Tango - COMO ABRAZADO A UN RENCOR - MUNDO MATERO

COMO ABRAZADO A UN RENCOR

Rossi/Podestá

 
Esta noche para siempre terminaron mis hazañas
un chamuyo misterioso me acorrala el corazón
alguien chaira en los rincones el rigor de una guadaña
y anda un algo cerca 'el catre olfateandome el cajón
los recuerdos mas fuleros me destozan la cabeza
una infancia sin juguetes un pasado sin honor
el dolor de una cadena que aun me quema la muñeca
y una mina que arrodilla mis arrestos de varón 
yo quiero morir conmigo y confesar y sin Dios
crucificdo en mis penas como abrazado a un rencor
Nada le debo a la vida, nada le debo al amor
aquella me dio amargura y el amor una traición
yo no quiero la clemencia de una lagrima sincera
ni palabra de consuelo no ando en busca de un perdon
no pretendo sacramento ni palabra funebrera
me le entrego mansamente como me entregué al botón
solo usted madre querida si viviese le daría 
el consuelo de encenderle cuatro velas a mi amor
de volcar sobre tu pena como mieles de alegria
de llorar sobre mis manos y pedirme el corazón.
--------------------------------------

COMO ABRAZADO A UN RENCOR (II)

Letra de ANTONIO MIGUEL PODESTA ("El Gauchito") Música de RAFAEL ROSSI 1930 (Recitado) "Está Listo". sentenciaron las comadres y el varón ya difunto en el presagio, en el último momento de su pobre vida rea, dejó al mundo el testamento de esas amargas palabras, piantadas de su rencor... (cantado) Esta noche para siempre terminaron mis hazañas un chamuyo misterioso me acorrala el corazón, alguien chaira en los rincones el rigor de la guadaña y anda un algo cerca 'el catre olfateándome el cajón. Los recuerdos más fuleros me destrozan la zabeca: una infancia sin juguetes, un pasado sin honor, el dolor de unas cadenas que me queman las muñecas y una mina que arrodilla mis arrestos de varón. Yo quiero morir conmigo, sin confesión y sin Dios, crucificao a mis penas como abrazao a un rencor. Nada le debo a la vida, nada le debo al amor: aquella me dio amargura y el amor, una traición. Yo no quiero la comedia de las lágrimas sinceras, ni palabras de consuelo, no ando en busca de un perdón; no pretendo sacramentos ni palabras funebreras: me le entrego mansamente como me le entregué al boton. Sólo a usté, mama lejana, si viviese, le daría el derecho de encenderle cuatro velas a mi adiós, de volcar todo su pecho sobre mi hereje agonía, de llorar sobre mis manos y pedirme el corazón... -----------------------------------

COMO ABRAZAO A UN RENCOR (III)

Letra de Antonio M. Podesta. Musica de Rafael Rossi. Compuesto en 1931. Carlos Gardel lo estrenó en Montevideo, lo difundió en Buenos Aires a través de Radio América y lo grabó en París el 26 de Mayo de 1931. (Información extraída del libro "Letras de Tango" de José Gobello, Ed. Nuevo Siglo). También lo canto Rivero y lo toco Piazzolla. Esta listo, sentenciaron las comadres, y el varon, ya difunto en el presagio, en el ultimo momento de su pobre vida rea dejo al mundo el testamento de estas amargas palabras piantadas de su rencor; Esta noche para siempre terminaron mis hazañas, un chamuyo misterioso me acorrala el corazón, alguien chaira en los rincones el rigor de la guadaña y anda un algo cerca el catre olfateandome el cajon. Los recuerdos mas fuleros me destrozan la zabeca, una infancia sin juguetes y un pasado sin honor; el dolor de unas cadenas que aun me queman las muñecas y una mina que arrodilla mis arrestos de varon. Yo quiero morir conmigo sin confesión y sin Dios, crucificao en mis penas como abrazao a un rencor. Nada le debo a la vida nada le debo al amor aquella me dio amarguras y el amor, una traicion. Yo no quiero la comedia de las lagrimas sinceras, ni palabra de consuelo ni ando en busca de un perdon. No pretendo sacramentos, ni palabras funebreras, me le entrego mansamente, como me entregue al boton. Solo a usted, mama lejana, si viviese le daria el derecho de encenderle cuatro velas a mi adios; de volcar todo su pecho sobre mi hereje agonia, de llorar sobre mis manos y pedirme el corazón.