Milonga - La Canchera

La Canchera

Milonga
Música: Alberto Hilarion Acuña 
Letra: Solabarrieta 

Cumplió cuarenta señores 
y esta un kilo todavía, 
aún guarda la lozania 
de sus primeros albores. 
La mesa llena de flores 
daba un sello de esplendor, 
a la fiesta que en su honor 
un viejito le ofrecía, 
que a más de su simpatía, 
era un cheque al portador. 

Una luz pa' cachar giles, 
pinta fina, alma orillera, 
se diplomó de canchera 
justo a los dieciocho abriles. 
Tira los mangos de a miles, 
fuma y le gusta escabiar, 
empilcha que ni que hablar, 
come en la mejor cantina, 
cuando llega la matina, 
recién se va a apolillar. 

No hay lugar transnochador 
que no conozca esta leona, 
desde un bar tipo Martona 
hasta el cabaret más flor. 
Aerolíneas, tren, vapor, 
Mar del Plata, Miramar, 
casino, pronto fichar, 
la vivió bien de primera, 
el diploma de canchera 
lo supo hacer respetar. 

Bien sabe que a su hermosura 
ya le queda poco paño 
también sabe que los años 
se morfan cualquier pintura. 
Pero ya cuando Natura 
le empiece a dar con rigor, 
tendrá un piso, un auto flor, 
el viejito, la chequera, 
y más guita en la cartera, 
que el Banco de Nueva York.