Capítulo III: EL POBLAMIENTO DEL LITORAL NORTE

 

 

CAPITULO III

LOS ORÍGENES DEL HOMBRE PERUANO

 

 

 

1.         Los piuranos primitivos

            - Su origen.

2.         La ciudad ignorada de Chusis.

3.         Illescas A y B, la ciudad pesquera.

4.         El arenamiento de la Costa.  

5.         Los hombres que vivieron en el Chira.

6.         El hallazgo en Negritos, Paita y Sicchez.

7.         Los pobladores de Sojo y Garabato.

8.         Los primitivos tumbesinos.

9.         Las culturas sur ecuatorianas.

10.       Otros restos arqueológicos.

             GRÀFICOS

ARRIBA

LOS PIURANOS PRIMITIVOS

 

Su Origen

 

Todavía no se ha dicho la ultima palabra sobre el origen del hombre peruano. Menos podrá hacerse con relación, a los primeros hombres que poblaron la región de Piura y Tumbes.

 

De igual modo nada se sabe sobre su antigüedad. Las investigaciones arqueológicas realizadas en los dos departamentos han sido muy pocas y la mayoría de ellas efectuadas por extranjeros.

 

Las teorías de Tello y de Uhle podrían ser también de aplicación para Piura. A ellas había que agregarles un tercer supuesto en base a lo que puede deducirse por los últimos descubrimientos arqueológicos que se han producido en las costas norte del Perú y sur del Ecuador.

 

En consecuencia hay tres posibilidades sobre el origen del hombre piurano y son las siguientes:

 

1ra.         Que haya llegado por mar, en diversas oleadas sucesivas, con cierto grado de cultura y en épocas relativamente no muy lejanas.

2do.        Que haya venido de la sierra, primero en estado primitivo y hace mucho tiempo, siendo más tarde influenciado por Chavín.

3ro.         Que los primitivos habitantes que poblaron América, al llegar a Panamá, algunos siguieron el curso del río Magdalena, y luego continuaron por los valles inter-andinos. Desde este lugar, unos avanzaron hacia el sur, llegaron a la zona de Quito y siguieron hacia el sur penetrando por las estribaciones del Nudo de Loja al Perú.

 

Otros grupos, al llegar a los Andes Colombianos, bajaron a la costa y mediante pequeñas embarcaciones fueron avanzando poco a poco hacia el sur hasta llegar a la Isla Puná, Tumbes, Colán y Sechura.  

Estos fueron hombres primitivos, nómades, cazadores, consumidores de mariscos, recolectores y eventualmente pescadores. El desierto costeño en cuanto al Tablazo de Paita y el despoblado de Talara, eran sitos  cubiertos de vegetación. La línea de playa del Tablazo de Talara, en tiempos remotos distaba entre 10 y 12 kilómetros de la línea actual.   

 

Georg Petersen Gaulke en su obra “Geografía y Geología General del Litoral Peruano”, dice; hablando del período Cuaternario: “...en el intervalo entre Post Máncora y Pre- Talara, existía en aquella región un paisaje con ríos permanentes o semi permanentes, consecuentes  a un clima húmedo que permitió en las cercanías de la costa noroeste, hoy desérticas, la existencia de mastodontes, tapires, equides, cérvides, camélides, carnívoros como cánides y félidos (pantera) y edentados, para citar algunas de las 19 especies identificadas, que se retiraron de aquellos parajes al desaparecer la vegetación abundante, cuyo restos se encontraron igualmente en el citado sitio.”

 

No hay ninguna prueba de que los antiguos piuranos hayan sido contemporáneos a esos animales, pero tampoco nada lo descarta.

 

En cuanto a las influencias culturales recibidas por los primitivos habitantes en Piura, tampoco hay nada definitivo. Es posible que esta influencia haya sido múltiple, es decir que pudo haber venido de Chavín, pero también de Colombia y de gentes llegadas por mar, o de Ecuador.

 

Hay todavía mucho por estudiar. Junto a lo que puede establecerse por los hallazgos arqueológicos, se necesita estudiar las lenguas de los tallanes hoy desaparecida y hasta los rasgos raciales de indígenas de Colán, Sechura, Catacaos, etc. que si bien es cierto ya no se presentan en estado puro, sin embargo aún conservan ciertas características, que pueden contribuir al proceso investigatorio.       

 

Todo hace suponer que los primitivos habitantes de la costa de Piura, Tumbes y el Ecuador  fueron pescadores y mantuvieron muy estrechos vínculos. Para el arqueólogo ecuatoriano Emilio Estrada, estas gentes habían llegado por mar a las costas de Manabí entre 1.500 y 1.800 años A.C.

 

El arribo se había producido por mar posiblemente desde América Central y conocían la red.

 

José de la Riva Agüero, en su obra “Civilización Tradicional Peruana” plantea la  tesis de que las culturas mexicanas, Chibcha y peruanas tienen un común origen Maya.

 

Hasta hace 7.000 años las costas o litoral de Piura-Tumbes era más ancha. Desde entonces el mar avanzó entre 10 o 15 Km. sobre la  costa. Por lo tanto todo vestigio de gente que la hubiera habitado, ha quedado sumergido bajo las aguas. 

Hace 15.000 años, la costa de Tumbes y de Piura era más ancha y el mar estuvo a unos 135 metros debajo del nivel del actual, según lo expresado por el antropólogo Jorge Silva Sifuentes en “Orígenes de las Civilizaciones Andinas”.

 

El mismo Silva, asegura que en 1978, James Richarson, dio al complejo de Amotape una fecha de 12.500 años y que los medios de vida de los pobladores, fueron los recursos marinos y la recolección terrestre.

 

Augusto Cárdich, ha expuesto ciertas reservas al material usando por Richarson para establecer los fechados, pero admite que en la región hubo 6.000 años A.C. una fauna muy variable y existieron manglares en el Chira, lo mismo que en las quebradas de Máncora, Sicchez y Pariñas, así como en la margen norte de la desembocadura del río Piura, pero que 2.000 años más tarde, los manglares empezaron a desaparecer y se redujeron a Tumbes a causas del paulatino desecamiento de la costa norte.   

ARRIBA

 

LA CIUDAD IGNORADA DE CHUSIS.

 

El año 1950,el arqueólogo ingles Ross Albert Christensen, descubrió a pocos kilómetros al norte de la actual ciudad de Sechura, los restos de una gran metrópoli.

 

La ciudad estaba bien delineada. Tenía calles anchas y rectas llenas de árboles y casas rectangulares construidas de caña y barro, en la parte baja de la ciudad y de adobe en la parte alta o tablazo. A la ciudad le daba protección una gran muralla, cuyas bases eran de piedra y sus muros de adobe. Para su descubridor, tal muralla impedía el avance de la arena, pero bien pudo ser una protección contra las incursiones enemigas.

 

Christensen, supone fantásticamente que Chusis existió 8.000 A.C. lo que hacia a ese centro urbano, casi contemporáneo del hombre de Lauricocha descubierto por Cardish, que vivió en estado muy primitivo y es considerado el peruano más antiguo.

 

Varios historiadores, consideran un primer asentamiento o Chusis A, en el año 1.000 A.C. que lo ubicaría en el Período Horizonte Temprano, Época Formativa Temprana, por lo tanto anterior a Vicús y mucho más antes que los Tallanes. Para el  INC de  Piura, el período de auge de Chusis fue el Período Intermedio Temprano, entre los 100 A.C. y 600 D.C. lo que lo harían contemporáneo de Vicús y los Mochicas.

 

En las caletas de San Pedro y Chullyllachi al Norte de Sechura, se han encontrado conchales muy antiguos, lo que prueban la presencia de hombres en esos lugares.

 

Don Carlos Robles Rázuri en un artículo titulado “Riqueza y encanto de Sechura”  (Febrero de 1979) la considera también del Siglo VII. el desarrollo de Chusis.

 

Christensen estima que la ciudad pudo estar poblada por 20.000 habitantes lo que haría de ella una gran metrópoli.

Las ruinas han sido estudiadas por la Universidad Católica por medio de la arqueóloga cataquense Josefina Ramos de Cox, y en 1977 por la misma Universidad cuando ya había muerto la citada arqueóloga. También por el arqueólogo Dr. Jaime Deza Rivas Plata de la Universidad de Trujillo.

 

En 1989 fue el INC de Piura por intermedio del arqueólogo Luis Chaparro en coordinación con los arqueólogos Luis Yépez Pinillos y Rosa Palacios de Villacorta, los que hicieron importantes investigaciones. Es muy meritorio el interés mostrado por el Concejo Provincial de Sechura, para llevar adelante más estudios que develen el misterio de esas cultura. El área explorada abarca 3 hectáreas y media.

 

En la misma zona, existe un Museo de Sitio, muy interesante que es visitado por estudiosos y turistas. En el museo hay dos urnas funerarias conteniendo en una de ella los restos de un guerrero de 1.75 de estatura que se supone murió a los 35 años. En el cráneo tiene incrustados restos de cobre, lo que hace suponer un casco protector, ya que a todas luces los restos corresponden a un personaje importante, pues en su tumba se encontraron ceramios y los restos de un perro. La otra urna funeraria contiene los restos de una mujer. Las tumbas eran de tres clases: hornacinas pequeñas para cadáveres de niños, huecos o cámaras funerarias, como fosa común y cámara en forma de bota como los tenían los Vicús. 

 

Algunos ceramios muestran semejanza con los Mochicas y Vicús, lo que significaría que cuando menos en la época de su apogeo, fueron sus contemporáneos.

ARRIBA


ILLESCAS A Y B, LA CIUDAD PESQUERA.

   

Al sur de Chusis y de Sechura, al borde del desierto y del mar, existió otro grupo humano en Illescas que fue estudiado por León Kostritsky y por la arqueóloga peruana Mercedes Cárdenas.

 

En 1955 Kostritsky dio a publicidad una obra titulada “Hallazgos arqueológicos que demuestran la existencia de un antiquísimo pueblo pescador”. Habla de “una sorprendente y extensa ciudad arqueológica, ubicada en la parte occidental de la península de Illescas en la vecindad de Punta Aguja y de Punta Nunura. Esta ciudad que bien pudo haber albergado muchos miles de habitantes en los tiempos prehistóricos, se encuentra perfectamente escondida del mar y de las trochas costeras por las dunas arenosas, quebradas y cerros y desde la parte  septentrional, por grandes cerros rocosos”. Esta es Illescas B.

 

Fuera de esa zona urbana primitiva, y más próxima al mar, hay viviendas rudimentarias de piedra, cercos del mismo material, cuevas con vestigios humanos y sepulcros. Corresponde sin duda a la época Pre-cerámica. Dice Kostritsky: “Así a distancia de la ciudad de piedra, en las laderas de los cerros, hay cuevas que seguramente sirvieron de viviendas, refugios y aún sepulturas. No hay evidencia de que se trate de cuevas naturales, porque en algunas partes parecen haber sido talladas dentro del térreo y pedregoso conglomerado, forman varias veces varios picos”. En Punta Nunura hay muchas de esas cuevas. Los asentamientos humanos más primitivos en esa zona se conocen como Illescas A.

 

Pero para sorpresa de los investigadores, en las cuevas construidas por los primitivos hombres de Sechura se han encontrado restos de cerámica del tipo Tardío Chimú correspondiente a muchísimos años más tarde; nada menos que 1.200 D.C. La  solución a este misterio, seria admitir que este lugar fue ocupado posteriormente por gente más evolucionada.

 

Siempre fuera del radio urbano de la antigua Illescas, se han encontrado en las laderas de los cerros, numerosas tumbas casi a ras del suelo, así como utensilios diversos de huesos, de conchas, redes y tejidos rudimentarios, pero no hay restos de cerámica. Sobre esto, dice Kostritsky: “En la parte superficial y a la entrada de una cueva que contiene un numeroso entierro común, se ha encontrado una gran cantidad de flotadores, de redes de diversas mallas”. Luego sigue: “Esto habla por si mismo a favor de que existió una importante población pesquera en esta ciudad prehistórica”.

Este asentamiento de pescadores que utilizaban redes, es sin duda más antiguo que el anterior que conocía la cerámica, es decir es anterior a 1.300 A.C.

 

  El hombre primitivo inventó la red antes que aprendiera el arte del tejido. Más bien, podríamos decir que el invento de la red llevó al invento del tejido. Los antiguos pescadores fabricaron hilos trenzando las fibras vegetales a las cuales como en el caso de Illescas las teñían. Eventualmente usaban como flotadores a la calabaza, alimento que consumían los habitantes de la costa muchos siglos antes. El uso de las redes ha sido muy antiguo en la costa peruana, pues Federic Engel  encontró en Paracas unas que mediante el radiocarbono fueron fechadas en 8.830 años. En 1946 Junlus Bird encontró en el valle de Chicama en Huaca Prieta, redes con flotadores que tenían 4.500 años de antigüedad. Lo mismo se puede decir de los fragmentos de redes descubiertas por Engel en la hoy seca laguna de Negritos, cerca de Talara.

 

Como se puede apreciar, hay dos épocas en la parte exterior a la antigua ciudad. Una del período Pre-cerámico y otra más cercana, pero distante muchos siglos de la anterior, que demuestra una influencia Chimú en este extremo de la costa norte.

 

El enigma es la misma ciudad de Illescas, pues no se sabe cuando nace, cuanto dura y cuanto desaparece. Lo cierto es que los españoles no tuvieron ni noticias cuando llegaron con Pizarro, lo cual significaría que hacia mucho tiempo ya había dejado de estar habitada.

 

No seria  raro que hayan sido los terremotos y los maremotos los que los obligaron a su abandono. Pueden también haber sido los, maremotos la causa de no encontrarse conchales en la costa de Sechura como en otros sitios.

 

Illescas y la Silla de Paita, son restos de una cordillera que existiera en tiempos remotos. Con todo, la región continuó siendo geológicamente inestable.

 

El año 1.000 A.C. se produjo un terrible maremoto que azotó el valle de Chicama y el litoral de Lambayeque. Presumiblemente también la costa de Sechura. Jorge Rondon Salas que en 1966 publicó el trabajo “Panorama arqueológico de Lambayeque”, se refirió a un proceso de penetración marina, unas veces violento, que borró todo signo dejando por el hombre. Lo mismo pude haber pasado en Sechura.

 

Parece que cuando los hombres habitaban la zona de Illescas, no era el paraje completamente seco, pues en el subsuelo se han encontrado vestigios de aguas salobres que en ese tiempo serian aptas para el consumo humano, pues de lo contrario no había explicación posible.

 

Con todo, cuando el primitivo piurano vivió en Illescas, ya el desierto de Sechura existía como ahora se presenta.

 

En 1926, la International Petroleum Company que exploraba la región, perforó cerca al cerro de Illescas y a 11 kilómetros al sur de Bayovar, un pozo que necesitó ser profundizado 102 metros encontrando agua dulce que permitió su utilización hasta 1944 con fines domésticos y hasta para regar una chacra de 2 hectáreas. Este pozo producto de la filtración del agua del subsuelo, reponía su líquido en épocas de lluvias. El río Cascajal, nace en la Cordillera de los Andes, y atraviesa al desierto de Sechura en 50 kilómetros, siendo en gran parte absorbido por las arenas, antes de llegar a un punto en donde se bifurca formando las quebradas de Minchales y de Yudur-Belisario las que l

uego de otros 50 kilómetros,  se vuelven a unir para formar la Quebrada Ñamuc, en cuya parte final se forman las salinas.      

     ARRIBA

 

EL ARENAMIENTO DE LA COSTA

 

Que la costa no era en tiempos remotos el gran arenal que ahora es, lo admiten todos.

 

Se supone también que esos cambios fueron parte de un proceso geológico sumamente largo y lento.

 

En lo que no hay consenso es, si esos cambios se produjeron antes de que el hombre habitara la costa, o si esos primitivos yungas fueron testigos y sufrieron los efectos de tal fenómeno.

 

Para Cardich el descubridor del hombre de Lauricocha, la costa ( la costa en general),  era ya árida desde hacia mucho tiempo cuando fue poblada. Agrega que durante los últimos diez mil años no se han producido largos ni intensos periodos pluviales de carácter generalizado. La costa ha permanecido seca y sin lluvias, y los ríos sólo se han alimentado del flanco occidental de los Andes por deshielos o por lluvias. Con lo expuesto por Cardich está de acuerdo Engel.

El ingeniero peruano Jorge A. Broggi, afirma que el clima de la costa ha cambiado en los últimos siglos pero con períodos de detención, que originaron la formación de dunas en zonas más arriba que las inmediatas al mar. La tendencia general del clima fue una constante menor humedad y nebulosidad.

 

El período de desglaciación de los Andes, lo considera Broggi en el Período Holeoceno, al igual que Cardich y Engel. Todo lo resumió manifestando que a “menor cantidad de nieve en las cumbres andinas, mayor extensión en los desiertos de la costa.”

 

Antes de la desglaciación de los Andes, los hielos llegaban desde los 2.000 metros de altura. Al derretirse: los ríos de la costa aumentan grandemente su caudal y lo mismo pasó con las corrientes subterráneas. Todo esto favoreció la existencia de vegetación. Cuando terminó la desglaciación, aparece la aridez de la costa.

 

Las rocas andinas se desintegran por proceso de meteorización y los gránulos resultantes bajan a la costa arrastradas por las lluvias y los ríos. Esto al desbordarse los dejan a uno y otro lado de su recorrido, pero las más grandes masas son llevadas al mar y depositadas en el fondo más próximo al litoral.

 

Las corrientes marinas, las distribuyen más uniformemente en ese fondo marino.

 

Luego se produce un proceso inverso. El mar devuelve la arena fina y lavada. Eso es posible tanto por que el mar se retiró y luego avanzó sobre la línea actual del litoral, como porque el oleaje deposita arena en las playas y luego los vientos las arrastra tierra adentro.

 

Los vientos en su recorrido dispersaron también las arenas existentes a los costados de los ríos. Estas son las arenas eólicas que se desplazan con gran dinamismo en las pampas de la costa formando montículos que tienen la forma de luna en creciente y son las dunas.

 

Nada detiene el avance de las dunas. Las arenas empujadas por los vientos, trepan a los cerros y dejan en su lado opuesto una capa baja la forma de un plano inclinado, atraviesan los valles, cubren terrenos de cultivo y ponen cerco a las ciudades.

 

El proceso de desertificación de la costa se estima ha durado 10 mil años.

 

Es posible que en esas épocas existieran abundantes aguas subterráneas poca profundas  del suelo formando capas freáticas o mapas, que hacían posible la vegetación ya que las raíces de los árboles penetraban hacia los estratos humedecidos. Machas de esas aguas mediante afloramiento subirían a la superficie y otras podían lograrse cavando pozos de poca profundidad. Ahora todo eso ha sido cubierto por las arenas.

 

En esos tiempos las costas peruana ofrecía también una abundancia  de lobos marinos, de pescado, mariscos y aves de mar, todo lo que constituiría alimento fácil de lograr para los primitivos habitantes.

 

El proceso de desertificación y arenamiento de la costa ha influido grandemente en la distribución y asentamiento  de los núcleos humanos.     

 ARRIBA

 

LOS HOMBRES QUE VIVIERON EN EL CHIRA.

 

A lo largo del litoral peruano, como también en el de otros países del Pacífico existen pequeñas colinas formadas por acumulaciones de conchas y de mariscos que de primera impresión parece accidentes de carácter natural.

 

Los cronistas españoles no llegaron a desentrañar lo que para ellos constituía un misterio.

 

Fue el arqueólogo alemán Máx Uhle el que en 1906 les dio el nombre de quioquenmodingo que es la castellanización de una palabra danesa similar que significa resto de cocina, desperdicio.

 

Los conchales que ocupan a veces extensiones de hasta un cuarto de kilómetro cuadrado, contienen también cenizas, huesos, piedras que utilizaban para mantener el fuego, restos de tumbas, etc.

 

Los restos muestran que los primeros habitantes de la costa fueron recolectores de mariscos, que cocinaban sus alimentos utilizando calabazas y que además consumían aves y lobos marinos. Con los conchales queda la prueba de que numerosos lugares de la costa estuvieron poblados por estos hombres primitivos. Donde les era posible, vivían en cuevas o abrigos y en otros sitios construían toscas viviendas de cañas o pajas que no resistieron la acción del tiempo por lo que de ellos  no quedan vestigios.      

 

El alimento marino y la formación de los conchales no sólo corresponden al Período Pre-cerámico, sino también al Cerámico Inicial y posteriores.

 

Uhle apenas le daba 200 años antes de la Era Cristiana pues se encontraba convencido que las culturas peruanas no pasaban de los 2.000 años. El radio-carbono ha demostrado que los quiquenmodingos tienen entre 4 mil y 6 mil años.

 

Los conchales pre-cerámicos de la costa peruana fueron muy numerosos y los estudiados son los siguientes: los de Máncora-Negritos, desembocadura del Chira, litoral Lambayeque, Huaca Prieta, Virú, Guadalupito, Nepeña, Tortuga, las Haldas, Culebras, Supe, Guacho, Río Seco, doña María, Lachay, Teatino, Ancón, Ventanilla, Bellavista, Isla de San Lorenzo, Villa-Chira, Cruz de hueso, Chilca, Asia, Paracas, Otuma, río Grande (estuario), Lomas-Camaná, y Chala.

 

Engel exploró los conchales existentes en la bocana del río Chira, en donde hay varias hileras de ellos, ubicados al borde de una antigua laguna hoy seca. Se encontraron también implementos de pesca pero no se hallaron vestigios de cerámica. Las poblaciones que se formaron en este lugar, vivieron según Engel sólo de productos marinos recolectados y pescados, pues no se encontraron retos de ningún proceso agrícola.

 

La pregunta que todos se hacen es ¿Cómo utilizaban las redes?. Eso llega a suponerse que disponían de cuando menos, pequeñas embarcaciones.

 

Posteriormente Edward Lanning en 1960 efectuó nuevas exploraciones en todo el sector de la desembocadura del Chira y encontró restos de cerámica, lo cual muestra que el sitio fue propio para el desarrollo de la vida humana y que a lo largo de los siglos se sucedieron generaciones de hombre de diversas cultura. 

       ARRIBA

 

LOS HALLAZGOS DE NEGRITOS, PAITA Y SICCHEZ.

 

Los descubrimientos hechos por Lanning los clasificó como Negritos, Paita A y Paita  B.

 

Dentro de la cronología de John Rowe, las cerámicas corresponden al Período Inicial de su clasificación que se sitúa 1.000 años antes de Cristo. Los trabajos de Lanning fueron expuestos en su obra: “Notas sobre la Arqueología de Piura”. En él se refiere a las fases de Casitas, Paita, San Pedro y Colán.

Todos los hallazgos de Lanning confirman asentamientos ocurridos hace casi 3.000 años, pero entre Negritos y Máncora, hay conchales que aparecen asociados a cerámica. Engel encontró conchales encima de las dunas arenosas que se han formado en las quebradas por donde antes discurría agua. También en las proximidades de Negritos había una laguna ahora seca. Para Engel, en estas quebradas se asentaron grupos crecidos de gentes en épocas precerámicas, no obstante los restos de cerámica encontrados, los que posiblemente fueron llevados después..

 

Engel expone su teoría en su obra titulada “Algunos datos con referencia a los sitios precerámicos de la Costa Peruana”.

 

El historiador Peter Kaulicke en “Orígenes de la Civilización Andina”, expresa que en la quebrada de Avic, de la Península de Illescas se ha encontrado una plataforma de piedra de 7.5 x 8.0 metros de altura,  y de 0.85 metros de altura con una pequeña rampa en la frontera norte. Otros restos de cimientos de piedra, indican la presencia de para-vientos al cual se ha fechado 5.180 A.P.

 

Manifiesta también, que en el Arcaico Temprano, hay pruebas de ocupación en Talara y en Illescas.

 

Kaulicke al Período Pre-cerámico, lo denomina Arcaico, con tres épocas:

                Arcaico Temprano de 9.600 a 7.200 A.P.

                Arcaico Medio       de 7.200 a 4.900 A.P.

                Arcaico Tardío       de 4.900 a 3.450 A.P.

 

Se refiere a James Richarson III, expresando que en la costa norte reconoció varios complejos o fases, a partir de la recolección de superficie en quebradas secas al norte del río Chira. Primero en Amotape con fechados de radio-carbono de 11.200 con ± 115 A.P. Le sigue la fase Sicchez entre 8.000 A.P y 4.800 A.P. Luego El Estero, sin fechar y Quebrada Honda de 5.200 a 4.800 A.P.

 

Los implementos líticos son sencillos, todos sin retoque unifacial, en forma denticulada, picos y cuchillos, que en Sicchez también incluyen hachas pulidas, las que también hay muy buena cantidad en El Estero.

 

 Hay morteros y manos (mazos) en Sicchez y en Quebrada Honda. Se hace notar y eso es muy importante, que esas piezas líticas son muy diferentes a las encontradas en la sierra.

La presencia de una apreciable cantidad de piezas líticas no talladas y probablemente producidas en el lugar, concuerda con los fechados, que ubican a estos complejos en el Arcaico Medio. 

 

Sigue diciendo el historiador Kaulicke que en Illescas hay otros sitios arcaicos en las quebradas y en las playas, que ahora están en pleno desierto en lo que antes se suponía era un lago formado en una gran depresión existente en ese lugar.

 

Coincide el historiador Kaulicke con otros arqueólogos e historiadores en afirmar que en Illescas hubieron dos momentos de ocupación. La más temprana  fue en la quebrada oriental llamada Chorrillos por los años 7.500 A.P y la otra, la  tardía en la quebrada de Avic entre los 4.800 y los 3.700 A.P.

 

El historiador Pablo Macera en “Compendio histórico del Perú” también se refiere a Richarson, y dice que Sicchez de acuerdo al citado investigador tendría 9.500 A.P.

Considera a todo el complejo dividido en tres conjuntos:

a.        Sicchez propiamente dicho, con gruesos raspadores, bifaciales, denticulados, martillos de canto rodado, bolas de piedra.

b.       Quebrada Honda, con artefactos de calcedonia, grandes raspadores, denticulados y morteros.

c.        El Estero, con algunos elementos similares  a las fases Luz y Canario de Ancón, más hachas pulidas.

 

Richarson retorno a Piura en 1995 (1er. Semestre) con el antropólogo norteamericano Daniel Sandweiss de la Universidad de Maine con el fin de investigar el origen del Fenómeno del Niño que suponen se inició en época relativamente reciente, entre los 3.000  y 5.000 años A.C. Los científicos volvieron a explorar Sicchez y han encontrado chaquiras muy antiguas trabajadas por el hombre del pre-cerámico, para lo que usaron conchas fósiles. En estratos antiguos se han encontrado conchas de agua tibias y en estratos recientes han hallado conchas de agua frías, lo que demostraría los cambios climáticos. También se han encontrado habitáculos a los que supone una antigüedad de 6.000 años A.C.

ARRIBA

 

LOS POBLADORES DE SOJO Y GARABATO.

 

Los descubrimientos de Lanning, muestra que el piurano primitivo se afincó en la desembocadura del Chira desde los remotos tiempos del pre-cerámico y se tornó sedentario y agricultor, desarrollando un proceso cultural que lo ubicó en lo que Kauffman Doig (en "El Perú Antiguo") denomina Época del Preludio de la Alta Cultura que abarca de 1.800 A.C a 1.000 años A.C.

 

Los hallazgos de fragmentos de cerámica al sur de Paita en donde forma península, en Colán y alrededores, constituía las primeras manifestaciones del arte cerámico de la región, lo que se califica proto alfarería.

 

Lanning llamó a estos asientos; Negritos, Paita A y Paita B.

 

Lowe discrepa con Lanning al ubicar los hallazgos en época posterior o sea en el cerámico inicial.

 

Pero los primitivos piuranos no se quedaron todo el tiempo en la desembocadura del Chira, sino que algunos grupos se desprenden y marchan río arriba, para ubicarse a la altura de Sojo, en la margen izquierda y en la zona del Garabato en la otra margen, en lo que ahora es el distrito de Maracavelica.

 

En tales lugares hay vestigios de haber existido densos núcleos humanos en el pre-cerámico como lo prueban cenizas y restos de crustáceos y conchales en estratos un tanto profundos, mientras que en estratos más superficiales se han encontrado cerámica muy fina, en la que se notan influencia Wari y Mochica. Es decir que en la zona de Sojo se han desarrollado a lo largo del tiempo, diversos estados culturales.

 

En 1960 David Kelly hizo investigaciones tanto en Sojo como en Garabato y los que descubrió lo volcó en una obra escrita en ingles, tal como en la generalidad de los casos los hacen los arqueólogos extranjeros. La obra de Kelly  impresa en 1963 se llamó “Now evidence of precerámica on the coast of Perú”.

 

El arqueólogo se condolía de la depredación a que habían sometido  a la zona de Garabato y esperaba que con el tiempo se hicieran estudios de investigación estratigráficos, a fin de determinar con más precisión, la antigüedad de los hallazgos.

 

En el Garabato no sólo se encontraron miles de primorosas piezas de cerámica en décadas pasadas, sino que los agricultores del lugar se dedicaron con afán a efectuar excavaciones, extrayéndose joyas de oro que se vendían al peso a comerciantes de Sullana, los que irresponsablemente los reducían a láminas o chafalonía. De esa forma perdieron valiosas pruebas del alto grado de desarrollo que habían  logrado el antiguo poblador del Garabato.

 

En 1939, un campesino encontró en esa zona, un plato de oro que fue vendido a un comerciante judío de Sullana, en 500 soles. Hasta ese entonces sólo se habían encontrado huacos, que por esa época no habían alcanzado el valor que ahora tienen. Los periódicos se ocuparon del caso, pero para las autoridades, el hecho pasó desapercibido. Sin embargo en la zona del Garabato, se desató una fiebre por huaquear, con los resultados que hemos anotado más arriba.

 

En 1983, las torrenciales lluvias desatadas por el Fenómeno del  El Niño, pusieron en descubierto en Sojo un cementerio muy antiguo. Ninguna institución científica se ocupo del asunto, pero los habitantes del lugar extrajeron ceramios por cientos y numerosas piezas metálicas.En poco tiempo el cementerio desapareció por la acción depredadora.

 

Los primeros pobladores de Sojo y Garabato, llegaron a esos lugares en el Período Pre-cerámico, entre los 5.000 años A.C y los 1.300 años A.C. Su estado era por lo tanto primitivo. En el Formativo Tardío entre los años 500 a 200 A.C lograron gran desenvolvimiento.

 

En hallazgos posteriores pertenecientes a estratos superficiales, se han encontrado primorosas piezas de cerámica con influencia Mochica pertenecientes al Período Intermedio Temprano, 900 años D.C.

 

La cerámica tallán, es posterior a los años 900 D.C. En este periodo, parece ser que la capital del curacazgo de Marcavelica, estuvo ubicada en la zona ocupada ahora por Vista Florida, en donde existen cubiertas por la actual población y por las chacras, los restos de muros de adobe, en lo que pudo ser una población importante. Del lugar se han sacado y están en poder de los pobladores, muchas piezas de oro.

ARRIBA

 

LOS PRIMITIVOS TUMBESINOS.

 

En 1958 recorrió los departamentos de Tumbes y Piura, una expedición japonesa integrada por los profesores  Isida, Izumi y Tereda, de la Universidad de Tokio.

 

Se hicieron excavaciones en diversos lugares, encontrando importantes restos de incalculable valor arqueológico.

 

Los sitios explorados fueron Garbanzal a pocos kilómetros de Tumbes, aguas arriba del río del mismo nombre. Cuchareta, a pocos kilómetros al Este de Zarumilla en las inmediaciones del caserío Pocitos. El Salto del Tigre en el curso alto del río Tumbes, San Juan de la Virgen y Plateritos, también fueron investigados, así como Loma Saavedra en la margen izquierda del río Zarumilla.

 

En Garbanzal se encontraron vasos de arcilla con forma de copa o de frutero semejante a las encontradas en la costa sur de Ecuador. De igual modo figurillas, parecidas a las halladas en Valdivia (Ecuador).

 

Para el arqueólogo peruano Toribio Mejía Yesspe, tales ceramios tienen semejanzas con otras encontradas en Chavín y planteaban la tesis de que Garbanza era una cultura post-Chavín. En la Semana de la Arqueología Peruana celebrada en Noviembre de 1959,  Mejía, se refirió a los hallazgos de Garbanzal y aseguró que todo el proceso cultural del Formativo Andino, comprendiendo la amplísima extensión de Colombia hasta Chile estaba influenciada por Chavín. Inicialmente se le ubicaba 200 A.C.

 

Sometidos a la prueba del radio-carbono los restos cerámicos de Garbanzal, dieron una antigüedad de 1.700 años, o sea que se sitúa en el año 200 D.C. Garbanzal se encuentra en el caserío San Juan de la Virgen.

 

Sobre los hallazgos de Chicharrita no se ha podido precisar nada, pero se consideran que datan del Período “Pre-florecerte” hasta el.período Chavín. Al igual que Garbanzal muestran una relación con el estilo Jambelí al Sur de Ecuador.

 

En Paredones, cerca de la localidad de Vichayal en el Valle del Chira, la misión japonesa hizo exploraciones. En esta oportunidad los restos arqueológicos son más importantes pues se han encontrado cementerios y restos de construcciones, lo cual demuestra una tendencia sedentaria de sus habitantes. Para los sabios japoneses, este lugar es el asentamiento más antiguo de los Andes Norteños. Pese a eso no se le ha prestado la atención que se merece y nadie se ha interesado por lograr información más concreta.      

 ARRIBA

 

LAS CULTURAS SUR ECUATORIANAS

 

No es posible dejar de relacionar las culturas que existieron en la costa y sierra sur del Ecuador, con las piuranas. En realidad, una,  por razones de cercanía y otra, porque  pudo existir una relación más estrecha que con  algunas otras culturas peruanas ubicadas más al sur como Chavín.

 

El arqueólogo ecuatoriano Emilio Estrada, es un convencido de que las culturas de la costa del Ecuador y de la costa norte del Perú fueron influenciadas por la Cultura Maya  y ésta, por China y Japón.

 

Estrada trabajó con los arqueólogos norteamericanos Megger y Evans que fueron los que descubrieron en Valdivia (Costa sur de Ecuador), piezas cerámicas a las que el radio-carbono dio fechados de 5.000 años.

 

Las cerámicas de Valdivia pertenecen a tres períodos: uno Primitivo o Período A, otro Medio o Período B y el tercero Tardío o Período C.

 

Clifford Evands y Betty Meggers, así como Estrada tuvieron la firme convicción de que las cerámicas de Valdivia C y de Jamón en el Japón (Isla de Honshu) son idénticas y muestran la influencia japonesa en esa cultura ecuatoriana.

 

Es posible que la corriente marina del Kuru-shivo haya facilitado la llegada de japoneses a la costa del Manabí y los desembarcos en Valdivia y Machalilla.

 

Los tres arqueólogos arriba nombrados manifestaron también su convencimiento de la difusión de esta cerámica hacia la costa del Perú como Paita y Guañape, y hacia Panamá en Monogríllo y también a la costa caribe de Colombia en Puerto Hormiga, utilizando tanto la vía marítima como la terrestre.

 

En cuanto a la influencia de la cultura Maya en el Ecuador, sólo se acepta con cierta renuencia a la que floreció en Manta.

Lo que se admite es la influencia de culturas centro-americanas anteriores a la Maya, pues en Ecuador ya existían tales culturas, mil años antes que la cultura Maya.

 

Estrada descarta completamente el origen Maya de las culturas ecuatorianas, pero si admite la llegada del hombre  procedente de México y de América Central, muchos siglos antes, utilizando la vía del mar.

Todo el panorama de la prehistoria ecuatoriana, se le estima íntimamente vinculada al cuadro prehistórico peruano, cuando menos en lo que refiere a la costa norte.

 

Se considera que la Chorrera es la cultura básica del Ecuador, que Evans y Meggers le calculan 1.800 años antes de Cristo. Pero posterior de Valdivia y Machalilla.

 

La Chorrera que floreció en las sierras ubicadas al norte de Guayaquil, corresponde según Estrada a la fase del Formativo Ecuatoriano, que según  este arqueólogo ecuatoriano se desarrolló entre 1.500 años y los 500 años A.C.

 

La Chorrera se superpone a Machalillo que le sirve de nexo con la cultura primigenia de Valdivia.

 

En Septiembre de 1979, el arqueólogo francés Jean Claude Fiol decía desde Quito que las cerámicas de Valdivia son consideradas por los arqueólogos y  los etnólogos, como las primeras del nuevo mundo. Se mencionan sobre todo las   figuritas llamadas “Venus” que marca el fin del período pre-cerámico en el Ecuador, que se caracteriza por la talla en piedra. La obsidiana se utilizó para puntas de lanzas o de azadones cuando todavía esas tribus eran nómades. Es a partir de la remota fecha de 3.000 a 4.000 años A.C que se tornan sedentarios y se afincan en la costa, elaborando cerámica muy artística.

 

Jean Claude Fiol, contrariando a lo dicho por Estrada, cree que la cultura “Chorrera” fue contemporánea a la de Valdivia. Los pobladores de la “Chorrera” se especializaron en hacer botellas-silbatos de arcilla que emiten sonidos muy armoniosos cuando se trata de consumir el liquido. Este fenómeno acústico se debe a la expulsión del aire de la botella. También los Tallanes y Vicús  fabricaron huacos silbatos.

 

La utilización del metal se supone recién, cien o doscientos años antes de Cristo En la isla Tolita, se han encontrado trabajos muy finos en platino, 2.000 años antes que este metal precioso fuera trabajado en Europa.

 

Coincidiendo con Estrada, también Jean Claude Fiol, cree que esta fase histórica culmina en el siglo V de nuestra Era, época en que los ecuatorianos trabajan el oro, el platino, el bronce y las piedras preciosas. En sus cerámicas aparecen la pintura negativa que lograban con cera de abeja y miel. Utilizaban para las orejas pesados aretes de bronce, deformaban el cráneo de los recién nacidos con tablillas y empieza el afianzamiento del matriarcado.

 

Emilio Estrada decía: “En Ecuador, la cerámica comienza con Valdivia, cuya  cultura testimonia marcadas relaciones con el Perú”.

 

En sus trabajos presentados en la Semana de la Arqueología Peruana, celebrada en Lima entre el 9 y 14 de Noviembre de 1959, y en su obra “Antiguo Perú, Espacio y Tiempo”, decía que Lanning había considerado las fases de Casitas y Paita, conectadas a las de Valdivia. El mismo Estrada acepta la posibilidad que Valdivia haya irradiado su influencia hacia el sur, en los pueblos pescadores de las costas de Piura y Tumbes. La fase de Casitas en Tumbes tendría relación con Valdivia y fase de Paita con Machalilla. Este criterio de Estrada se hace en base no sólo a los estudios de Lanning    expuestos en su obra “Notas sobre la arqueología de Piura”, sino también como fruto de sus propias observaciones en su estudio titulado “Correlación entre la arqueología de la costa del Ecuador y del Perú”.

La cronología que se ha señalado en el Ecuador es la siguiente:

1.        Formativo, de 1.800 A.C, hasta 500 A.C.

-          Cultura Valdivia.

-          Machalillo.

-          La Chorrera.

2.        Desarrollo Regional, 500 A.C, hasta 500 D.C.

-          Bahía.

3.        Integración, 500 D.C a 1.000 D.C.

-          Cultura Chirija.

-          Cultura Mantaña

 

Muchos creen ver relación entre las culturas Colombianas y Ecuatorianas, con Vicús y hasta Chavín y Cotosh. Las semejanzas son notables en la decoración, eso supondría un común origen asiático, sobre todo japonés. El arqueólogo Engel cree que nuevos grupos humanos habrían llegado al Perú en los tiempos finales del horizonte pre-cerámico.

ARRIBA

 

OTROS RESTOS ARQUEOLÓGICOS.

 

El escritor Alfonso Arrieta, al relatar la Conquista de Ayabaca y de Huancabamba por el Inca Tupac Yupanqui, dice en “Prosistas Piuranos” que en la sierra piurana se pueden ver muchas ruinas, siendo las principales las siguientes:

 

Jicate, al norte de la ciudad de Huancabamba en plena selva. Hay vestigios de lo que pueden haber sido dos palacios o templos. Los restos de muros, tienen cimientos de piedra que aún se conservan, cerrando un perímetro rectangular. Las paredes parecen haber sido de adobe y por eso de poca conservación.

 

En Vado Grande, más al norte, se ven compartimientos amplios también con bases de piedra y paredes de adobe, de más tres metros de altura, cubriendo un área de 50 x 50 metros. Dice Vásquez Arrieta que hay muros de piedra muy bien talladas, que se levantan sobre la ribera izquierda de una quebrada, los que tienen una altura de más o menos 1.30 metros. La superficie de tales piedras son muy lisas y tienen diversas formas geométricas. A la derecha hay un cerro rocoso.

 

También se conservan en Vado Grande, escalinatas de piedra tallada y al frente hay una gran explanada que pudo albergar una gran cantidad de gente, posiblemente para algún acto religioso. Se supone que estos restos pertenecen a construcciones de origen incaico. Muchas de las ruinas de Vado Grande han sido destruidas por al avance de los campos de cultivo.

 

Jorge Silva, en “Investigaciones Arqueológicas en el Perú 1977-1979”, en Historia del Perú editado por Mejía Baca (Tomo II) dice que por investigaciones que han realizado Mercedes Cárdenas Martín y Huapaya, se han descubierto nuevas ruinas pertenecientes al Período Formativo. Entre esas ruinas se encuentran el Templo de las Piedras Blancas, encontrado en Nunura a 15 Km al norte de Avic.

A estas mismas ruinas se han referido Rolando Rodrich y Miguel Ross Morey en la Historia Inédita de Piura, expuesta por canal 2 con ocasión de la Semana de Piura 1981. dice que el hombre antiguo de Piura fue dejando las cuevas que habitó en Nunura, hace cinco mil años, para construir viviendas y un templo dedicado al dios de la pesca y que en Avic es posible ver los restos de una gran construcción cuya antigüedad se remota a unos 3.200 años. Todo esto unido a los descubrimientos de Chusis y de Illescas hacen suponer que el desarrollo de las primeras culturas piuranas tuvo uno de sus principales  focos, en la región de Sechura.

 

También en la Historia Inédita de Piura, se hace mención  a otros importantes restos arqueológicos como los petroglifos descubiertos en los cerros de Samanga, provincia de Ayabaca en la frontera con el Ecuador, y en las proximidades de Puente Espíndola. Para muchos, tales figuras se relacionan con asuntos relativos a la geografía o cosmografía.

 

En Culqui, cerca al sistema del Reservorio de San Lorenzo, hay restos de una ciudadela y monolitos.

 

En Chulucanitas, sobre la quebrada de Palo Blanco en el desierto de Pacaipampa, hay restos de construcciones de piedra, y una casa de baños.

 

En punta Nermete 1 y 2; a 6 Km al Oeste del norte de Paita y próximo a la bocana del Chira, hay fragmentos de cerámica. Toda esta región ha sido centro de poblamientos muy antiguos, que cubren el período  pre-cerámico, que fue contemporáneo del período lítico de la sierra. El arqueólogo Augusto Cardich en “Origen del Hombre y de la Cultura Andina” afirma que en  el extremo norte de Amotape hay fragmentos superficiales conteniendo industrias líticas.

 

En toda la costa piurana, desde Sechura hasta Máncora y de aquí hasta Puerto Pizarro en Tumbes, se nota la presencia del primitivo hombre. En San Pedro, Paita, Colán, etc. hay restos no sólo de conchales que son prueba de núcleos humanos en el período pre-cerámico, sino también muchos fragmentos cerámicos que prueben la existencia de gente más evolucionada, correspondiente a los períodos pre-agrícolas y agrícolas.

 

En la provincia de Morropón y el sur de la provincia de Ayabaca, hay una extensa área, vinculada a la cultura Vicús-Frías. Así se tiene Pabur con restos arqueológicos y cerámica Vicús-Vicús, Vicús-Chimú y alguna influencia del Huari Norteño, Talandracas, Zapotal, Piedras Gordas, tienen también restos de cerámica Vicús.

 

En la sierra, al nor-oeste  de Frías, esta Callingará, también Santa Rosa y otros con cerámica y joyas de oro, plata y cobre.

 

ARRIBA

 

GRAFICOS DE ESTE CAPITULO

 

 

 

PERIODO PRE-CERÁMICO

1) Época pre-agrícola                        18,000 A.C.

                                                          4,000 A.C.

 

2) Época agrícola

    Incipiente Temprana                       4,000 A.C.

                                                           1,300 A.C.

 

PERIODO CERAMICA INICIAL

  Época Agrícola Incipiente Tardía        1,300 A.C.

                                                               900 A.C.

 

MAPA Nº 1

POBLAMIENTO DE LA COSTA PIURANA

 

POBLAMIENTO DE LA COSTA PIURANA

Durante muchos siglos llegaron por mar, densos y continuos grupos humanos, a diversos puntos del litoral de Piura y Tumbes, en estado muy primitivo.

El arqueólogo Christensen, asegura que en Chusis existió hace 10 mil años, una ciudad de adobe y piedra. En realidad, la población más antigua que se conoce, es una aldea que se levantó hace más de 6 mil quinientos años en la zona de Jericó. La ciudad fortificada cuyos muros derribó Josué fue posterior. La generalidad de los historiadores ubican a Chusis, en el Formativo Temprano, entre 900 a.c. y 500 a.c.

A estos corresponden en el Perú, los hombres de Lauricocha, Ayacucho - Puentes, Toquepala y Chivateros. En Ecuador se desarrollaba la cultura de la Chorrera.

En Piura-TUmbes hay concentraciones humanas en Amotape, Sicches y en Illescas A.

En el resto del mundo por el año 3 200 a.c. Menes funda la primera dinastía egipcia. En 2 600 a.c. Fundan Babilonia, a orilla del río Eufrates. Por el mismo año, el rey Asur funda Nínive. Por los años 2500 a.c. Los arios procedentes de la Meseta del Pamir, ocupan India. Por los años de 1700 a.c. Moisés recibe en el Monte Sinaí, la Tabla de la Ley de Dios. Por el mismo año, se funda Troya. Por el año 2205 a.c. Los Xía fundan la primera dinastía china. En 1600 a.c. funda Atenas. En el año 950 a.c. Salomón construye el templo de Jerusalén. En el año 753 a.c. Rómulo funda Roma.

 

PERIODO HORIZONTE TEMPRANO

1) Época Formativo Temprano     900 A.C. - 500 A.C.

 

2) Época Formativo Tardío           500 A.C. - 200 A.C.

 

MAPA Nº 2

POBLAMIENTO DE LA SIERRA

PIURANA

POBLAMIENTO DE LA SIERRA

PIURANA

Llegan a la sierra piurana de Ayabaca grupos migratorios de los pueblos sur ecuatorianos y de la nación jíbara, que ocupaba una amplia área en la selva. A  la sierra de Huancabamba, llegan gente procedentes de los Bracamoros y de los Tabacones.

En el Alto Piura inicia su desenvolvimiento la cultura Vicús. Anteriormente aparecería en el mismo lugar la cultura Ñañañique.

En el Bajo y Medio Chira hay asentamientos humanos bastante evolucionados en Paredones (Amotape), en Garabato y en Sojo.

En el Sector del Bajo Piura, al Norte de Sechura aparece el poblamiento de San Pedro cuyos habitantes lo abandonaran a causa de un maremoto, emigrando a C atacaos y Narihualá. En Tumbes, Garbanzal, Cuchareta y Casitas.

Al norte de Sechura, aparece - según la mayoría de los investigadores- Chusis, que logra un alto grado de desarrollo.

En el resto del Perú, aparece en Ancash, la cultura Chavín, la que es considerada la cultura matriz del Perú. En el Departamento de la Libertad se desarrolla la cultura Proto-Mochica y en la costa central se registran asentamientos en Ancón y Sucre.

En el formativo tardío aparece la cultura Mochica y el sur Paracas.

En el resto del mundo entre los 900 a.c. y los 800 a.c. los fenicios dominan el Mar Mediterráneo, los asirios controlan Mesopotamia (actual Irak) y los latinos y etruscos invaden Italia. Entre los 800 a.c. y los 700 a.c. se funda la ciudad de Cartago y en Persia predica Zaratrusta. Entre los años 600ac y 500ac es destruida Nínive y en la India predica Buda y Confucio lo hace en la China. Se derrumba el Imperio de Babilonia y el Imperio Persa llega a su máximo esplendor con Dario el Grande, el año 480 ac el espartano Leónidas, muere defendiendo las Termópilas. El año 400 ac estalla la Guerra del Peloponeso. Un siglo más tarde Alejandro Magno domina el Asia Menor, Persia, Egipto y la India. Se inicia el apogeo de Roma y el año 264 a.c. se inicia la primera guerra púnica.

MAPA Nº 3

 

TALLANES Y GUAYACUNOS

 

TALLANES Y GUAYACUNOS

En esta fase de la Historia Regional, Vicús alcanza su máximo esplendor no sólo en la alfarería sino también en el arte de la metalurgia en Frías y Calingará. Luego que se produce la decadencia de los Mochicas, también su colonia Vicús empieza a decaer.

Aparece el pueblo Tallán que ocupa el área geográfica de la costa de los departamentos de Tumbes y Piura; y posteriormente en la sierra hace su aparición la nación de los Guaycundos o Huayacuntus.

 

En el resto del Perú, aparecen en Lambayeque los Señoríos de Sicán y Sipán, contemporáneos de la cultura de Nazca. También por estos tiempos se funda Tumbes y son de aplicación los mitos de Tume y Naylamp.

 

Posteriormente nace el Imperio Huari o Wari en Ayacucho y se expande por casi todo el sur del Perú, llegando por el norte hasta Lambayeque. Wary construye el complejo religioso de Pachacamac, Chanchán y la ciudad de Apurlec al norte de Motupe. Después aparece el Imperio Incaico y el reino Chimú.

 

En el resto del mundo, el Imperio Romano llega a su máximo esplendor y en un pueblecito muy pequeño llamado Belén en la remota provincia romana de Judea, nace Jesús el Redentor y con él se inicia el Cristianismo y la cronología vuelve a empezar con cl año 1 de la Era Cristiana. Posteriormente se inician las invasiones de los bárbaros al imperio y el año 476, cae Roma y con eso termina la Edad Antigua, iniciándose la Edad Media. Luego se forma el Imperio Bizantino y aparecen como naciones Francia y España.

 

Nace Mahoma y predica la doctrina del islam y nace así el Imperio Arabe que llega a dominar el Asia Menor, Persia, Norte del Africa y España. Mientras tanto los chinos apartados del resto del mundo, desarrollan una avanzada civilización. Se inician las Cruzadas contra el Islam y los estados de Francia, Alemania e Inglaterra se consolidan, mientras que España inicia la larga lucha de la reconq uísta.

ARRIBA

 

1