgue los cuidados adecuados. Uno de los ejemplares que más llama la atención es la Culebra Herradura, cuyo nombre científico es Coluber hippocrepis. Gracias a los originales dibujos que se forman en su piel y los grandes lunares oscuros que la definen, este reptil es uno de los más extendidos. Se trata de un animal espectacular que puede llegar a medir 130 cm.

La adaptabilidad es una de sus distinguidas características, aunque prefiere los lugares rocosos y soleados con vegetación y terreno llano. Suele habitar en lugares abandonados con escombros, tales como casas en ruinas o basureros, puesto que es ahí donde encuentran sus escondrijos. La proximidad del hombre no le incomoda si éste le proporciona objetos donde esconderse y tener su espacio.

¿Cómo la identificamos?
Se trata de una culebra con un cuerpo muy estilizado, largo, delgado y decorado con dibujos que tienen la forma de grandes lunares oscuros que se distribuyen por todo el cuerpo. La cabeza se presenta bien diferenciada del resto de su anatomía y tiene el morro redondeado y la zona nasal semidividida. Sus ojos son grandes, con una pupila circular y de una tonalidad negra, siendo el iris amarillento con sombras ennegrecidas. Bordeando la parte inferior del ojo hay una serie de escamas, de forma que las supralabiales, salvo rarísimas excepciones, no son las que alcanzan el ojo, como ocurre en la mayoría de los culúbridos. Normalmente se dan una o dos preocupares, dos postoculares y entre ocho y diez supralabiales.

Es una culebra aglifa, es decir, que carece de dientes venenosos y, por tanto, su mordedura, aunque pueda acarrear una insignificante hemorragia, es totalmente inofensiva. Son característicos de la cabeza de esta especie dos dibujos en forma de letra V invertida, de los cuales, el posterior tiene cierto parecido a una herradura, de ahí su nombre vulgar. Ambos dibujos pueden llegar a unirse en un elevado número de ejemplares.

Un cuerpo de gran colorido

Sobre un color de fondo crema, amarillo-cenizo, amarillento o anaranjado, aparece un gran número de dibujos, a modo de círculos, de color pardo, negro o marrón, ribeteados de negro y a su vez de blanco, crema o amarillento. Dichos lunares se distribuyen a lo largo de todo el cuerpo, pudiendo llegar a unirse en determinadas zonas, especialmente detrás de la cabeza y la zona caudal. En los costados existen manchas similares a las del dorso que, al igual que ocurre con las anteriores, llegan a unirse en la cola.

Las escamas dorsales son lisas y, aunque su número puede variar entre 21 y 27, lo normal es que presenten de 25 a 27 hileras de escamas en la mitad del cuerpo. Las más jóvenes tienen una coloración más clara y un diseño mas definido que el propio de los adultos. Dicho diseño tiende a ir oscureciéndose conforme va creciendo.

El vientre tiene una tonalidad que oscila entre la rojiza, amarillenta o, como habitualmente ocurre, anaranjada, con o sin pequeños dibujos muy difuminados y siempre con manchas oscuras de forma irregular en sus márgenes. En ocasiones, estas manchas se unen con el diseño de los costados. Las escamas ventrales son anchas y se presentan en números de entre 221 y 250, mientras que la escama preanal, a excepción de algunos ejemplares, siempre esta dividida. En cuanto a la cola, decir que es larga, fina y presenta un número de escamas subcaudales que oscila entre 85 y 110.

Reproducción y alimentación

La época de celo se extiende de abril a junio y la puesta se produce 28 días después de la última cópula, escogiendo para depositar los huevos un lugar húmedo y bien soleado, como puede ser bajo grandes piedras, en el interior o bajo troncos podridos o en el interior de galerías abandonadas por roedores. Se puede constatar que la hembra duerme y permanece junto a su futura prole durante la mayor parte del día, defendiéndola.

La puesta suele estar compuesta por entre 4 y 10 huevos. Éstos suelen ser blancos, gomosos y alargados, quedando semiadheridos unos a otros. Tras una incubación que oscila entre 50 y 70 días, eclosionan los jóvenes con una talla de 33 cm. a 40 cm. En cuanto a la dieta, los más pequeños se alimentan de pequeños invertebrados, crías de anfibios, lagartijas y roedores recién nacidos. En cambio, los adultos lo hacen de roedores y aves, siendo constrictores cuando la presa les presenta algún tipo de problema.

Datos curiosos
Aunque es una culebra de costumbres diurnas, durante los meses de mayor calor hace vida crepuscular y nocturna. Es bastante ágil, rápida y escurridiza, y se desplaza tanto por el suelo como por paredes, árboles o arbustos, trepando. Al ser asustadiza, huye muy veloz a su escondite enroscándose, silbando fuertemente y atacando a base de mordiscos.

Pero esta culebra también tiene enemigos. Uno de ellos son los depredadores naturales, que son las aves rapaces, tales como el milano, el cernícalo, el águila culebrera, etc. Entre los mamíferos están el meloncillo o jabalí, pero en este grupo también se encuentra el hombre, aunque en un sentido menos directo ya que son los causantes de que las veamos muertas en las carreteras o arrasadas por incendios forestales. Se distribuye por toda la zona centro y sur de España y está protegida por la Legislación Española.


Fuentes : Lampha.net