Tango - MAÑANA ZARPA UN BARCO

MAÑANA ZARPA UN BARCO

Fue registrado por Lucio Demare con la voz de Juan Carlos Miranda, en el sello Odeon (1942); también por Carlos Di Sarli con Roberto Rufino, para el mismo sello (1942); más tarde lo grabó la orquesta de Mario Demarco cantando Jorge Sobral, en sello Pathé (1952), y Néstor Fabián con orquesta dirigida por Atilio Stampone, en Victor (1970), entre otros.


Letra de Homero Manzi.

Música de Lucio Demare.

Compuesto en 1942.





Riberas que no cambian tocamos al anclar.

Cien puertos nos regalan la Música del mar.

Muchachas de ojos tristes nos vienen a esperar

y el gusto de las copas parece siempre igual.

Tan solo aquí en tu puerto se alegra el corazón.

Riachuelo donde sangra la voz del bandoneón.

Bailemos hasta el eco del último compás,

mañana zarpa un barco, tal vez no vuelva más.



Qué bien se baila

sobre la tierra firme.

Mañana al alba

tenemos que zarpar.

La noche es larga,

no quiero que estés triste.

Muchacha, vamos,

no sé por qué llorás.

Diré tu nombre

cuando me encuentre lejos.

Tendré un recuerdo

para contarle al mar.

La noche es larga,

no quiero que estés triste.

Muchacha, vamos,

no sé por qué llorás.



Dos meses en un barco viajó mi corazón.

Dos meses añorando la voz del bandoneón.

El tango es puerto amigo donde anhela la ilusión.

Al ritmo de su danza se hamaca la emoción.



De noche, con la luna, soñando sobre el mar

el ritmo de las olas me miente su compás.

Bailemos este tango, no quiero recordar.

Mañana zarpa un barco, tal vez no vuelva más.