ENTREVISTA MUJER HOY

Virginia Ruano tiene 35 años y se ha pasado media vida dando raquetazos. Tiene su residencia en Madrid. Fue medalla de plata en dobles femenino junto a Conchita Martínez en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. ¿Su sueño? Ganar el oro en Pekín.

"Por las mañanas, hago dos horas de tenis y después acudo a la residencia Blume, donde me preparo físicamente: corro, hago brazos y piernas y estiramientos. Eso sí, intento siempre comer en compañía de mis padres. Por la tarde, descanso y aprovecho para quedar con mis amigos y estar con mi familia, porque, en cuanto me meto en la competición, empiezan los viajes y no les veo. Mi secreto en la pista es, sin duda alguna, la cabeza. Es fundamental estar con una mente ganadora, si no pierdes. Aunque sé que va a ser difícil, me gustaría volver a estar entre las tres mejores en Pekín. Repetir la hazaña de Atenas 2004 sería como un sueño. Aquellos días, tras conseguir la plata junto a Conchita Martínez, fueron mágicos. La alegría por el triunfo conseguido, el apoyo y el cariño del público, la emoción en el podio... fue algo increíble. Estos inolvidables momentos compensan las duras jornadas de entrenamiento, estar lejos de casa, haber tenido una infancia y una adolescencia centrada en la raqueta, y haber tenido que madurar antes. Tras 18 años dando raquetazos, ahora sólo pienso en Pekín. Lo que pasará después, no lo sé”.