HALLAZGOS DEL TITANIC

Muchos hombres han buscado incansablemente los restos del Titanic, pero siempre volvían con las manos vacías. Durante muchos años, este gran barco a eludido a todos los que le buscaban, hasta el 1 de Septiembre de 1985, cuando una expedición conjunta compuesta por la Woods Hole Oceanographic Institution y la French Oceanographic organization
IFREMER, descubrieron los restos del Titanic en el Atlántico Norte.
 


Dr. Robert D. Ballard
La Admiración y fascinación por el Titanic, fueron los principales alicientes para que el Dr. Robert D. Ballard fuese en busca de los restos del Titanic. Él y su equipo junto con IFREMER y el equipo de Jean-Louis Michel son los responsables del descubrimiento y posterior estudio del Titanic.

    Hasta el 1 de Septiembre de 1985, siempre se había pensado que los restos del Titanic permanecerían en muy buen estado, dada la profundidad de las aguas donde reposaba, ya que al ser una profundidad muy elevada (12.000 pies o 4.000 metros), se penso que la acción de los microorganismos en los restos del barco habría sido mínima, incluso se llego a pensar en poder sacar a la superficie al Titanic.
    Pero después de la expedición y de encontrar los restos, la realidad era otra.
Lo que parecían formaciones orgánicas por todo el barco, no era sino herrumbre producida por la corrosión del acero, el barco 'sangraba herrumbre'.
    Se encontraba partido por la mitad y ambas mitades separadas por unos cientos de metros y entre las dos mitades, el fondo marino está salpicado de restos y elementos de la vida cotidiana como cucharas, tazas, botellas de cava aún sin descorchar entre otros.
 
 

Sección de Proa del Titanic, tal y como se descubrió.

Sección de Popa del Titanic, tal y como se descubrió.

Mástil del vigía. Desde este
mástil, Frederick Fleet vio
el iceberg que hundiría al 
Titanic. 

Escaleras de teka muy bien 
preservadas después de 
80 años

Escaleras de teka muy bien 
preservadas después de 
80 años

Detalle de la Proa del Titanic

Detalle de una de las hélices 
del Titanic 

La Proa del Titanic aparece 
hundida en el fango 

 

Estado de una de las Calderas 
del Titanic

Una de las lamparas del Salón 
principal aún colgando de su 
cable 

 

El fondo marino aparece 
salpicado de restos de uso
cotidiano 

Otra toma de la Lampara 


La cubiertas del Titanic las cuales las 
bajaban la escaleras de primera clase.

El robot Robin baja por el hueco 
donde antes estaban las escaleras 
de Primera Clase 

Una mecedora aparece en una de las cubiertas del Titanic.

Una ventana de cubierta aparece abierta. 

Donde antes había un timón de madera solo queda su soporte de bronce, brillando, como nuevo, como el primer día.


 

El Robot filmando el interior de una de las ventanas de cubierta que se encontraba abierta.

¡ Una decepción ! lo que parecían las tablas de teka de cubierta, no son mas que aristas de calafateo.


 
 

La caja fuerte que llevaba el Titanic. El picaporte gira todavía, pero informes anteriores decían que la caja fue vaciada por la tripulación antes de que el barco se hundiera.

 

Camarote del Capitán Smith.
Se puede apreciar la bañera del cuarto de baño.

Detalle de una sección de la cubierta superior.


Letrero colocado al lado de una puerta que da acceso a los departamentos de oficiales. 
En el pone: 'Para uso exclusivo de la tripulación. 

Par de zapatos que están uno al ladodel otro, y que dada su colocación es muy probable que en un tiempo estuviese un cuerpo.

 

"¿Vio usted algún cuerpo?" Es una de las preguntas que más hacían a los componentes que tomaron parte en la expedición del Titanic en 1986. Aunque cualquier resto humano hace mucho tiempo que desapareció, quedan muchos objetos que delatan la presencia de los mismos, como este par de zapatos que están uno al lado, y que dada su colocación es muy probable que en un tiempo estuviese un cuerpo. El lugar donde reposa el Titanic es la tumba dedicada a la arrogancia y a la prepotencia que marcó aquella época, es un sitio que debería permanecer inalterado y tranquilo. Los esfuerzos del salvamento subsecuentes han alterado el lugar del naufragio y han dañado el casco de la nave. Nuestra visita en 1986 demostró que las imágenes como esta son mucho más impactantes dentro de su contexto emocional e histórico que sacándolas del mismo.

- Dr. Robert D. Ballard