6 de Junio de 1995. Entrevista “EL MUNDO”

Pregunta.- ¿Cómo se encuentra ante el partido de mañana frente a Conchita Martínez?

Respuesta.- Es un partido difícil. Ella está en un buen momento de juego, pero yo no tengo nada que perder. Saldré a jugar lo mejor que sepa y a hacer el mejor tenis. En el tenis no hay imposibles.

P.- ¿Nerviosa?

R.- He dormido bien y estoy tranquila.

P.- ¿Cómo ha preparado el partido?

R.- Ayer entrené dos horas, como cada mañana, comí en Roland Garros y eché la siesta. Hoy entrenaré por la mañana y calentaré por la tarde (el partido es a última hora).

P.- ¿Ha ensayado algo especial para batir a Conchita?

R.- Tengo que mantenerla en el fondo de la pista y cuando pueda, sacarla para adelante. Hacerla correr y hacer mi juego.

P.- ¿Está viviendo un sueño?

R.- Es lo más importante de mi vida. Es un sueño. Estoy muy feliz y muy contenta. Esperaba conseguir algo positivo y lo he hecho.

P.- ¿Sueña con ganar?

R.- Todo el mundo sueña con ganar. Yo, también.

P.- ¿Si pierde, volverá feliz a casa?

R.- Estar en cuartos de final es para estar contenta. Si siguiera, sería increíble.

P.- El otro día se quejaba usted de la actitud de Conchita Martínez y Arantxa Sánchez Vicario frente a las jóvenes jugadoras aduciendo falta de apoyo.

R.- No he censurado a nadie. Y menos a Arantxa y a Conchita. Yo me quejé de la prensa, que sólo se ocupa de los que ganan.

P.- Cierto, pero también habló de falta de apoyo de ellas.

R.- Yo no les eché nada en cara. Estoy orgullosa de ser española y tener una número uno y una número cuatro. Se me ha malinterpretado.

P.- ¿Tiene miedo a tener problemas?

R.- No tengo problemas con ellas y me llevo bien. Sé que a Marisa, madre de los Vicario, le dio una bajada de tensión, pero yo no la he visto.