ARTICULOS DE LA REVISTA
ARTICULOS DE LA REVISTA
REVISTA ASWAN QHARI
DIRECTORIO
RADIO ASWANQHARI en vivo
FUNDACION DE AZANGARO
EL TEMPLO DE ORO
Personajes de Azángaro
EL MISTERIO DEL KHARISIRI
MIS PUBLICACIONES
ARTICULOS DE LA REVISTA
Los Caminos del Novenante
DANZAS y FOLKLOR
Música de PUNO
Fiesta de La CANDELARIA
Album de fotos
ASWANQHARI a tu servicio
FOTOS DE HACE 60 AÑOS
El Machu Niño
Historia de Aswan Qhari
TINTIRI
LA PAGINA DEL CHASQUI
DESDE LA TIERRA AZANGARINA

El Asilo Julia H. Paredes fue expropiado por los burocratas de Educaciòn, poco a poco fueron expectorando a los niños y ancianos que habìa. Hoy hasta el Poder judicial le ha dado razón a los burócratas, quienes habrìan seguido un juicio de prescripciòn adquisitiva de dominio; conociendo que tanto la hacienda Huancarani como el asilo eran inafectables y por deseo de la Sra. Paredes legò estas propiedades a los desvalidos de Azangaro.
Otro màs:
El Club Social virtualmente ha sido expropiado por el amigo Victorino Cuba, a cambio de sus servicios de cuidante dice; mientras ha hecho tabla rasa con los bienes del club, muebles , espejos, cortinas, sòlo falta desaparecer el piano, pero parece que respeta a las teclas, las autoridades bien gracias y cuando alguien dice algo, salta el guardia Alvarez, yerno de C uba, y con un par de amenazas -huajachadas- asunto arreglado.
Sigue:
El Club de Tiro, cuyo terreno es propiedad de la familia Jimenez ha sido vendido parcialmente por los herederos del Sr. Quispe de el CT. han vendido la casa de campo y un poco màs lotizan el cementerio. Los unicos que se han opuesto son los muertitos que moran en ese lugar, ya que no tienen donde ir a vivir.
Otro más pior:
Màs allà del Club de Tiro, existìa la "Casa del Campesino" igual suerte està corriendo, alguien pretende quedarse con este inmueble a titulo no se sabe de que.
Otro mas. La casa de la familia Ballòn, poco a poco viene siendo invadida por los colonos de la familia, estos al parecer no estàn enterados por que no dicen ni pio.
La presencia de Julio castillo a la ciudad capital, es grata para la gestiones en pro del templo pero el Chony viene arando en el desierto hace mucho tiempo, espero que alguien le preste atenciòn. Le hemos manifestado, que el primer deber que tiene un hombre es consigo mismo, después nos dedicamos a la Torre, a la iglesia y a otros asuntos. Choni no entiende porque en Azàngaro nadie le hace caso.

UN IMITADOR INIMITABLE

Cuando el cine en Macaya, era proyectado a pedazos. De rollo en rollo por un señor al que la gente le decìa Guarachi. saltó al firmamento de artistas, un hombre de contextura delgada y de pronunciada frente, al que toda la poblaciòn conocìa con el nombre de Mario.

Una de las aficiones, de las muchas que tenìa Mario era la de cantar. Para esto esperaba con toda la paciencia posible, los dìas sàbados cuando se proyectaban educativas coboyadas en el Salòn Parroquial. Cuando habìa que suspender la proyecciòn de la pelìcula, saltaba al escenario Mario y empezaba su propio espectàculo, imitando a Sandro el cantor de moda de ese momento (1969 aproximadamente), mirando al cielo infinito el cantor decìa algo como esto:

"Rosa, Rosa tan maravillosa, como blanca diosa... Mientras el publico gozaba hasta el lìmite del gozo. màs que con una lata de terocal, al mismo tiempo que gruesos lagrimones de alegrìa surcaban por las tostadas mejillas del respetable.

Mario bajaba del escenario, feliz por haber transmitido en directo las canciones de Sandro y volvìa a su asiento esperando el pròximo intermedio. Pero èste viene demorando bastante, porque Mario tuvo que viajar al infinito, alla donde moran las estrellas compañeras de viaje del imitador al que nadie podrà imitar.

Este es un pequeño homenaje a Mario Villena, quien descanza en paz en algùn cementerio de Arequipa.

El chasqui de Sur
IMAGENES DE DIABLOS TOMADAS EN 1945
(S. Verger)
imagen
Diablos bailan en Icho
imagen
Arriba:
China Diabla con máscara de yeso
y Sicumorenos con antifaz
Abajo:
Máscara de Diablo en hojalata
imagen
Sikuris acompañan procesión
de San Pedro en Icho
imagen
Morenos bailan en Ácora
imagen
imagen
Angel y Chinas diablas
imagen
"Phusas" vestidos de toreros, tras de ellos un Angel (foto tomada en Copacabana)
Cuando vuelvan los Cóndores
Escribe: Ronald Thayz Peralta
«No quiero mi casa amurallada por todos lados ni mis ventanas selladas. Yo quiero que las culturas de todo el mundo soplen sobre mi casa tan libremente como sea posible.
Pero me niego a ser barrido por ninguna de ellas. Me niego a vivir en casa ajena como Un intruso, un mendigo o un esclavo».
Mohandas Karamchand Gandhi.
Este artículo pretende abordar un tema común a todos nosotros, con la intención de propiciar un diálogo abierto y constructivo, en tanto, asumamos la importancia del papel que nos corresponde como agentes intervinientes en la construcción de un espacio plural, donde podamos elaborar estrategias de difusión y revaloración de nuestras tradiciones y costumbres originales.
La conservación de nuestro patrimonio cultural intangible (inmaterial) , si ha sobrevivido hasta ahora, es por que todavía existen mecanismos tradicionales de conservación que han significado siglos de custodia, y que han permitido que este patrimonio heredado llegue a nosotros. Pero no podemos sobreestimar su vulnerabilidad, no nos ceguemos al creer que por su antigüedad, y riqueza son indestructibles e inagotables. Estos recursos culturales encarnan la memoria colectiva de nuestros pueblos, somos responsables por ellos ante las generaciones venideras.
Nuestra identidad está conformada por una variedad de discursos, que le dan sentido a nuestro actuar cotidiano, en este sentido nuestras tradiciones y costumbres configurarán también nuestra identidad, y permitirán que interactuemos con los demás, pero qué ocurre cuando el peso específico de estas es rebasado por costumbres y usos foráneos? Qué opciones tenemos: Resistencia, asimilación? Ambas se dan al interior de esta dinámica, pero, la última pudiera ser peligrosa para la definición de nuestra identidad?. Y la resistencia, no nos llevaría a esencializarnos y pecar también de sociocentrismo?
Frente a esta escalada globalizadora y homogeneizante debemos asumir una posición. Creemos que se debe asumir una actitud de resistencia, en un primer momento. Reforzar nuestras defensas, para estar en condiciones de intercambio simétricas. No veamos este actual proceso globalizador como una amenaza, por el contrario, que sea una oportunidad. En estos momentos disponemos de toda una estructura comunicacional mundial, utilicemos sus propias herramientas y recursos, para lograr nuestros objetivos.
Es necesario que tomemos conciencia de este fenómeno, es preocupante la fragilidad de las culturas, nuestras lenguas nativas se hablan cada vez menos, las historias y leyendas ya no les susurran a los niños sus recuerdos atesorados, sus creadores e intérpretes, fieros y tenaces, en esta desigual y singular lucha se debaten en un campo de batalla, ahora trastocado por el clamor de múltiples y diversos ejércitos provenientes de extrañas tierras.
Nuestro esfuerzo debe estar enfocado hacia nuestra infancia y juventud, no permitamos que se cree una barrera entre ellos y nosotros, por que son ellos ya, ciudadanos globales, consumidores de cultura transnacional, debemos proveerlos entonces de un sustrato de convicciones y creencias originales, que los remitan no a un pasado fosilizado, sino a un presente dinámico donde puedan conjugar sus aspiraciones con un ideal de identidad y de respeto por lo nuestro, no en un papel de receptores pasivos, sino pasando a la ofensiva sin complejos y con vitalidad, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras en un papel de creadores y agentes activos en la defensa de nuestras tradiciones.
imagen
LOS PUNEÑOS EN LIMA
imagen
Texto de un ensayo que pronto será publicado en el nuevo libro titulado "ORIGEN DE BRISAS DEL TITICACA",
Acerca de la más importante presencia cultural de los puneños en Lima.

LIBRO PUBLICADO EL AÑO 2012
imagen
Los puneños en Lima antes de Brisas del Titicaca, LIBRO PUBLICADO EL AÑO 2008

En la década del 50 la mayoría de puneños se vinculaban realizando actividades laborales, comerciales, artísticas y sociales muchos de ellos testimonian de estas actividades en diversas publicaciones a las que hemos recurrido, como lo hemos hecho de versiones directas de protagonistas coterráneos de aquellas actividades donde han sido partícipes y que finalmente constituyen el testimonio del intenso trabajo que se desarrollaba con el afán de revalorizar la cultura puneña; en especial la música, pero que no lograron plasmar en testimonios de grabaciones musicales, pero si es necesario reconocer que esta etapa de esfuerzos por cultivar y difundir nuestra música y danzas, concluye con la llegada a Lima de la Embajada Folklórica de Puno en 1962; que muestra por primera vez en el Teatro Municipal de la ciudad capital, el amplio y calificado bagaje de la música y danzas puneñas. Este acontecimiento es muy bien informado y comentado por los medio de prensa muy importantes como La Prensa y El Comercio, cosa rara para la época; José María Arguedas, periodista del El Comercio, le tomo muchísimo interés al asunto, que tuvo que él mismo viajar años después a Puno para constatar la belleza y variedad del folklore puneño y calificar a dicha ciudad como «La Otra Capital» peruana. Luego de esa presencia vendrían un sin número de agrupaciones musicales y de danzas a difundir el arte puneño y marcaría la diferencia acerca del conocimiento en Lima, del folklore puneño que incluye su música y sus danzas.

Aquí un recuento de las instituciones antecesoras de Brisas del Titicaca y de los grupos en torno a los que se agrupaban los puneños; no es un estudio completo al respecto, -está en elaboración un trabajo mayor acerca de la migración puneña en Lima- pero sí ayuda en gran forma apreciar las circunstancias como grupos de personas asumen la necesidad de mantener nuestras costumbre y tradiciones desde siempre, en la gran urbe invadida de provincianos en que se ha convertido Lima.

En la década del 50 existía una importante institución popular denominada: «Central de Instituciones Puneñas» que congregaba a puneños de diferentes provincias y distritos de los sectores populares, especialmente del sector aymara y quechua del norte de Puno. Realizaban diversas actividades donde participaban tropas de sikuris, tarqas, bandas de músicos especialmente en las competencias deportivas que organizaban, como en la celebración de los carnavales o en el aniversario de Puno.

Con el tiempo, hacia los primeros años de la década del 60 la Central de Instituciones Puneñas dejó de realizar actividades por el surgimiento del sectarismo de espurias «clases sociales» y la permanente rivalidad entre quechuas y aymaras. Algunos de sus integrantes acordaron organizar después la actual «Asociación Central Folklórica Puno», fundada formalmente años después, el 25 de marzo de 1979.

De esa época predecesora data la creación de la mayoría de instituciones que actualmente forman la «Central Folklórica»: La Asociación Cultural Toquepani, fundada en 1957; el Centro Social Pusi, en 1959; el Club Atlético Pajana San Isidro, en 1961; los trabajadores de la pesca del Club Deportivo Cultural Unicachi de Yunguyo, en 1961 en el Callao. Luego se sumarían el Centro Social Cahuaya Rosaspata, Huancané (1965), la Asociación Tirapunku (1964), San Salvador de Cotos de Huancané (1969) y otras tantas instituciones; así como grupos humanos, clubes familiares, asociación de comerciantes, trabajadores de municipios, emigrantes del sector aymara y quechua, tanto en Lima como en el Callao.(*)

El Instituto Puneño de Cultura fue una institución muy importante, fundada el 4 de noviembre de 1955, por los escritores e intelectuales puneños: Ricardo Arbulú, Gamaliel Churata, Alberto del Castillo, Pablo Iturri, Ernesto More, Dante Nava, Alejandro Peralta, Luis de Rodrigo y Emilio Vásquez y que tiene vigencia hasta el día de hoy.
Otras instituciones formadas por esa época: el Centro Social Yunguyo (1954), Centro Social y Cultural Juli (1956), Centro Social Azángaro.

En ese tiempo la música puneña no se escuchaba en las emisoras. Es necesario tomar en cuenta que la música puneña hasta entonces solo había sido grabada en Buenos Aires, en discos de carbón, por el destacado maestro Jorge Huirse Reyes, luego reproducidas en nuestro país en discos de Larga Duración de acetato. En el Perú la música puneña fue grabada por destacados músicos y cantantes «vernaculares», como eran conocidos, el Picaflor de los Andes, el Jilguero del Huascarán, el Embajador de Quiquijana, entre otros, por ejemplo obran en nuestro poder algunos discos de 45 rpm «Caballito de Chocchiporque» grabado por el Conjunto Kori-Marka de Tinta o «Frutera Serrana» por el Embajador de Quiquijana.

Hay que tomar en cuenta que teníamos destacados compositores como Rosendo Huirse de quien es el famoso tema musical «El Picaflor» (quisiera ser picaflor y que tu fueras clavel...) que fuera interpretado y grabado por diversos cantantes y conjuntos, y que por muchos todavía es considerado de origen cusqueño; como el tema «Paja Brava» con el que ganó un concurso nacional de música vernacular realizado en Lima en 1942.

En 1928 Theodoro Valcarcel, otro gran compositor puneño de música orquestada, obtuvo un meritorio primer premio en el festival que se realizara en la Pampa de Amancaes, donde cada 24 de junio todo Lima se volcaba al jolgorio de la festividad popular que allí se realizaba con motivo del día del indio.

En cuanto a grabaciones de músicos puneños, tenemos información que la primera grabación en Lima de música puneña por un conjunto, la realiza el Centro Musical Ayaviri, en discos de carbón de 78 rpm, en el sello RCA Víctor y que luego son editados en un LP junto las grabaciones del Centro Musical Yunguyo que entre fines de 1959 y 1960, llega a Lima a grabar en el antiguo sello MAG, en mérito al premio de haber obtenido durante tres años consecutivos (1957, 1958, 1959) el primer lugar en el Concurso de Estudiantinas que organizaba el Instituto Americano de Arte con motivo del aniversario de la ciudad de Puno en el mes de noviembre, estas grabaciones son publicadas tiempo después en un LP del Sello MAG, con el nombre de «Aires del Altiplano», junto con el Conjunto Musical Ayaviri, (se registra como Conjunto y no como Centro Musical por no pagar los derechos).

Otras primeras grabaciones en 78 rpm las realizaron «Las Hermanas Madrid» con la Estudiantina Lampa y que se convirtieron en discos de 45 rpm en el sello Odeón de IEMPSA que luego derivó en disco de Larga Duración, como del Centro Musical Ayaviri en antiguo sello de discos MAG, un disco de 45 rpm grabado por los Aravicus, con los temas Bella Tierra Mía y Alalau Chirihuayrita en enero de 1963, la particularidad de esta grabación es muy singular, el ritmo al que están grabadas es al estilo cusqueño/abanquino, distintamente diferente del estilo de «huayño pandillero» que se impuso fuertemente en todo el departamento de Puno desde fines de los años 50 y quien desee confirmar esta grabación estamos dispuestos a dejársela escuchar en DC.

Posteriormente vendrían las grabaciones ya con características «pandilleras» como «Brisas del Titicaca» de Los Intimos de Juliaca, del Conjunto Orquestal Puno, «Cantares del Altiplano» del Centro Musical Ayaviri, «Lucero del Amanecer» del Conjunto Qhantati Ururi de Conima entre los primeros LPs de IEMPSA; Centro Musical Theodoro Valcárcel, Centro Musical Lampa en SONO RADIO ya en el sistema estereofónico.

A Lima escasamente llegaban agrupaciones puneñas, es digno de recordar a la Compañía Folklórica del Altiplano una de las primeras en llegar a Lima en 1956 y actuar con música y diversas danzas en el Coliseo Nacional donde dominaba la música de Huancayo, Ayacucho o de Ancash entre los más importantes, en vista que esta música era intensamente promovida en el programa radial «El Sol de los Andes» de Luis Pizarro Cerrón, poco y nada se conocía de la música y el folklore puneño.

Entre los grupos musicales y de danzas que existían entonces en Lima están la Embajada Folklórica Usicayos de Carabaya dirigida por ............ Gonzales (1957), la Embajada Folklórica Balseros del Titicaca de la misma época, dirigida por Máximo Pari Galindo, que también se presentaban en el Coliseo Nacional o del Ejército, ambos grupos vigentes hasta hoy.

Existía el Conjunto Alma Kollavina dirigido por Joaquín Vélez, cuyo cantante era Julio Sancho. Joaquín Vélez en algún momento integró el Conjunto Brisas del Titicaca, pero se retiró para formar aquella agrupación musical, con gente del sector quechua; integrada, fundamentalmente, por juliaqueños; de ahí que eran llamados los «Juliaquences». Posteriormente Julio Sancho, actuaría como solista en diversos grupos musicales, en 1963 grabó por primera vez esa anónima y tradicional “Serenata Puneña” con el título de «Por tu Natal», con el acompañamiento del Conjunto Alma Kollavina, aunque en la grabación en 45 rpm se registra a Los Huayruros dirigidos por el propio Julio Sancho, también grabó en el sello Virrey, los temas Kaluyo, Pomateñita, Ojos Negros.

El Centro Musical Puno, dirigido por Luis Naldos Paniagua, y que desarrollaba su actividad en el restaurante Jardín Yolanda, en Jesús María. Allí concurrían puneños de diferentes provincias. Esta agrupación musical actuaba paralelamente al grupo de Brisas, en tal condición poco tenía que hacer con Brisas del Titicaca. Tiempo después (1967) varias de las personas de ese grupo se integrarían a Brisas del Titicaca ya existente, mientras que otras personas pasaron a formar una nueva institución, el Club Cultural Cuerdas del Lago.

Es necesario tomar en cuenta que parte de este sector de puneños provenientes del sur de departamento, siempre mantuvieron una relación constante de amistades, principalmente al rededor de la música, este grupo en algún momento forma el Centro Musical Aymara y luego la Estudiantina Pomata, de la cual tenemos una antigua grabación artesanal, y que posteriormente se agrupan en la Estudiantina de Club Cultural Cuerdas del Lago.

La «Estudiantina Puno», en el año 1961, ganó el primer lugar en un concurso de Estudiantinas organizado en Radio Nacional. La mayoría de sus integrantes eran pomateños. A ellos los llamaban los «Pomavitas». La mayoría de ellos provenían del sector aymara del sur del departamento. Algunos de sus integrantes, años después, ellos formaron la Estudiantina Cuerdas del Lago, convertida en Club Cultural, el 28 de julio de 1967. Su actividad la desarrollaba paralelamente al grupo que estaba en torno a Brisas, así lo evidencian los documentos originales que publicamos en los que figuran los nombres de quienes integraban el Centro Musical Brisas del Titicaca hasta julio–agosto de 1967.

Tiempo después: «Brisas» y «Cuerdas» generarían una competencia rayana en la rivalidad; a veces insalvable, aunque fraternal, tanto en el aspecto artístico (danzas y música), como en el deportivo, hasta que hoy este club ha dejado de realizar actividad alguna y la gran mayoría de sus integrantes, se han incorporado masivamente a Brisas del Titicaca, desde 1996, cuando Brisas del Titicaca inicia su despegue y desarrollo y abre sus puertas a «todos los puneños».

En la década del 50 existían otros grupos, no necesariamente musicales, que se reunían en actividades sociales. Entre ellos estaba: el «Centro Carolino», integrado por ex alumnos del Colegio San Carlos; el Club Juvenil Puno, que se reunían en el Jr. Moquegua; el Centro Social Femenino Puno del que surgiría, tiempo después, el Club Departamental Puno; reuniendo estos grupos con preferencia a los puneños con apellido «reconocido» o tuvieran una posición socio económica «respetable». Por supuesto, quedaba marginado quien pertenecía a las «clases populares,» llamados «Poblanos». Era característico que el «Club Departamental Puno» no abría sus puertas al puneño en general. En ese entonces seleccionaba rigurosamente a sus invitados, hoy ha cambiado mucho esa política para beneplácito de muchos puneños en Lima.

El Centro Social Femenino Puno fue fundado el 26 de octubre de 1955. Sus actividades las realiza en el ámbito de la clase media alta: en el Club de la Unión, en el Club Arequipa entre otros. En 1959 las damas del Centro Social Femenino Puno, junto con sus esposos, acuerdan formar una agrupación más amplia que incluyera a los varones y se forma: «La Casa Puno», con el principal objetivo de adquirir el local del Jr. Cervantes 163. El 11 de diciembre de 1959, ambos grupos fundan el Club Departamental Puno. El mayor aporte para la adquisición del local lo suscriben las señoras. En su local se reunían habitualmente: el Centro Social Femenino y el Club Departamental. Es recién en 1987, siendo Presidenta del C.S.F.P., la Sra. Rosa Bacigalupo, y Presidente del C.D.P., el Sr. Alberto Paniagua Daniels, que se fusionan ambas instituciones. El Centro Femenino se convierte en el Comité de Damas del Club Departamental, cuya Presidenta es elegida a partir de esa fecha junto con la Directiva.

Respecto a la cantidad de agrupaciones de residentes puneños en Lima, Jesualdo Portugal Castello,(1) en un recuento y catalogación que realiza, contabiliza hasta más de 300, de la más diversa índole, sociales, culturales, deportivas, comerciales, familiares, comunales, distritales, provinciales, etc. están en el Callao, integrados en una Asociación Departamental de Instituciones Puneñas, están en el cono norte, Independencia, Comas; en el Cono Sur, Villa María del Triunfo, Villa el Salvador, San Juan de Miraflores; están en San Juan de Lurigancho, y muy pocos en el Cono Este de la Gran Lima.

En resumen, los puneños en Lima actuaban según los conceptos heredados de la ciudad de Puno, donde hasta 1956, los «indios» no podían entrar a dicha ciudad con su trajes típicos, sin haber pedido permiso; o conforme a «lo establecido» desde tiempos de la colonia y el gamonalismo muy determinante en mucho tiempo en Puno; se creía en la diferencia de las clases sociales; con razón o sin ella cada quien se ubicaba en la más alta o en la más baja y cada uno según su estilo, trató de establecer en Lima esa anacrónica diferenciación.

Un material muy importante acerca de la migración de los provincianos a Lima y en general a otras ciudades fuera de su tierra, la han escrito Jüngen Golte y Norma Adams,(2) ellos realizan en su libro un estudio muy interesante acerca de la presencia de un grupo de puneños en Lima, en especial del distrito de Asillo en la Provincia de Azángaro, cómo se van integrando en la gran ciudad, con todos sus modos y tradiciones. El ejemplo que se hace de los asileños que se dedicaron a las confecciones es muy emblemático, es como decir de que, cómo el grupo de yunguyeños se ha dedicado primero a la pesca, luego a las especerías, ahora a los mercados, o decir cómo los juliaqueños se han dedicado primero al comercio ambulatorio, a la artesanía, a las chompas, y así fue el comportamiento de la gran mayoría de los puneños en Lima, no necesariamente «pudientes» que mantuvieron latente su identidad y sus costumbres tradicionales, comportamiento muy distinto por cierto, al de los profesionales o empleados públicos que también llegaron a Lima en busca de un mejor futuro, pero que no necesariamente mantuvieron en pleno sus identidades, muchísimos de este sector fueron «absorbidos» por la «cultura» de la ciudad, criolla, aristocrática, limeña, etc. aunque otro sector de profesionales y empleados públicos si mantuvo su identidad y apego a las tradiciones puneñas, gracias en gran parte a Brisas del Titicaca.

Transcribimos un párrafo del libro, allí se dice: «La experiencia histórica de migración por otro lado ha dado la oportunidad a los asileños, y con ellos a la gente del altiplano en general, de desarrollar una cultura, que permite la identificación con el lugar y sus habitantes a pesar de largas ausencias».... «El individuo se identifica por medio de la música y las fiestas patronales con paisanos y parientes. La ayuda entre ellos y el mantenimiento de las referencias de origen resultan una obligación».

Tan cierto que hoy, no hay institución de puneños en diferentes lugares del país, que se precie como tal, que no celebre su «Fiesta Patronal», como buen motivo para reunir a sus coterráneos e integrarlos en afán de las ideas, modos y costumbres comunes que comparten.
Para mejor análisis acerca de la migración puneña en Lima recomendamos la lectura del libro de Golte y Adams.

La gente puneña reunida en torno a Brisas del Titikaka, pretendió reunir no solamente a los coterráneos de las comunidades, sino también de las ciudades, de ahí el buscar una necesidad de contar con una institución de carácter popular y sin discriminaciones que en el tiempo y los años se ha logrado. Del mismo modo podemos concluir, -para este caso del grupo en torno a Brisas del Titicaca-; que desde siempre la clase media puneña afincada en Lima, ha buscado espacio para reunirse y desarrollar su principal inquietud que la lleva impregnada en la sangre: la música y la danza. En el lugar donde se reunían puneños no faltaban instrumentistas que evocaran la música y danzarines que bailaran entusiasmados y fue lo que aprovechó muy oportunamente la gente de Brisas del Titicaca desde sus inicios hasta hoy.

Esta inquietud principal «llevada en la sangre», fue la base fundamental para la formación de muchas asociaciones de puneños y por supuesto el éxito que ha alcanzado desde esos años Brisas del Titicaca luego de su formación como Conjunto Musical en 1962, convertirse formalmente a un Centro Musical en 1965 y luego consolidarse legalmente como Asociación Cultural en 1970, hasta alcanzar su pleno desarrollo hoy.

Autor: Bruno Medina Enríquez


(rogamos su opinión acerca de este material antes de su publicación definitiva en el libro "GENESIS" que está en preparación)
Escríbenos a nuestro EMail.
imagen
Enero de 1966.
Concha Acustica del Campo de Marte
Elenco de Danzas y Conjunto Orquestal del Centro Musical Brisas del Titicaca, poco antes de presentar su existosa actuación en un Concurso Nacional del Huayño, organizado por la Municipalidad de Lima.
La Diablada es...
Boliviana?...
imagen
Foto de Diablo tomada por Martín Chambi en Puno (1925)
(De la edición N° 19)

Efectivamente La Diablada es Boliviana, así lo dicen conocidas autoridades de dicho país y lo demuestran por las gestiones que han realizado ante la UNESCO, Oficina de las Naciones Unidas para la Ciencia y la Cultura, al declarar «Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad» al Carnaval de Oruro, el pasado 18 de mayo del 2001. Sendas publicaciones que se presentaron en La Paz en aquella oportunidad, muestran la alegría causada por aquella designación, las diversas autoridades, como representantes de los conjuntos de folklore de Oruro, ratifican la satisfacción que la UNESCO haya considerado como Patrimonio cultural, a las manifestaciones que se presentan en Oruro.
Como es conocido el Carnaval de Oruro es una de las tres grandes manifestaciones culturales masivas que se dan en Sudamerica, entre las que están La Fiesta de la Virgen de la Candelaria y el Carnaval de Río de Janeiro. En la Fiesta de Oruro también se celebra a la Virgen de la Canelaria, llamada allí Virgen del Socavón, y más de uno agradece a ella esta designación.
¿Y cuáles son los beneficios que otorga esta nominación?. Al ser declarado así el Carnaval de Oruro, posibilita que recibirá ciertas pregorrativas y apoyo de la UNESCO para conservar sus manifestaciones, como son diez mil dólares que contribuirán a su mantención.
Al Respecto Tito Hoz de Villa, Ministro de Educación y Cultura de entonces, decía «Con esta nominación ya no vamos a tener que sufrir el robo de nuestras expresiones culturales, ahora la Diablada, la Morenada, los Caporales y todo el mosaico del Carnaval de Oruro, es reconocido y certificado por la UNESCO».
Ello significa como dice «El Diario», de La Paz «que la distinción hará posible que todas las danzas del país sean reconocidas como creaciones autenticamente bolivianas en el mundo y eliminará la posibilidad de que otros países registren como pertenecientes a su cultura a bailes como la Diablada o Morenada. Permitirá además, que cada manifestación folklórica del Carnaval de Oruro sea jurídicamente protegida por las normas internacionales que sean emitidas por la UNESCO».
Como consecuencia de la disposición de un organismo que en nombre de la ONU, (la UNESCO) protege la cultura universal, en este caso El Carnaval de Oruro, poco podremos hacer los puneños, para seguir denominando como puneña, esta variante dancística que esplendorosamente se presenta en la Festividad de la Virgen de la Candelaria de febrero de todos los años en Puno. (BME)
Dos antiguas opiniones del tema:
Puno, Capital Folklorica
del Perú?
(De un Artículo publicado por Roberto Valencia Melgar en el diario Los Andes 20/02/68):
Con motivo de la celebración de la Fiesta Patronal del 2 de febrero (1968) en homenaje a la Virgen de la Candelaria en Puno, se manifiesta el fervor y alegría de los pobladores a través de diversas manifestaciones dancísticas, la concentración de conjuntos en la ya famosa «Octava» es muy copiosa, transformando a la ciudad en un vasto escenario por cuyas calles desfilan cientos de danzarines luciendo fastuosos disfraces; los que hemos nacido en esta tierra legendaria y vivido sus tradicionales costumbres, hoy, tenemos que lamentar la ausencia de danzas típicas, sean los primorosos «Llamerito», sean los temibles «Choquela», sean «Puli pulis» que, con su sincera devoción regocijaban la ciudad propiciando esplendorosamente un auténtico clima de fiesta puneña. Hoy se ha dado paso a la cursilería de presentar costosas danzas importadas de la vecina República de Bolivia, que con la estridencia de sus trompetas contrastadas, han apagado el dulce y armonioso sonido de las «Phusas», que, con el retumbar de sus bajos en tuba, han borrado los melodiosos lamentos de quenas y pinquillos. El millonario atuendo de «Diablos» y «Caporales» de Oruro ha opacado el original y vistoso traje fiestero, transformando a nuestra querida ciudad de Puno, a la voceada Capital Folklórica del Perú en un «Consulado» o agencia del Folklore Boliviano, en cuanto a danza y música se refiere.
....
El Sicuri Puneño y
la Diablada
de Oruro
(Extractos de una publicación del diario Los Andes del 12 de marzo de 1968, escrita por Julián Palacios Ortega).
.....
Veamos cuales son las diferencias entre el Sicuri Puneño y la Diablada Boliviana de Oruro.
La música de la Diablada de Oruro tiene compás binario de dos por cuatro, es marcial, de cadencia ligera y aire vivo, casi siempre en tono mayor y con un fraseo de estructura cuaternaria que lo emparentan con un pasodoble o una marcha con trensillos, todo lo cual determina una coreografía monótona con desplazamientos casi militares, de paso continuo, esencialmente rítmico y calisténico, con variantes intermitentes cada cuatro pasos o tiempos musicales, o múltiplos de este número de pasos.
Esta música requiere el concurso de una banda tipo militar.
El Sicuri -porque esta fue su denominación primigenia en Puno- tiene una música de compás mixto binario-ternario de dos por cuatro y tres por cuatro, en diversidad de combinaciones y predominando el primero. Es además de tono eólico (similar al tono menor, excepto en el intervalo de la tónica y la sétima que es de un tono). Es más melódica, sincopada, de cadencia más pausada y con un fraseo de estructura mixta de dos, tres y hasta cuatro y cinco compases. Con todos estos elementos, tan diferentes de los enunciados para la modalidad boliviana, y a los que la utilización de los «phusas» dan un espíritu tan especial por su inconfundible sincopación, se llega forzosamente la consecución de pasos de danza y una coreografía muy peculiares.
Bástenos con observar la espontaneidad y ausencia de toda rigidez y monotonía de nuestro Sicuri.
AZANGARO DE HOY
No todo es color de rosa en Azángaro, empezaremos con alguno de los temas que son de interés pùblico:

Caso del local del exhospital de Azángaro, este se encuentra abandonado y cuando la gerencia del ministerio de salud presidida por el Dr. Montes de Oca pretendió dar en sesión de uso a ESSALUD, saltaron los trabajadores del Hospital, impidiendo que el pueblo cuente con mejor atención de salud y eventualmente con un nuevo pabellón, para los asegurados.
Otra vez la tozudez y la pretensión de trabajadores, la mayor parte gente de afuera frustra el desarrollo de la mil veces mancillada villa.

CASO DE LOS LOTES

Resulta que Romel Hancco, y hermanos habían sido parientes de la familia Murillo y por consiguiente heredaron 1/2 Azángaro. Los terrenos que te cito, son: Los terrenos que se encuentran en los alrededores del cerro Choquechambi, incluyendo el cerro. Los terrenos que se encuentran a la salida de Azángaro a Juliaca, a ambos lados de la carretera donde Romel ha conseguido lotizar unos 1000 lotes, sin ser propietario y sin haber pagado nada al municipio por la transferencia, cambio de uso y otros. La pregunta es ¿son millonarios la familia de margarita Murillo?¿no existe un miembro de esta familia que le interese estos asuntos?

OTRO IGUAL

Un señor, por obra y gracia de la santísima trinidad resulto pariente de la Familia de Josefa Enríquez. Por consiguiente ha resultado de la noche a la mañana dueño y amo de una considerable extensión de terreno, que viene lotizando alegremente, sin que nadie diga nada. Se de buena fuente, que tiene como 500 lotes de terreno en los lugares aledaños al puente san Juan de Dios, hasta el fondo como quien se va a la Huerta. Igualmente en contubernio con Mayta, ha resultado dueño, cuando quien debería hacer esas transacciones es la familia de la Srta. Enríquez.
La pregunta es ¿la familia Enríquez tiene tanto dinero que no le interesa sus propiedades de Azángaro o es qué señor se está avivando. Los documento que he visto en la Municipalidad, ¿QUIÉN firma como propietario ¿Cuando compró los terrenos del fundo de la Familia Enríquez incluyendo la casa de campo? Existen más interrogantes que es necesario desentrañar.

Saludos del
El Chasqui de Sur
y hasta la próxima
LA TRAGEDIA DE ILAVE
Escribe: José Luis Luna

El relato de Fuente
ovejuna quedó empequeñecido ante la dimensión de la tragedia y el dramatismo de Ilave. Que es el símbolo del clamor de justicia no solo de un pueblo; sino el de un país entero y por mucho tiempo. En esta tragedia colectiva está encerrado dramáticamente el colorario de la azarosa vida gubernamental del Perú de los últimos años. Es el retrato de una sociedad que ha alcanzado en sus esferas de poder el último grado de putrefacción social. Y esto se repite dolorosamente para el pueblo peruano desde las cruentas palabras de Páginas Libres cuando Gonzáles Prada sentenció: El Perú es un organismo que donde se le pone el dedo salta la pus. Terrible definición para ese momento y proféticamente escalofriante para el futuro. En sí la tragedia de Ilave refleja la tragedia del Perú. Desgraciadamente desde su nacimiento a la república como nación soberana, se asentó sobre cimientos deleznables, vale decir sobre una sociedad carente de una personalidad solidamente definida y con un horizonte diáfano en sus propios intereses comunes. Esa sociedad del nuevo país, se formó sobre grupos encontrados socialmente, racialmente, económicamente e ideológicamente, es decir en un variopinto paisaje social como: españoles decadentes con criollos emergentes, indios sumisos con mestizos progresistas, negros liberados con incas marginados, etc. Todos ellos cohabitando un espacio que nunca lo hicieron propio, sino que cada grupo social luchando a brazo partido por hacer prevalecer los intereses de grupo, negándose abrir sus brazos y sus mentes para hacer una causa común que se llame Perú y formar una verdadera patria. Resumiendo: el Perú adolece de una personalidad propiamente definida, y posiblemente allí radique su tragedia, ya que no hemos integrado una verdadera nacionalidad, lo cual se ha reflejado dramáticamente en Ilave; y que hace patente y patético un adagio popular que se ha acuñado recientemente: No hay peor enemigo del peruano, que el mismo peruano.

Ilave ha sido la ebullición de una lava de fustraciones que se ha ido formando durante años de un clamor silencioso, por falta de atención y justicia del poder central a los pueblos del Ande.

Este hecho demuestra que el sentido de justicia y de transparencia en los actos humanos, está primigeneamente incólume en la esencia del ser, de los pueblos altiplánicos, en la raza quechua y aymara, y ha aflorado cual geiser, al agotar toda su paciencia de años de abusos, de latrocinios y de esa odiosa indiferencia o conveniencia de los que ejercen autoridad, que ha mantenido a los pueblos andinos en esa postración de pobreza.

Cirilo Robles quedará para la posteridad como el ladrón de las arcas ediles de Ilave que mereció la muerte en manos de sus propios electores, o en el mártir de una conspiración macabra, de politiqueros corroídos por la ambición que le tendieron la celada fatal. Esto lo determinará irónicamente el poder oscuro y taimado del poder judicial, que indirectamente sentenció al alcalde al cadalso popular, con su lento y convenido andar, que como en el caso de Mesa redonda nunca encontrará responsables ni sancionara a nadie, y como para variar este hecho cruento de sangre quedará una vez más impune y en el olvido.

La corrupción en el Perú siempre ha estado de moda en los círculos del poder , que se expandió con total descaro en todos los niveles sociales en el decenio del japonés fujimori, y era común que los alcaldes estén denunciados por peculado, abuso de poder, trafico de influencias, malversación de fondos, y otras tropelías. Esto era reiterativo en muchas municipalidades, como en cierta reunión el anterior alcalde de Azángaro muy suelto de huesos nos dijo. Yo tengo 27 juicios encima, pero yo no me preocupo, porque yo soy un tipo hábil. Este triste personaje termino su mandato prófugo de la justicia.

Precisamente en los años de completa corrupción de la dupla delincuencial de Fujimori y Montesinos, donde el organismo de poder entró en la última fase de putrefacción en todos sus niveles, desde los más altos magistrados y funcionarios públicos hasta los alcaldes y comerciantes, aquí es donde aparecen los famosos productos Bamba. En esta época es donde se puede apreciar en toda su dimensión el drama singular del Perú, ¿Qué factor empujó a las tres cuartas partes de la población del Perú a votar por las promesas mentirosas de un japonés? Y la respuesta es patética: los peruanos para ese entonces ya no creíamos en nosotros mismos, no creímos en nuestros políticos. De allí nació la peor de nuestras catástrofes morales. Y hoy asistimos a otra era de corrupción igual o peor que la anterior, con un monigote incapaz que detenta la más alta magistratura del país y que es nuestra vergüenza ante el mundo entero. El Perú ha debido sacudirse hace tiempo de este improvisado, como ya lo hubieran hecho en cualquier otro país, porque la catadura moral de este tipo nos ha demostrado largamente su espíritu torcido al hacerse elegir en base al engaño y la mentira (falsificación de firmas, y nos jugo al sentimiento con el pobre cholito lustrabotas que llego a Hardvard. Es un mitómano compulsivo, mal padre, (la presión popular lo obligo a reconocer a Zaraí), entre otras de sus perlas alcohólico, vendido a los intereses judíos, vanidoso e irresponsable (prefiere los viajes de placer al extranjero) ante los graves problemas del país, y con su mal masticado castellano cree que el Perú está como siempre creen los incapaces y los dictadores que estamos en un mundo de maravillas, cuando el país se debate en una de sus peores crisis sociales. Es bueno notar también que en el Perú no tenemos cultura política, a eso se deben nuestros desaciertos al elegir gobernantes; a Belaunde se le eligió como gratitud a su mandato truncado por Velasco, a García por su lengua y su piedra, al sátrapa oriental por su independencia y tecnología, y al cholo de Cabana por hacerse llamar Pachacutec, indicadores que muestran por ejemplo que en todas las elecciones se presenten mas de diez agrupaciones políticas, cuando en el país mas adelantado y moderno del mundo solo tiene dos grupos políticos bien definidos.

La reflexión debe ser profunda, y debemos indicar que está crisis de valores del país se está fermentando en las universidades, de donde año a año salen muy buenos profesionales académicamente, pero carentes de valores morales. La conclusión: La universidad peruana forma profesionales de gran calidad académica pero sin escrúpulos para el ejercicio público y el servicio a la comunidad.

Ilave nos ha demostrado que la justicia está en el pueblo y que en última circunstancia ella la administra, que cuando el pueblo le confiere el poder a alguien, ese alguien tiene que actuar con veracidad y transparencia, y con vocación de servicio hacia el pueblo. Como en el glorioso incario que cualquier acto delictivo era sancionado con la muerte, formando de esta manera la mejor calidad social bajo sus tres sabias normas de vida: AMA SUA, AMA LLULLA, AMA KELLA.

Hoy, estos preceptos se deben hacer tangibles urgentemente junto con el manual de Carreño y un curso obligatorio de Nacionalidad en todos los colegios y universidades, si queremos salvar al Perú, para que nunca más se vuelvan a repetirse otros Ilaves.

Lima, junio del 2004

José Luis Luna