Capítulo I: LOS ORÍGENES DEL HOMBRE PERUANO

 

 

CAPITULO II

LOS ORÍGENES DEL HOMBRE PERUANO

 

 

 

1.         El Origen del Hombre Americano.

            - Teoría Autoctonista.

            - Teoría Inmigracionista.

            - La Teoría de Hrdlicka.

 

2.         Los Continentes Hundidos.

            - Corriente migratoria del Atlántico.

 

3.         Los Primitivos Peruanos.

4.         El Poblamiento de la Costa.

5.         Investigación de una Piurana.

6.         El origen de las Culturas.

7.         Las Cronologías.

8.         Cuadro de las Culturas de Piura y Tumbes.

             GRÀFICOS

ARRIBA

EL ORIGEN DEL HOMBRE AMERICANO

 

TEORÍA AUTOCTONISTA

 

Cualquier planteamiento o estudio relacionado con el origen del hombre piurano, tiene que estar necesariamente subordinado a las teorías ya existentes sobre los primeros hombres del Perú y América.

 

Hay dos teorías con relación al hombre americano, la autoctonista  y la imigracionista.

 

La teoría autoctonista afirma que el hombre americano se  originó en nuestro continente como resultado  de la  evolución.  El autoctonismo que fue planteado el siglo pasado por el argentino Florentino Ameghino, se vio favorecido por los estudios de Darwin sobre el origen del hombre.

 

Por lo tanto, según Ameghino, América fue foco de otro proceso de evolución. En su obra “Antigüedad del Hombre en el Plata”, se refiere a restos óseos a los que supuso gran antigüedad y consideró antecesores del hombre. En 1890 lanzó la teoría de que tales restos pertenecían nada menos a la época Terciaria y catorce años  más tarde elaboró su Cuadro Filogénico de la Humanidad que la inicia con una especie de mono muy antiguo que llamó Prosimio Primitiva.

 

Por evolución, esta especie dio origen a otra  denominada Simioidea Primitiva, aún  cuando siguieron existiendo simultáneamente seres de la especie original.

 

Siguiendo la evolución se llega sucesivamente a  los Antropoides, Homunculidas, Huminidae Primitivo, Huminidae, Tetra-prot-homo, Tri-prot-homo, Di-prot-homo y el antecesor del hombre que llamó Prot-homo.

 

Fueron muchos los hombres eminentes que creyeron en la teoría autoctonista y hasta la reforzaron como ocurrió con el geólogo J.D.  Whitney que en 1880 atribuyó al Cráneo de Calaveras, una antigüedad de muchos miles de años.

 

Ameghino hizo un llamado a los científicos del mundo para certificar o refutar sus teorías.  Los sabios acudieron y mostraron su disconformidad, sobre todo Ales Hrdlicka. Los restos fósiles que habían servido para construir la teoría de Ameghino eran de hombres de tiempos relativamente modernos y sólo el fémur de Miramar tenia cierta antigüedad, pero no la suficiente.

Con posterioridad, el antropólogo polaco Arturo Posnansky en su obra “¿Es o no Oriundo el Hombre Americano en América?”, revivía la teoría sobre la base de que en la altiplanicie boliviana en la región Collla se han encontrado restos fósiles de seres humanos con restos de antiguos animales de especies ya extinguidas.

 

El autoctonismo no se concilia con los conceptos emitidos en el Génesis de acuerdo a lo cual toda la humanidad  desciende de una sola pareja humana.

 

Esta teoría no ha podido cimentarse sólo por que aún no se han logrado encontrar en América restos antiquísimos como los hallados en Europa, Asia y Java.

 

Sin embargo, de acuerdo a la   teoría, de la evolución de las especies de Carlos Darwin, es perfectamente posible que el hombre americano halla sido autóctono de sete continente.

ARRIBA

 

TEORÍA INMIGRACIONISTA   

 

Que corrientes humanas hallan llegado desde afuera al continente americano, es incuestionable.

 

Esto es válido, ya sea que el hombre americano halla sido o no autóctono.

 

Hay inmigracionistas que sostienen que ha existido un solo punto de partida y también una sola ruta de penetración.

 

Otros creen en la procedencia múltiple.

 

Tampoco hay uniformidad de criterios en cuanto a la fecha en que se produjeron estas inmigraciones.

 

La Cuarta y última Glaciación ocurrió entre los 100.000 y los 12.000 años. En América se cubrió con una gran masa se hielo, toda la extensión comprendida desde Groenlandia, el mar y la tierra de Baffin, el mar de Hudson, la península de Labrador, hasta el sur de los Grandes Lagos. Sin embrago  la parte occidental de América del Norte que da al Pacífico non fue invadida por los hielos y más bien, el ahora estrecho de Veringo semejaba un sólido puente de tierra, que facilitaba el paso de las personas.

 

Los hielos empujaron a gran cantidad de animales hacia las tierras templadas.

El mamuth, el reno, el bisonte, los osos, etc. se trasladaron a las tierras del occidente de América.

 

Los primitivos mongoles, corriendo tras de su presa, pues eran cazadores, pasaron el Puente de Veringo y siguieron por todo el valle del río Yucón, hasta llegar hasta las altiplanicies de las Montañas Rocosas.

 

Lo que al principio pudieron ser sólo pequeños grupos de cazadores recolectores, se convirtieron en invasiones masivas, de personas que llegaban atraídas por la abundante cantidad de animales, de nuevas especies y de una tierra pródiga  que daba abundantes frutos.

 

Al término de su ruta de penetración, los  hombres que llegaron de Asia, se dispersaron, avanzando algunos hacia México.

 

Hay que suponer que las oleadas de miles de hombres primitivos, continuaron produciéndose hace decenas de miles de años, hasta que por efecto de los grandes sismos que asolan la región de Alaska y la Península de Kanteohaca, el Puente de Veringo se cortó y apareció el estrecho. Por ello, y el frío que envolvió la región de Alaska, se cortó el torrente inmigratorio.

 

En consecuencia, el hombre americano llego en estado primitivo del Asia, en una época  en que sólo se alimentaban de la caza, era recolector de los frutos que daba la naturaleza, conocía el fuego, hacía  armas defensivas de piedra, pero no conocía el uso de la rueda, ni el manipuleo del hierro y menos la escritura.

   

Al llegar a América, fue progresando y culturizándose. En consecuencia, la cultura si es autóctona.

 

Si la zona de Bering hubiera permanecido en las condiciones en que estuvo primitivamente, hubiera seguido siendo la puerta abierta para inmigrantes de siglos posteriores más cultos y evolucionados, que hubieran traído la rueda y otros conocimientos del mundo antiguo.

 

No se descarta que con el correr de los años, hayan llegado por mar, pequeños grupos humanos a las tierras de América, empujados por los vientos, o por las corrientes marinas, o por haberse desviado de sus rutas. En esa forma bien pudieron llegar japoneses y chinos  por el lado del Pacífico, así como los Polinesicos y por el lado del Atlántico, laponeses y wikingos. Dado el corto número de ellos no llegaron a ejercitar una influencia cultural decisiva

   ARRIBA

 

 LA TEORÍA HRDLICKA

 

Recién en el siglo pasado, fue que se planteó la teoría del inmigracionismo bajo bases científicas, habiendo correspondido a Ales Hrdlicka esa tarea.

 

Los Cronistas fueron todos inmigracionistas en base a sus planteamientos teológicos de que todos los hombres descendían de Adán y Eva, y que el Paraíso Terrestre estuvo ubicado en el lugar de Asia Menor.

 

Hrdlicka creía que el hombre americano procedía de un grupo racial asiático, pero entre los indios americanos hay diferencias somáticas muy marcadas. Eso hace suponer, que sólo mongoles ingresaron por el Estrecho de Beringh, sino también gente de otras naciones como coreanos y japoneses. También pudieron ingresar a la América, malayos y australianos. 

 

La primera oleada de hombres fue de cráneos dolicocéfalos. Parece que estos tuvieron que hacer frente a grupos rivales más numerosos  de cráneos braquicéfalos que al fin impusieron. En la actualidad existen en el estado más primitivo algunos grupos humanos dolicocéfalos, como las tribus amazónicas de la espesura del Brasil, los botocudos y los fueginos de la parte austral del continente.

Hrdlicka, no daba más de 30.000 años al hombre americano, lo cual es contradicho por el antropólogo austriaco Oswald Menghin, que le supone entre 70 mil y 100 mil años.

 

Paul Rivet, partidario del origen múltiple, suponía que por mar habían llegado inmigrantes al continente sudamericano. De la Oceanía habría sido traído el camote y cierta variedad de algodón. Por su condición de isleños, los melanesios eran gente marinera y se supone que en la misma forma en que llegaron a la solitaria isla de Pascua, pudieron haber llegado al continente.

 

La influencia china y japonesas en la alfarería pueden apreciarse según el arqueólogo ecuatoriano Emilio Estrada, en las estatuillas de Valdivia. Lo mismo puede decirse de cierta cerámica de Vicús.

 

Cuando terminó la época glacial, los grandes hielos se derritieron, y el mar subió de nivel tapando el istmo de Bering todo lo cual unido a los movimientos sísmicos, dejó la tierra firme bajo una capa de agua poca profunda como la cual actualmente existente de sólo 50 metros, que es lo que constituye el estrecho de Bering. Por lo tanto de ahí en adelante, sólo por mar se podía venir al continente americano.

 

El arqueólogo Oswaldo Menghin, supone que el poblamiento de la América primitiva se produjo en tres  oleadas migratorias.

 

La primera oleada correspondiente al grupo racial de los európidos, no era de origen mongólico. Llegaron cuando Bering era un istmo y no un canal, o sea que el paso se realizó a pié firme hace 70.000 años durante el período glacial que no afectó a la península  de Alaska. Estos hombres eran cazadores de nivel cultural muy rudimentario. 

 

La segunda corriente migratoria, correspondió a los nolanésidos, que llegaron por mar. La corriente, pasó por el mar de Bering cuando la época glacial había terminado y al derretirse los hielos, se elevaron las aguas del Mar Ártico cubriendo las tierras bajas de Bering. De todos modos el salto marino de Asia a la península de Alaska, era corto y se podía salvar en pequeñas embarcaciones. Los inmigrantes fueron de raza mongólica, aún primitivos, que llegaron a partir del año 4.000  imponiendo a los anteriores pobladores americanos sus definidos rasgos mongólicos.

 

Para este mismo científico, los araucanos, primitivos llegaron de  la Oceanía en la misma forma que llegaron a la isla de Pascua.

 

Menghin, en su obra “Origen y Desarrollo Racial de la Especie Humana” da una antigüedad de 70 mil años al hombre de América en contraposición a Krosber que sólo consideraba 10.000 años, al que los hechos y los últimos hallazgos arqueológicos han desmentido.

 

Para el antropólogo argentino José Labelloni, el continente americano recibió siete corrientes migratorias que fueron: la tasnanoide, la australoide, la melanesoide, la proto-indonesio,

la mongoloide, la indonesia y la esquimal.

 

Hay que hacer notar que este científico no menciona ninguna

Corriente Europea, de Asia Menor o de Egipto.

ARRIBA


LOS CONTINENTES HUNDIDOS

 

Desde la antigüedad, el hombre se ha dejado llevar muchas veces por la fantasía. Su imaginación ha volado y creado seres superiores, hechos portentosos llevados a cabo por ellos, y sitios maravillosos.  Surgió así la mitología.

 

Los antiguos tenían una concepción de la tierra, de su forma y creían que en lugares lejanos y tiempos remotos habían existido otros continentes.

 

De los supuestos continentes que habrían existido antes el que mayor credibilidad ha merecido, ha sido la Atlántida descrita por el gran filósofo Platón.

 

Se ubica a la Atlántida entre Europa y América; poblada por  gente de cultura bastante avanzada. Grandes movimientos sísmicos habían producido el hundimiento de la isla en tiempos remotos, pero gran parte de sus habitantes se habrían salvado, dirigiéndose unos a Europa y otros a América.

 

En 1885, Suess lanzó la teoría de un antiquísimo continente al cual llamó Gondwaná. Eran los tiempos en que recién se formaban los continentes y cuando aparecían sobre la tierra los primeros animales.

 

En 1929, Iniro Churchward, publicó una obra “Mu el Continente Perdido”. Dicho continente lo ubicaba en el Pacífico, y parte de la Polinesia y de la Micronesia, serían sus restos.

 

Por último, también se habló mucho de Lenuria en el Océano Indico, pero en todo caso, su existencia habría sido antes de la aparición del hombre sobre la tierra.

ARRIBA

 

CORRIENTE  MIGRATORIA DEL ATLÁNTICO

 

No se descarta que pequeños grupos de hombres procedentes de Europa, Asia Menor y Egipto, hayan llegado hasta las costas americanas.

 

Aparte del hecho complemento comprobado de que los Viquingos llegaron a la península del Labrador antes del año 1.000 y la colonizaron, se ha especulado mucho con la posibilidad de que los Fenicios que eran grandes navegantes, hubieran pasado el estrecho de Gibraltar o Columna de Hércules, llegando a los Azores y de ahí a las Antillas.

 

Lo mismo pudieron haber hecho los Egipcios y los Judíos.

 

El misterio de las ruinas de Cuelap en el departamento de Amazonas, vendría en abono de esta tesis, pues allí existió hasta el año 500 después de cristo, una raza de hombres blancos, de caballos rubios y muy altos. En ese remoto paraje habrían vivido aislados por siglos y construido fortalezas en sitios casi inaccesibles.

 

Thor Heyerdahl, el mismo que con la balsa Kon tiki cruzó el pacífico a partir del Perú, fue el que probó que los antiguos pudieron también atravesar el Atlántico en pequeñas embarcaciones de totora. En otro viaje Heyerdahl partió del puerto marroquí de Safi en una balsa que llamó Ra II y luego de dos meses y tras de navegar 3.200 millas llegó con toda felicidad a las islas antillanas de Barbados.

ARRIBA

 

LOS PRIMEROS PERUANOS. 

 

La forma como los primeros habitantes de América se dispersaron por América del Norte y por México es completamente comprensible y en Puebla se han encontrado restos humanos a los que se supone 40 mil años de antigüedad lo que aún no se ha aclarado plenamente, como es que esos seres humanos primitivos en su deambular de siglos llegaron a la América del Sur.

 

La ruta lógica es el Istmo de Panamá, pero la misma no era muy aprobatoria para servir de puerta de entrada, por los numerosos pantanos, las mismas y otros obstáculos naturales. Cabe suponer sin embargo que en épocas bastante remotas las condiciones ambientales de Panamá no fueron tan difíciles.

 

Junius Bird y Wendell Bennett en su obra “Historia de la Cultura Andina” editada en 1960, consideraban desde Panamá las corrientes migratorias siguieron tres rutas diferentes. Unos hacia el oriente de Venezuela en donde se han descubierto restos humanos como El Jobo de 16.000 años de antigüedad. Otros siguieron el curso aguas arriba del río Magdalena, habiendo penetrado unos por la Cordillera de los Andes hasta el Perú, mientras que otros bajaban a la costa. El tercer grupo que partió de Panamá es internó por la selva amazónica.

 

Lo que extraña en este planteamiento, es que no se considera que ningún grupo haya seguido el camino fácil de la costa y del mar, para progresar hacia el sur.

 

El arqueólogo Richard E. Mac Neish, encontró en zonas muy altas de Ayacucho, en cuevas y hasta en lugares al aire libre, restos de instrumentos de piedra con osamentas de animales del período Pleistoceno. La clasificación de tales instrumentos líticos, ha permitido establecer diferentes períodos  como el de Paccaicasa, Ayacucho, Huanta y Puente.

 

Con relación al período Paccaicasa, el material lítico consiste en hachas y puntos para armas arrojadizas, a las cuales se les da una antigüedad de 20.000 años. Por lo tanto aún cuando no se han encontrado restos humanos tan antiguos, en cambio se han hallado los instrumentos de esos hombres primitivos.       

 

En 1959, Augusto Cardigan  encontró los restos humanos del peruano más antiguo. Se le supone 10.000 años, de los cuales se le pueden asegurar no menos de 7.565 años por el método del radio-carbono. Los restos encontrados, estaban en una cueva de Lauricocha a 4.000 metros de altura ¿qué hacían esos hombres primitivos en lugares tan inadecuados?. Acaso era una manera de protegerse de animales agresivos. El hombre de Lauricocha era cazador y recolector. Se alimentaban de la carne del guanaco y de la taruca, enterraban a sus muertos, talaban muy bien la piedra y desconocían la agricultura. Vivían en un área que comprende el actual departamento de Huanuco y la provincia limeña de Cajatambo. Los de este lugar, bajaban a veces a la costa.

 

Sin embargo, todo parece demostrar de acuerdo a posteriores descubrimientos, que el hombre de Lauricocha no sería el más antiguo del Perú y que las costas peruanas vuelven a recobrar su primer plano en ese sentido.

 

En efecto, el 7 de Octubre de 1966, Bernardino Ojeda, arqueólogo que hacia investigaciones con Federico Engel en las altas cumbres de Huarochirí, provincia serrana del departamento de Lima, encontró en sus cuevas llamada de las Tres Ventanas, cuatro restos humanos momificados, de diferente antigüedad.

 

El ferdo más antiguo encierra la momia de un hombre, con los brazos cruzados, protegido interiormente con paja, con la cara envuelta en un manto y circundando la cabeza una honda de cuero. Se le considera una antigüedad de 10.300 años, estando el hombre acuchillado.

 

Hay una momia de un bebé con un sombrero de junco en la cabeza.

 

Los mantos que cubre a esa momias son de pieles de alpaca trabajadas, lo cual muestra una técnica avanzada en el tratamiento de los cueros. La honda de cuero y el sombrero tejido llama también  a la reflexión y muestra que esos hombres no eran tan primitivos. Por último en las proximidades hay una gran cantidad de instrumentos de piedra.

 

A diferencia de los restos de Lauricocha, los de Tres Ventanas están completos y no son simple esqueletos sino momias y se asegura son los restos humanos de la edad de piedra, mejor conservados en la América del Sur.

ARRIBA

 

EL POBLAMIENTO DE LA COSTA  

 

En los años de 1962 y 1963, Edward Lanning anunció el descubrimiento de restos muy antiguos en la costa peruana. Este  arqueólogo se guió por datos que habían suministrado Thomas C. Patterson que había explorado las desembocaduras del río Chillón. Los cerros explorados por Lanning fueron los de Chivateros y Cucaracha, en donde se encontraron una gran cantidad de instrumentos de piedra, idénticos a los que corresponden en Europa al Paleolítico Inferior y también a los hallazgos de Jabo en Venezuela a los que se le dá una antigüedad de 14.400 años. En base a todo esto, Lanning calculó que los restos líticos tendrían entre 12.000 y 14.000 años, pero al someterlos al radio carbono, dieron tiempos más recientes. Sin embargo se explico que muchos restos de notoria antigüedad, pueden dar fechas más tempranas cuando reciben sobre cargas radioactivas. El historiado y arqueólogo peruano Luis Guillermo Lumbreras, supone que la zona desértica de Ancón, debió ser en la antigüedad un bosque y que el hombre de Chivateros tenia una antigüedad de unos ocho mil años antes de Cristo. Por otra parte el arqueólogo Geoffrey Bushnell le dá también una antigüedad de 10.000 años.

 

Se supone que Chivateros no fue el hábitat de ningún grupo humano sino una especie de centro de trabajo, y que esas gentes pertenecían al grupo Lauricocha nómade y trashumante. Esos hombres primitivos utilizaron la cuarcita que abunda en esos lugares en muy diversos colores. En el tratamiento que le dieron a la piedra, mostraron gran destreza y una buena técnica.

 

Posteriormente, en 1961 y tras recorrer durante seis meses los médanos de Pasamayo, logro reunir Lanning 1.200 piezas de origen Paleolítico, siendo el más antiguo el encontrado en Piedras Gordas, al cual se le daba 10.000 años de antigüedad, aun cuando la prueba del carbono sólo le dio 7.300 años. En el sitio denominado la Luz, se encontraron no solamente material lítico, sino también sitios destinados a habitación, siendo estimadas por Lanning casi contemporáneas con Lauricocha o sea 9.565 años. Otros lugares explorados fueron Arenal, Encanto A, Canario y Encanto B.

 

Se supone que este hombre primitivo, ya no era propiamente una cazador  por cuanto el mar le proporcionaba una gran cantidad de mariscos, muchas semillas silvestres la machacaban y las convertía en harina, aprovechaba raíces silvestres como la papa, se había iniciado en la agricultura cultivando la calabaza. Restos de todos estos alimentos se han encontrado en esos lugares y también de aves y lobos marinos.

 

El Dr. Valcacer, refiriéndose a toda la costa peruana, dice que los primeros hombres que llegaron a ella por mar, por mucho tiempo permanecieron en sus orillas sin penetrar al valle y se quedaron núcleos de pescadores.

 

Por otra parte, las gentes de la sierra, hacían incursiones temporales a la costa, primero a la parte alta de los valles. Después descendieron hasta llegar al mar, donde recogían conchas y retornaban al interior para consumirlas originando los conchales. Otros cazaban venados y sajinos. El historiador Federico Engel dice que entre 6.000 y 2.500 A.C. ya los hombres se habían establecido en la costa en forma permanente y era agricultor incipiente.

ARRIBA

 

INVESTIGACIÓN DE UNA PIURANA.   

 

La arqueóloga piurana Josefina Ramos de Cox, prematuramente fallecida, exploró toda la zona de la Tablada de Lurín y en especial los arenales de Atocongo, encontrando los restos de una comunidad que vivió hace 9.000 años. Lo interesante es que en tales lugares se han encontrado abundantes restos humanos, algunos de ellos sobre piras, sin que se haya determinado si fueron sacrificios humanos los realizados o simple cremaciones de cadáveres. Se cree que también los arenales de Atocongo fue antiguamente una zona con agua y vegetación. Los primitivos habitantes de estos lugares construyeron verdaderas aldeas con habitáculos de piedra ya que mal pueden llamarse viviendas a los que más parecen refugios para librarse de las inclemencias naturales. Los ambientes tienen 2.20 x 1.50 y su altura es de 1.65. La piedra caliza está unidad con una mezcla de barro. Los fogones están ubicados afuera y a su alrededor hay gran cantidad de restos de conchas, así como instrumentos de piedra.

 

Por su parte Federico Engel en sus exploraciones arqueológicas en 1963, encontró en Chilca restos humanos de 6.000 años de antigüedad y de 7 mil en Pucusana.

 

El mismo Engel, encontró en Paracas, en la Pampa de Santo Domingo, una momia envuelta en fibras vegetales que aún no se pueden denominar tejidos, pero que comían calabaza y posiblemente hasta cultivaron. También se alimentaron de guayaba, de una especie de tomate y de otras frutas. Construyeron redes y pescaron. Se cubrían con pieles de vicuña y de guanaco que lograban en sus incursiones por la sierra. Sus aldeas estaban formadas por pequeñas chozas dispuestas en semicírculos y cada poblado era integrado por unas cincuenta personas. A los restos de la Pampa de Santo Domingo se les supone 9.000 años de antigüedad.

 

En Tacna en la cueva de Toquepala  situada en la Quebrada Cimarrona a 10 kilómetros del centro metalúrgico, se han encontrado restos líticos y hermosas pinturas rupestres que representan la cacería de ciervos. El arqueólogo peruano Jorge C. Muelle dirigió una expedición a ese desolado y desértico lugar. En cuevas se encontraron también restos de cenizas, de huevos de animales y parte de una canasta de mimbre. Al hombre de Toquepala se le supone 9.500 años de antigüedad.

 

Para el gran arqueólogo Max Uhle, la cultura antigua peruana sólo tenía 2.000 años de antigüedad y arrancaba de los estilos Proto-Nazca, Proto-Chimú, que no los consideraba como autóctonos sino procedentes de Yucatán (cultura Maya) pero en 1919 Julio C. Tello descubrió que la cultura Chavín era anterior a la Proto-Nazca y a la Proto- Chimú y por consiguiente era la cultura matriz. De esta forma el panorama cultural peruano, se proyecta mil años más atrás y dejó sin valor la teoría de Uhle. Los descubrimientos arqueológicos de las ultimas décadas del milenio que acaba de terminar, han ampliado el horizonte histórico aún más y ya hablamos de 14.000 años de antigüedad.

 

El descubrimiento de la tumba del Señor de Sipán y el hallazgo de la momia  congelada “Juanita” o “ Princesa de Ampato”, descubierta en 1995  a 6.300 metros de altura  por el montañista  Miguel Zárate. en las altas cumbres de los Andes de Arequipa, maravillosamente conservada, son nuevos e importantes hitos en la historia de la Antigüedad.

 

 

Y para volver a referirnos a la Dr. Ramos de Cox, diremos que ella hizo importantes estudios de los tallanes y rompiendo todo esquema sobre su origen cronológico, los ubica a partir de 1.500 años antes de Cristo.             

 ARRIBA

  

EL ORIGEN DE LAS CULTURAS

 

Pero aparte del  interés que hay de establecer la antigüedad del hombre peruano, también se trata de determinar el origen de las primitivas culturas, para establecer si corresponden a influencias externas o son el producto de la evolución de los primitivos pobladores.

 

Para Max Uhle, los Mayas llegaron por mar y desembarcaron en las costas de los departamentos de la Libertad y de Ica, en donde encontraron gentes en estado primitivo, dedicado sólo a la pesca y desconocedores de la agricultura. Los Mayas se impusieron a tales hombres primitivos y crearon las culturas incipientes denominadas Proto-Chimú y Proto-Nazca. El arqueólogo alemán planteó su teoría en base a las construcciones de pirámides truncadas edificadas por los antiguos peruanos muy similares a las encontradas en Yucatán, a la similitud de muchas palabras, al cultivo y consumo de maíz y al hallazgo de plumas de aves que sólo existen en esa región de América Central.

 

Para Tello, la cultura antigua peruana es autóctona, y no recibió ninguna influencia externa. Este arqueólogo aseguraba que desde el Caribe y Panamá se desplazaron por la selva amazónica grupos humanos sumamente primitivos, que vivían de la caza, de la pesca en los ríos y de la recolección de frutos y raíces. Pertenecían a una raza antiquísima denominada arahuac. Estos grupos, en su búsqueda de lugares más propicios se desplazaron hacia la cordillera Oriental de los Andes y treparon a la Ceja de Montaña. En esos lugares permanecieron cierto tiempo y la naturaleza propicia permitió su desarrollo y progreso. Se volvieron semi-sedentarios  y desarrollaron una agricultura primitiva, cultivando la yuca y algunas leguminosas. Fabricaron toscos objetos, hicieron canastas y aprendieron a tejer

 

Tello dice que esos primitivos hombres pasaron más tarde a la sierra inter-andina y aprendieron a cultivar la papa y la quinua, domesticaron a la llama y a la alpaca, desarrollaron una cerámica avanzada, se perfeccionaron en los tejidos y arquitectura utilizando la piedra. Fue Chavín el máximo exponente de esta cultura autóctona según Tello.

 

Loa hombres de Chavín, bajaron más tarde a la costa y desarrollaron las culturas denominadas Proto-Chavín y Proto-Nazca.

 

Uhle falleció en 1944 y Tello en 1947. Con  posterioridad a esas fechas se han efectuado sensacionales descubrimientos arqueológicos, entre ellos Vicús.

No se puede sentar teorías definitivas en base sólo a lo que hasta ahora se ha  descubierto. Todavía hay mucho por descubrir y es posible que ante nuevas evidencias, muchas teorías que habían sido desechadas tornen a  cobrar actualidad.

ARRIBA

 

LAS  CRONOLOGÍAS

 

Para estudiar el proceso cultural peruano se han elaborado diversos cuadros de cronología. En realidad, podemos asegurar que cada arqueólogo elaboró el suyo. Muchos de ellos entusiasmados por sus descubrimientos les daban a los hallazgos antigüedades que no tenían. El descubrimiento del Carbono 14  y de sus aplicaciones en arqueología produjo más de un desencanto.

 

Uno de los esquemas cronológicos que tuvo más aceptación, fue el elaborado por el científico norteamericano John H Rowe de la Universidad de Berkeley de California. Su cronología se dio a conocer en 1958 cuando aún no se sabía nada de Vicús. Ya se habían realizado las exploraciones arqueológicas de Frederic Engel y de Junius Bird, pero no las de Mac Neish ( Ayacucho ), Lanning ( Chivateros y Cucaracha ) , Josefina Ramos de Cox (Tablada de Lurin ) , Jorge Muelle ( Toquepala ), y aun el sensacional hallazgo de Cardich  en Lauricocha, recién se había producido en 1959 y de Richardson en 1973. Rowe establece tres horizontes culturales; para lo que podría llamar altas culturas.

 

Horizonte temprano; correspondiente a Chavín, 500 A.C.

 

Horizonte Medio, correspondiente a Tiahuanaco, 1 .000 D.C.

 

Horizonte Tardío; correspondiente al Cuzco Imperial 1. 500 D. C.

 

Además consideraba una  serie de Períodos Iniciales e Intermedios, en la  siguiente forma:

-          Período Inicial

-          Horizonte Temprano

-          Período Intermedio

-          Horizonte Medio

-          Período Intermedio Tardío

-          Horizonte Tardío

-          Período Colonial.

 

Luis Lumbreras  - arqueólogo peruano -, David Smith  y Alfred Kidder, elaboraron un Cuadro Cronológico, que comprendía los siguientes períodos:

 

        1er Período,   Preagrícola, comprendido entre los 9.000 y

                                4.000 años antes de Cristo. Las estaciones

tipos serían Lauricocha, Viscachani y Pampa de los Fósiles.

        2 do Período, Villorrios-hortícolas, que abarcó desde 4.000 A.C. hasta 800 A.C.- Sus lugares –   tipos son: Dacha Prieta, Chilca y Nazca.

        3 er Período,  Centros cultistas, entre 800  y 300 A.C-         Sus lugares – tipos fueron: Las Haldas,         Curayacu, Chanapata.

        4 to Período, Estados Regionales Formativos, que comprendió un lapso entre 300 A.C. y 200 D.C.- Su exponente cultural es la cerámica blanco sobre rojo.              

        5 to Período, Estados Regionales Florecientes, entre los 200 y los 600 D.C. siendo sus exponentes las culturas Mochica y Nazca.

        6 to Período, constructores de ciudades, entre 600 y 1.000 D.C. Sus exponentes: Tiahuanaco y Huari.

        7mo Período, Reinos Nuevos y el Imperio. Entre 1.000 y 1532 D.C. Sus exponentes: Chanchán y el Tahuantinsuyo.  

 

El arqueólogo e historiador chiclayano DR. Federico Kauffman Doig, en la “Historia General de los peruanos” da un cuadro general de cronologías que denomina Proceso Arqueológico en el Perú. Que divide en dos grandes estadios culturales:

-          Las culturas incipientes que se desarrollaron   antes del año 900 A.C. que comprende en la costa: “Pampa de los Fósiles”, Guañape, Ancón Lítico con Chivateros y Cucaracha, Tres Ventanas, Las Haldas con Sechín, Chuquitanta, Toquepala, Paracas-Chilca, Cabezas Largas, Asia y San Nicolás y en la Sierra a Laurinacocha, Ayacucho, Puente y Jayhuamachay.

-          Cultura Alta, la desarrollada después del año 900 A.C. con agricultura, alfarería, metalurgia, arquitectura e industria del tejido con alto grado de desarrollo.

 

Las Culturas Incipientes cubren dos largos períodos denominados, Precerámica y Cerámica Inicial abarcaron casi 18.000 años a partir de 19.000 A.C.

 

La Cultura Alta, cubre los siguientes períodos: Horizonte Temprano, Intermedio Temprano, Horizonte Medio, Intermedio Tardío y Horizonte Tardío, abarcando 2.432 años a partir del  900 A.C.

 

El hombre que vivió en la época de las Culturas Incipientes era nómade o semi-nómade.

 

Este cuadro lo hemos tomado como base para elaborar la cronología de las culturas que se han desarrollado en la Zona Tumbes-Piura.    


ARRIBA

 

CRONOLOGÍA DE LAS CULTURAS DE PIURA Y TUMBES.

 

 

 

Período.

 

Época.

 

Edad.

 

Culturas

Manifestaciones Culturales.

 

 

 

Piura-Tumbes.

Costa Norte.

Resto del Perú.

Y Hechos Históricos.

 

 

 

PRE

 

 

PRE AGRÍCOLA

 

16.000

6.000

4.000

 

Amotape.

 

Sicchez (Talara)

 

Paiján y Pampas de los Fósiles en Chicama

Valdivia (Ecuador)

 

Lauricocha (Huanuco)

Puente-Ayacucho

Toquepala

Caral

Nómades, cazadores y recolectores.

Agricultores incipientes

Pre-Alfareros.

CERÁMICA

AGRÍCOLA INCIPIENTE TEMPRANA.

 

 

 

1.300

Conchales en el Chira

Q .Honda (Talara)

Illescas A.

 

Chivateros (Valle Chillón)

(Lima).

Nómades-Pre cultivo del pallar y la calabaza. Técnicas primitivas del tejido y la metalurgia.

 

CERÁMICA INICIAL.

 

AGRÍCOLA INCIPIENTE TARDÍA.

 

 

 

 

900

Negritos

 

 

 

Paita

Guañape-Huaca Prieta

 

 

Las Haldas (Sechín)

 

Ocucaje (Ica).

Semi-nómades.

Cultivo del algodón, maíz, pallares, zapallos.

Alfarería.

Se forma aldeas.

 

 

 

 

HORIZONTE

 

 

FORMATIVO TEMPRANO.

 

 

 

500

 

 

Chusis.

Vicús Negativo.

Chavín de Huantar

Cupisnique (Pre Moche)

Ancón-Supe.

Pre-Mochica.

 

Sedentarios.

Desarrollo de la agricultura, alfarería, arquitectura, metalurgia, tejido.

Cultivo del maíz.

 

TEMPRANO.

 

 

FORMATIVO TARDÍO.

 

 

 

 

 

200

Garbanzal

Cuchareta.

Casitas.

Ñañañique.

Paredones.

Sojo-Garabato.

 

Salinar (Chicama)

Mochica.

Tablada de Lurín.

Baños Boza.

 

 

Paracas.

 

Cría del cuy, de la llama

Máximo desarrollo de la cultura de Chavín.

 

 

INTERMEDIO

TEMPRANO

 

 

FLORECIMIENTO

REGIONAL.

 

Era

Cristia

na

 

 700

Pariñas.

Chira.

Vicús-Vicús.

Sechura-Chusis.

Frías-Calingará.

Huancacarpa.

Vicús Mochica

 

Sicán

 

Sipán.

 

 

 

Nazca.

 

Mito de Tumbe

Mito de Naylampo

Fundación de Tumbes.

 

 

HORIZONTE MEDIO

 

EXPANSIÓN

 

 

 

 900

 

Tallanes.

Illescas B.

 

Tiahuanacu-Huari

Pachacamac

Nace el Imperio.

Quitumbé

Los gigantes de Santa Elena.

Manco Capac.

INTERMEDIO TARDÍO

 

SEÑORÍOS

 

Tallán –Chimú

Guayacundos.

 

Chimú.

Cuismancu

chuquimancu

Tacaynamo o Chimur-Capac.

Pachacutec.

 

 

HORIZONTE TARDÍO.

 

 

 

EL IMPERIO.

 

Conquista de Huancabamba y Ayabaca.

Rendición de Tumbes.

Sometimiento de los Tallanes.

 

Destrucción de Chanchán

Conquista de la Costa Norte por los Incas.

 

 

Tupac Yupanqui (Inca)

Muncha Caman (Chimú)

Huayna Capac

Chumun-Caur.

 

 

ARRIBA

 

GRAFICOS DE ESTE CAPITULO

 

 

 

 

MAPA DE CORRIENTES MIGRATORIAS

 

MAPA DE TEORÍA INMIGRACIONISTA

ARRIBA

 

1