TANGO DE 1926 - tango

TANGO DE 1926 o JUSTICIA CRIOLLA

Francisco Brancatti y Rafael Iriarte lo dedicaron al famoso jefe de investigaciones Eduardo L. Santiago. Perteneció al repertorio de algunos cantores criollos, como Ignacio Corsini, quien lo grabó en 1926. El mismo año las orquestas de Francisco Canaro y de Francisco Lomuto grabaron versiones sin canto.

Letra de Francisco Brancatti. 
Música de Rafael Iriarte.


    Han venido a prenderme? Ya estoy listo:
    la cárcel a los hombres no hace mal. 
    Aquí me tienen! Yo no me resisto! 
    Estoy vengado! Soy el criminal! 
    Al fin pude ahogar mis hondas penas!
    Que importa de las otras que vendrán!...
    Yo no he de lamentar mis horas buenas;
    las malas, como vienen ya se irán.
 
    Antes, permitan que estampe 
    un beso a mi pobre hijita,  
    que ha quedado huerfanita
    en el seno del hogar. 
    Venga un abrazo, mi nena!
    Quédese con la vecina;
    su padre va hasta la esquina...
    Prontito ha de regresar.

    Vamos, pronto, oficial!... Y no se asombre
    del llanto que en mis ojos usted ve!
    He dicho que es la cárcel para el hombre,
    y allí voy, aunque en ella moriré!...
    Es que pienso en este angel que yo dejo
    y mis lágrimas vierto sin querer!
    Por lo demás; ya digo, mi pellejo
    bien se que poco y nada ha de valer.

    Mañana, cuando ella, moza,
    sepa el final de la madre,  
    que no piense que fue el padre
    un borracho, un criminal! ...
    Diganle que yo la he muerto 
    porque fue una libertina:  
    Haga el favor, mi vecina!...
    Vamos, señor oficial! 

                                Recopilación: Carlos "el judío"